Pagina principală
 

ENDA
   Listă alfabetică articole
   Ultimele articole
   Clasament articole
   Hartă articole
   Echipa ENDA (3)
   Voluntariat ENDA (5)
   Comunicate ENDA (2)
LEGIO DACICA
   Prezentare (1)
   Activități (7)
   Poveștile Legio Dacica (14)
GENERALITĂŢI
   Terra Dacorum (21)
   Economia (10)
   Arta (5)
SOCIAL
   Regii (14)
   Personaje (6)
   Societate (3)
   Origini (2)
   Triburi (75)
   Împăraţii traco-daci (1)
SPIRITUALITATE ŞI CULTURĂ
   Ştiinţă (1)
   Kogaionon (6)
FENOMENUL MILITAR
   Armele (27)
   Seniorii războiului (5)
   Arhitectura militară (5)
   Cetăţile (15)
   Războaiele dacilor (16)
   Civis Romanus (6)
   Romanii (3)
CONEXE
   Dinastii imperiale (2)
   Migraţiile (10)
   Etnografica (6)
   Apoulon (5)
BIBLIOTECA VECHE
   Cuprins
   Surse elene (103)
   Surse latine (140)
   Surse româneşti (97)
   Surse diverse (9)
   Lapidarium (7)
   Traduceri (177)
BIBLIOTECA CONTEMPORANĂ
   Articole online
   Cărți online
   Periodice (45)
   Recenzii (6)
   Repertorii arheologice (3)
   Surse contemporane (2)
BIBLIOTECA PDF
   Surse contemporane (2)
   Surse vechi (7)
UNIVERSITARIA
   Lucrări de licenţă (2)
   Cursuri (4)
ISTORIA ALTFEL
   Ziarul personal (5)
   Arheologie experimentală (3)
   Trupe de reconstituire istorică (1)
   Reconstituiri istorice (1)
   Filme artistice (4)
   Grafică (3)
   Poezii (11)
   Legende şi povestiri (3)
   English translations (49)
MULTIMEDIA
   Imagini
   Video (28)
INTERNET
   Resurse WWW (2)
   Ştiri (363)
   Diverse (2)


Pagina principalăHartă siteArhivă ştiriListă alfabetică articoleClasament articoleContact ENDA pe FacebookENDA pe TwitterNoutăţi ENDA prin canal RSSAbonare newsletter Distribuie pe FacebookDistribuie pe TwitterDistribuie prin email

ANTONIO DE GUEVARA - LIBRO AUREO DE MARCO AURELIO

Sevilla 1528

EL PRIMER LIBRO


Prólogo

Comiença el Prólogo dirigido a la Sacra, Cessárea, Cathólica Magestad del invictíssimo semper Augusto, el Emperador Nuestro Señor, don Carlos, Quinto de este nombre, por la graçia de Dios Rey de Castilla, de León, de Aragón, etcétera. Embiado por fray Antonio de Guevara, de la Orden de los Frailes Menores de Observançia, Predicador en la Capilla de su Imperial Maiestad, sobre la translaçión que hizo de griego en latín, de latín en romançe, al libro llamado Áureo, el qual habla de los tiempos de Marco Aurelio, decimoséptimo Emperador de Roma.
La mayor vanidad que hallo entre los hijos de vanidad es, no contentos ser vanos en la vida, procuran aya memoria de sus vanidades después de la muerte. Parésçeles que, pues estando en la carne al mundo sirvieron con obras, desde la sepultura le offrezcan a más no poder sus voluntades. Yo iuraré iuren los tales que, si el mundo les diera perpetua vida, para siempre ellos permanesçieran en su locura. Paresçe que esto sea verdad, porque todo el tiempo que naturaleza los tuvo en esta vida sin occuparse en otra cosa, en serviçio del mundo emplearon la vida. Los que son del mundo, biviendo en el mundo, no es mucho que sirvan al mundo; pero lo que nos escandaliza es por qué después que les atajó los passos la muerte, sin que tome gusto la carne quieren oler a la vanidad del mundo en la sepultura. No se suffre que vean todos el fin de nuestra vida y ninguno jamás vea el fin de nuestra locura.
Tranquillo cuenta que, estando Iulio César, último dictador y primero emperador, en la Ulterior España, en la çiudad de Gades (que agora llamamos Cáliz) mirando en el templo esculpida la imagen del Magno Alexandro y sus victorias, dio de lo íntimo del coraçón un sospiro, y preguntado por qué sospirava, respondió: «¡O, triste de mí, que en los treinta años de la edad que yo tengo agora, ya tenía Alexandro sojuzgada toda la tierra y estava descansando en Babilonia. Yo, siendo romano, ni he hecho cosa porque merezca gloria en la vida ni dexe fama después de mi muerte.» Aulo Gellio, en el libro de las Noches áthicas dize que el noble Germánico, preguntado por qué primero la sepultura de Sçipión yva a visitar antes que a alguna guerra se huviese de partir, [6] respondió: «Visito la sepultura de Sçipión muerto, delante el qual temblava la tierra siendo bivo, porque mirando su ventura cobro esfuerço y osadía. Y digo más: gran ánimo pone herir en los enemigos tener memoria que ha de dexar de sí memoria en los siglos advenideros.» Dize Çiçerón en su Rhetórica que vino dende las Thebas de Egypto un cavallero a Roma sólo por ver si era verdad lo que dezían de Roma. Preguntado por Meçenas qué era lo que sentía, respondió: «Más me contenta la memoria que ay de los passados que no la gloria que tienen los presentes, y la causa de esto es que unos por passar a los bivos y otros por igualar con los muertos hazen tan estrañas hazañas en la vida, que meresçen renombres de immortales después de la muerte.» Toda aquella gentilidad antigua, como no temían furias del infierno con que penar, ni esperavan gloria en la gloria que gozar, sacavan de la flaqueza fuerças, de la covardía coraçón, para que con los bivos honra y con los muertos memoria alcançasen.
¡O, quántos y quántos se cometen a los baybenes de la fortuna sólo por dexar de sí alguna memoria! Pregunto: ¿quién hizo al Rey Nino inventar tantas guerras, a la Reyna Semíramis hazer tantos edifiçios, a Ulixes navegar tantas mares, Alexandro Maçedo peragrar tantas tierras y poner a las vertientes de los montes Ripheos sus aras, a Hércoles griego poner donde puso las columnas, a Cayo Çésar, el romano, dar çinqüenta y dos peligrosas batallas? Por çierto, no lo hizieron sólo por el dezir de los que entonçes eran, sino porque dixésemos lo que dezimos los que agora somos. En esto se conosçen los covardes y los de animoso coraçón, que los unos buscan occasión para hallar la muerte y otros inventar mill regalos para alargar la vida. Los ambiçiosos de fama tengan por averiguada esta sentençia: que el que tuviere en mucho su fama ha de tener en poco su vida, y el que tuviere en mucho su vida, de éste ternemos en poco su Fama.
Si los varones heroicos no hundieran sus vidas en el crisol de los peligros, no sacaran tan immortal memoria para los siglos advenideros. Aquel famoso capitán Marco Marçello, el qual fue el primero que vio las espaldas de Hanníbal en el campo, preguntóle uno por qué era tan denodado en las [7] batallas y atrevido en los combates. Respondió: «Amigo, yo soy romano, y pongo en peligro la vida porque de esta manera asseguro la fama.» Tornado a preguntar por qué con tanta feroçidad hería en los enemigos, y después con tanta clemençia llorava con los vençidos, respondió: «El capitán que no es tyranno, sino romano, con las manos ha de derramar sangre de sus enemigos, y iunctamente ha de derramar lágrimas de sus ojos proprios. (Y dixo más.) Quando estuviere en el campo, mírelos como enemigos, y que los puede vençer; pero después de vençidos, acuérdese que son hombres, y él puede ser vençido.» Por çierto fueron palabras dignas de tal varón.
A buen seguro osaremos dezir que todos los que esto oyeren, loarán las palabras que aquel romano dixo, pero muy pocos imitarán las obras que hizo. Los hombres que tienen los coraçones muy generosos y los pensamientos muy grandes, quando tuvieren embidia a los antiguos que alcançaron grandes triumphos, acuérdense qué trabajosos trabajos passaron antes que se viesen en ellos. Iamás por iamás famoso triumphador triumphó en Roma sin que primero mill vezes no arriscase la vida. Pienso que no me engaño en esto que quiero dezir, y es que la cañada de la fama todos la desean gustar, pero el peligro del hueso duro ninguno le quiere roer. Si por solos deseos se huviese de alcançar la honra (digo la honra que se tiene por honra), yo iuro que mayores los tiene un pajés de este tiempo que los tuvo en su tiempo Sçipión el romano. ¡O, quántos y quántos muy inflatos de sobervia con solo blasonar de la fama se les passa la vida sin fama! En aquella edad dorada hazían y no dezían; en este siglo maldito dezimos y no hazemos. Y pues ya todos los hombres vanos desean y procuran dexar de su vanidad memoria, tales cosas deven hazer en la vida por las quales fama gloriosa y no fama vergonçosa se les sigua después de la muerte. De muchos passados en las historias ay memoria a los quales, sabida la verdad, ternemos más compassión que embidia. Pregunto: ¿quién terná embidia a Semíramis peccando con su hijo; a Eneas y a Anthénor, que vendieron a Troya; a Medea, que mató a sus hijos; a Tarquino, que forçó a Lucreçia; a Bruto, [8] que mató a Çésar; a Catilina, que tyrannizó la patria; a Sylla, que derramó tanta sangre; a Calígula, que estupró a sus hermanas; a Nero, que mató a su madre; a Domiçiano, que no sabía sino matar hombres por mano agena y caçar moscas con su mano propria? Y como digo de estos pocos podría armar una flota de otros muchos. Yo siendo ellos, no sé qué quisiera; pero ellos siendo yo, más pena me diera cobrar la infamia que cobraron que perder la vida que perdieron. Dexada la ley divina, hablando según presumpçión humana, el que pierde la vida y no pierde la fama, haga cuenta que no pierde nada; mas el que pierde la fama, escapando la vida, téngase por dicho que ninguna cosa le queda.
Viniendo, pues, al propósito, Sereníssimo Prínçipe, dende agora adevino y iuro que iuraría Vuestra Magestad desear más immortal fama para la muerte que qualquier reposo para esta vida. Y si no me engaña la experiençia de las victorias passadas, y el exerçiçio de la guerra presente, y el indiçio que ay de conquistas futuras, caso que Vuestro Imperial Estado sea mucho y Vuestra Cathólica Persona merezca más, yo, Señor, hos miro con tales ojos, que son tan altos vuestros pensamientos para cosas altas desear, y tan animoso vuestro coraçón para las emprender, y tan determinada vuestra persona para la aventurar, y tan delicada vuestra consçiençia para ninguna cosa iniusta tomar, que Vuestra Magestad tiene en poco lo mucho que heredó de sus passados respecto de lo mucho más que entiende ganar y dexar a sus herederos.
Preguntado Iulio César por qué las noches prolixas del invierno trasnochava en tantas nieves y las fiestas del enojoso verano caminava con tan grandes calores, respondió: «Yo quiero hazer lo que es en mi mano; después hagan los hados lo que es en la suya. Por çierto, amigos, entre sabios en más es tenido el ánimo con que se da la batalla que no la dicha de alcançar la victoria, porque lo uno da la fortuna y lo otro guía cordura.» Fueron palabras como de capitán romano y prínçipe muy venturoso. Esto digo, Césarea Magestad, porque si Dios lo permittiendo, vuestros y nuestros peccados lo meresçiendo, fuese tan baxa vuestra fortuna como son altos los pensamientos, a lo menos los escriptores que escrevimos [9] de vuestro siglo para los siglos advenideros pornemos en nuestras escripturas que por hazer verdad la letra del Plus ultra que traéis en torno de vuestra divisa, intentastes conquistar toda la tierra. Por çierto, animoso coraçón Vuestra Magestad en su cuerpo vidriado devía sentir quando por estas palabras, Plus ultra, pregonadas por todo el mundo, a todos los passados hos obligastes passar.
No quiero, Señor, hazeros serviçio con aquello que ni queréis ni devéis ser servido, que es mostrarme lisongero. Muy iniusto sería que adulaçiones por orejas de tan alto prínçipe se osasen entrar, y por boca de mí, que predico las palabras divinas, las viesen salir. En Vuestra Çelsitud sería poquedad oírlas, y en mi poquedad sería sacrilegio inventarlas. En fee de saçerdote hablo: deseo más ser perseguido por dezir verdades que ser sublimado por servir con lisonjas. Muchas vezes me paro a pensar, y aun curiosamente me pongo a mirar, si la Magestad Eterna que dio a los emperadores Magestad temporal, si como hos hizo mayores que a todos en todas las grandezas, por ventura si hos hizo más exemptos que a los otros de las flaquezas humanas. Y al fin al fin veo que todos los prínçipes, como sois unos de los hijos de este siglo, no podéis bivir sino a la manera del siglo; veo que como andáis en este mundo, no podéis sino saber a cosas del mundo; veo que como bivís en la carne, siempre tenéis resabio a la pega della; veo que quando bivís en la vida, estáis como yo emplazados de la sepultura; y iuncto con esto veo que, como sois mortales por natura, hos queréis hazer immortales por fama. Muévome a esto dezirlo porque hos servís de vuestros vasallos, hos aprovecháis de vuestros amigos, gastáis sin rienda vuestros thesoros, exercitáis vuestras fuerças, cargáishos de mill cuidados, aventuráis vuestra persona y, teniendo en poco la vida, jamás formidáis de la hora de la muerte. Todas estas cosas holgáis ponerlas en almoneda por solo comprar la fama.
Los que desean ser prínçipes buenos miren a otros que fueron muy buenos. Es loado Licurguio, que dio leyes buenas a los Laçedemonios; Numa Pompilio, que honró los templos; el noble Marco Marçello, que lloró a los por él vençidos; Iulio César, que perdonó a sus enemigos; Octavio, por [10] ser tan amado de sus pueblos; Alejandro Magno, porque fue tan dadivoso de sus dones; Héctor el troyano, por ser tan esforçado en sus guerras; Hércoles el Thebano, por emplear tan bien sus fuerças; Ulixes el Griego, por aventurarse a tantos peligros; Hanníbal Carthaginense, por ir a ganar honra en tierras estrañas; Pyrrho, el Rey de los epirotas, por inventar tantos ingenios; Catulo Regulo, por suffrir voluntarios destierros; al buen Traiano, por su iusta iusticia; a Tito, por ser padre de huérfanos; finalmente, al presente Marco Aurelio, porque supo mas que todos y fue muy amigo de sabios. Toda esta flota de emperadores y varones famosos según la diversidad de las edades floresçieron en diversas proezas. Yo ni digo, Cesárea Magestad, que un emperador de los presentes esté obligado a cumular en sí todas las hazañas de los passados; pero también digo que, como un prínçipe seguir a todos en todo le sería imposible, assí no seguir a ninguno en ninguna cosa le sería infamia.
Un Romano muy sabio dixo una vez a Catón Censorino: «Padre Catón, ¿sería posible que toda la Filosofía se encerrase en una palabra?» Respondióle Catón: «Lee lo que está en este mi anillo, que solo de este consejo en mi vida me he aprovechado.» En el anillo estavan escriptas estas palabras: «Esto amicus unius et inimicus nullius.» Quieren dezir: «Sey amigo de uno y enemigo de ninguno.» Por çierto, debaxo de estas palabras están muchas y muy graves sentençias. Applicando, pues, a mi propósito, digo: el prínçipe que quiere governar bien su república, tener con todos iustiçia, gozar de su fama en la vida y dexar de sí eterna memoria, deve tener las virtudes de uno y caresçer de los viçios de todos.
Alabo y mucho alabo los prínçipes tener ánimo y deseo de igualar y pujar a muchos; pero consejo y mucho consejo que la maña y fuerça no la empleen sino en imitar a pocos. Los perros que van a caça donde ay mucha caça, pensando alcançarla toda no dan alcançe a alguna. Quiero dezir que los hombres que con su vida piensan passar a todos, las más vezes se mueren sin igualar con alguno. Por mucho que uno aya hecho y blasone más que ha de hazer, al fin al fin cada uno de los mortales no tiene más de un ser, un querer, un [11] poder, un nasçer, un bivir, un morir; y finalmente, pues no es más de uno, no presuma más de por uno. De todos los prínçipes buenos que arriba puse en el cartel de la iusta, nombré el postrero a nuestro Marco Aurelio porque quedase por mantenedor de la tela. Ha sido mi intençión, Sereníssimo Prínçipe, persuadiros a imitar y seguir no a todos, no a muchos, no a pocos, sino a uno; y si a uno, a este solo Marco Aurelio, con las virtudes del qual igualaron pocos o ninguno.
A este noble Emperador tome Vuestra Magestad por ayo en su moçedad, por padre en su governaçión, por adalid en sus guerras, por guión en sus jornadas, por amigo en sus trabajos, por exemplo en sus virtudes, por maestro en sus sçiençias, por blanco en sus deseos y por competidor en sus hazañas. Yo confieso que en la sagrada religión christiana fueron tantos y tales muchos emperadores en la tierra que fruyen oy de Dios en la gloria; pero quanto éstos me combidan a ser bueno, tanto Marco Aurelio me espanta en no aver sido malo. Por çierto éste para seguir la virtud o apartarse del viçio, ni temía infierno, ni esperava paraíso. La vida de éste que fue gentil, y no la vida de otro que fuese christiano, quise, Señor, escreviros, porque quanta gloria en este mundo tuvo éste pagado por ser bueno, tanta infamia en éste y tanta pena en el otro terná Vuestra Magestad siendo christiano, si fuerédes malo.
Veed, Sereníssimo Prínçipe, la vida de este prínçipe y veréis quán claro fue su juizio, quán recta su iustiçia, quán recatado en su vida, quán agradesçido a sus amigos, quán suffrido en sus enemigos, quán severo con los tyrannos, quán paçífico con los paçíficos, quán amigo de sabios y quán émulo de simples, quán venturoso en sus guerras y quán amigable en las pazes; y sobre todo quán alto en sus palabras y quán profundo en sus sentençias. Veo yo, Señor, que sois uno y tenéis de complir con muchos; sois solo, y no podéis estar siempre acompañado. Y véohos engolfado en muchos negoçios. Por cuya occasión los prínçipes tenéis neçessidad de muchos avisos. Como Vuestra Magestad es grande, si como hombre hacéis algun yerro, no se hos osa dar por ello castigo, por lo qual tenéis neçessidad más que nosotros de aviso y consejo. [12] Quánta sea la exçellençia de esta escriptura, no quiero lo escriva mi pluma, sino que lo confiessen los que lo leyeren la obra.
Diré lo que siento. Hablando con hombres sentidos de mi edad, pienso he leído mucho, pero fuera las Divinas Letras, jamás me espantó cosa tanto. Traduziendo este libro, muchas vezes me espantava ver la Divina Providençia que en juizio de un gentil tantas cosas ponía. Sacarle de griego en latín, y de latín en nuestro vulgar, y de vulgar grosero ponerle en estilo alto y suave, quántos sudores en el enojoso verano, quántos fríos en el encogido invierno, quánta abstinencia aviendo de comer, quánto trasnochar aviendo de dormir, quánto cuidado aviendo de descansar iúzguelo el que lo experimentare si a mí no me creyere. La intençión de mis trabajosos trabajos offrezco a la Magestad Divina, y a Vuestra Magestad de rodillas presento la presente obra. Yo pido a mi Dios, Sereníssimo Prínçipe, que la doctrina de este libro tanto provecho haga en vuestra vida quanto daño me ha causado en la salud corporal de mi persona.
He querido offresçer a Vuestra Magestad la suma de mis vigilias, y si no se acordare de mis trabajos, ni por eso dexaré, ni cesaré hazeros serviçios; y quando otra cosa fuere, en los siglos advenideros será mi fee loada de muchos y su olvido retraído de todos. Y porque va en pos de otras cosas mi pluma, al presente no le supplico sino que la rudeza de mi ingenio, la baxeza de mi estilo, la cortedad de mis palabras, el mal ordimbre de mis sentencias y la poquedad de mi eloqüencia no haga tener en poco tan exçellente obra. Yo he hecho lo que pude; Vuestra Magestad haga lo que deve, dando a la presente obra gravedad y a mí, su intérprete, autoridad. No digo más, sino que la Divina Clemençia, que dio a la Sacra, Cessárea, Cathólica Magestad tal ser y poder en la tierra, le dé la fruiçión en el çielo de su essençia divina. Amén, amén, amén. [15]


Argumento

Síguese el Argumento del intérprete, en el qual declara quiénes fueron los escriptores de este libro, y cómo hasta este tiempo á estado occulto, y con quánta soliçitud por el dicho padre fray Antonio de Guevara fue buscado.
Como el tiempo sea inventor de todas las novedades y un registro çierto de las cosas antiguas, y al fin el tiempo dé fin a todo lo que suffre fin, sola la verdad entre todas las cosas está privilegiada a que quando el tiempo paresçiere tener quebradas las alas, entonçes ella como immortal tome mayores fuerças. No ay cosa tan entera que no se desminuya; no ay cosa tan sana que no se estrague; no ay cosa tan rezia que no se quebrante; no ay cosa tan guardada que no se corrompa: todas estas cosas el tiempo las acaba y sepulta, sino a sola la verdad, la qual del tiempo y de todo lo que es en el tiempo triumpha.
Por no ser favoresçida de los buenos y ser perseguida de los malos poder podrá la verdad estar algún tiempo a somorgujo y encallada; pero aunque pese a quien pesare al fin salirá a buen puerto y tomará tierra. Las fructas de la primera vera ni tienen fuerça para dar substantia, ni dulçura perfecta para dar sabor; pero passado el verano, y en la octoñada madurando ya más el tiempo, lo que se come danos esfuerço, y lo que se prueva tiene más gusto. Quiero por estas palabras dezir que en aquellas primeras edades, quan estimados fueron los hombres por sus columbinas palabras y costumbres, tanto fueron después reprehendidos por sus depressos entendimientos.
Por çierto los antiguos muy antiguos philósophos, assí caldeos como griegos, que primero se remontaron a especular los astros del çielo, y se subieron al monte Olympo a contemplar las influençias de los planetas en la tierra, osaré dezir que más meresçen perdón por su ignorançia que graçias por su sabiduría. Ellos fueron los primeros que quisieron buscar [16] las verdades de los elementos del çielo, y aun los primeros que sembraron errores en las cosas naturales de la tierra. Dezía Homero en su Illíada estas palabras: «De los philósophos mis antepassados condemno lo que supieron y agradézcoles lo que desearon saber.» Muy bien dixo Homero, porque si en los antiguos no reynara tanta ignorançia, no huviera tantas sectas en cada academia. Quien ha leído las muy antiguas antigüedades de los philósophos no me negará que la presumpçión de lo que sabían y la ignorançia de lo que deseavan saber. Caso que, siendo la sçiençia una, las sectas fuesen diversas (conviene a saber: çínicos, stoicos, peripatéticos, académicos, epicuros), los quales todos fueron tan contrarios en las opiniones quan diversos en sus naturalezas. No quiero tampoco que mi pluma se desmesure a reprehender tanto los passados, que quede la gloria solo en los presentes. De verdad si meresçe galardón el que me enseña el camino por donde tengo de ir, no menos meresçe graçias el que me avisa de dónde le puedo errar.
La ignorançia de los antiguos no fue sino una guía para açertar nosotros, y porque ellos erraron entonçes, hallamos el camino nosotros después. Y para más gloria suya y mayor infamia nuestra, digo que si los que somos agora fuéramos entonçes, supiéramos menos que supieron; y si los que fueron entonces fueran agora, sabrían más que sabemos. Paresçe esto ser verdad porque aquellos sabios con su diligençia de las veredas y sendas çerradas hizieron caminos, y nosotros con pereza de las carreras llanas y caminos abiertos hazemos prados.
Viniendo, pues, al propósito de lo que quiero dezir, no nos podemos quexar los que somos como se pudieran quexar los que fueron, que la verdad (la qual dize Aulo Gellio ser hija del tiempo) en este postrero terçio del mundo no aya declarado los errores de que avemos de huir y las verdades y doctrinas que avemos de imitar. Está oy la maliçia humana tan experta, y los juizios de los mortales tan abibados, que en lo bueno nos falta poco que saber y en lo malo sabemos más que de lo que conviene saber, de manera que unos con carta de más y otros con carta de menos, todos presumen el juego ganar. [17]
Caso que esto sea verdad, es tan poco lo que alcançamos y ay tanto que podíamos y devíamos saber, que lo mucho que sabemos es la menor parte de lo que ignoramos. Assí como en las cosas naturales, según la variedad de los tiempos, assí hazen sus operaçiones los elementos, por semejante en las cosas morales según han succedido las edades, assí se han descubierto las sçiençias. No por çierto todas las fructas vienen iunctas, sino que, quando se acaban unas, comiençan a tomar sazón otras. Quiero dezir que ni todos los doctores entre los christianos, ni todos los philósophos entre los gentiles concurrieron en un tiempo, sino que muertos unos buenos nasçieron otros mejores.
Aquella Suprema Sabiduría que todas las cosas mide por su iustiçia y las reparte según su bondad, no quiso que en un tiempo estuviese el mundo estremado de sabios y en otro estremado de simples; a unos cupiese la fructa y a otros no más de la hoja; de manera que éstos tuviesen astío de lo que aquéllos estavan empalagados. Aquel antiguo siglo que fluyó en los tiempos de Saturno, que por otro nombre es llamado dorado, el qual fue tan estimado de los que le vieron, tan loado de los que dél escrivieron y tan deseado de los que dél no gozaron, no fue dorado por los sabios que tuvo que le dorasen, sino porque caresçió de malos que le desdorasen. Esta nuestra edad de hierro ninguno piense que se llama férrea porque le faltan sabios, sino porque le sobran maliçiosos.
Confieso una cosa, y pienso terné muchos me favorezcan en ella: que jamás tuvo el mundo tantos que enseñasen virtudes y nunca huvo menos que se diesen a ellas. Aulo Gellio dize en el libro de sus Noches áthicas que por eso fueron tenidos en tanto los antiguos, porque avía muy pocos que enseñasen y muchos que deprendiesen. Agora es al contrario, que ay pocos que deprendan y muchos que enseñen. La poca estima en que son estimados agora los sabios se puede ver por la mucha veneraçión en que fueron tenidos los philósophos. ¡Qué cosa fue ver a Homero entre los griegos, a Salomón entre los hebreos, a Licurguio entre los lacedemonios, a Phoroneo entre los griegos, a Livio entre los romanos, a Çiçerón entre esos mesmos latinos, a Apollonio Tianeo entre [18] todas las bárbaras naciones! Cúpoles en su fortuna de venir en tales edades, que estava el mundo tan rico de simples y tan pobre de sabios, que concurrían de remotas tierras, de diversos reynos, de estrañas naçiones, no solo a oír sus doctrinas, pero aun otros a ver sus personas.
No creo me engaño en las historias, que quando Roma en su prosperidad más triumphava, entonçes Tito Livio sus hazañas escrivía. Affirma en el prólogo de la Biblia el glorioso Hierónymo que más venían a Roma por ver la eloqüencia de Livio que no por gozar de algún triumpho romano. Quando Olympias parió al Magno Alejandro, Philipo, marido della y padre del moço, escrivió una carta a Aristóteles en que dezía: «Yo doy muchas gracias a los dioses, no tanto porque me dieron el hijo quanto por dármele en tiempo que pudieses tú ser su maestro y él tu disçípulo.» Marco Aurelio Antonio Emperador, cuya es la presente obra, hablando de sí mesmo escrive a Polión estas palabras: «Hágote saber, amigo, que a mí no me hizieron emperador por la sangre de mis passados, ni por el favor de los presentes, sino porque fui amigo de sabios y enemigo de nesçios.» Muy dichosa fue Roma en elegir emperador tan cuerdo, y muy fortunado fue este buen Emperador venir a la cumbre del Imperio no por patrimonio, sino por sabio. Y si fue gloriosa aquella edad en gozar su persona, no menos lo será esta nuestra en gozar su doctrina.
Yo he querido intitular este libro el Libro áureo, que quiere dezir 'de oro', porque en tanto han de tener los virtuosos descubrir en su tiempo este libro con sus sentençias como tienen los príncipes las minas de oro en sus Indias. Yo prometo a todos los que este libro tuvieren que hallarán tanto provecho sus ánimas en passarle y buscar sus doctrinas como daño sus cuerpos en passar las mares por oro de las Indias. Pero yo adevino dende agora que avrá más coraçones desterrados en la India del oro que ojos empleados en leer la obra de este libro.
Dize Salustio que se deve mucha gloria a los que las hazañas obraron, y que no se deve menor fama a los que en buen estilo las escrivieron. En este caso ya confiesso no meresçer por mi traduçión alguna fama; antes pido perdón a todos los [19] sabios por las faltas que hallaren en ella. Fuera de las Divinas Letras, no ay cosa tan bien escripta, que no tenga necessidad de çensura y lima. Paresçe esto ser verdad, porque Sócrates fue reprehendido de Platón; Platón, de Aristóteles; Aristóteles, de Avenroiz; Cesselio, de Sulpeçio; Lelio, de Varrón; Marino, de Ptolomeo; Ennio, de Oracio; Séneca, de Aulo Gellio; Erastonestes, de Strabón; Théssalo, de Galeno; Hermágoras, de Çiçerón; Orígenes, de Hierónymo; Hierónymo, de Ruffino; Ruffino, de Donato. Pues en éstos cupo correctión y en sus obras, que supieron tanto, no es mucho que sea yo de su cofradía, no sabiendo alguna cosa.
Al paresçer y examen de sabios y virtuosos, de mi voluntad subieto la presente obra, y a los que no fueren tales requiéroles se contenten ser lectores, y no juezes della. No ay paçiençia que lo suffra, ni ley que lo permitta, lo que un sabio con mucha madureza y acuerdo escrive, un simple solo leerlo una vez lo menospreçie. Muchas vezes son reprehendidos los autores y escriptores, no de los que saben traduzir y componer obras, sino de los que no saben entenderlas ni aun leerlas. Declarándome más, digo que fueron muchos los que escrivieron de los tiempos de este Marco Aurelio, exçellente Emperador, conviene a saber: Herodiano escrivió poco; Eutropio, menos; Lampridio, mucho menos; Iulio Capitulino, algo más. Las escripturas de éstos y de otros paresçieron mas epíthomas que no historias. Ay otra differençia entre esta escriptura y la suya, que aquéllos escrivieron de oýdas, pero de lo que yo compuse la presente obra fueron testigos de vista; que no lo oyeron a otros, sino que lo vieron ellos mesmos.
Es de saber que entre los maestros que a este Emperador enseñaron las sçiençias fueron tres, conviene a saber: Iunio Rústico, Cina Catulo, y a Sexto Cheronense, sobrino del gran Plutarcho. Estos tres fueron los que escrivieron la presente historia: Sexto Cheronense en griego, y los otros dos en latín. Pienso de esta historia tienen muy pocos notiçia, porque hasta agora no la avemos visto impressa. Quando me huve salido de los collegios de mi estudio, y llevado a predicar a palaçio, como vi tan nuevas novedades en las cortes, acordé con deseo de saber darme a indagar y saber cosas antiguas. Acaso [20] pasando un día una historia, hallé en ella esta historia acotada, y una epístola en ella inserta, y paresçióme tan buena, que puse todo lo que las fuerças humanas alcançan a buscarla. Después de rebueltos muchos libros, andadas muchas librerías, hablado con muchos sabios, pesquisado por muchos reynos; finalmente descobríle en Florençia entre los libros que dexó Cosme de Medicis, varón por çierto de buena memoria.
He usado en esta escriptura, que es humana, lo que muchas vezes se usa en la divina, que es traduzir no palabra de palabra, sino sentençia de sentençia. No estamos obligados los intérpretes dar por medida las palabras: abasta dar por peso las sentençias. Como los historiógrafos de quien sacava eran muchos, y la historia que sacava no mas de una, no quiero negar que quité algunas cosas insípidas y menos útiles, y entrexerí otras muy suaves y provechosas. Tengo pensamiento que todo hombre sabio después que huviere leído este libro no dirá yo ser el autor prinçipal de la obra, ni tan poco sentençiará que me excluya del todo della, porque tantas y tan maduras sentençias no se hallan en el tiempo presente, ni tal ni tan alto estilo no le alcançaron los del tiempo passado. [21]

Comiença el libro llamado Áureo, que tracta de los tiempos de Marco Aurelio, decimoséptimo Emperador de Roma, sacado de muchos antiguos historiadores, corregido, emendado y en suave estilo puesto por el Reverendo padre fray Antonio de Guevara, predicador de la Capilla de la Sacra, Céssarea, Cathólica Magestad, en el qual libro se contienen muy exçellentes doctrinas morales y peregrinas historias.

Capítulo I

De la naturaleza y linage de Marco Aurelio Emperador.

En el año de la fundación de Roma de seiscientos y noventa y cinco, en la Olympiada centésima sexagésima tertia, muerto Antonino Pío Emperador, siendo cónsules Fulvio Cathón y Gneo Patroclo, en el alto Capitolio, a quatro días de octubre, a pedimiento de todo el Pueblo Romano y consentimiento de todo el Sacro Senado, fue declarado por Emperador universal de toda la monarchía romana Marco Aurelio Antonino. Este excellente varón fue natural de Roma, nascido en el monte Celio y, según dize Jullio Capitulino, nasció en las seis calendas de mayo, que son, según el cuento de los latinos, a veynte y seis días andados del mes de abril.
Su padre se llamó Annio Vero, por cuya occasión muchas vezes los hystoriadores le llaman Marco Antonio Vero. Verdad es que Hadriano el Emperador le llamava Marco Veríssimo, porque en él jamás se halló mentira ni faltó verdad. Estos Annios Veros era un linaje en Roma que se iactava descender de Numma Pompilio y de Quinto Curcio, el famoso romano que, por librar de peligro a Roma y a su persona dar perpetua memoria, spontáneamente se precipitó en aquel vorágine que en aquellos tiempos en Roma fue visto.
La madre de este emperador se llamó Domicia Clavila, según cuenta Cina Hystórico en los libros De los linajes de Roma. Estos Clavilos eran personas en aquel tiempo muy estimadas, porque se iactavan descender de Camilo, aquel famoso y antiguo capitán romano que libertó a Roma [24] de los gallos que la tenían tomada. Los hombres que descendían de este linaje llamávanse Camilos por memoria de Camilo, y las mugeres romanas llamávanse Clavilas por memoria de una hija de Camilo que se llamó Clavila.
Era ley muy antigua que todos los romanos en aquel lugar tuviesen algún particular privilegio, en el qual sus antepassados avían hecho al Pueblo Romano algún gran servicio. Por esta costumbre antigua tenían de privilegio que los del linaje de Camilo tuviesen la tenencia y guarda del alto Capitolio. Y caso que la variedad de los tiempos, la muchedumbre de los tyrannos y el bullicio de las guerras civiles fuesen occasión de desminuirse la antigua pollicía de Roma y introduzirse una manera no buena de vida, no por eso leemos esta preheminencia de los romanos ser quebrantada, si no fue en el tiempo de Sylla, quando hizo la universal proscripción contra los marianos. Muerto Sylla el cruel, como prevalesciese Iulio César el piadoso, hecho dictador de Roma y cabeça de los marianos, anulló todo lo de Sylla y tornó en el estado antiguo la república.
Qué aya sido la condición, estado, pobreza, riqueza, favores o disfavores de sus padres de Marco Aurelio Emperador, no lo hallamos en las hystorias antiguas, aunque con toda diligencia han sido escudriñadas. Los antiguos romanos hystoriadores no tenían costumbre de escrevir las vidas de los padres de los emperadores, mayormente quando los hazían monarchas más por el merecimiento que tenían los hijos que por la autoridad que heredaron de sus padres. Verdad es que dize Jullio Capitulino su padre de Marco Aurelio el Emperador aver sido pretor en los exércitos y capitán en las fronteras en los tiempos de Trajano el bueno y Hadriano el sabio y Antonino Pío el piadoso, Emperadores.
Confírmalo esto lo que escrive el mesmo Marco Aurelio, estando en Rhodas, a otro amigo suyo llamado Pulión, que morava en Roma, por estas palabras:
Mucho sentía, amigo mío Pulión, la absencia de Roma, mayormente desque me vía tan solo en esta ysla. Mas como la virtud al estraño haga natural y el vicio al natural torne [25] estraño, como ha diez años que leo aquí en Rhodas Philosophía, téngome ya por natural de la tierra. Y lo que me ha hecho olvidar los regalos de Roma y abezarme a las asperezas de la isla es que hallo aquí muchos amigos de mi padre. Ya sabrás cómo fue aquí capitán contra los bárbaros por Hadriano, mi señor, y Antonino, mi suegro, por espacio de quinze años. Y séte dezir que los rhodos son hombres agradescidos. Bien quisiera en Rhodas tantos años leer Philosophía quantos mi padre en la mesma Rhodas estuvo en la guerra; mas no puedo, porque Hadriano mi señor me manda vaya a residir a Roma, y todavía huelga hombre de ver su naturaleza.
Pues por las palabras de esta charta creeremos Annio Vero, padre del Emperador Marco, lo más de su vida aver expendido en la guerra. No se suele por cierto fiar assí de ligero tener officio de frontero en la frontera si no es ya a persona muy exercitada en los exercicios de la guerra. Y como toda la gloria del romano de Roma era dexar de sí buena fama, aquél por cierto era tenido por más esforçado y en el Senado tenía mayores amigos de quien fiavan la conquista de los más crudos enemigos. Según dize Sexto Cheronenso Hystoriador, los romanos, aunque tuviesen entre manos muy peligrosas guerras, siempre tuvieron en quatro partes del Imperio muy enteras sus guarniciones, conviene a saber: en Bizancio, que agora es Constantinopla, por amor de los de Oriente; en Gades, que agora es Cáliz, ciudad de España, por amor de los de Occidente; en la ribera del Rhódano, que agora es el río Rin, por los germanos; en los Colosos, que agora se llaman los de Rodas, por causa de los bárbaros.
En las calendas de henero, quando se repartían los officios en el Senado, proveído el dictador semestre y los dos cónsules annuales, luego en el tercero lugar se proveýan los quatro más excellentes varones para defender aquellas cuatro fronteras. Paresce ser esto verdad porque todos los famosos romanos leemos en su mocedad aver sido fronteros en aquellas fronteras: el gran Pompeyo invernó con los bizancios; el [26] dichoso Scipión, con los colocenses; el animoso Julio César, con los gaditanos; y el muy estremado Mario, con los rhódanos. Esto hemos dicho que, pues Annio Vero, padre de Marco el Emperador, leemos aver sido pretor en los officios y uno de los quatro capitanes de aquellas fronteras, que devía de ser en Roma una de las personas muy señaladas. [27]

Capítulo II

De los maestros que tuvo Marco Aurelio Emperador, y de las leyes que tenían los romanos en criar los moços.

No tenemos por auténcticas hystorias dónde, quándo, cómo, en qué manera, en qué exercicios, con qué personas o en qué tierras aya expendido lo más de su vida este buen Emperador. Solamente en breves palabras dize Julio Capitulino aver estado los veinte y tres años so encomienda de Hadriano el Emperador, pero lo contrario se halla por otros hystoriadores.
Según dize Sexto Cheronense en su Hystoria, no tenían costumbre los coronistas romanos de escrevir las cosas que hizieron los príncipes antes que fuesen príncipes, sino sólo de aquellos moços que desde moços tuvieron muy altos los pensamientos. Paresce ser esto verdad, porque cuenta largamente Suetonio Tranquillo las hazañas y acometimientos temerarios que Gaio Julio hizo en su moçedad por mostrar a los príncipes advenideros cómo fue muy grande la ambición que tuvo de alcançar la Monarchía, y muy poco el seso y madureza para conservarse en ella. No es cosa nueva en los hombres que anhelan a cosas muy arduas que, quanto más altos tienen los pensamientos, tanto más baxa sientan la fortuna, y quan diligentes fueron en cumplir su deseo, tan descuidados se mostraron en conservar su reposo.
Caso que Annio Vero, su padre de Marco el Emperador (como arriba diximos), huviese seguido el exercicio de la milicia, pero a su hijo púsole en el camino de la sciencia. Era ley muy usada y costumbre muy guardada en la pollicía romana [28] que todo ciudadano que gozava de la libertad de Roma, que, en compliendo diez años su hijo, no le pudiese por las calles más dexar andar vagabundo. No avía de permittir el censor que regía a Roma y mirava los barrios cada día della más de hasta diez años al niño que fuese niño: dende en adelante era obligado su padre o criarle fuera del ámbito de Roma o salir por fiador que su hijo no haría ninguna locura. Quando Roma triumphava y por su pollicía Roma al mundo regía (cosa por cierto monstruosa de ver entonces y no menos espantosa a nosotros de oír agora), ver en Roma quatrocientos mill vezinos, entre los quales eran más de los dozientos mill moços, y que tuviese tan enfrenado el brío de tanta iuventud, que al hijo de Cathón castigaron por atrevido, y a un hermano del buen Cina desterraron por vagabundo.
Si no nos engaña Cicerón en el libro De las leyes romanas, ningún romano avía ser osado atravesar por las calles de Roma si no llevava en la mano la señal del officio de que bivía, porque todos cognosciesen que bivía de su trabajo y no del sudor ageno, y esta ley por todos igualmente era guardada: el Emperador llevava un blandón ardiendo delante de sí; el cónsul, unas hachas de armas; los sacerdotes, unos pileos a manera de escofias; los senadores, unas conchas en los braços; los censores, una tablilla pequeña; los tribunos, unas muças; los centuriones, unas tovas; los oradores, un libro; los gladiatores, una espada; los sastres, unas tijeras; los herreros, un martillo; los plateros, un crisol; y assí de todos los otros offiçios.
Podemos collegir de lo sobredicho que, pues Marco el Emperador fue nascido en Roma, sus padres desde la niñez le darían buena criança. Y caso que nos sean los prinçipios de su moçedad occultos, a lo menos somos çiertos sus medios y fines aver sido muy gloriosos. Su padre, Annio Vero, quiso que su hijo Marco, dexadas las armas, siguiese el estudio, y por cierto es de pensar que fue esto hecho más por la cordura del padre que no por la covardía del hijo.
Si los hechos de los muertos no engañan a los que somos bivos y el caso se iuzga por iuyzios claros y se sentençia por personas maduras, hallaremos que pocos han sido los que se [29] han perdido por letras y muy menos los que se han ganado por armas. Rebolvamos todos los libros y pesquisemos por todos los reynos, y el fin dirános aver pocos en sus reynos muy dichosos en armas y iuncto con esto tener muchos muy famosos en letras. Demos de todo esto exemplo y verán ser verdad lo que digo: no tuvieron más de un rey Nino los assyrios, un Hormesta los siciomios, un Licurgio los lacedemonios, un Prometheo los aegypcios, un Machabeo los hebreos, un Hércoles los griegos, un Alexandro los macedonios, un Pyrrho los epirotas, un Héctor los troianos, un Theutonio los cymbros, un Biriato los hispanos, un Haníbal los pennos, un Iulio César los romanos.
No es assí de los hombres doctos, porque si los griegos tienen a Homero, no menos Grecia se iacta de los Siete Sabios, a los quales creemos más en su philosophía que no a Homero en las guerras de Troia, porque tan diffícil será hallar una verdad en Homero como una mentira en estos sabios. Por semejante, los antiguos romanos no sólo tuvieron a Cicerón muy eloqüente, pero también a Salustio, y a Lucano, y a Tito Livio, y a Marco Varrón, con otro esquadrón de varones muy aprobados, los quales dexaron tanto crédito en sus escripturas por dezir las verdades, quanto se perdió Cicerón en el Senado por usar de lisonjas. Y como dezimos de estos pocos griegos y latinos, podríamos dezir de los assyrios, persas, medos, argivos, acayos, pennos, gallos, germanos, britanos, hispanos, en las quales naciones todas sin comparación dexaron de sí más memoria y honraron su patria los que esclarecieron por letras que no los que se señalaron por armas.
Dexadas, pues, las hystorias peregrinas, y tornando a la criança de nuestro emperador Marco Aurelio (como cuenta Eutropio en el libro De Caesaribus), según que este excellente varón deprendió muchas y diversas sciencias, assí tuvo muchos y diversos maestros para enseñárselas. Estudió Grammática con un maestro que se llamava Eufornión; Música con otro que se llamava Gémino Cómmodo; Eloqüencia con Alexandro Greco y con Orosio, Apro, Frontón y Pulión. En Philosophía natural tuvo por maestros a Cómmodo Calcedónico, varón anciano y que expuso a Homero, y a Sexto Cheronense, [30] sobrino del famoso Plutarco. Estudió assimesmo leyes, y fue su maestro Volusio Meciano. Precióse este Emperador de saber pintar y debuxar, en cuya arte fue su maestro Diogeneto, en aquellos tiempos famoso pintor. Trabajó assimesmo saber y escudriñar a qué se extendía el arte de Nigromancía, por cuya occasión yva públicamente a oír a Polonio. Y porque no le quedase algo de deprender, diose sobre todas las sciencias a la Cosmographía, en la qual tomó por maestros a Junio Rústico, el qual después escrivió su vida, y a Cina Catulo, que escrivió la muerte suya y la vida de Cómmodo, su hijo. De estos varones excellentes que florecían en aquellos tiempos fue doctrinado en las virtudes y enseñado en las sciencias.
Llorando Cicerón la antigua pollicía de Roma porque vía gran perdimiento en la república presente, dize en su Rhetórica que los antiguos romanos allí ponían siempre los ojos de donde pensavan poderles nascer mayores peligros. Cinco cosas tenían en Roma entre las otras sobre las quales avía suprema vigilancia, en las quales ni el Senado se descuidava, ni ley alguna dispensava, y eran éstas: los sacerdotes que fuesen honestos; las vírgines vestales, muy castas; los censores, muy justos; los capitanes, muy esforçados; y los que enseñavan a moços, muy virtuosos. No se permittía en Roma el que era maestro de sciencias fuese discípulo de vicios. [31]

Capítulo III

De las muchas sçiençias que aprendió Marco Aurelio Emperador, y de una carta que escrivió a un amigo suyo llamado Polión.

Preguntado Apollonio (según dize Philóstrato) quién fuese el más rico del mundo, respondió: «El más rico es el más sabio.» Tornando a preguntar quién fuese el más pobre, respondió: «El más pobre es el más simple.» Fue por çierto sentencia digna de tal persona, la verdad de la qual cada hora vemos por experiençia. El hombre sabio, resvalando en muy varios casos de la fortuna se tiene, y el hombre simple en las muy pequeñas occasiones de la vida, aun no tropeçando, cae. No ay caso, por perdido que sea, que puesto en mano de un sabio dél no esperemos remedio; y no ay caso, por ganado que sea, puesto en mano de algún simple que no se espere perderlo. Preguntado Xenophonte philósopho de dos cosas quál eligirían: ser simple y sublimado o ser sabio y abatido, respondió: «Yo tengo muy gran compassión al loco sublimado, y tengo muy gran embidia al sabio abatido, porque el sabio, sólo que le den el pie, subirá para no caer, y el loco, sólo que le dé un baibén la fortuna, caerá para no se levantar.» El padre que muere dexando a su hijo pobre y sabio piense que le dexa mucho, y el que le dexa rico y loco piense que le dexa nada.
Estas cosas considerando Annio Vero, padre del Emperador, como padre que de coraçón amava a su hijo, no fue contento con darle un maestro que lo hiziese virtuoso y deprendiese una sciencia con que occupase su juizio, pero diole muchos maestros que le refrenasen de viçios y mandó que deprendiese [32] muchas sciencias porque tuviese más exercicios. Quánto aya trabajado en deprender, y quántas sciencias y con quánta voluntad las deprendió, y qué es lo que siente en este caso, escrívelo él mesmo desde Agrippina, que agora es Colonia, a Apolión su amigo por estas palabras:
Maravíllaste, amigo, porque al cabo de mis días no dexo de deprender nuevas cosas. El que sólo tiene un manjar y no puede comer dél, dexado aquél que por aventura le era sano, acomete comer otros, aunque vee que le son dañosos. Esta excellencia tiene el que se vee con diversos manjares: que, teniendo hastío de uno bueno, puede comer de otro mejor. El que fuere sabio, sin más declararlo me avrá entendido.
Como todas las artes al fin harten, y todas las sciencias, por dulçes que sean, al fin al fin empalaguen, el que no sabe más de una sciencia, aunque sea sabio, corre mucho peligro; porque, teniendo hastío de aquella, occupa en otras cosas dañosas la vida. Los varones heroicos que, sacudida la pereza, dexaron de sí eterna memoria, no sólo quisieron aprender una sciencia con que azerasen sus juizios, pero trabajaron no menos de deprender otras muchas con que los aguzasen desque se le parasen botos. En todas las cosas naturales con muy pocas dellas naturaleza se arta si no es el juyzio y el entendimiento, que aun con muchas se siente ambriento. Y pues el entendimiento tiene tal condición que con la libertad se desmanda, con la ligereza se encumbra, con la sotileza penetra, con la biveza cognosce y con la ignorancia se derrama, necessario es con tiempo remontarle a cosas muy arduas antes que se abata a cosas civiles. Todos los daños corporales que a los mortales pueden succeder, o las medicinas los sanan, o la razón los remedia, o el tiempo largo los cura, o la muerte los ataja. Sólo al entendimiento offuscado en errores y depravado en malicias ni medicina le sana, ni razón le encamina, ni consejo le aprovecha. Los antiguos philósophos, en aquel siglo glorioso y en aquella edad dorada, no sólo deprendían una cosa con que sustentasen su vida y augmentasen [33] su fama, pero sudavan por saber todo lo que se sabía y de nuevo buscavan más que saber.
En la Olympiada septuagésima quinta, ayuntadas muchas gentes a las vertientes del monte Olimpo a celebrar sus juegos, acaso vino allí un philósopho thebano que todo lo que traýa consigo por sus manos proprias avía sido labrado: los çapatos él los avía hecho; el sayo él le avía cosido; la camisa él la avía texido; los libros él los avía escripto; y assí de todas las otras cosas. Espantadas todas las gentes que allí estavan iunctas de tan gran mostruosidad en un hombre, fue por muchos muchas vezes preguntado dónde tantas cosas avía deprendido. Respondió: «La pereza de los hombres ha causado que una arte se dividiese por muchas artes. Lo que agora saben todos era obligado a saber sólo uno.» Cierto respondió muy altamente este philósopho, y por cierto los que lo oyeron avían de quedar tan afrontados destas palabras quanto el philósopho vanaglorioso de sus vestiduras.
Quéxese cada uno de su descuido, y ninguno culpe al tiempo, que es breve, y a nuestra naturaleza, que es flaca; porque no ay cosa tan dura que no se ablande, ni tan alta que no se alcançe, ni tan apartada que no se vea, ni tan sotil que no se sienta, ni tan obscura que no se aclare, ni tan profunda que no se descubra, ni tan entera que no se desmiembre, ni tan desmembrada que no se ayunte, ni tan perdida que no se gane, ni tan impossible que no se conserve, si de todo coraçón en buenos exerçiçios occupamos las fuerças y nuestro entendimiento empleamos en cosas altas. No niego que es para poco nuestra naturaleza, pero también confiesso que muy para menos la haze nuestra pereza.
Querría yo preguntar a los hombres malos que rogamos sean buenos, y ellos luego appellan de nuestros consejos para la carne, diziendo ser flacos, cómo para inventar males tienen juizio, para ponerlos en obra tienen fuerças y para perseverar en ellos jamás les falta constançia. Esto se causa que en los vicios y miserias nos llamamos naturales para los cometer, y en las virtudes y proezas nos llamamos [34] estraños y flacos para las obrar. Ninguno infame a la naturaleza que es flaca, ni levante a los dioses que son crueles, porque no menos habilidad tenemos para lo bueno que promptitud para lo malo. No diga alguno «Quiero y no puedo apartarme del vicio», que mejor dirá «Puedo y no quiero seguir la virtud». No quiero infamar reynos estraños, sino hablar de nuestros latinos, y por ellos verán quiénes fueron en los males y qué tales pudieran ser en los bienes.
Pregunto los gastos que hizo Marco Antonio con Cleopatra, la proscripción que hizo Sylla de los nobles de Roma, la coniuraçión que inventó Catilina contra su patria, la sangre que se derramó por causa de Pompeyo en los campos de Pharsalia, el robo que hizo Julio César del erario, las crueldades que usó Nero el cruel con su madre, los strupos que cometió Calígula con sus hermanas, la traición que hizo Bruto contra su padre Gayo, las liviandades y crueldades de Domiciano con las vírgines vestales, las traiciones que usó Julio Patroclo con los sículos, los insultos que hizo Vulpio Lemarino en los templos de Campania. Querría yo saber éstos que aquí cuento y otros muchos que dexo, las fuerças y mañas que emplearon en tantos males, quién les quitó las empleasen si quisieran en otros bienes.
Esto todo he dicho, amigo mío Polión, por responderte a lo que me preguntas, y es en qué sciencias he gastado mi tiempo. Pues oye, que a mí plaze dezírtelo. Annio Vero, mi padre, a mí me dio no más de ocho años de infançia, los quales pasados hasta los diez a leer y escrevir anduve en el escuela; desde los diez a los treze, en el estudio de Eufornión aprendí Grammática; desde los treze hasta los diez y siete con Alexandro Greco Orador deprendí eloqüencia; dende aquel tiempo hasta cumplir veinte y dos años oý con Sexto y Calcedón Natural Philosophía. Passados estos años, fuime a Rhodas y allí leý hasta los treinta y dos años Oratoria. A los treinta y dos años de mi edad torné a la ciudad de Partínople, donde estuve quasi tres años con Frontón griego, deprendiendo las letras griegas, y dime tanto a ellas de coraçón, y ellas a mí entregáronseme de tan buena [35] voluntad, que más fácil orava en griego que escrivía en latín. Estando ya yo de assiento en Roma, levantóse la guerra de Dacia, a la qual Hadriano, mi señor, me embió en persona. Y como en los reales no pudiese traer libros de sciencia, acordé deprender con Gémino Cómmodo Música, porque con la dulcedumbre de los instrumentos se desapegase mi cuerpo de algunos viçios que ya por mi casa se me entravan desapoderados. Todo el restante de mi vida tú sabes que se á empleado en tener officios en Roma hasta que a mis manos los hados traxeron la Monarchía.
Hasta aquí habla el Emperador. Pues por esta carta que escrivió a su amigo parece bien quán sin ociosidad pasó su tiempo. Razón es de creerle en todo lo que dize, porque tan excellentes obras que él obró y tan grandes sentençias que escrivió, no podían proçeder sino de hombre muy sabio y de juizio muy subido. [36]

Capítulo IV

Que por ser sabio Marco Aurelio Emperador, en su tiempo floresçieron muchos y muy famosos sabios en Roma.

Como la vida del prínçipe no sea sino un blanco donde todos assestan y un señuelo al qual todos se abaten, vemos por experiencia que a lo que es inclinado el príncipe trabaja seguir el pueblo. No tiene discreción el vulgo para reprochar lo malo y elegir lo bueno; no menos por cierto se abate al falso señuelo de pluma que al verdadero de carne, por cuya occasión de solo un buelo que dio perdió la libertad que tenía y no mató la hambre con que rabiava, y sobre todo las alas del libre se le tornaron en piyuelas de servidumbre.
No carece de grave culpa e inmortal infamia el príncipe que, aviendo de dar la mano de buena vida con que otros se levanten, atraviesa el pie de malas costumbres do todos tropieçan. Pero sin comparaçión es mayor la liviandad del pueblo que no el descuido del príncipe, porque a uno que bive mal seguirle uno no es maravilla, ni aun tan poco que le sigan algunos no es cosa nueva, ni en caso que le siguan muchos no es espanto; pero seguirle todos en todo esto es grave escándalo. Si el pueblo fuese quien avía de ser, más presto se tornaría uno por muchos de lo malo a lo bueno que no muchos por uno de lo bueno a lo malo.
Por cierto, bien sabe cada uno, por ignorante que sea, que con nuestros príncipes, si somos obligados a obedesçer su iustiçia iusta, no somos obligados a imitar su vida mala. Pero ¿qué diremos, que están oy en tanta estima el regalo de sus personas y tan abatido el rigor de su imperio, que sin [37] vergüença ninguna menospreciamos sus mandamientos iustos y seguimos sus obras malas? ¡O!, si los príncipes tuviesen tantos buenos que cumpliesen lo que mandan como tienen malos que imiten lo que hazen, yo iuro que no huviese menester tener cárçel para los traviesos, mordaza para los blasfemos, hierro para los esclavos, rollo para los traidores, cuchillo para los adúlteros, pozo para los salteadores, ni horca para los ladrones.
Quiero dar exemplo de todo esto y verán ser verdad lo que digo. Si el rey es inclinado a caça, todos caçan; si en iuegos, todos iuegan; si a armas, todos tornean; si es adúltero, todos adulteran; si es liviano, todos son locos; si es virtuoso, todos son cuerdos; si es callado, todos se refrenan; si es atrevido, todos se desmandan; si es piadoso, todos son clementes; y si es sabio, todos deprenden.
Y porque no culpemos a solos los presentes de nuestros tiempos, traigamos a la memoria algunos príncipes de los tiempos passados. Quien ha leído a Sexto Cheronense en el libro que se llama De las varias inclinaciones que tuvieron los príncipes, hallará que Rómulo, fundador de Roma, honró mucho a los canteros; Numma Pompilio, su successor, a los sacerdotes; Paulo Emilio, a los marineros; Camillo, capitán, a los monteros; Gayo César, a los plateros; Scipión, a los capitanes; Augusto Octavio, a los iugadores de pelota; Calígula, a los truhanes; Tiberio, a las alcahuetas; Nero el cruel, a los dançadores de espadas; Claudio, a los escrivanos; Sylla, a los armeros; Mario, su competidor, a los entalladores; Vaspasiano, el bueno, a los pintores; Tito, su hijo mejor, a los músicos; Domiciano, hermano déste y muy malo, a los ballesteros; y sobre todos nuestro Marco Aurelio Emperador, a los sabios.
Las varias inclinaciones que en diversas cosas tuvieron los príncipes hizieron variar los favores o disfavores de muchos con los pueblos. Y como el vulgo mire más el favor que no la iusticia, aquellos officios son más favorescidos a los quales los príncipes se muestran ser más inclinados. Esto todo dezimos por mostrar quánto fueron favorescidos en tiempo de este Emperador todos los sabios. Si las hystorias no nos mienten, desde los tiempos de Mecenas el romano, el qual fue el más [38] venturoso en tener por amigos sabios que no en inventar nueva manera de manjares, hasta Marco Aurelio, passaron diez y siete emperadores, que fueron Julio, Octavio, Tiberio, Calígula, Claudio, Nero, Galba, Otho, Vitello, Vaspasiano, Tito, Domiciano, Nerva, Traiano, Hadriano, Antonino y Aurelio, de los quales todos solos dos hallamos que fueron favorescedores de sabios, conviene a saber: Nerva y Traiano. Todos los otros emperadores no sólo fueron discípulos de las mentiras, pero hiziéronse açote de las verdades. Parece esto ser verdad, porque Julio persiguió a Cicerón, Octavio desterró a Ovidio, Tiberio empozó a Calviçio, Calígula degolló a quatro oradores iunctos, Nero mató a su maestro Séneca, Claudio encarçeló a su tío Lucano, Otho ahorcó a Patroclo, Domiciano desterró a todos los oradores de Roma y por mostrar mayor su maldad, quando salían los sabios por una puerta a ser desterrados entravan los truhanes por otra, los quales por Tito, su hermano, de Roma avían sido expellidos. Y como digo de estos pocos podía dezir de otros muchos.
No fueron por cierto assí tractados en tiempo de este buen Emperador. Y que esto sea verdad, parece por muchos y muy excellentes varones en diversas sciencias doctos que en su tempestat floreçieron. Iulio Capitulino cuenta algunos dellos y son los siguientes: Alexandro Griego, Trusión, Polión, Euthicio, Annio Macro, Cavinio, Herode Áthico, Frontón, Cornelio, Apollonio, Sexto Cheronense, Iunio Rústico, Claudio Máximo, Cina Catulo, Claudio Severo y el muy famoso Diogeneto pintor y el muy docto en leyes Volusio Meciano. Estos todos estavan en su palacio y residían en su presencia, que otros muchos avía en Roma y estavan derramados por Italia.
Cosa fue maravillosa de ver en aquellos tiempos quánta fue la muchedumbre que floreçieron de sabios: no avía padre que, si tuviese dos hijos, no pusiese el uno al estudio (el otro por la ley romana avíale de dar para la guerra). Ya sabían todos que qualquier mancebo que fuese sabio sobre todos del Emperador avía de ser muy favoreçido. [39]

Capítulo V

De un hijo muy querido que tuvo Marco Aurelio Emperador, el qual se le murió, y del sentimiento que por él se hizo.

Solos dos hijos varones tuvo Marco Aurelio el Emperador (según dize Herodiano), el mayoradgo de los quales se llamó Cómmodo, y el hijo menor era su nombre Veríssimo. Fue este infante muy hermoso en el cuerpo y muy virtuoso en la vida, y con la hermosura atraýa a sí los ojos de muchos, y con sus buenas inclinaçiones robava los coraçones de todos. Era esperança del pueblo y gloria del viejo su padre. Y caso que el otro era prínçipe y éste infante, tenía el Emperador acordado que, aunque nasció a la postre, por sus virtudes heredase primero y el que nasció primero por sus desméritos fuese desheredado. Y como los buenos deseos al mejor tiempo se manquen con los hados desdichados, siendo el Emperador de cinqüenta y dos años y el hijo diez y seis, la gloria de Roma, la esperança de su padre y la vida del hijo huvieron fin. Y fue tan llorada su muerte, quanto deseada su vida.
Era de aver piedad, porque el Senado de lástima no vía al Emperador y el viejo con el dolor no salía al Senado. Estuvo Roma muy triste y el Senado retraído en el alto Capitolio por muchos días. Y como los ventisqueros del invierno hagan tener en poco las ruçiadas del verano y las cosas de la honra nos costriñan olvidar las desdichas de la fortuna, como hombre de alto ingenio y de ánimo fuerte, quedando el dolor todavía en el coraçón arraigado de dentro, acordó de escamondar las ramas de la tristeza de fuera, fingiendo de fuera alegría, teniendo de dentro dolor. Pues Marco el Emperador, [40] como hombre que se le apedreó toda su viña en quien tenía su esperança y después se contenta con qualquiera rebusca, muerto el infante Veríssimo, su muy querido hijo, mandó traer al príncipe Cómmodo, su único heredero. Desde que su hermano el infante avía muerto, él en palaçio no avía entrado. Y vista la desemboltura demasiada que traía el hijo, arrasáronse los ojos de agua al padre, acordándose de la vergüença y reposo del infante malogrado. Lo qual visto por Faustina, su madre, la qual visceralmente le amava, mandó que quitasen al hijo delante la presencia del padre. [41]

Capítulo VI

De los ayos que tomava Marco Emperador para criar sus hijos, y para esto mandó llamar todos los sabios de Italia.

Aunque estava occupado el coraçón del viejo en la muerte del infante, no por eso tenía remontado el juizio para hazer criar muy bien al príncipe heredero. Por cierto, tales son los príncipes en la edad de hombres, quales fueron criados en la tierna edad de niños. Pues cognosciendo el padre que las corruptas inclinaçiones del moço no avían de corresponder a la buena gubernaçión del Imperio, mandó el buen Emperador en toda Italia llamar los más sabios en letras, los más famosos en fama y los más virtuosos de hecho. Y como en muchas cosas es mayor la infamia del infamado por malicia que la culpa del culpado por flaqueza, assí en otras cosas es mayor la fama pública que la virtud secreta.
Por esta occasión, después de ayuntados todos los sabios, mandólos examinar, aviendo informaçión de la sangre de sus pasados, del concierto de sus casas, del tracto de sus haziendas, del crédito entre sus vezinos, de la pureza de sus vidas, de la gravedad de sus personas y, al fin, de las sciencias en que eran enseñados. Mandó por orden examinasen a los astrólogos en Astrología, y a los músicos en Música, y a los oradores en Oratoria, y assí de las otras sciencias; y esto no en un día sino en muchos, y no sólo por informaçión de otros, pero por experiençia propria los cognoscía. Fueron tan examinados todos, como si no huviera de quedar más de uno. Y como para el perfecto cognoscimiento de las cosas en que mucho nos va es menester el parecer ageno, el juizio claro y la [42] experiencia propria, mandó elegir, de muchos, pocos; y de pocos, los más sabios; y de los más sabios, los más cuerdos; y de los más cuerdos, los más ancianos.
Según las siete artes liberales, señaláronse de cada sciencia dos maestros, de manera que era el príncipe uno y los ayos catorze. Esto hecho, como a la fama de tan gran cosa que era al príncipe que avía de mandar a todos le quisiesen dar maestros que mandasen a él, vinieron más sabios de tierras estrañas que de las comarcas de Roma. El buen Emperador, considerando que los que venían a su serviçio no era razón se fuesen con ningún descontento, a unos con alegres palabras, otros con çierta esperança, otros con dones presentes, fue despedida por él aquella hueste de sabios sin sentir alguno que fuesen quexosos. Y si el caso fue afamado por la fama de los sabios, no menos fue venturoso por la cordura del Emperador en embiarlos tan bien despedidos, porque embió tan satisfechos los letrados vençidos como quedavan contentos los vencedores. Y por cierto tenían todos razón, porque los unos llevavan en prendas palabras dulces del padre y los otros quedavan apoderados con la empresa del hijo.
No contento con esto el buen Emperador, mandó que los ayos fuesen aposentados en su palacio y comiesen en su presençia y acompañasen a su persona, por ver si su vida era conforme con su sciencia, y si las fingidas y rhetóricas palabras eran conformes en la execuçión de las obras. Era cosa maravillosa de ver el cuidado que el Emperador tenía de los mirar, assí en el andar como en el comer. [43]

Capítulo VII

De lo que acontesçió a çinco sabios en casa del Emperador, los quales por no ser cuerdos fueron de su palacio expellidos.

En el mes de setiembre, a los onze días andados dél, celebrándose la fiesta del nasçimiento del Emperador en la mesma casa donde él nasçió, que era un barrio del Monte Celio, como un truhán hiziese lo que los semejantes en semejantes regozijos suelen hazer, el Emperador, teniendo la intençión más en los sabios que no los ojos en los locos, vio que çinco dellos pateavan con los pies, ladeávanse en las sillas, palmavan con las manos, hablavan alto y reýan demasiado, la qual cosa no menos fue notada del Emperador que mirada. Acabadas, pues, las fiestas, llamándolos aparte, díxoles estas palabras:
Amigos, queden comigo los dioses piadosos y vayan con vosotros los hados buenos. Yo hos elegí porque en mi casa los locos se tornasen sabios, y veo que los sabios se tornan locos. ¿No sabéis que en las brasas de la fragua se prueva el oro, y en las liviandades del loco se prueva el cuerdo? Por cierto, el oro fino defiende sus quilates entre las bivas brasas y el hombre cuerdo muestra sus virtudes entre semejantes locuras. ¿No sabéis que no se puede cognoscer el loco entre los locos ni el sabio entre los sabios? Entre los cuerdos se escureçen los locos y entre los locos resplandeçen los sabios. ¿No sabéis quán infame caso es los disçípulos de truhanes hazerlos maestros de príncipes? ¿No sabéis que de ánimo reposado proçede la compostura del cuerpo, el [44] reposo de la persona, la templança de la lengua? ¿Qué aprovecha la lengua experta, la memoria biva, el juizio claro, la sciencia mucha, la eloqüencia profunda, el estilo suave, si con todas estas graçias tenéis las costumbres malignas? ¿Para qué quieren los sabios las palabras muy marcadas si sus obras son livianas?
Y porque no hos parezca que hablo de gracia, quiérohos traer a la memoria una ley antigua de Roma. En la séptima tabla de las leyes de nuestros padres están escriptas estas palabras: «Mandamos que más grave castigo se dé al sabio por la liviandad que hizo pública, que no al hombre simple por el homicidio secreto.» ¡O!, iusta ley y iustos los que la ordenaron, porque el simple labrador no mató más de a uno con el cuchillo de la ira, mas el que es sabio mató a muchos con el mal exemplo de su vida. Curiosamente lo he mirado, que allí començó Roma a descementarse quando el nuestro Senado se despobló de colombinos senadores y se pobló de serpentinos sabios. Estava aquel Sacro Senado adornado de viejos prudentes, y no sin lágrimas lo digo que está agora lleno de moços parleros.
Antiguamente en las achademias de Grecia solamente enseñavan palabras, dexadas las obras, y en los templos de Roma enseñavan a hazer buenas obras, dexadas las palabras. Y agora es al contrario, que Grecia la parlera desterró los parleros a Roma, y Roma la que bien obrava desterró los buenos sabios a Grecia. Y desta manera yo deseo más ser desterrado en Grecia con los sabios que no tener vezindad en Roma con los locos. A ley de bueno hos iuro, amigos, que vi en el Senado, siendo yo mançebo, al philósopho Arispo, criado del buen Traiano, orar infinitas vezes, y era tan dulce en su dezir, que cada vez le esperavan más de tres horas, y nunca dixo palabra que no fuese digna de eterna memoria. Por otra parte, salido de allí, nunca le vi hazer obra que no mereçiese por ella gravíssima pena. Cosa por cierto era monstruosa de ver entonçes y de oýr agora la estima en su eloqüencia y la infamia en su persona. A toda Roma tenía espantada con sus palabras, y toda Roma y Italia estava escandalizada de sus malignas obras. [45]
Quatroçientos años duró la prosperidad de Roma, y tanto Roma fue Roma quanto huvo en ella simplicidad en las palabras y maiestad en las obras. Una cosa hos diré que haze gran confusión en los bivos y admiración en los muertos: que de todos los antiguos no he leído una palabra liviana que ayan dicho, ni una obra mala que ayan hecho. Qué cosa fue ver aquellos siglos gloriosos tan gloriosos viejos gozar y agora en nuestro siglo corrupto tan corruptos moços tener. Por cierto, yo tengo más embidia a sus hazañas que a nuestras escripturas. Ellos callando y obrando nos dexaron exemplos de admiración, y los sabios de agora dezimos en público y escrevimos en secreto doctrinas de perdición.
Pues por esto que digo y por otro exemplo que diré cognosçeréis lo que siento. Quando el reyno de Acaya sometió sus cuernos peligrosos y su cabeça sobervia a la melena blanda y a las coyundas suaves del Imperio Romano, sacaron de condiçión que querían ser huéspedes de las guarniçiones de toda Asia y no discípulos de los oradores de Roma. A la sazón estava en Roma un embaxador de Acaya, varón por cierto templado en las palabras, honesto en la vida y que tenía la cabeça muy blanca. Preguntado del Senado por qué era tan cruel a su tierra en llevar escuderos cobdiciosos y dexar los sabios cuerdos, respondió con aquel amor que devía a su patria, y con la gravedad que requería tal persona, y aun con la osadía que demandava su officio:
¡O, Padres Conscriptos! ¡O, Pueblo venturoso!, dos días ha que no como y tres noches que no duermo, maldiziendo a los hados que me traxeron a Italia y suspirando a los dioses que me tienen en esta vida, porque está puesto mi espíritu entre la yunque dura y el martillo importuno, a do todo lo veo duro, assí la yunque que se toca como el martillo que sobreviene. La cosa más peligrosa en entre las cosas peligrosas hazer eleción. Costriñísme vosotros que eliga, y mi juizio no lo alcança, y los dioses no me enseñan qué tengo de elegir. Si llevo guarniciones de gentes, son enojosas a las familias; si llevo abogados, son peligrosos a la república. [46] ¿Qué haré? Triste de mí, que lo pido; triste del reyno, que lo espera; y crudos vosotros, que lo mandáis. Pero pues assí es, yo me determino de llevar los que gastan nuestras haziendas y no los que corrompan nuestras costumbres, porque una legión con necessidad affligirá a solo un pueblo, mas un orador con malicia corromperá todo un reyno.
Pues mirad agora, amigos (dixo el Emperador a estos sabios), cómo ha subido el crédito de los ignorantes y perdídose el de los doctos porque quisieron más en Acaya dar de comer a los escuderos pobres que tener por vezinos a los oradores parleros.
Acabada esta plática, partiéronse los cinco ayos con muy gran vergüença y quedaron los nueve con sobrado temor. En todo este tiempo, que fueron dos meses, aún el príncipe Cómmodo no era salido de los amos, porque aquéllos le enseñavan la doctrina que le avían dado la leche, y iuncto con esto era de tierna edad y no de muy delicado iuizio. Este Cómmodo, aunque nasció en Roma en el Monte Celio y fue criado en el puerto de Hostia, fue tan querido de Faustina, su madre, quan aborrecido de Marco Aurelio, su padre. Y, hablando con devido acatamiento, entrambos tenían razón, porque la madre teníase por cierta madre del hijo y el hijo en las costumbres parecía mucho a la madre, y el padre estava en dubda si era su hijo y el hijo parecía poco en las virtudes al padre, etcétera. [47]

Capítulo VIII

De un razonamiento que hizo Marco Emperador a los ayos que avían de criar al prínçipe, su hijo, en el qual se ponen muy buenas doctrinas para los moços.

Passado todo lo sobredicho, el buen Emperador, por dar cuenta de lo que avía hecho y proveer en lo que se avía de hazer, llamados aparte aquellos nueve sabios, díxoles aquestas palabras:
Fama muy affamada es en Roma lo que yo he hecho en el Imperio: de poner muy gran diligencia en descobrir todos los sabios, y en la curiosidad que he mostrado de quedarme con los mejores. Si de verdad sois prudentes, de ninguna cosa estaréis escandalizados. El enojo de las cosas malas viene de cordura, mas la admiración de cosas buenas proçede de poco juizio o menos experiencia. No se sufre en el sabio admiración, porque mostrar sobresalto en cada cosa es pregonar no ser constante en ninguna.
Yo he hecho de vosotros estrecho examen, y la causa desto es que yo hallo que por estrecho examen han de passar los que en estrechas amistades se han de admittir. Las amistades muy frescas, a tres días empalagan. Siempre lo vi, y aun en mí lo experimenté, que los amigos que fácilmente tomamos, fácilmente los dexamos. Miento si no me acontesció con un anciano romano, al qual por su merecimiento y canas yo llamava padre, y por el amor y doctrina me llamava hijo, que preguntándome en un caso muchas cosas, y yo no le queriendo descobrir ninguna, me dixo estas [48] palabras: «Mira, hijo, en la ley está de los amigos que el amigo todas las cosas fíe del amigo, con tal que primero mire qué tal es el amigo.» Por cierto fue bueno el consejo y el que me le dio muy bueno. Tenía razón aquel viejo.
El curioso cavallero, si quiere comprar un cavallo, primero le corre y toma a prueva antes que hable en la venta: si no le contenta, aun a menos precio no le toma; si le agrada, por gran precio no le dexa. Justo es que, pues se examina el animal antes que entre en el establo, se examine el hombre antes que venga a casa. Pues si el cavallo que no ha de comer sino paja y çevada por sola una tacha es dexado, ¿quánto más el amigo que en el pesebre del coraçón se ha de çevar de nuestros secretos y afficiones por muchas faltas que ay en él no ha de ser admittido?Fue un philósopho llamado Arispo el primero en los tiempos de Sylla y Mario, el qual dezía que los amigos avían de ser como los buenos cavallos, conviene a saber: que tuviesen la cabeça pequeña, por humilde conversación; el oýdo bivo, para quando los llamaren; la boca blanda, por la lengua templada; la carona dura, para sufrir trabajos; las manos abiertas, para hazernos bien; los suelos seguros, para perseverar en la amistad; el color vayo, por la buena fama; y finalmente el cavallo rebuelto es el amigo manual. Y a lo sobredicho añado esta palabra, y es que sea sin córcobos, conviene a saber: que por allí vaya por donde mis hados bolvieren las riendas de mi fortuna. Entiéndanme los dioses si los hombres no me alcançan.
Tornando, pues, al propósito, hágohos saber que por eso hos tomé por amigos tarde, por no despediros temprano. De los çerezos que echan flores en febrero no esperemos çerezas en mayo. Los amigos han de ser como los morales, que en tal tiempo dan las moras que son su fruto, que ni temen heladas de mayo como viñas, ni ventisqueros de octubre como membrillos. Quiero dezir que ni vienen con los hados buenos ni se van con la fortuna mala. No es assí, por cierto, de los ametalados amigos, que como la hez oxea a los borrachos de la taverna, assí la adversidad despide a los fingidos amigos de casa. Y porque no es accepto el [49] servicio adonde no es cognoscida la voluntad con que se haze, tened seguridad de mi contentamiento, pues yo le tengo de vuestras obras.
Veniendo ya al caso de nuestro particular colloquio, yo hos tomé para ayos deste niño, y mirad que entre muchos señalé a vosotros pocos, porque entre pocos se señale mi hijo uno. Sus amos en el puerto de Hostia le dieron dos años de leche, y su madre Faustina le dio otros dos de regalo escusado. Yo, como buen padre, quiero darle veinte de castigo. A Faustina le desplaze por dexarle tan temprano; a mí me pesa por tomársele tan tarde. Y no es de maravillar, porque las mugeres con la liviandad, y los niños con no saber, occúpanse en sólo lo presente, mas los hombres cuerdos deven pensar en lo pasado, ordenar lo presente y con mucha cautela proveer en lo futuro.
Acuérdome cada año del día que me le dieron los dioses; acordarme he cada día de este día en que yo le doy a vosotros. Los dioses a mí y yo a vosotros le damos mortal por ser hombre, pero vosotros a mí y yo a los dioses le tornaremos immortal por ser sabio. ¿Qué más queréis que diga? Por cierto, los dioses le hizieron hombre entre los hombres por el ánima; yo le engendré bruto entre los brutos por la carne. Vosotros le haréis dios, si queréis, entre los dioses por la fama. Pregúntohos una cosa: yo ¿qué le di a mi hijo sino carne mortal con que aya fin su vida?; pero vosotros le daréis doctrina con que no perezca su memoria. Si su tierna edad cognosciese la carne flaca que yo le di, y su offuscado ingenio alcançase la sabiduría que vosotros le podéis dar, llamaría a vosotros padres buenos y a mí padrasto malo. Y, sin que él lo diga, yo lo confieso, y es que los padres naturales de la carne somos padrastos de la nobleza, pues les dimos naturaleza subiecta a tantas mutabilidades y captiva a tantas miserias. Por cierto vosotros le seréis iustíssimos padres si su carne habituáredes desde agora a buenas costumbres y su juizio occupáredes con altas sciencias.
Y no tengáis en poco lo que oy cometo a vuestro alvedrío. La cosa en que más los príncipes han de mirar es ver [50] a quién la criança de sus hijos han de cometer. Ser ayos de príncipes en la tierra es tener un offiçio de los dioses que está en el çielo, porque rigen al que nos ha de regir, doctrinan al que nos ha de doctrinar, enseñan al que nos ha de enseñar, castigan al que nos ha de castigar, y finalmente mandan a uno el qual uno después manda al mundo. ¿Qué más queréis que diga? Por cierto el que tiene cargo de los príncipes es governalle de nao, estandarte de exército, atalaya de pueblos, guía de caminos, guión de reyes, thesorero de todos, porque se pone en manos de uno aquel por el qual después se ha de regir el mundo. Pues más hos diré, porque en más lo tengáis: que, dándohos a mi hijo, hos doy más que si hos diese un reyno. La limpia vida del hijo bivo haze gloriosa la fama del padre muerto, pues de quien se fía el hijo en la vida depende la fama del padre ya muerto.
Assí los dioses tengáis propicios y los hados muy venturosos, que si hasta aquí velávades con hijos agenos, de aquí adelante hos desveléis con el príncipe, que es para provecho de todos. Y mirad, amigos, que mucha differencia ay de criar hijos de príncipes o enseñar moços de pueblos. Los más de los que vienen a las achademias vienen a deprender hablar, pero mi hijo Cómmodo no hos le doy para que le enseñéis a hablar muchas palabras, sino que le encaminéis a hazer buenas obras. La gloria de los padres locos es ver vencer sus hijos a los otros en disputas, y la mía será quando viere a mi hijo sobrepujar a los otros en virtudes, porque la gloria de los griegos era parlar mucho y obrar poco, y la gloria de los buenos romanos era obrar mucho y parlar poco. [51]

Capítulo IX

De los viçios que han de apartar a los príncipes sus ayos, y cómo los buenos padres han de criar a sus hijos.

Proseguiendo el Emperador Marco Aurelio su plática, añadió estas palabras a lo sobredicho:
Mirad, amigos, bien, y no se hos olvide que oy se fía de vosotros la honra de mí, que soy su padre; y el estado de Cómmodo, que es mi hijo; y la gloria de Roma, que es mi naturaleza; y el assosiego del pueblo, que es mi súbdito; y la governación de Italia, que es vuestra patria; y sobre todo la paz y tranquilidad de nuestra república. Pues de quien se fía tal atalaya no es razón que se duerma.
Veniendo, pues, a más particulares cosas, mirad que agora le destetan a mi hijo, y él como potro nuevo querríase ir a iugar a los prados verdes: enojoso hos será domarle y a él penoso de ser domado. Lo primero que hos ruego es que le echéis áspero freno porque quede de buena boca, de manera que ninguno le tome en mentira. La mayor falta en un bueno es ser corto en verdades, y la mayor vileza en un vil es ser muy largo en las mentiras.
Poned mucho recabdo en mirarle las manos, porque no se desmande por los tableros iugando con otros perdidos. El mayor indicio en el príncipe de perder a sí y destruir el Imperio es quando el príncipe desde niño le cognoscen ser vicioso en el iuego. El iuego es un viçio que al que muerde como perro siempre le haze que ravie, cuya cruda ravia siempre hasta la muerte dura. [52]
Mucho hos encomiendo que a este mi hijo, aunque sea niño, le hagáis ser reposado. Por cierto no da tanta gloria al príncipe la corona en la cabeça, ni la cadena en los hombros, ni el joyel en los pechos, ni el sceptro en las manos, ni el enxambre de guardas que trae en torno consigo, como el asiento y reposo que muestra desde mançebo.
La honestidad pública suple muchas y muchas y muchas flaquezas. No hos descuidéis echarle buena cadena y tenerle bien atado porque no se vaya a las yeguas. De príncipes effeminados jamás esperemos buenos hechos. Mucho me satisfaze lo que el ayo de Nerón dezía a su ahijado: «Si supiese que los dioses me avían de perdonar y los hombres no lo avían de saber, por la vileza de la carne no pecaría en la carne.» Fueron, por cierto, buenas palabras, aunque de Nero mal recebidas. No le afloxéis las riendas, aunque viendo las yeguas relinche, porque tiempo le queda arto. Este vicio de la carne, en todo tiempo, en toda edad, en todo estado tiene sazón, aunque no con razón. ¿Qué hos diré en este caso, sino que passado el verde de la infancia, desbocados del freno de la razón, heridos con las espuelas de la carne, tocada su trompeta la sensualidad, desapoderados con furioso brío, arremetemos por las xaras y riscos tras una yegua, que en dexarla va poco y en alcançarla menos? Y después, a mejor librar, queda el cuerpo manco, el juizio enclavado, la razón tropellada y la fama despeñada, y al fin la carne todavía se queda carne. ¿Qué remedio para esto? Yo no hallo otro sino que al fuego muy rezio cárguenle de tierra, y allí morirá, y al hombre vicioso métanle en la sepultura, que allí acabará.
Muy mucho hos aviso no le deis lugar a este moço se haga inverecundo, y en el castigo no tengáis respecto a que es niño tierno, ni hijo mío, ni de su madre regalado, ni del Imperio Romano único heredero. Con los hijos estraños la crueldad es tyrannía, mas con los hijos proprios la piedad presente les es occasión de perderse en lo futuro.
Cómo hemos de criar los hijos nos enseñan los árboles. Por cierto, en los castaños del herizo herizado sale la castaña muy blanda, y en los nogales entre las hojas muy [53] blandas se cría la nuez muy dura. Applicándolo a nuestro propósito, no menos vemos de padre piadoso nascer hijo cruel y de padre cruel nascer hijo piadoso.
Aquel docto entre los doctos y famoso entre los famosos Licurguio, Rey de los lacedemonios, dando leyes en su reyno, acuérdome leer entre ellas estas palabras: «Mandamos como reyes y rogamos como hombres que en los viejos muy cansados se perdone todo, en los moços muy livianos se dissimule algo, a los niños muy tiernos no se perdone nada.» Por cierto fueron buenas palabras, y como de tal persona dichas. Y paréceme que tenía razón, porque el cavallo que ha passado la carrera es menester que descanse, al moço que la passa es iusto que le dexen, y al niño que la quiere passar es razón que le informen.
Hazedle siempre occupar en actos virtuosos, porque a los de su edad, si el iuyzio se les offusca y el cuerpo les torpece, con gran difficultad entenderán en cosa agena de su delectación, porque sobre la cabeça tienen la liviandad y so los ojos la razón. Algunas recreaçiones hos pedirá su moçedad, las quales le conçederéis con tal que sean raras, y primero por la razón medidas y después de nobles exercicios tomadas.
Mirad que no vos doy a mi hijo para que le recreéis, sino para que le enseñéis. La gallina, mientras tiene los huevos so las alas, no se desmanda por las huertas, y aunque los huevos sean de otra, assí lo trabaja como si fuesen suyos. Por eso oy en Roma de çien discípulos salen los noventa güeros, porque los ayos, si gastan con ellos dos horas en doctrina, pierden con ellos otras veinte en burlas. Y de aquí es que de la poca gravedad y retraymiento del maestro nasce el mucho atrevimiento y poca vergüença en el disçípulo. Creedme, amigos, que los ayos a los prínçipes y los maestros a los discípulos más con buenos exemplos en un día que con muchas lectiones les aprovecha en año. Viéndohos mi hijo retraídos, se retraerá; viéndohos estudiosos, estudiará; viéndohos callados, callará; viéndohos templados, no comerá; viéndohos vergonçosos, temerá; y viéndohos reposados, se reposará; y si lo contrario hiziéredes, [54] lo contrario hará. Esto por cierto es verdad, porque aun los hombres ya ançianos sólo del mal que veen o se corrompen sus cuerpos, o se escandalizan sus sentidos, ¡quánto más los niños que ni saben dezir sino lo que oyen, ni hazer sino lo que veen!
Quiero también que mi hijo el príncipe deprenda las siete artes liberales. Ca por eso hos tomé muchos, porque le enseñéis mucho. Y si al fin quedáremos con lástima de no aver salido con todo, a lo menos no la ternemos de aver el tiempo malgastado. Y no hos engañéis diziendo «Arto sabe en lo que sabe este moço para regir el Imperio».
El philósopho verdadero (según la ley de Licurguio) ha de saber hablar en la plaça y pelear en el campo. Y el emperador bueno ha de saber pelear en el campo y hablar en el Senado. Si no me engaña mi memoria, entre mis antigüedades traxe de Grecia una piedra, la qual tenía Pythágoras el philósopho a las puertas de su achademia, en la qual en griego de su propria mano están esculpidas estas palabras que dizen:
«El que no sabe lo que ha de saber es bruto entre los hombres.El que sabe no más de lo que ha menester es hombre entre los brutos.El que sabe todo lo que él puede saber es dios entre los hombres.»
¡O!, altas palabras y gloriosa la mano de quien fueron escriptas, las quales no en las puertas como entonçes, sino en las entrañas se avían de pintar. La postrera sentencia de este philósopho tomaron los primeros padres, y la primera reprehensión cupo a nosotros, sus postreros hijos. Por cierto entre los griegos y lacedemonios tanta fama alcançaron sus philósophos por las conquistas que hizieron, como por las escripturas que nos dexaron. Y nuestros primeros emperadores no menos amor alcançaron en su Imperio por la profunda eloqüencia, que espanto pusieron en el mundo por sus venturosos triumphos. Y que esto sea verdad, miren a Julio César, que en medio de sus reales con la mano yzquierda tenía la lança [55] y con la derecha tenía la pluma, y nunca dexó las armas que no tomase luego los libros.
Y no pongamos escusa diziendo con los ignorantes que las artes son largas y el tiempo que tenemos es breve. Por cierto la diligencia de los antiguos arguye la pereza de los presentes. Una cosa veo: que en breve tiempo aprendemos todo el mal y en largos tiempos no sabemos ningún bien. ¿Queréis ver quán ahadados están nuestros hados, y en quánto descuido nos tienen los dioses, que para hazer un solo bien nos falta tiempo y para hazer muchos males nos sobra? No quiero más dezir sino que yo querría que de tal manera fuese criado mi hijo, que de los dioses tomase el temor, de los philósophos la sciencia, de los antiguos romanos las virtudes, de vosotros sus maestros el reposo, y de todos los buenos lo bueno, como de mí ha de heredar el Imperio.
Yo protesto a los dioses immortales, con los quales tengo de ir, y protesto al alto Capitolio, do mis polvos se han de quemar, que ni Roma me lo demande siendo bivo, ni los siglos advenideros me maldigan después de muerto si por su mala vida mi hijo perdiere la república, y por vuestro poco castigo fuéredes occasión que se pierda el Imperio. [56]

Capítulo X

Cómo Marco Emperador criava a las infantas sus hijas, y quánta diligençia ponía en buscar graves matronas para enseñarlas.

Caso que Marco el Emperador hijos no tuvo más de dos (conviene a saber: a Cómmodo, el príncipe, y a Veríssimo, el infante), las hijas fueron quatro, de Faustina, su legítima muger y heredera del Imperio. Fue estremado este Emperador en criar las hijas, porque, en nasciendo la infanta, luego la llevavan a criar en alguna aldea fuera de Roma. Jamás dexó criar hijo ni hija dentro de los muros de Roma, ni consintió que mamasen pechos de muger delicada. Aborrescía mucho amas regaladas y amava labradoras rústicas y sanas, y a éstas y no a aquéllas dava a criar sus infantas. Assimesmo, desde que nascía la hija y la davan al ama, no consentía que tornasen a casa. Solía él dezir burlando: «Más me fatiga contentar las amas que casar las hijas.»
Homero cuenta que en Grecia murió Arthemio, que era rey de los argivos, y sin hijo heredero, y el ama que le avía criado pidió en todo su seso el reyno para un su hijo que era hermano de leche del rey muerto, allegando que, pues avían entrambos mamado una leche, entrambos heredassen un reyno. Esto dezía Homero por reprehender a las amas grecianas, las quales tenían más presumpción por criar los príncipes que no las reynas por parirlos.
Pues el noble Marco Emperador no sólo quería que sus hijas mamasen leche gruesa, pero no consentía que les hiziesen aquellos acatamientos y servicios que a hijos de tan altos príncipes suelen hazer; acontesçió que, estando çenando un [57] día el Emperador Marco, díxole un parásito por nombre Galindo con quien él tomava plazer: «Señor, ayer vine de Salon, y del puerto de Hostia, y vi a los hijos del Emperador andar como labradores, y veo aquí en tu casa a los hijos de los labradores andar como emperadores. Dime: ¿qué es esto?; que tú dissimúlaslo como sabio, pero yo no lo entiendo, que soy loco.» Respondió el Emperador: «¡O, Galindo!, y aun por eso Roma ya no es Roma, aunque en todo el mundo era nombrada por Roma. Yo hallo para mí más seguro que mis hijos comiençen como labradores pobres y acaben como emperadores ricos, que no que comiençen como emperadores ricos y después acaben como escuderos pobres. ¿No sabes por qué está perdida oy Italia? Quieren criar sus hijos en mucho regalo y que bivan en mucho trabajo y que dexen a sus herederos en mucha pobreza y ellos acaben en mucho peligro.» Fue esta respuesta tan affamada, que quedó por proverbio en Roma.
Passados dos años desde su nasçimiento, luego a las infantas destetavan y de ayas las proveýan. Dize Sexto Cheronense que buscavan las matronas romanas que fuesen en años ancianas, en vida muy limpias, en fama estimadas, en sangre generosas, en seso reposadas, en la vida retraídas, y en criar hijos de altos señores exercitadas. Fue tan mirado este buen Emperador en dar sus hijas a doctrinar, que jamás fió hija de matrona que no tuviese a lo menos cinqüenta años de edad, y diez de biudez, y cien hijas criadas de senadores; imaginando que la que avía acertado en tantas agenas no erraría en las suyas proprias. Proveídas, pues, las ayas, traýan las infantas del lugar donde eran criadas y entregávanlas a las ayas en sus casas proprias.
Desde el día que nascía la infanta hasta el día que le davan marido, jamás ninguna dellas consentió entrar en palacio. Acaso acaesció que Faustina, la Emperatriz, parió una infanta; y como le dixessen todos que le parecía mucho en ser muy hermosa, movida con el coraçón blando de muger y con el amor visçeral de madre, rogó al emperador le dexase criar aquella niña en su presencia, pues le dezían todos que le parecía y era hermosa. Respondióle estas palabras: [58]
Mira, Faustina, por lo que otros te han dicho y tú has visto, te abalançaste a esto me pedir. Pues yo, por lo que en este caso he leído y en otros he visto llorar, en ninguna manera lo tengo de conçeder. ¿Y tú no sabes que el día que se criare la hija en casa ha de cargar en el padre cuidado, en la madre regalo, en los hermanos imbidia, en la hija soltura y en su ama locura? Pregúntote: si se crían en casa, ¿qué aprovecha que su aya le enseñe honestidad con palabras y nosotros la combidemos a liviandades con nuestras obras? ¿Qué aprovecha que, mereçiendo castigo la hija, le dé regalo su madre? Más razón terná tu hija de imitar las obras de ti, que eres su madre, que no las palabras de la matrona estranjera que es su aya.
Mira, Faustina, si lo has por gozar de sus niñerías, acuérdate que los plazeres de los niños al fin son de niños y de burla; mas si bien no los criares, quando fueren grandes, como los plazeres fueron de burla, los enojos serán de veras. Pues si eres cuerda, perdona las burlas de agora por las veras de entonces. Quiérote dezir una cosa, y es que yo más quiero que mis hijas en mi absencia sean discípulas de virtudes que en mi presencia sean maestras de liviandades. Y pues que assí es, pídote que no lo pidas, quiero que no lo quieras, importúnote que no me importunes, ruégote que no lo ruegues, y si no, mándote que no lo mandes.
Oída la áspera respuesta del padre, çessó la importuna (aunque piadosa) petición de la madre. Y quedó tan atemorizada Faustina que, estando el padre dentro de los muros de Roma, no osava ir a ver sus hijas si no era ascondida. [59]

Capítulo XI

Cómo Marco el Emperador elegía los yernos que avían de casar con las infantas sus hijas, y cómo los buscava no ricos, sino virtuosos.

Caso que Marco Aurelio Emperador en las virtudes naturales sobrepujase a todos los mortales que mueren, por cierto en casar a sus hijas pareció tener parentesco con los dioses que siempre biven. Agora por él lo merescer, agora por los dioses de su voluntad se lo dar, fue tan dichoso en yernos cuerdos, quanto no muy fortunado en hijas honestas. Muerto el buen viejo, el descuido grande del príncipe su hijo en el regir y la no muy buena fama de las hijas en el bivir huvieran dado fin a la gloriosa memoria del padre si no fuera por la sobrada bondad de los yernos que él en su vida eligera. Cada día acontece lo que se pierde por malos hijos ganarse por virtuosos yernos.
Pues esto considerando Marco Aurelio el Emperador, los maridos para sus hijas no los tomava de los muchos que la vanidad del mundo le offrecía, sino de los pocos que por muy buenos se señalavan. Y como en los casamientos todo el error esté en cobdiciar la hazienda que está en la bolsa y no examinar la persona que ha de traer a su casa, mirándolo como sabio, casava sus hijas no con reyes estranjeros, sino con senadores naturales; no con los que descendían de altos romanos (como eran Scipiones, Fabricios y Torquatos), sino con los que con sus virtudes alcançavan buenos linajes. No las casava con los que presumían de proezas hechas por sus pasados, sino con los que resplandecían con hazañas de sus personas proprias. No los escogía por cierto muy ricos, sino muy [60] virtuosos; no bulliçiosos, sino asosegados; no resabidos, sino modestos; no entremetidos, sino vergonçosos; no habladores, sino callados; no sobresalidos, sino suffridos; no presumptuosos, sino humildes; no furibundos, sino pacientes; no con los más estimados entre los communes, sino con los de mayor merescimiento entre los sabios. En este caso de ninguno se fiava, porque no casava sus hijas con los que otros le loavan de lexos, sino con los que él en largo tiempo examinava de çerca.
Por cierto él tenía razón, porque las cosas que tocan al hombre en la honra no las deve el sabio confiar sólo por la información agena. No es sabio el que se atreve a hazer todas las cosas por su parecer sólo, y respectos tiene de simple el que las comete todas al parecer ageno. Y caso que el Emperador tuviese en el mirar buen semblante, y en el andar buen reposo, y en el hablar gran eloqüencia, y en el comer buena templança, y en las respuestas gran cautela, y en las sentencias y determinaciones era grave; pero en caso de casamiento era gravíssimo hasta se determinar, y esto mayormente acontescía, no quando él a otros, sino quando otros a él venían a rogar.
Pues acaesció que, en unas fiestas del dios Jano, andando el Emperador en el Campo Marçio en un cavallo rixoso escaramuçando, yendo desapoderado el cavallo, tropelló en un panthomimo que andava cavallero en un búbalo; y, cayendo todos, el truhán murió, el búbalo rebentó, el cavallo se mancó y el Emperador en un pie quedó herido y de un braço desconçertado. Cresció tanto el mal, que a él puso en peligro, y a Italia en tristeza, y a toda Roma en sospecha de su vida. Y como pocos días antes se huviese començado a hablar un casamiento para la infanta Macrina, su hija terçera, diéronle priesa al Emperador se determinase aquel día. Y él por los dolores del braço, y la sangre que estava quajada en el cuerpo, y las ansias del coraçón que por aquella demanda se le avían offrecido, dilató la respuesta para otro día, el qual venido y puestos todos en su presencia, dixo estas palabras. [61]

Capítulo XII

De lo que dixo Marco Aurelio Emperador a unos cavalleros romanos, padres de un mançebo, al qual querían casar con una de las infantas.

Muchas vezes lo he visto en otros y experimentado en mí, que la poca consideraçión y la mucha açeleración en los negoçios presentes pone grandes inconvinientes en los por venir. Puesto se permitta en la cordura de algún cuerdo algunas cosas fiarse por solo su pareçer; mas en caso de casamiento, aunque el padre sea sabio, sin parecer ageno no se deve determinar de ligero, porque la fortuna imbidiosa, puesto que en todas las cosas muestre siniestros, en este caso da más reveses que en todos los otros. Al que hablan casamiento deve entrar a somorgujo y pensar tan profundamente en ello, como en cosa que le va la hazienda, el crédito, la vida, la honra, la fama y el descanso de su propria persona y carne que es su hija.
Yo tengo por opinión que todos los sabios, hundidos en un crisol, no darán un buen consejo para un casamiento, ¿y queréis que le dé yo solo y de súbito, siendo simple? Por cierto, allí es menester el maduro consejo, adonde, después de caído en el peligro, sin otro mayor peligro no puede aver remedio. Aquel famoso Marco Porcio, el qual su vida fue espejo para aquella edad, y sus dichos y consejos quedaron por dechado en todos los siglos, entre otras cosas dignas de eterna memoria, dixo orando en el Senado:
«¡O, Padres Conscriptos!, ¡o, Pueblo venturoso!, por los edictos que han sonado en las plaças he cognoscido que de [62] un solo senado o consulta avéis determinado tres cosas, y son éstas: emprender nueva guerra con los parthos, continuar las enemistades con los pennos y casar çinco matronas romanas con çinco cavalleros mauritanos. Y espántome: por cierto, no se suffre entre sabios cosas tan arduas por tan repentino parescer ser concluidas. Por satisfazer a mi juizio y por lo que devo a mi patria, diré una palabra, y es que començar guerras, proseguir enemistades y concluir casamientos, para estas tres cosas todas los hombres lo avían de aconsejar, y todos los dioses lo avían de mandar, y diez mill consultas sobre cada cosa déstas se avían de tener.»
Fueron palabras de tal varón, porque una cosa por muchos pareceres permíttese determinar, mas muchas cosas por un solo parecer no se deven concluir. Y si esto es para todas las cosas, mucho más sirve en los casamientos. Dezís, amigos, el que me offreçéis por yerno ser muy querido y affamado en el pueblo. Para vender esta mercadería no le pongáis tan mala muestra. El crédito del bueno no está entre los plebeyos, sino entre los philósophos; no entre muchos, sino entre pocos; no entre quántos, sino quáles.
¿Y agora sabéis que todo lo que el vulgo piensa es vano, lo que loa es falso, lo que condena bueno, lo que aprueva malo, lo que alaba infame, y finalmente lo que haze es toda locura? Sus alabanças comiençan con liviandad, prosíguense sin tino y acábanse con furia. ¡O!, a quántos he visto yo en Italia ser como hezes de vino desechados del Senado, y después puestos como pendón de taverna en Roma, por cuyo parecer se governava la república. Con mucha liviandad el pueblo abate a los hombres y después no con menor liviandad los ensalça. Mirad qué tal es el pueblo, que las obras de los sabios tiene por burlas y lo muy acordado entre los communes estiman por vano los sabios. De manera que la harina de los philósophos comen por salvados los simples, y por contrario la harina de los simples es salvado entre los sabios. De lo que nuestros passados huyeron, en pos dello todos los vanos oy corren, porque quieren ser queridos y aborreçen ser aborrecidos. Pues los [63] tales tengan esta regla general: que todo hombre que desea ser amado de todos en público no puede escapar de tener muchas culpas en secreto.
¿Queréis saber quién es el que es oy amado del pueblo? Pues oýd, que yo lo diré, toque a quien tocare, yera a quien hiriere, siéntase quien se sintiere. El pueblo ama al que dissimula con los malos y es émulo de los buenos, favoresce las mentiras y desaze las verdades, acompáñase de homicianos y sírvese de ladrones, favoresce los sediciosos y persigue los paçíficos, libra los culpados y mata los innocentes, da fama a los infames y disfama a los famosos, y finalmente aquél es el más querido que sacude de sí los buenos y es más vano entre los vanos. Por cierto gran sospecha ha de poner entre los sabios el que comúnmente es alabado de todos los locos, y la razón desto es que, como el común no ame sino al hombre que con malicia enfrena las virtudes y afloxa las riendas a los viçios, el que de todos los communes es querido tenemos dél sospecha que a ninguno por malo que sea es molesto.
¡O, quántas vezes permitten los iustos dioses que el hombre ambiçioso las honras que procuró en muchos días a siniustiçia, quando no catare, de súbito todas iunctas las pierda con una infamia! Pues tomad de mí esta palabra, que en la muchedumbre ay poco que loar y mucho que reprehender. [64]

Capítulo XIII

En el qual Marco Emperador amonesta a los padres que tienen hijos examinen mucho al yerno o a la nuera antes que los traigan a casa.

Veniendo, pues, a más particulares cosas, vosotros me avéis loado a este mançebo, y si tales son sus obras como vuestras palabras, no digo yo que sólo meresce ser mi yerno, pero meresce ser único heredero en el Imperio. Pero pregúntohos: ¿de qué me podéis loar a este vuestro pariente que no aya contrariedad entre vuestras palabras y sus obras? Si es rústico, será muy abatido; si es de alta sangre, será presumptuoso; si es rico, será vicioso; si es pobre, será cobdicioso; si es esforçado, será atrevido; si es covarde, será infame; si es muy callado, será neçio; si es muy hablado, será mentiroso; si es hermoso, será deseado; si es feo, será zeloso. Pues si destas cosas él está libre, yo hos iuro de darle la infanta Macrina, mi hija, de balde.
Esto digo, no porque creo en vuestro pariente aya algún mal, sino porque penséis que, según naturaleza, le puede aver. Y pues yo no contradigo vuestro crédito por el cognosçimiento que tenéis dél, vosotros no reprehendáis mi sospecha, pues de la vida deste moço de todo en todo yo tengo ignorançia. Y no quiero tampoco que penséis la infanta mi hija, pues ha sido criada con tanta cordura en mi palacio, la tengo de casar por sola la fama que ay dese mançebo en el pueblo. ¡O, quántos hemos visto en nuestro siglo y hemos leído de los siglos passados, los quales agora por los dioses lo mandar, agora por sus obras malas lo merescer, agora por sus tristes hados lo permittir, pensando llevar a su casa yernos, [65] llevaron infiernos; y en lugar de nueras cobraron culebras; y buscando hijos hallaron basiliscos; y comprando sangre, diéronles podre; y buscando amigos, hallaron enemigos; y pidiendo honra, diéronles infamia; y finalmente, casados sus hijos, pensando ya tener buena vida, los tristes padres huvieron mala vida y peor muerte. Y por cierto, caso que a los tales se les deva la compassión que los alegres suelen tener de los tristes, pero también hemos de approbar el iusto castigo de los iustos dioses por las iniustas obras hecho a los iniustos hombres. Porque aquél meresce muy largo castigo el qual con temeraria osadía como loco en cosas muy arduas se determinó con súbito consejo.
Y mirad, amigos, que si sois cuerdos, no hos espantaréis de lo que digo, ni hos escandalizaréis del examen que hago. A este mançebo yo le tengo de tomar por hijo, Faustina mi muger por yerno, Macrina mi hija por marido, Cómmodo el príncipe por hermano, todos los del Senado por compañero, mis deudos por pariente y mis criados por señor. Razón es nos dexéis mirar muy bien esta ropa, pues tantas personas se han de vestir con ella. La vestidura que a muchos á de cobrir, a contentamiento de todos se ha de cortar. Muchas cosas vemos en lo natural sernos muy noçivas de cerca, y ninguna cosa dellas sernos dañosa de lexos. El sol con sus rayos refulgentes a sus vezinos los de Ethiopía quema las carnes porque los tiene açerca, y por contrario a los que están en fin de Europa no empeçe sus personas, porque los tiene lexos. Muchos hijos tuvo Roma de los quales, teniéndolos en tierras estrañas, se le siguió gran provecho en su república y no menor fama en todo el mundo, y después traídos a su casa derramaron tanta sangre de innocentes, como avían antes derramado de bárbaros. Y que esto sea verdad, pregúntenlo a Julio y a Pompeyo, a Sylla y a Mario, a Bruto y a Casio, a Catilina y a Lípullo, a Octavio y a Marco Antonio, a Calígula y a Nero, a Otho y a Domiciano, y como digo destos pocos hijos espurios que tuvo Roma, podría dezir de otros infinitos tyrannos que crió Italia.
Creedme una cosa, que no todos los que nos agradan en la plaça nos agradarán si los metemos en casa, porque mucho [66] va tractar al hombre en palabras a conversarle largo tiempo en obras. Poco ha menester la ignorançia humana para engañar a otros, y muy menos para ser ella engañada de qualquiera. Con una serenidad en el rostro, dulçes palabras en la lengua, buen reposo en la persona, mucha templança en la plática, puede quien quiera engañar a otro oy, y él con lo mesmo ser engañado mañana. No estaré sin dezirhos que siendo mançebo cognoscí al famoso orador Taurino muchas vezes orar en el Senado, y acontesció que una vez él orava por una matrona romana, a la qual mandavan casar una hija suya asaz honesta con un maestro de cavalleros, y al parescer era romano no muy conçertado, y entre otras dixo estas palabras:
¡O, Padres Conscriptos!, ¡o, Pueblo venturoso!, parad mientes no mandéis lo que después no querríades aver mandado. El mal casamiento es como al que tiran con un terrón, que al que açiertan lastiman, a los propinquos ciega y al cabo él mesmo se desmorona.
Fueron por cierto altas palabras, y la comparación bien entendida ençierra en sí graves sentencias. Manifiesto es a todos que el mal yerno no es sino muerte para la muger que le cobra, es infamia de los parientes que le procuraron, y al fin es mal fin para sí y para sus padres que le offreçieron. Pues por estas cosas todas que he dicho podréis entender qué es lo que en este casamiento siento.
Acabado este razonamiento, el Senado, que aý estava, quedó muy edificado, y los cavalleros parientes del moço muy espantados, y Faustina la Emperatriz asaz confusa, porque por induzimiento della se avía movido esta plática. En qué paró este casamiento no lo ponen los historiadores a los quales en esta obra seguimos. [67]

Capítulo XIV

Cómo Marco Emperador era amigo de nobles exerçiçios y enemigo de truhanes, y de un ruido que huvo en Roma por ellos.

Caso que a este buen Emperador el saber de las sciencias, el esfuerço en las armas, la pureza en la vida le hiziesen nombrado entre los nombrados de Roma, pero la dulce conversaçión que tenía con todos le hizo famoso entre los famosos de todo el mundo. La cosa más grata y sin ningún resabio de çoçobra entre grandes, medianos y pequeños es el que es señor o príncipe de muchos se dexe communicar y conversar de todos. Todas las buenas obras de los buenos pueden ser condemnadas de las malas intenciones de los malos, pero la buena condiçión tiene tal privilegio, que en el malo la loa el bueno y en el bueno la aprueva el malo. No ay en un hombre tan gran culpa en su vida, que con la buena conversaçión no se encubra, y por el contrario no ay crimen tan secreto, que con la mala conversación al tiempo que más lastime no sea revelado. De dos estremos, no es tan grave a la república el hombre flaco en lo secreto y de dulçe conversaçión en lo público, como es el que es virtuoso en lo secreto y versuto o de mala jazija en lo público. Muchos no de buena pollicía hemos visto largos tiempos conservarse en Roma sólo por ser bien condiçionados, y muchos más hemos visto que aunque eran rectos en sus officios en breve tiempo por ser austeros en sus condiciones fueron dellos privados.
Esto dezimos porque este buen Emperador era tan alegre en su cara, tan amigable en sus costumbres, tan amoroso en su conversaçión, que fácilmente hechava los braços en los [68] hombros y tomava de las manos a los negociantes. Sus porteros no podían impedir a los que le querían conversar en palacio, ni su guarda era osada apartar a los que querían hablarle en el campo. En todas las edades dio lo que cada edad a la naturaleza demanda: fue niño con los niños, moço con los moços, mundano con los mundanos, travieso con los traviesos, varón con los varones, atrevido con los atrevidos, y al fin viejo con los viejos. Solía él dezir quando, en su presencia, motejandose algunos no bien disciplinados, en la lengua afeavan la flaqueza de los viejos siendo moços y las moçedades de los moços siendo viejos:
«Dexadlos, pues hos dexan, que muchas vezes de moços cuerdos paran en viejos locos, y de moços locos suelen salir viejos cuerdos. Todas las cosas al fin naturaleza las hizo naturales, y como de mucha flaqueza no podamos sacar sino pocas fuerças, poder podremos a nuestra naturaleza por algún tiempo resistirla, pero no del todo enseñorearla. Yo estoy espantado de muchos que se iactan ser tan heroicos en las virtudes y tan altos en los pensamientos, que nos quieren hazer encreyente que, biviendo en la carne y siendo de carne, ellos solos no sienten la carne. No sé si naturaleza hizo a los otros de otro natural que a mí o a mí de otro natural que a los otros, porque jamás me hallé ençerrado en la dulce conversación de la Philosophía, que al mejor tiempo no llamase a la puerta la carne malvada. Tanto quanto nos sube y sublima la sciencia con sus libertades, tanto y más nos abate la carne con sus miserias. Creedme una cosa: que del árbol que no se le pasa la primavera en flores, no esperemos en la otoñada frutas maduras, y del moço que no passó sus moçedades con moços, no esperemos que passará su vejez con viejos; y como nuestro natural podamos recutir y no del todo anihilar, yerran los padres estremados que quieren sus hijos comiençen como viejos, de lo qual después se sigue acabar como moços.»
Era, pues, el buen Emperador tan reçíproco en todas las cosas, que en las burlas era muy de burlas y en las veras muy [69] de veras. Fue este Emperador muy templado en sus passatiempos, fue amigo de música, especial de buenas bozes e instrumentos: desplazíale esperar el concierto della. Quando fue moço, lo más del tiempo passó en deprender las sciencias; siendo ya más varón, se occupó en la militar disciplina. Fue amigo de montería y no de cetrería. Fue muy diestro y venturoso en las armas, aunque en correr cavallos algo desdichado. Deleitávase en iugar a pelota en la moçedad y de iugar al axedrez en la vejez.
No fue amigo de los pantomimos, que son los maestros de farsas, y menos de truhanes. Estos pantomimos y truhanes passaron gran variedad en el Imperio, según la diversidad de los emperadores: Iulio César los sustentó, y Octavio su sobrino los despidió; Calígula los tornó y Nero el cruel los desterró; Nerva los tornó a Roma y el buen Trajano los desterró de toda Italia; Antonino Pío los tornó a admittir y por mano deste buen Emperador huvieron de fenescer.
Fue la occasión ésta: celebrando los romanos con gran tripudio, a quatro días de mayo, la famosa fiesta de la madre Berecinta, madre de todos los dioses, los flámines diales querían llevar a su templo a estos juglares para regozijar la fiesta, y por contrario los flámines vestales querían lo mesmo. Pues los unos poniendo fuerça y los otros resistencia, y acudiendo muchos a favorescer y no menos a despartir, fue tan crudo el ruido y tan grande la matança, que las fiestas en lutos, los plazeres en tristezas y los cantos en lloros se tornaron. El buen Emperador trabajó de apaziguar aquella popular furia y poner en paz todos los barrios de Roma, lo qual todo hecho mandó con curiosa diligencia buscar todos los pantomimos y truhanes de Roma y de todo el circuito de Italia, y porque a ellos fuese castigo, y Roma quedase libre, y a todo el mundo exemplo, mandó llevarlos al puerto de Hostia y ponerlos en unas galeras y desterrarlos para siempre a la isla de Pontho, lo qual assí fue complido como el Emperador lo avía mandado, y desde aquel día jamás pantomimo ni truhán hasta que murió el Emperador paresció en Roma. El qual muerto, no passaron dos años que en tiempo de Cómmodo, su hijo, luego no fueron tornados, y si las historias no nos engañan, avía en Roma más locos que cuerdos. [70]

Capítulo XV

De la buena conversaçión que Marco Aurelio Emperador tenía con todos los que tractava, y cómo era grato a sus amigos y suffrido con sus enemigos.

Dicho avemos de la enemistad que tenía Marco el Emperador con los truhanes y chocarreros, y de sus loables exercicios. Diremos agora qué le acontesçió por ser bien acondicionado. Es tanta la malicia humana, que, como los buenos tienen obligación de minar el mal, no menos los malos tienen osadía para contraminar y derrocar el bien. Y oxalá, y oxalá fuese tanta la liga y esfuerço de los buenos en las cosas buenas como es la hermandad y desvergüença de los malos en las cosas malas. ¿Qué mayor corrupción de siglo puede ser que un virtuoso para una obra de virtud no halla quien se la ayude a obrar, y después que la obra vienen diez mill a se la contradezir? El supremo bien de los buenos es quando las tyrannías son repremidas de las virtudes adquisitas, o quando los viçios muy usados se remedian con las buenas inclinaciones; y el summo mal de los malos es quando, olvidados de ser hombres y acoçeada la razón, a la virtud van a la mano y afloxan las riendas al vicio.
Pues Marco Aurelio el Emperador, si tuvo en su vida gran gloria por sacudirse de las vilezas de los viles, no menos mereçe immortal memoria por aver suffrido muchos denuestos en la execuçión de sus virtudes. Infallible regla es entre los hijos de vanidad los viçios aviçiados parir defensores y las virtudes asenderadas criar muchos émulos. Siempre los malos son dobladamente malos, porque traen armas defensivas [71] para defender los males proprios y offensivas para offender los bienes agenos. Por cierto, si los hombres buenos son sollícitos a buscar a otros buenos, no menos deven andar recatados en asconderse de los malos; porque un bueno con un solo dedo enseñoreará a todos los virtuosos, y para guardarse de solo un malo ha menester pies, manos y amigos. Y como sea triste hado de buenos su fama propria depender de paresceres agenos, como este noble Emperador fue ubérrimo en las virtudes, dulce en las palabras, modesto en los exercicios, communicable con todos, grave entre los graves, severo entre los severos, alegre con los alegres y muy sabio entre los sabios (como conviene al curioso príncipe), quanto estas cosas en ley de buenos se aprobavan por los de claros juizios, tanto eran condemnadas por los de las malas intenciones. Pues como las prunas ignitas no pueden estar en la fragua sin çentellar, ni lo corrupto en los esterquilinos sin heder, ansí el que es de coraçón sano prorompe en palabras de amor, y el que tiene las entrañas dañadas sobresale en palabras de malicia. Por cierto, poco tiempo el amor del enamorado se puede abstener y mucho menos tiempo la passión del apassionado se puede absconder, al coraçón lastimado pregonan los sospiros muy lastimosos y a las entrañas dañadas las descubren palabras muy maliciosas.
Esto todo hemos dicho porque la bondad de Marco el Emperador en los buenos ponía alegría y en los malos tristeza. Y como en semejantes cosas muestren su cordura los cuerdos y su sabiduría los sabios, siendo virtuoso en el obrar y sabio en el cognoscer, era muy prudente en el dissimular. Una de las virtudes que ha de tener el sabio, en la qual se cognosce que es sabio, es que sea bien suffrido, porque hombre bien suffrido jamás fue sino bien librado. Con el suffrimiento y cordura de negocios malos se hazen razonables, y de razonables buenos, y de buenos muy buenos; y por el contrario, hombre que no es bien suffrido, aun en las cosas muy iustas no espere ser bien tractado.
Caso que Marco el Emperador en todas las virtudes igualó con todos los emperadores de Roma que avían passado, pero en esta virtud de ser suffrido sobrepujó a todos los del mundo. [72] Muchas vezes solía él dezir: «Yo no alcançé el Imperio por la Philosophía que deprendí con los sabios, sino por la paciencia que tuve entre los necios.» Y parece esto ser verdad, ca como muchas vezes se hallase el Emperador con el Senado en el Colliseo, o el Senado con él en el alto Capitolio, y viese en su presencia muchos que le amavan y otros muchos que en su absençia con el pueblo le rebolvían, era tanta su templança, y mostrávase tan neutral con los unos y con los otros, que ni los amigos por el desagradescimiento quedavan tristes, ni los enemigos por algún disfavor se partían quexosos. [73]

Capítulo XVI

De la fiesta que çelebravan los romanos en Roma al dios Jano, y de un gran hecho de clemençia que hizo Marco Aurelio Emperador en ella.

Entre las fiestas celebérrimas que los antiguos romanos inventaron, fue una la del dios Jano. Ésta se celebrava el primero día del año, que es agora el mes de henero. Pintávanle con dos caras, por demostrar que era fin del año passado y prinçipio del presente. A este dios estava dedicado un templo sumptuossísimo en Roma, al qual puso por nombre Numma Pompilio templo de la paz. Era tenido (fuera del templo del dios Iúpiter) en más reverencia que todos: quando los emperadores romanos ivan o venían a Roma, visitado el alto Capitolio y las vírgines vestales, luego ivan a orar y a offrescer al templo de Jano.
Aquel día que se çelebrava su fiesta holgava toda Roma; vestíanse todos las mejores ropas; ençendían luminarias en todas las casas; hazían muchas farsas los pantomimos y muchos iuegos los iuglares; velavan toda la noche en los templos; soltavan todos los presos que estavan presos por deudas y del erario público eran pagadas; tenían mesas de comer a las puertas puestas con gran abundançia de manjares, de tal manera que avía de valer más lo que sobrase que lo que se comiese; pesquisavan por toda Roma por los pobres para que aquel día fuesen muy bien proveídos. Pensavan los romanos que si aquel día gastasen en abundancia, el dios Iano, que era dios de los tiempos, los sacaría de toda penuria. Dezían los romanos que el dios Iano era dios agradescido, porque si gastavan por él poco, él les dava mucho. [74]
Hazían grandes proçessiones en su fiesta cada manera de gente por sí: el Senado yva por sí; los flámines por sí; los çensores por sí; los plebeyos por sí; las matronas y donzellas por sí; las vírgines vestales por sí; y los embaxadores yvan en processión acompañados de todos los captivos. No andavan iunctas estas processiones, sino de dos en dos, y el fin de unas era principio de otras. Salían del templo de Iano y davan una buelta por todos los templos de Roma, y por la puerta Latina salían al campo y davan una buelta a los muros de Roma; y porque era grande el çircuito que tenía Roma, no andava más cada processión de lo que avía de una puerta a otra, de tal manera que, quando la noche venía de todas las processiones, andando cada una su pedaço, toda Roma quedava andada. Lo qual hecho, tornávanse todos al templo donde salieron y allí cada uno offrescía como podía. Pues en estas processiones era costumbre que los emperadores solamente acompañasen a los senadores, mas este buen Emperador era tan comedido, que como le amavan todos, quería honrar y acompañar a todos.
Era costumbre en Roma que en aquel día el Emperador se vestiese la toga o insignia imperial, y todos los captivos que la podían tocar con la mano eran libres, y todos los malhechores eran perdonados, y todos los desterrados eran absueltos. Pues el Emperador, por usar de su clemencia y dexar de sí perpetua memoria, dexada la processión de los senadores, metióse sin guarda ninguna en la processión de los captivos, la qual cosa fue occasión que él dexase de sí immortal memoria, y a los príncipes advenideros gran exemplo de clemencia.
Y porque no ay cosa buena hecha por algún bueno que luego no sea contrariada de otro malo, fue aquel hecho tan retraído de los malos, quanto alabado de los buenos. Y como entre los buenos siempre se señala uno por muy bueno, ansí entre los malos se señala uno por muy malo; y, lo peor de todo, que no tiene tanta gloria el virtuoso de la virtud, quanta desvergüença tiene el maliçioso de su maldad. Esto se dize porque en el Senado avía un senador por nombre Fulvio, el qual era tan obscuro por sus malicias quan blanco con sus canas. Éste anhelava en los tiempos de Hadriano a ser Emperador [75] y siempre tuvo a Marco Aurelio por competidor. Y como sea natural a los que tienen dañadas las entrañas en pequeñas cosas mostrar sus malicias, nunca hizo el Emperador cosa buena en público, que no fuese dél murmurada en secreto. Señaladamente, como este hecho de libertar los captivos fue tan affamado, no tuvo prudencia aquel senador para suffrirlo. Medio en burla, medio de veras, en presençia del Senado díxole estas palabras al Emperador: «Señor, ¿por qué te das a todos?» [76]

Capítulo XVII

Que los prínçipes no deven ser exquivos en su conversación, y de lo que Marco Emperador dixo a un senador en este caso.

Oýdo por Marco Aurelio Emperador lo que en presencia de todos el sobredicho senador le avía dicho (conviene a saber: por qué se dava a todos), respondióle:
Amigo, yo me doy a todos porque todos se den a mí. Créeme que la mucha austeridad en el príncipe le causa desamor en el pueblo. Ni lo quieren los dioses, ni lo permitten las leyes, ni lo suffre de grado la república, que los príncipes sean señores de muchos y no se communiquen sino con pocos. En los libros lo he leído y en mí lo he experimentado: que el amor de los súbditos, la seguridad del príncipe, la autoridad del Imperio y la honra del Senado la conservan los príncipes no con estrema esquividad, sino con agradable conversación. El pescador no se va con un çevo solo a pescar diversos pesces del río, ni el marinero con una red sola entra en las mares. Quiero dezir que las voluntades profundas de los profundos coraçones, a unos con dones, a otros con palabras, a éstos con promesas, aquéllos con sabores se las hemos de ganar. Los rabiosos cobdiciosos no se contentan que les abran las entrañas y les çierren los thesoros; y los que sirven con amor menos se contentan abrirles los thesoros y çerrarles las entrañas. Antiguo proverbio fue de Pythágoras amor pagarse con otro amor.
¡O, quán mal fortunado es el príncipe y quánto no de [77] buenos hados la república en la qual el pueblo no sirve al señor sino por las merçedes y el señor no los tiene ni ampara sino por los servicios! De muchas piedras y de una clave se fabrica el edificio, y de varias gentes y un señor se compone la república; y, si Geometría no me engaña, la cal que iuncta piedra con piedra es mezclada con arena, mas la que çierra las piedras con la clave es cal viva; y con razón, porque apartándose las piedras, ábrese la pared, mas cayéndose la clave, pereçe el edificio. El que fuere sabio ya me avrá entendido. El amor entre vezino y vezino súffrese ser aguado, mas el del príncipe con su pueblo requiere que sea puro.
Muchas passiones entre muchos y por muchos tiempos en los barrios de Roma vi ser atajadas en un día, y sola una que se levanta entre el Señor y su repúbica hasta la muerte no es concluida. Diffícil es conçertar muchos con muchos, y más diffícil concordar uno con uno; pero sin comparaçión es más conçertar a muchos con uno y a uno con muchos. Y en este caso ni quiero salvar a los príncipes, ni dexar de condemnar al pueblo. ¿De dónde pensáis que viene oy los señores con enojo mandar cosas iniustas y los súbditos no les obedesçer en cosas iustas? Pues oýd, que yo hos lo diré. El príncipe, haziendo de hecho y no de derecho, quiere hundir las voluntades de todos en el crisol de su juizio, y sacar de sí y de todos un solo su pareçer y querer. Y por contrario, la muchedumbre de gentes, desplomando el juizio de su señor, quieren que quiera, no lo que él quiere para todos, sino lo que cada uno desea para sí. Por cierto, grave cosa es, aunque muy usada, querer uno que le vengan las ropas de todos, y tan terrible es querer todos les armen las armas de uno. Pero ¿qué haremos?, que assí nos dexaron el mundo nuestros padres, assí le tenemos sus hijos, y aun peor le dexaremos a nuestros herederos.
¡O, quántos príncipes de mis antepassados he leído averse perdido por mostrarse sacudidos y a ninguno por ser amoroso! Quiérohos dezir algunos exemplos de los que he leído en mis libros, porque vean los príncipes qué ganan [78] en la buena conversaçión y qué pierden en la mucha estrañeza. Aquel reyno de los siciomios, mayor en armas que el de los caldeos y menor en antigüedad que el de los assyrios, una debastía de reyes les duró dozientos y veinte años, porque todos fueron de loable conversaçión, y otra debastía (según dize Homero) no duró sino quarenta y çinco años, porque sus reyes fueron de mala condición. El nono epíphano de los egypcios fue descompuesto porque era ley que a los templos todos fuesen descalços los días festivales, y este rey fue una vez cavalgando, y assí se puso delante del dios Apis, que era el dios de los egypcios; la qual cosa no fue cometida quando con quitarle el reyno luego fue castigada. El sexto arsáçida del indómito reyno de los parthos, no sólo fue privado, mas aun desterrado del reyno, porque se combidó a las bodas de un cavallero y no quiso ir, siendo combidado, a las bodas de un plebeyo. Entre los latinos, aunque su reyno era estrecho, pero sus coraçones eran muy grandes, como uno de sus murranos (que assí llamavan a sus reyes) çerrase las puertas de noche por dormir seguro, fue privado del reyno, porque era ley que ningún príncipe a ninguno ni a ninguna hora de la noche ni del día tuviese çerrada la puerta, y que a él para quitar enemigos, y no para criarlos, le avían elegido por rey. Tarquino, último rey de los primeros reyes romanos, fue ingrato a su suegro, infame a su sangre, traidor a su patria, cruel a su persona y adúltero con Lucreçia; pero no le llaman ingrato, ni infame, ni cruel, ni traidor, ni adúltero, sino Tarquino el sobervio por aver sido mal acondiçionado. Y aun a ley de bueno vos iuro que, si el triste de Tarquino en Roma fuera bienquisto, por el adulterio de Lucreçia nunca del reyno fuera privado. Otras maldades más graves antes que él y más gravíssimas después que él se cometieron por emperadores viejos en el Imperio, las quales eran tales, que hazían muy pequeñas las de aquel moço liviano.
Por çierta cosa tengan los príncipes que si dan muchas occasiones para mal los querer, después una y muy pequeña abasta a sus súbditos para se lo mostrar. El odio que tiene su señor con su siervo, si no lo muestra es por no querer, [79] mas el del súbdito con su señor es por no poder. Iulio César, último dictador y primero Emperador, porque olvidado ser hombre entre los hombres, pensando ya que era dios entre los dioses, siendo loable costumbre el Senado saludar al emperador de rodillas y el emperador levantarse a sus mesuras, por no querer de presumptuoso guardar esta çerimonia, mereció con veynte y dos puñaladas perder la vida. Y como digo de estos pocos, podría dezir de otros muchos.
Los médicos con poco ruibarbo purgan muchos humores de los cuerpos y los emperadores con poca benevolençia quitan muchas passiones de las entrañas. El pueblo a su príncipe deve obediencia a sus mandamientos y acatamiento a su persona, y el príncipe deve ygual iusticia a cada uno y dulce conversación a todos. Marco Porcio dezía muchas vezes en Roma: «Aquella república es perpetua sin recelo de arrepentina caída, en la qual el príncipe halla obediencia en los pueblos y los pueblos hallan amor en el príncipe, porque del amor del señor nasce la obediencia en el súbdito, y de la obediencia del súbdito nasce el amor en el Señor.»
El Emperador en Roma es como la araña en medio de la tela, do si un estremo de aguja toca al estremo de la tela, luego lo siente el araña. Quiero dezir que todas las obras que haze el Emperador en Roma luego son publicadas en toda la tierra. Bien veo que oy he sido iuzgado de la malicia humana por aver acompañado la processión de los captivos y me dexé tocar dellos porque gozasen del privilegio de ser libres. Yo doy gracias a los dioses de mis buenos hados porque me hizieron emperador piadoso para soltar los presos y no cruel tyranno para prender los libres. Y como dize el proverbio que de un tiro se matan dos páxaros, assí fue oy en este caso, porque el beneficio fue solo para estos míseros, mas el favor para todas sus naçiones. ¿Y no sabéis que quitando los hyerros a estos captivos los heché a los coraçones de sus reynos? Finalmente digo ser más seguro al príncipe servirse de coraçones libres con amor, que no de vasallos aherrojados con temor. [80]

Capítulo XVIII

Cómo Marco Emperador jamás estava oçioso, y en qué manera tenía repartidas todas las horas del día para complir con todos los negoçios del Imperio.

Dicho avemos arriba cómo este buen Emperador tuvo gran enemistad con los hombres no de buena vida que en malos exercicios passavan su vida. No abasta al philósopho reprehender el vicio por palabra en los otros, sino que es necessario él mesmo ponga por obra lo que en los otros reprehendía.
Es razón de dezir agora cómo con su gran prudencia la muchedumbre de los negocios universales del Imperio con los particulares de su casa, y los particulares de su casa con las recreaciones de su perosna, y las recreaciones de su persona con los exercicios del estudio, y los unos y los otros, que eran infinitos negocios, con la penuria del tiempo los repartía. Era en esto tan diestro, y tenía tan gran aviso, que ni le sobrava tiempo para mal espender, ni le faltava para los negocios del Imperio expedir. Y porque aquel tiempo es glorioso que gloriosamente es gastado, y aquel es maldito que en daño nuestro y sin provecho de otros se passa e ignorantes como brutos nos dexa; tenía el tiempo partido por tiempos, y era la orden de esta manera.
Siete horas dormía de noche y una reposava de día. En comer y çenar solas dos horas gastava. Tenía diputada una hora para los negocios de Asia, otras dos para Europa y Áphrica. En conversación de su casa, con sus hijos y muger y familiares amigos estando retraídos, otras dos horas gastava. Para negocios [81] extravagantes como eran oýr agravios de agraviados, querellas de pobres, siniusticias de biudas, robos de huérfanos, otra hora tenía diputada. Todo el restante del día y de la noche en leer libros, escrevir obras, componer metros, estudiar antigüedades, platicar con sabios y disputar con philósophos se le passava.
Ordinariamente en invierno y en verano, si crudas guerras no le estorvavan o muy arduos negocios no le impedían, siempre se acostava a las nueve y despertava a las quatro. Era costumbre a los emperadores romanos siempre de noche en su cámara tener lumbre accendida. Pues en despertando, por no estar ocioso, siempre a la cabeçera tenía un libro, y lo que quedava de la noche expendía en leer hasta el día. Levantávase a las seis, vestíase públicamente, no con poco regozijo, sino con grande alegría, preguntando a los que estavan presente en qué avían expendido la noche toda, y allí les relatava todo lo que él avía aquella noche leído. Acabado de vestirse, lavávase con aguas odoríferas. Era, además, muy amigo de buenos olores: tenía aquel sentido muy bivo, tanto, que le dava pena. Luego de mañana tomava delante de todos tres o quatro bocados de letuario de cantueso y dos tragos de agua ardiente.
Si era verano, luego se yva a la ribera a pie y se passeava y negociava por espacio de dos horas; ya que entrava el calor, yva al alto Capitolio al Senado, el qual acabado tornava al Colliseo, donde estavan todos los procuradores y embaxadores de las provinçias. Allí se detenía gran parte del día; ya que era más tarde, retraýase al templo de las vírgines vestales, y allí oýa a cada nación por sí, según el tiempo que les era diputado por su orden. No comía más de una vez al día y algo tarde, pero comía muy bien y mucho, aunque de pocos manjares. Tenía por costumbre cada semana en Roma, o en la çiudad que se hallava, dos días en las tardes sin su guarda ni cavalleros más de con diez o doze pajes irse por las calles a ver si le quería alguno hablar, o si tenían querella de algún offiçial de su corte o casa, y aun hazía a otros que lo preguntasen. Y dezía este buen Emperador muchas vezes: «El príncipe, para bien regir y no tyrannizar, ha de tener esto: que no [82] sea cobdicioso en los tributos, ni sobervio en los mandamientos, ni ingrato a los serviçios, ni atrevido a los templos, ni sordo a los agraviados. Esto ansí cumpliendo, él terná a los dioses en las manos y los hombres a él en el coraçón.»
En todo el tiempo que fue Emperador, jamás en su cámara huvo portero si no eran las dos horas que con Faustina estava retraído. Passado esto, el buen Emperador se retraýa a su casa, en la qual tenía un apartamiento çerrado con llave, la qual él traýa y jamás hasta el día de su muerte la fió de alguno: allí, la entregó a Pompeyano, asaz varón prudente y ançiano y casado con su hija. En aquel retrete tenía él muchos y muy diversos libros en todas las lenguas escriptos, griegos, latinos, caldeos, hebreos, y tenía historias muy antiguas. [83]

Capítulo XIX

Cómo la Emperatriz Faustina pidió al Emperador Marco, su marido, la llave del estudio, y lo que le dixo sobre ello.

Como sea natural a las mugeres menospreçiar lo que les dan y morir por lo que les niegan, teniendo el Emperador el estudio de su casa en un lugar de palaçio muy secreto, en el qual a muger ni familiares amigos allí dexava entrar, acontesçió que un día Faustina, la Emperatriz, importunó con todas las maneras de importunidad que pudo le amostrasse aquella cámara, diziéndole estas palabras:
Déxame, señor, ver tu cámara. Mira que estoy preñada y se me sale el ánima por verla. Ya sabes ser ley de romanos a las preñadas no les poder negar sus antojos. Y, si otra cosa hizieres, haráslo de hecho y no de derecho, porque yo moveré de este preñado y pensaré que tienes alguna amiga ençerrada en aquel tu estudio. Pues por quitar el peligro del parto y por assegurar mi coraçón de tal pensamiento, no es mucho me dexes entrar en tu estudio.
El Emperador, viendo que Faustina lo dezía de veras (porque cada palabra vañava en lágrimas), acordó de responderle de veras, y díxole estas palabras:
Cosa es muy cierta, quando está uno contento, que dize más por la lengua de lo que tiene en el coraçón, y por el contrario, quando está alguno triste no lloran tanto los ojos ni declara tanto la lengua quanto le queda ençerrado [84] en el coraçón. Los hombres vanos con palabras vanas pregonan sus plazeres vanos, y los hombres prudentes con palabras prudentes dissimulan sus passiones crudas. Entre los sabios, aquél es muy sabio que sabe mucho y muestra saber poco, y entre los simples aquél es muy simple que sabe poco y muestra saber mucho. Los prudentes, aun preguntándoles, no responden; y los simples, aun sin hablar, les hablan. Todo esto digo, Faustina, porque me han lastimado tanto tus lágrimas y desasosegado tus vanos juizios, que ni puedo dezir lo que siento ni tú podrás sentir lo que digo.
Muchos avisos escrivieron los que del matrimonio escrivieron, pero no escrivieron ellos tantos trabajos en todos sus libros, quantos una muger sola a un marido solo haze suffrir en un día solo. Por cierto, cosa es muy dulce gozar las niñerías de los niños, pero cosa es muy cruda suffrir las importunidades de sus madres. Los niños hazen de quando en quando una cosa con que ayamos plazer, pero vosotras jamás hazéis cosa con que no nos deis pesar. Yo acabaré con todos los hombres casados que perdonen los plazeres de los hijos por los enojos que les dan sus madres. Una cosa he visto, y jamás en ella me he engañado, que los iustos dioses a los iniustos hombres todos los males que hazen se lo remitten a las furias del otro mundo; pero si por plazer de alguna muger cometemos alguna culpa, mandan los dioses que de mano de esa mesma muger en este mundo (y no en el otro) recibamos la pena.
No ay más fiero y peligroso enemigo del hombre que es la muger que tiene el hombre, si no sabe vivir con ella como hombre. Anden y anden, que jamás hombre liviano estuvo con alguna muger aviçiado en algún vicio, que de esa mesma muger a cabo de poco tiempo con muerte o infamia no rescibiese castigo. De una cosa soy muy cierto, y no lo digo porque lo he leído, sino en mí experimentado: que el marido que haze todo lo que quiere su muger, su muger no ha de hazer cosa alguna de lo que desea su marido.
Gran crueldad es entre los bárbaros tener a sus mugeres [85] por esclavas, y no menor liviandad es la de los romanos tenerlas por señoras. Las carnes no han de ser tan flacas que pongan hastío, ni tan gruesas que empalaguen, sino entreveradas porque den sabor. Quiero dezir que el varón cuerdo, a su muger ni la enfrene tanto que parezca sierva, ni la desenfrene tanto que se alçe por señora. Mira, Faustina, sois en todo estremo tan estremadas las mugeres, que con poco favor crescéis en mucha sobervia, y con poco disfavor cobráis mucha enemistad. No ay amor perfecto donde no ay igualdad entre los que se aman, y vosotras, como sois imperfectas, vuestro amor es imperfecto.
Bien sé que no me entiendes. Pues oye, Faustina, que más digo que piensas. No ay muger que de su voluntad suffra a otro mayor, ni ay muger que se compadezca con otro su igual, porque si tienen mill sexterçios de renta en su casa, tienen diez mill de locura en su cabeça. Y lo peor de todo es que muchas vezes se les muere el marido y pierden toda la renta, pero no por eso se les acaba la locura. Pues oye, que más te diré. Todas las mugeres quieren hablar y que todos callen, quieren mandar y ninguna ser mandada, quieren libertad y que todos sean captivos, quieren regir y ninguna ser regida. Una cosa sola quieren, que es ver y ser vistas; y de aquí viene que a los livianos que siguen sus liviandades acoçean como a esclavos, y a los cuerdos que recuten sus appetitos persiguen como a enemigos.
En los Annales Pompeyanos hallé una cosa digna de saber, y es que quando Gneo Pompeyo passó en Oriente, a las vertientes de los montes Rifeos halló unas gentes por nombre masságetas, los quales tenían por ley que cada vezino tuviese dos cuevas, porque en aquellas montañas careçían de casas: en la una estava el marido, los hijos y criados, y en la otra la muger, hijas y moças. Comían las fiestas iunctos y dormían otra vez en la semana iunctos. Preguntados por el gran Pompeyo qué era la causa de vivir en este modo, como en todo el mundo ni se hallase ni se leyese tan gran estremo, respondióle uno: «Mira, Pompeyo, a nosotros nos dieron los dioses poca vida, que ninguno passa de sesenta años a lo más, y éstos trabajamos vivirlos en paz. Teniendo [86] a nuestras mugeres con nosotros, biviendo moríamos, porque las noches se nos passarían en oýr sus quexas y los días en suffrir sus renzillas. De esta manera, teniéndolas apartadas, críanse más en paz los hijos, evitamos los enojos que matan a sus padres.» Yo te digo de verdad, Faustina, que aunque a los masságetas los llamamos bárbaros, en este caso más saben que no los latinos.
Una cosa te quiero dezir que querría mucho la quisieses entender. Si los bestiales movimientos de la carne no forçasen al querer de los hombres a que quieran, aunque no quieran, a las mugeres, dubdo si muger fuese suffrida ni menos amada. Por cierto, si los dioses a este amor hizieran voluntario como le hizieron natural, de manera que queriendo pudiéramos, y no como agora, que queremos y no podemos, con graves penas al hombre avían de castigar que por qualquier muger se osase perder.
Gran secreto es éste de los dioses y gran miseria la de los hombres, que carne tan flaca haga fuerça al coraçón tan libre a que ame lo que aborreçe y procure lo que le dañe. Secreto es éste que los hombres le saben sentir cada hora como hombres, pero jamás le pueden remediar como discretos. No tengo embidia a los dioses vivos, ni a los hombres muertos, sino de dos cosas, y son éstas: a los dioses, que viven sin temor de maliciosos; y a los muertos, que huelgan ya sin neçessidad de mugeres. Dos ayres son tan corruptos, que todo lo corrompen, y dos landres tan mortales, que carnes y coraçones acaban. ¡O!, Faustina, es tan natural el amor de la carne con la carne, que quando de vosotras la carne huye de burla, hos dexamos el coraçón en prendas de veras; y si la razón como razón se pone en huyda, la carne como carne se hos da luego por prisionera. [87]

Capítulo XX

En el qual prosigue Marco Emperador su plática a Faustina, y aquí se tracta quánto peligro tienen los hombres que tractan mucho con las mugeres.

Proseguiendo, pues, el Emperador su plática, vínose a particularizar los daños universales que a los hombres se les siguen de tractar mucho con las mugeres, y después dixo algunos particulares que él avía passado en su vida con su muger Faustina. Dize agora, pues, el Emperador:
Acuérdome que muchas vezes en mi moçedad tropeçé en la carne, con propósito de jamás tornar a la carne; pero yo confiesso que si un día tuve buenos deseos, en su lugar tuve diez mill días de malas obras. Razón tienen, ¡o, mugeres!, huyr los que hos huyen, asconderse los que se asconden, dexarhos los que hos dexan, apartarse los que se apartan, olvidarhos los que hos olvidan; porque unos escapan de vuestras manos infames por effeminados y otros lastimados de vuestras lenguas, muchos perseguidos de vuestras obras, y a mejor librar vienen todos aborreçidos de vuestras entrañas y acoçeados de vuestras liviandades. Pues quien esto siente que ha de alcançar, yo no sé quál es el loco que hos quiere servir.
¡O, a quánto peligro se offreçe el que con mugeres tracta!: si no las ama, tienénle por necio; si las ama, por liviano; si las dexa, por covarde; si las sigue, por perdido; si las sirve, no le estiman; si no las sirve, le aborreçen; si las quiere, no le quieren; si no las quiere, le persiguen; si las freqüenta, es infame; si no las freqüenta, es menos que hombre. ¿Qué hará, el triste? [88]
Tengan una cosa por cierta los hombres: que, aunque uno haga por su muger todo lo que puede como hombre y todo lo que deve como marido, y de la flaqueza saque fuerças como bueno, y la pobreza remedie con su trabajo, y cada hora por ella se ponga en peligro; su muger no se lo ha de agradesçer, diziendo que el traidor su amor es con otra y que aquello haze sólo por complir con ella.
Días ha, Faustina, que deseava dezirte esto, y helo dilatado hasta agora esperando me dieses una occasión para dezirlo de quantas me has dado para sentirlo. No es de hombres cuerdos todas las vezes que han enojos con sus mugeres luego lastimarlas con palabras, porque entre los sabios aquellas palabras son más estimadas que al propósito de alguna cosa son muy bien traídas. Acuérdome que ha seis años Antonino Pío, tu padre, me eligió por su yerno, y tú a mí por tu marido y yo a ti por mi muger, los hados míos tristes lo permittiendo y Hadriano, mi señor, me lo mandando. A mí me dio mi suegro a ti, su hija muy hermosa, por muger, y a su Imperio muy poderoso en casamiento: pienso que todos fuimos engañados, él en tomarme por hijo y yo a ti escogerte por muger. Llámase Antonino Pío porque con todos fue piadoso sino comigo, que fue cruel, porque con poca carne me dio mucho hueso; y confiéssote la verdad, que ya ni tengo dientes con que lo roer, ni calor en el estómago para lo digerir, y muchas vezes con él me he pensado ahogar.
Quiérote dezir una palabra, aunque resçibas pena por ella: por tu hermosura eres deseada de muchos y por tus malas costumbres eres aborreçida de todos. ¡O, quán malos son tus hados, Faustina, y quán mal partieron contigo los dioses!: diéronte hermosura y riqueza para te perder y negáronte lo mejor, que es buena condición y cordura para lo sustentar. Torno a dezir que fueron muy crueles los dioses contigo, pues te engolfaron en los golfos adonde todas las malas peligran y te quitaron las velas y remos con que todas escapan. Treinta y ocho años estuve sin muger que no se me hizieron treinta y ocho días, y en seis años de casamiento me paresce he passado seisçientos años de vida. [89]
De una cosa te quiero çertificar: que si alcançara antes lo que alcanço agora, y de lo mucho que siento entonçes sintiera, aunque los dioses me lo mandaran y Hadriano, mi señor, me lo rogara, yo no trocara mi pobreza y mi reposo por tu casamiento y Emperio; pero, pues cupo en tu dicha y mi desdicha, callo mucho y suffro más. Yo he dissimulado mucho, tanto, que ya no puedo dissimular más, y ningún hombre suffre tanto a su muger, que no sea obligado a suffrirle más, considerando al fin el hombre que es hombre y al cabo la muger que es muger. Atrevida es la que se toma con su marido; pero loco es el marido que toma pendençias públicas con su muger, porque si es buena ála de favorescer porque sea mejor, y si mala, ála de suffrir porque no se torne peor.
Sepan todos los hombres que todas las cosas suffren castigo, sino la muger, como muger, que quiere ruego. Créeme, Faustina, que si el temor de los dioses, la infamia de su persona, el dezir de las gentes no retrae a la muger de los malos, no la apartará todo el castigo del mundo. El coraçón del hombre es muy generoso y el de la muger muy delicado. Quiere por poco bien mucho premio y por mucho mal ningun castigo. El hombre cuerdo mire lo que haze antes que se aya de casar, pero después que se determina de tomar compañía de muger, ha de hazer el coraçón ancho para todo lo que con ella le puede venir. Gran poquedad es del hombre hazer mucha cuenta de las poquedades de su muger, castigando en público lo que passa entre ellos secreto.
El que es prudente, si quiere vivir en paz con su muger, esta regla ha de guardar: amonéstela mucho, reprehéndala poco y no ponga las manos en ella nunca, porque de otra manera ni él della fidelidad, ni ella dél buen tractamiento, ni los hijos de entrambos buena criança, ni los dioses algún serviçio, ni los hombres algún provecho pueden esperar. Y en esta materia, Faustina, no te quiero más dezir, sino que sientas que lo siento y sepas que te veo, y que la dissimulaçión mía devría abastar a emendar a vida tuya. [90]

Capítulo XXI

En el qual el Emperador Marco, prosiguiendo su plática, finalmente responde a Faustina en lo de la llave. Habla de los antojos que tienen las preñadas.

Agora que he abierto y expremido el venino antiguo, quiérote responder a la demanda presente. Para que aprovechen las medicinas al enfermo, es necessario que se desopilen las opilaçiones del estómago. Por semejante, ninguno puede hablar como conviene a su amigo si primero no le dize de lo que está dél enojado. Pídesme la llave de mi estudio y amenázasme que, si no te la doy, que rebentarás con tu preñado. Buen achaque hos tenéis las mugeres preñadas: so color que avéis de rebentar, queréis que todos vuestros appetitos ayamos de complir.
Quando el Sacro Senado en los tiempos del muy venturoso Camillo hizo la ley en favor de las matronas preñadas, no eran entonçes las mugeres tan antojadizas. Agora no sé qué se es, que todas de todo lo bueno tenéis astío y todas de todo lo malo tenéis antojo. Si mi memoria no me engaña, quando Camillo hizo el voto a la madre Cibalea, fue porque le diese victoria en una batalla; y, como huviese la victoria, estava tan pobre Roma, que no tenía plata ni oro para hazer la estatua de su promesa. Y como las matronas de aquellos tiempos viesen que sus maridos en aquella guerra offreçieron sus vidas, quisieron ellas al Sacro Senado presentar sus joyas.
Fue cosa maravillosa de ver, que sin alguno se lo dezir, ni hombre dello se acordar, acordaron todas iunctas de ir al Capitolio y allí en presencia de todos pusieron los chocallos de [91] sus orejas, los anillos de sus dedos, las axorcas de sus muñecas, las perlas de sus tocados, los collares de sus gargantas, los joyeles de sus pechos, las çintas de sus cuerpos y los tintinábolos de sus ropas. Y aunque fue tenido en mucho lo que dieron, pero sin comparaçión fue estimado en más la voluntad con que lo dieron. Fueron tantas las riquezas que allí offreçieron, que no sólo huvo para complir el voto de la estatua, pero aun para proseguir la guerra.
Y como Roma tuviese por costumbre de no reçebir un serviçio sin que por él luego no hiziese muchas merçedes, en aquel día que las matronas romanas offrecieron sus joyas en el capitolio, les conçedieron çinco cosas en el Senado. La primera, que en su muerte pudiesen orar los oradores y allí relatar sus buenas vidas. La segunda, se pudiesen asentar en los templos como de antes estuviesen en pie. La terçera, pudiesen tener de sus personas dos ropas, como de antes no las tuviesen sino senzillas. La quarta, que en grave enfermedad pudiesen beber vino, como antes, aunque les fuese la vida, no bebían sino agua. La quinta, que a matrona romana, estando preñada, no se le pudiese negar cosa alguna. Fueron por çierto estas çinco cosas muy iustas y de buena voluntad por el Senado otorgadas.
Y esta ley que manda no negar algo a la muger preñada, quiérote dezir qué fue la occasion más particularmente que movió al Senado a hazerla. Estando Fulvio Torquato cónsul en la guerra de los voscos, traxeron a Roma los cavalleros mauritanos un monóculo que avían caçado en los desiertos de Egypto, y, como en aquellos tiempos las matronas romanas fuesen tan honestas como las de nuestros tiempos son atrevidas, estava la muger de Torquato (que avía quedado preñada) en días de parir. Era por çierto muger tan honestíssima, que no menor gloria tenía ella por el retraimiento que tenía en Roma, que por el esfuerço tenía su marido en la guerra. Fue probado que, en catorze años que Torquato su marido estuvo en Asia la primera vez que passó en ella, jamás hombre la vio a la ventana; y no sólo en esto fue recatada, pero en todos aquellos catorze años jamás hombre de ocho años arriba entró por su puerta. Y, no contenta con lo que [92] hazía, por dar exemplo a toda Roma y para sí alcançar perpetua memoria, como le huviesen quedado tres hijos que el que más avía no avía tres años, en compliendo la edad de ocho años, luego los embiava fuera de casa para sus abuelos. Y esto hazía la excellentíssima romana porque so color de los hijos no se entrasen en casa otros mançebos.
Pues passados aquellos tiempos, el buen viejo Torquato, tornando a la guerra de los voscos, passando por la puerta de su muger aquel monóculo y una criada suya le hiziese relaçión que era cosa maravillosa de ver aquel monstruo, tomóle gran deseo de verlo; y, no aviendo quien se lo levase, fue tan grande su deseo, que murió de aquel antojo. Por çierto, asaz vezes avían passado el monstruo por su calle, y ella jamás quiso salir a la puerta ni menos ponerse a la ventana. Fue su muerte en Roma muy sentida, porque en Roma era además muy amada, y tenía razón, porque grandes tiempos avía que en Roma no se avía criado tal romana. Y por mandamiento del Senado en su sepulcro le pusieron este verso: «Aquí yaze la gloriosa Macrina, muger de Torquato, la qual quiso aventurar su vida por assegurar su fama.»
Mira, Faustina, no se hizo la ley por remediar la muerte de aquella matrona, sino porque a vosotras quedase exemplo de su vida y a todo el mundo memoria de su muerte. Iusta cosa es que, pues la ley se ordenó a causa de preñada honesta, no sea guardada sino con muger virtuosa. Y a las mugeres que piden les guarden la ley de las preñadas, por esa mesma ley les pregunten si son muy honestas. En la Séptima Tabla de nuestras leyes dize: «Mandamos que, donde huviere corrupçión de costumbres, no se les guarden sus libertades.» [93]

Capítulo XXII

Cómo en tiempo de Marco Emperador vinieron los mauritanos con una flota a conquistar la Gran Bretaña, que agora es Ingalaterra.

En el año cinqüenta y quatro de la edad de Marco Emperador, y décimo año de la electión de su Emperio, en el mes de quíntilis, estando en la çiudad de Partínoples y no bien dispuesto de salud porque le fatigava la gota en los pies, vínole un centurión a manera de tabellario con gran furia, diziéndole cómo en la Gran Bretaña repentinamente avía venido una armada. Preguntado el centurión, dixo que venían en ella çiento y treinta naos del reyno de los mauritanos, y la quantidad era veinte mill de pie y dos mill cavalleros. Y dixo más: que venía por capitán general un hermano del rey de los mauritanos por nombre Asclipio, y que avía tomado tierra en un puerto de la isla que se llamava Arpino, y que para resistir tan gran potençia avía poca gente de guarniçión en la isla.
El noble Emperador, oýda la embaxada, puesto que de dentro lo sintiese como hombre, pero defuera lo dissimuló como discreto, mostrando serenidad en el rostro y reposo en las palabras. Viendo, pues, que el negoçio no suffría dilaçión, dixo estas palabras: «Yo me veo con poca gente y con ningún dinero, pero haré lo que pudiere, y luego, porque más vale el mediano socorro que se embía con tiempo que el muy complido si acude tarde.» Pues luego el buen Emperador proveyó que todos los de su palaçio partiesen para Bretaña, sin quedar alguno para su serviçio.
Era costumbre que los emperadores romanos tales hombres [94] tuviesen en su casa, que fuesen para embiarlos a qualquiera afrenta de guerra. Pues ya que estavan embarcados, llegó un vergantín de Bretaña, el qual dixo cómo los mauritanos eran tornados y que podían estar seguros que no avía hombre en la isla. Como el buen Emperador traxese su casa tan conçertada, y poca occasión abaste al derramado para derramarse, andavan todos los suyos muy sueltos, que por occasión de la guerra algunos hazían no buena vida. Visto por el Emperador la dissoluçión de su corte y el atrevimiento de los officiales de su casa, porque no afloxasen más en la virtud y creçiesen en la malicia, acordó un día llamarlos a todos en secreto, y díxoles estas palabras. [95]

Capítulo XXIII

Cómo Marco Emperador llamó un día a todos los offiçiales de su corte, y de una plática que les hizo contra la oçiosidad.

La mayor señal del hombre virtuoso es en obras virtuosas virtuosamente expender el tiempo, y la mayor señal del hombre perdido es en obras perdidas perdérsele el tiempo. El mayor hado de todos los hados y el mayor deseo de todos los deseos es vivir los hombres largos tiempos, porque los varios casos que acontesçen en breve espaçio se suffren y remedian en largo tiempo.
Dezía el divino Platón que el hombre que sin utilidad ha passado los días de la vida, como a indigno de vida le quiten lo que le queda de vida. Las cloacas de las casas, las sentinas de las naos, los esterquilinos de las çiudades no corrompen tanto el ayre, quanto los hombres oçiosos corrompen a su pueblo. Assí como de un hombre que occupa bien el tiempo no ay virtud que dél no se crea, assí del hombre que occupa mal el tiempo no ay vileza que dél no se sospeche. El hombre bien occupado siempre le han de tener por bueno, y al hombre oçioso sin más pesquisa ha de ser condemnado por malo.
Dezidme, pregúntohos: ¿quién cría las tovas inútiles, las ortigas que ostigan, las cardenchas que lastiman, las espinas que pungen, sino las tierras que caresçen de açada y los barbechos que no los visita el arado? ¡O, Roma sin Roma, que ya, triste, no tienes sino el nombre de Roma!, ¿por qué estás oy tan cara de virtudes y barata de vicios? Oye, oye, que yo te lo diré. Sábete que por eso estás tal, porque despoblaste tus barrios y calles de offiçiales y offiçios, y poblaste tus rondas y [96] plaças de infinitos vagabundos. Yo soy cierto que no hizieron tanto daño a Roma los samnites, voscos, etruscos y pennos, derramados por sus campos, quanto oy hazen los ociosos y perdidos hechados por los tableros. No me negarán todos los escriptores que todas aquellas naçiones, conquistando a Roma, no le pudieron quitar una almena, y estos vagabundos le han asolado su fama.
Infallible regla es el hombre dado a exercicio ser virtuoso y el dado a oçiosidad ser viçioso. Qué cosa tan divina fue ver aquellos siglos divinos de nuestros mayores, en los quales desde Tullio Hostilio hasta Quinto Cincinato Dictador, y desde Cincinato hasta los tiempos Cincinos, que fueron de Sylla y Mario, nunca fue cónsul en Roma que no supiese offiçio, en que después de acabado el Senado passase su tiempo. Unos sabían pintar tablas; otros, esculpir imágines; otros, labrar plata; otros, leer en las academias; de manera que ninguno en prinçipal offiçial del Sacro Senado se podía elegir sin que primero en algún offiçio manual le viesen exerçitar.
Miento si en los Annales que quedaron de Livio no lo hallé todo lo sobredicho, los quales me dieron los flámines vulcanales, y allí estava una ley antigua, aunque en este tiempo no guardada: que molinero, herrador, panadero y montanero no pudiese tener offiçio en el Senado, porque hombres de estos officios se hallavan aver hecho algunas traiçiones. Pues mirad agora la mutança de los tiempos y la corrupçión de las costumbres, que en trezientos años en la famosa Roma todos trabajavan, y agora ha ochocientos años en la infame Roma que todos huelgan.
Otra cosa hallé asaz digna de eterna memoria en aquellos Annales,, aunque de viejos no podían ser bien leídos. Teniendo el Pueblo romano quatro guerras muy peligrosas iunctas (a Sçipión el moço contra los pennos, y a Munio contra los achayos, y a Metello contra Andrisco, Rey de Maçedonia, y a otro Metello, su hermano, contra los celtiberios de España), pues como fuese ley muy guardada que ninguno a alguno por ninguna cosa pudiese quitar de su offiçio en que estava occupado, teniendo estrema necessidad el Senado de embiar tabellarios a las guerras, tres días anduvieron los senadores y [97] censores por Roma, que nunca pudieron hallar un hombre oçioso para embiarle camino. Lloro de embidia que tengo aquella feliçidad antigua, y lloro por compassión de nuestra miseria presente. Confusión es dezirlo, mas dirélo: veinte años tuve offiçios en el Senado y diez ha que rigo el Imperio, que son por todos treinta, en los quales iuro a los dioses immortales he açotado, empozado, ahorcado, empicotado, desterrado más de treinta mill hombres vagabundos y de diez mill mugeres perdidas. Pues ¿qué comparaçión ay de aquella vida a esta muerte, de aquella gloria a esta pena, de aquel oro a esta escoria, de aquel antiguo trabajo romano a la feminil ociosidad de la iuventud romana?
En las leyes de los lacedemonios están estas palabras en el obelisco de los oçiosos: «Mandamos como reyes, rogamos como siervos, doctrinamos como philósophos y amonestamos como padres que los padres a sus hijos primero les enseñen los campos en los quales con trabajo han de vivir, que no las plaças y tractos a do por la oçiosidad se han de perder.» Y dezía más la ley: «Si en esto los moços como moços se desmandaren, queremos que los viejos como viejos los repriman. Y si por caso los padres fueren negligentes en lo mandar, o los hijos rebeldes en obedesçer, mandamos que el príncipe entonçes sea muy solícito en los castigar.» Por çierto, palabras fueron dignas de notar, por las quales Licurguio, el Rey, meresçió eterna memoria para su persona y aquel fortunado reyno paz perpetua para su república.
¡O!, Roma, ¿qué hazes?, ¿por qué no miras las leyes de los lacedemonios, los quales con sus amigables costumbres motejan tus bestiales vicios? ¿Duermes o velas, ¡o!, Roma? ¿Despiertas a todo el mundo a dexar los iustos trabajos y tú duermes en los iniustos oçios? ¿Estás segura de los enemigos y descuidas de los ociosos? Pues por çierto, si aquellos estando lexos te hazían velar, por estos que tienes contigo te avías de desvelar. Yo hos he querido hablar a todos los de mi palaçio iunctos, y días avía que lo tenía en voluntad, sino que la muchedumbre de los negoçios estraños costriñen al hombre poner en olvido los suyos. [98]

Capítulo XXIV

En el qual el Emperador prosigue su plática, y habla quánto peligro tienen los cortesanos que mucho tiempo andan en la corte, y nótese bien.

Veniendo, pues, el Emperador a lo que quería dezir, añadió a lo sobredicho estas palabras:
Muchas cosas he visto y de personas verdaderas he sabido las quales me han paresçido mal y ninguna bien. Señaladamente una, la qual a los dioses offende, al mundo escandaliza, la república pervierte y a la propria persona daña: ésta es la maldita ociosidad, que destruye a los buenos y acaba de perder a los malos. Muchas vezes en secreto, y medio burlando en público, algunos de vosotros lo he amonestado y castigado, y a ninguno he visto aprovechar el castigo. Por una parte el stímulo de la razón me constriñe a castigaros; por otra parte, considerando la malicia humana quán prona es al mal, algunas vezes determínome suffriros. Muchas vezes querría con la furia castigaros como a hijos, pero refrénola acordándome que sois moços y de los engaños del mundo aun no desengañados. Los cañones y pelo malo que agora nasçe razón es crea a las canas cansadas que ya se van a caer. Tienen tan grande pendençia males de males, y tan gran liga hecha entre sí viçios con viçios, y ay oy tantos que engañen y se dexen engañar, que quando escapamos de un engaño pequeño y cognoscemos el engañador, ya nos tiene engañados con otros mayores engaños.
Sobrada compassión tengo de vosotros, mis criados, [99] hablando como señor, y de vosotros, mis hijos, hablando como padre, por verhos todo el día y la noche andar por Roma perdidos; y lo peor de todo, siento que no sentís vuestra perdición. ¿Qué mayor brutalidad de brutos puede ser, que es verhos sandios de theatros en theatros, de flámines en flámines, de ludos en ludos, de plaças en plaças, de thermas en thermas, de nugibundos en nugibundos, de pantomimos en pantomimos? Y lo que más es: ni sabéis qué pedís ni qué queréis, a dó is ni de dó venís, qué hos aplaze o qué hos desplaze, qué hos es nocivo o qué provechoso, no hos acordando que nasçistes hombres racionales y vivís como salvajes entre los hombres y después morirés como animales.
¿De dó pensáis que viene por lo que rabiávades ayer estar empalagados oy? Esto se causa de no atajar los bestiales movimientos y de no represar los iuveniles deseos, y sobre todo de no occupar vuestros sentidos. Mirad los de mi corte, y no lo pongáis en olvido, no cure alguno de buscar passatiempos emprestados cada día, ningún hombre de qualquier condiçión que sea: si no tiene en armas o lectión algún ordinario exerçiçio, siempre terná el cuerpo penado y el spíritu alterado, y de todas cosas terná astío, y de calle en calle se andará vagabundo. Y torno a dezir otra vez que, como el coraçón del hombre sea generoso en sus operaçiones y tenga potençia continua para todos los actos, de todos los passatiempos del cuerpo a tres días tiene astío, y del solo y con el solo y en el solo loable exerçiçio tiene descanso.
Como soy Emperador de todo el mundo, es razón (y no puede ser menos) sino que de todas las naçiones y gentes estén en mi palacio; y qual fuere el príncipe, tal será su casa; y qual su casa, tal será su corte; y qual su corte, tal será su Imperio, por cuya causa el rey deve ser muy honesto, su casa muy conçertada, y sus offiçiales bien doctrinados, y su corte bien corregida. De mi vida buena dependen sus vidas buenas y por consiguiente malas. Cada naçión deprende en sus particulares achademias: los assirios en Babilonia, los persas en Dorca, los indos en Olipa, los chaldeos [100] en Thebas, los griegos en Athenas, los hebreos en Helia, los latinos en Samia, los gallos en Aurelia, los hispanos en Gades, y todos estos iunctos en Roma. La escuela universal de todo el mundo es la persona, casa y corte de los príncipes. Lo que dixéremos los emperadores, aquello dirán nuestros súbditos; lo que hiziéremos, harán; si afloxáremos, afloxarán; si nos perdiéremos, perderse han; si nos ganáremos, ganarse han; y finalmente, nuestro bien será su bien y nuestro mal será su mal.
Por cierto es obligado el príncipe su persona tener tan recatada, y a su casa y corte tan recogida, que todos los que lo vieren tengan embidia de lo imitar y a los que lo oyeren pongan deseo de lo ver. Mirad y miremos, pensad y pensemos: los que de tierras estrañas por tierras estrañas a tierras estrañas nos vienen para sus trabajos a pedir remedio, de nuestras malas costumbres no lleven algún escándalo.
¿Qué mayor monstruosidad entre hombres podía passar si passase, que viniesen a quexarse de los ladrones de su tierra a los ladrones de mi corte y casa? ¿Qué mayor afrenta que pedir iustiçia de los homicianos suyos a los homicianos míos? ¿Qué crueldad tan cruda querellar de los vagabundos de su tierra a los hombres ociosos de mi casa? ¿Qué cosa puede ser tan infame, que venir accusar a los que dixeron mal de los emperadores delante aquellos que cada día blasfeman de sus dioses? ¿Qué cosa puede ser más inhumana que venir a pedir iusticia del que no cometió sino una travesura delante aquellos que nunca hizieron una buena obra?
Por cierto en tal caso los pobres hombres tornarse han con su innocencia engañados, y nosotros quedaremos con nuestra cruda malicia infames a los hombres y reos a los dioses. ¡O, quántas cosas pequeñas castigamos en los hombres pequeños, las quales sin quebrantar la iustiçia les podíamos dissimular! Y ¡o, quántas cosas grandes en los hombres grandes suffren los dioses, por las quales no haziéndoles siniustiçia los podían gravemente punir! Pero al fin los hombres crudos como hombres crudos no saben cosa perdonar y los dioses piadosos como dioses piadosos [101] quasi nada quieren castigar. Y por esto no quiero que se engañe alguno, que si los dioses dissimulan las iniurias suyas, no por eso dexarán de castigar las siniusticias agenas. Los dioses en sus castigos son como el que da a otro una bofetada, que quanto más aparta la mano, tanto más rezio hiere el carrillo. Por semejante, quantos más años los dioses dissimulan nuestras culpas, tanto más después nos lastiman con sus penas. Por çierto yo le hes visto a los dioses muchas vezes a muchos muchas culpas dissimular mucho tiempo, pero también les vi quando no catava castigarlas todas de un castigo. [102]

Capítulo XXV

Cómo el Emperador Marco, prosiguiendo su razonamiento, amonesta a los suyos que no sean osados por su corte andar oçiosos.

Después que los dioses lo ordenaron y mis hados lo permittieron que fuese elegido en Emperador, por no estar oçioso he trabajado lo más que he podido de visitar el Imperio. Los pequeños que aquí estáis, vuestros padres hos me dieron porque en mi palacio hos criase; y, de los mayores, unos me rogastes hos rescibiese esperando merçedes y a otros yo elegí para mis serviçios. La intención de los padres quando traen a sus hijos a las cortes de los príncipes es despegarlos del favor de los parientes y destetarlos del regalo de las madres. Y parésçeme que es bien hecho, porque los niños dende niños se abezen a los trabajos muy trabajosos en que han de vivir y a los disfavores y reveses que de la fortuna han de aver.
No venistes de vuestra tierra a tomar los viçios de Roma, sino a deprender muchas buenas costumbres que ay en Roma y dexar los resabios de vuestra tierra. ¿Pensáis vosotros que faltava acá quien, sacudido el trabajo, se diese al oçio? De verdad, la mísera Roma más neçessidad tiene de agricultores que labren que no de patriçios que huelguen. Yo hos iuro que, por no fatigar los braços en los telares y los pulgares en las ruecas, están oy los lupanares más llenos de malas mugeres que los templos de buenos sacerdotes. Y torno a iurar que más fácilmente hallásemos diez mill mugeres malas en Roma para plazer de los viciosos, que diez hombres buenos para servir en los templos. [103]
Pregúntohos: ¿quién mata a los merchantes por los caminos? ¿Quién despoja a los caminantes en los montes? ¿Quiénes descorchan o quebrantan las puertas de los vezinos? ¿Quién roba por fuerça los templos, sino cursarios ladrones que por no trabajar de día acuerdan hurtar de noche? ¡O, Roma, y quántos males se te vienen de un solo mal! ¿Quién puebla los ausonios de tantos perdidos, los palaçios de tantos inhábiles, los montes de tantos ladrones, los theatros de tantos pantomimos, los prostíbulos de tantas malas mugeres y las plaças de tantos vagabundos, sino el cánçer de la ociosidad, que ha destruido más tus buenas costumbres que los vientos y las aguas tus antiguas murallas?
Crean todos una cosa, y yo sé que digo verdad en ella: que el ordimbre del telar do se texen todas las ruindades, y la sementera de todos los viçios, y el rebentón de todos los buenos, y el resbaladero de todos los malos, y el despertador de todos los ladrones no es sino la oçiosidad. Y torno a dezir que no ay viçio en todos los viçios que en los moços críe tanto fuego y en los viejos engendre tanta carcoma, a los buenos ponga en tanto peligro y a los malos haga tanto daño como es la ociosidad. ¿Quién pone sediçiones en los pueblos y escándalos en los reynos sino los que huelgan, porque quieren comer el sudor de los que trabajan? ¿Quién inventa los tributos desaforados sino hombres vagabundos que por no trabajar con sus manos inventan cohechos infinitos? ¿Quién pone dissensiones entre vezinos sino los hombres viciosos, los quales de que no se occupan sus fuerças proprias en buenas obras desenfrenan sus lenguas por vidas agenas? ¿Quién imagina oy tantas malicias en Roma, las quales jamás fueron oýdas de nuestros padres ni leídas en nuestros libros, sino los vagabundos, que como no tienen occupado su juizio, nunca piensan sino en daño ageno?
El emperador que pudiese desterrar a todos los ociosos del Imperio, podíase loar que avía dissipado todos los viçios del mundo. Pluguiera a los dioses immortales que, de quantos triumphos huvo en Roma de los estraños occupados en buenos exercicios, viera yo uno de los vagabundos de Roma hechados por los tableros. [104]
Quiero dezir una antigüedad digna de eterna memoria. Era ley antigua que ninguno pudiese ser tomado en Roma por vezino si no fuese primero por el censor muy examinado. En los tiempos de Cathón Censorino, quando alguno quería avezindarse en Roma, éste era el examen que le hazía. No le preguntava de dónde era, quién era, de dó venía, por qué se venía, de qué linaje o antigüedad desçendía, sino tomávale las manos entre sus manos, y si las tenía blandas como hombre vagabaundo, luego los despedía; y si duras y llenas de callos, por vezinos de Roma luego los asentava. No contento con esto, quando sus officiales prendían algún malhechor y le ponían en la cárçel Mamortina, en lugar de informaçión, lo primero le catava las manos; y si las tenía de hombre trabajador, aunque el crimen fuese grave, holgava de templar el castigo; y si acaso el triste preso tenía las manos de hombre ocioso, por pequeña culpa dava muy grande pena. Solía él dezir muchas vezes: «Hombre que tenga buenas manos no puede ser de buenas costumbres.» Y otras vezes dezía: «Nunca castigué al labrador de que no me pesase, ni açoté a vagabundo de que no me pluguiese.»
Pues más hos diré de este Cathón Censorino: que era tan temido, que assí como los niños en las escuelas, quando entra su maestro, todos toman las cartillas, assí Cathón quando yva por Roma, en poniendo él los pies en la plaça, ponían todos las manos en la obra. ¡O!, bienaventurado varón, delante el qual más temían los hombres estar ociosos que delante otros cometer muchos viçios. Pues mirad agora vosotros quánta fuerça tiene la virtud, y quán poderoso es el hombre virtuoso, que teniendo temor todo el mundo a sola Roma por las armas, toda Roma temía solamente a Cathón por las virtudes; de manera que los que triumphavan de todo el mundo eran acoçeados de solo un bueno.
Son tan varios los acaesçimientos de los hombres, y da en ellos tantos reveses la sospechosa fortuna, que quando al fin de mucho tiempo nos da algunos deseados plazeres, luego nos emplaza a que nos ha de visitar con repentinos trabajos. ¡O!, bienaventurado Cathón Censorino, el qual con todos los virtuosos de su vandera están ya seguros de los baybenes de la fortuna. [105] Pues quien quisiere tener gloria en la vida y alcançar fama en la muerte, ser amado de muchos y temido de todos, sea virtuoso de hecho con obras y no nos engañe con palabras.
A ley de bueno vos iuro, y assí los dioses cumplan mi deseo, para mí yo querría más ser Cathón con las muchas virtudes que obró en Roma, que no ser Scipión con las muchas sangres que derramó en Áphrica. Bien sabemos todos que Scipión se hizo muy famoso abrasando las ciudades y degollando los innoçentes, y Cathón alcançó eterna memoria reformando los pueblos, perdonando los culpados y enseñando los ignorantes. Pues vean todos si tengo razón desear más ser Cathón con Cathón en provecho de muchos que no ser Scipión con Scipión en perjuizio de tantos.
Estas cosas hos digo, amigos, porque veáys cómo nuestros mayores, unos en su tierra y otros en tierras estrañas, éstos siendo moços y aquéllos siendo viejos, en su siglo gozaron de gloria sus personas para sí y en los siglos advenideros dexaron no menor honra para sus desçendientes. Todo esto hazemos nosotros al contrario: yo, siendo Emperador, con enojo mando mal, y mis offiçiales por interesse lo hazen peor; y puestos en nuestros viçios, aviçiados tómannos cada hora en muchas miserias; estamos notados de grandes poquedades, por cuya occasión los iustos dioses por nuestras iniustas obras, dando iusta sentençia, mandan que vivamos con sospecha, muramos con infamia y nos sepulten con olvido muy olvidado.
Pues abrid bien los sentidos los de mi casa y corte en lo que de mí a vosotros he dicho, porque de oy en adelante, qualquiera que sea, dende que yo le viere ocioso téngase por despedido. Los que sois doctos podéis escrevir y leer, los que sois cavalleros exercitaros en armas, y los que sois offiçiales occuparos en vuestros offiçios. Y tened una cosa çierta, que si el aviso que hos he dado en secreto no tomáis, el castigo será público. Y porque más la tengáis en la memoria, y porque para los príncipes advenideros quede en doctrina, yo tengo esta plática escripta en todas las lenguas y puesta en el alto Capitolio con otras muchas mis escripturas. Los dioses sean en vuestra guarda y a mí aparten de la siniestra fortuna. [106]

Capítulo XXVI

De un monstruo muy espantable que fue visto en Siçilia en tiempo del Emperador Marco, y del daño que hizo en Palermo.

En el año de la fundaçión de Roma de setecientos y veynte, y quadragésimo segundo de la edad de Marco el Emperador, dos años antes que tomase la possessión del Imperio, a veinte días andados del mes séxtilis, que agora llamamos agosto, quasi a la hora que se ponía el Sol, en el reyno de Tinacria, que agora es Çeçilia, en una ciudad por nombre Bellina la marítima, que en nuestros tiempos se nombra Palermo, puerto de mar, acontesció un caso asaz peligroso de ver a los que le vieron entonçes y no menos espantable a los que le oyeren agora.
Estando, pues, los bellinos o los de Palermo çelebrando una fiesta con gran regozijo, por alegrías que sus pyrratas avían envestido con una armada de los numidanos y avían preso diez naos y hechado a hondo treinta y dos, porque en aquellos tiempos estavan muy enemigos los unos con los otros, y por las malas obras que se hazían mostravan las grandes passiones que entre ellos andavan. Y como sea costumbre lo que los pyrratas o cossarios saquean en la mar iunctos, después a la lengua del agua repartirlo entre sí solos, salidos todos a tierra dividieron con mucha alegría lo que avían ganado con mucho trabajo. Fue cosa digna de notar, a do buenos y malos los coraçones y ojos tenían bien en qué emplear: los buenos tenían grave embidia a su triumpho y los cobdiçiosos a sus riquezas.
Y porque assí han de amar los hombres como si en breve [107] huviesen de aborresçer, y assí han de aborresçer como quien si en breve huviesen de amar, mandaron los governadores de la ciudad que todas aquellas naos y riquezas estuviesen secrestadas en los mesmos pyrratas, para que ni ellos lo osasen vender, ni los cobdiçiosos se abalançasen a lo comprar. La causa fue porque era costumbre entre los insulanos todas las cosas que se tomavan durante la guerra depositarlas hasta la fin della, o hasta tornar a la paz antigua. Y por çierto era iusta la ley, porque muchas vezes se dexan de soldar grandes quiebras entre grandes enemigos, no tanto por las enemistades antiguas quanto por no tener con qué satisfazer los daños presentes.
Retraída ya toda la gente a sus casas por ser hora de çenar, que era verano, repentinamente vino por medio de la ciudad un monstruo en esta forma. Él era al paresçer de tres codos en alto. No tenía más de un ojo. La cabeça toda pelada, que sólo el casco se le paresçía. No tenía orejas, sino un poco abierto el colodrillo por do se pensava que oýa. Tenía dos cuernos como cabra tornátiles. Los braços eran más largos el derecho que el ezquierdo. Las manos tenía como de cavallo. No tenía garganta: igualavan los hombros con la cabeça. Las espaldas le relumbravan como peçe escamado. Los pechos tenía llenos de vello. La cara toda era como de hombre, sino que en la frente no tenía más de un ojo y en las narizes no más de una ventana. De la çinta abaxo no paresçía porque yva cubierto. Yva metido en un carro de quatro ruedas, en el qual yvan unidos dos leones en la delantera y otros dos en la çaguera. El carro no se pudo determinar de qué madera era. En la hechura no defería ninguna cosa de los otros communes que usan los hombres: en medio dél yva una caldera a manera de cubeto con asas o aldavas, dentro de la qual estava aquel monstruo, y por esto no paresçía sino de la çintura arriba.
Atravesó por medio de la ciudad asaz de espaçio de puerta a puerta. Yva çentellando çentellas de fuego. Fue tanto el espanto, que muchas preñadas malparieron y otras señoras de delicados coraçones amorteçidas cayeron. Y iunctamente mayores y menores, hombres y mugeres, a los templos de Iúpiter, [108] Mars y de Februa huýan, y los çielos con sus bozes importunavan. Estavan a la sazón todos los pyrratas aposentados y combidados en el palaçio del governador, que se llamava Solino, cuya naçión era Capua, y allí tenían todas sus riquezas depositadas. Pues andada toda la ciudad, o la mayor parte della, el monstruo con su carro y sus leones y ossos fueron a las puertas de palaçio ado estavan los pyrratas, las quales estavan çerradas, y allegándose el monstruo muy çerca, cortó la oreja a uno de los leones, y con la sangre que corría escrivió estas letras en la puerta: r. a. s. p. i. p.
Fueron estas letras una prueva para todos los de alto iuyzio en dar la declaraçión dellas, y fueron más las interpretaciones que no las letras. Y finalmente una muger phetonisa, asaz tenida en reputación por sus artes, dio la verdadera declaraçión dellas, diziendo de esta manera: «En la r dize reddite; en la a, aliena; en la s, si vultis; en la p, propria; en la i, in pace; en la p, possidere; que quieren dezir todas iunctas: 'Restituid lo ageno si queréis en paz posseer lo vuestro'.» Por çierto fueron los pirratas muy espantados de tan espantable mandamiento y la muger muy loada de tan alta declaraçión.
Esto hecho, luego el monstruo aquella noche se fue a una sierra alta que entonçes se llamava Jamina, y allí estuvo por espaçio de tres días a ojo de la çiudad, en el qual tiempo los leones davan muy bravos bramidos, y de los ossos y monstruo salían muy espantables llamas. En todo este tiempo, ni paresçía ave en el ayre, ni animal en el campo; y todos los hombres offreçían grandes sacrificios a los dioses, en tanta manera, que rompían las venas de los pies y manos, e immolavan la sangre por ver si podrían aplacar sus dioses. Passados los tres días, súpitamente aparesçió una nube algo escura sobre la sierra, y luego començó a tronar y relampaguear, y fue hecho tan gran terremoto en la ciudad, que cayeron muchas casas y morieron no pocos vezinos, y lo que más es: súbitamente vino una çentella de la sierra a do estava el monstruo y quemó el palaçio con todos los pyrratas y las riquezas que estavan dentro, en tanta manera, que consumido todo lo que estava dentro, ardían las vivas piedras. Y fue el daño tan grande, [109] que cayeron más de dos mill casas y morieron bien diez mill personas. Y en aquel lugar do estuvo el monstruo ençima de la sierra por memoria de aquel hecho mandó el Emperador se edificase un templo al dios Iúpiter, el qual templo después Alexandro Emperador, teniendo guerras con los del reyno, le tornó castillo asaz fuerte. [110]

Capítulo XXVII

Cómo en el mes de diziembre cada año visitavan a todos los vezinos de Roma para saber cómo vivían, y de lo que accusaron a un romano.

A la sazón que esto en la isla acontesció, estava en aquella çiudad, ya vezino y morador, un romano por nombre Antígono, varón de nobles patricios en sangre y algo entrado en edad. Avía dos años, poco más o menos, que estava desterrado de Roma él y su muger con una hija, que los hijos no fueron desterrados, y fue la occasión ésta. Era muy noble costumbre y muy antigua, dende Quinto Cincinato dictador, en el mes de diziembre dos senadores los más ancianos, iunctamente con el censor nuevo y censorino viejo, visitar toda Roma de esta manera: llamavan a cada romano por sí aparte, y amonestávanle con las doze tablas de sus leyes y las pragmáticas particulares de su Senado, y preguntávanle si en su barrio sabía quién las huviese quebrantado, lo qual hecho davan aquella pesquisa al Senado, y iunctamente allí todos ordenavan las penas según la diversidad de las culpas. No podían a alguno castigar por culpas que huviese cometido en el presente año, sino avisarle se emendase para el año advenidero. El que fue amonestado en la otra visitaçión y no hallaron en él emienda, este tal era gravemente punido y algunas vezes desterrado. Eran éstas palabras de la ley en la quinta tabla en el obello terçero: «Ordena el Sacro Senado, consiente el venturoso Pueblo, reçíbenlo las antiguas colonías, que si los hombres por ser hombres en un año pecaren, los hombres como hombres por ese año lo dissimulen. Mas si los malos como malos no se emendaren, los buenos como buenos [111] gravemente los castiguen.» Dezía más la ley: «Los primeros males çúffranse porque los cometen con flaca ignorancia, mas si los continuaren, castíguenlos porque ya no es sino por pereza o malicia.» Esta inquisiçión se hazía en el mes de diziembre, a causa que luego en el mes de Jano, que es enero, se avían de repartir los offiçios en Roma, y era razón supiesen a quién se avían de dar o negar las dignidades, porque no fuesen elegidos malos por buenos o buenos por malos.
El caso particular porque los desterraron a marido y muger fue éste. El segundo Emperador de Roma, Augusto, ordenó que ningún romano fuese osado de orinar a las puertas de los templos, y Calígula, quarto Emperador, mandó que ninguna muger diese çédulas para traer en la garganta con que se quitasen las quartanas. Y Cathón Censorino hizo una ley que ningún moço con moça, ni moça con moço fuesen osados hablar ni estar iunctos a las fuentes do cogían agua, ni en los ríos do lavan paños, ni en los ornos do cozían pan, porque toda la iuventud romana acudía allí como milanos a buytrera.
Acontesçió que, visitando los çensores y los cónsules en Roma un barrio por nombre Monte Çelio, fue acusado un vezino que se llamava Antígono que le vieron orinar en las paredes del templo Mars. Assimesmo, fue acusada su propria muger que dava y vendía çédulas para las quartanas. Por semejante fue vista una hija suya en las fuentes, ríos y ornos platicar y reír con los mançebos romanos, la qual cosa era gran infamia en las donzellas romanas. Pues visto por los çensores el mal recaudo que en la casa de Antígono avían hallado en los registros, como ya de aquellas cosas avían sido avisados, desterráronlos a la isla de Çiçilia por quanto fuese la voluntad del Senado. Y como en los edifiçios famosos de que hazen sentimiento nunca cae piedra sin que dexe movida otra piedra, por semejante son tan varios los acaescimientos de los hombres, que jamás viene una desdicha sin que dexe emplazada otra. Esto se dize porque Antígono, este romano, no sólo perdió la honra y hazienda en su patria, mas aun en el destierro la invidiosa fortuna con el terremoto del monstruo [112] se le cayó una casa y le mató una su muy querida hija. En todo este tiempo que esto passó en Roma y lo del monstruo acontesçió en Çiçilia, Marco el Emperador estava en la guerra contra los argonautas, el qual venido, como le diesen una carta de Antígono, en la qual relatava su destierro, al buen Emperador tomóle gran compassión y para consolarle tornóle a rescrevir otra. [113]

Capítulo XXVIII

De una gravíssima pestilençia que huvo en Roma en tiempo de este buen Emperador, y de las señales espantables que la preçedieron.

Cinco años después de la muerte de Antonino Pío el Emperador, suegro que fue de Marco Aurelio y padre de Faustina, vino una pestilençia en Italia. Fue esta pestilencia una de las çinco pestilencias que en el Pueblo romano gran estrago hizieron. Duró por espaçio de dos años, y fue universal en toda Italia. Puso gran espanto en todo el Imperio Romano, porque pensaron que los querían acabar los dioses por algún enojo que tenían dellos. Morieron tantas y tan grandes personas, de ricos y pobres, de grandes y pequeños, de moços y de viejos, que los escriptores hallaron menos trabajo de escrevir los pocos que escaparon que los muchos que murieron.
Assí como quando quiere caer algún gran edifiçio primero se desmorona dél algún polvo, por semejante nunca jamás los romanos vieron alguna grave pestilencia en su tiempo, que no fuesen amenazados primero con algún prodigio o señal en el çielo. Dos años antes que Anníbal entrase en Italia, vieron una tarde estando el çielo sereno llover sangre y leche en Roma, y fue declarado por una muger que la sangre demonstrava cruda guerra y la leche mortal pestilençia. Quando Sylla bolvió de Campania para echar a Mario, su enemigo, de Roma, vieron sus cavalleros una noche una fuente de la qual corría sangre, y todo lo que allí se vañava quasi ponçoña y venino paresçía. Al qual prodigio se siguió que de dozientos y çinqüenta mill vezinos, dellos muertos a cuchillo, dellos [114] consumidos por pestilencia, dellos proscriptos por Sylla, y dellos huydos con Mario, de tan gran muchedumbre de romanos no quedaron quarenta mill vezinos. Por cierto, jamás Roma en seisçientos años rescibió tanto daño de sus enemigos, quanto en veinte años solos padesçió de sus proprios hijos. Todos los tyrannos no fueron tan crudos contra las tierras estrañas quanto lo fueron los mesmos romanos contra sus tierras proprias.
Paresçe esto ser verdad, porque el día que Sylla puso a cuchillo a toda Roma, le dixo un capitán suyo esta palabra: «Dime, Sylla, si a los que tienen armas matamos en la guerra, y a los que no tienen armas matamos en su casa, ¿con quién hemos de vivir? Por los dioses te coniuro que, pues nascimos de mugeres, no mates las mugeres, y pues somos hombres, no mates los hombres. ¿Tú piensas que, matando todos los romanos de Roma, has de hazer república de las bestias de la montaña? Entras con apellido de defender a la república y alançar a los tyrannos, y destruyes la república, quedando nosotros tyrannos.» A mi juizio, tanta gloria ganó este capitán por las buenas palabras que dixo, como Sylla meresçió castigo por las crueldades que hizo.
Esto hemos dicho porque, si antes de aquellos daños preçedieron algunas señales, no menos a la mortandad que fue en tiempo de este Emperador previno alguna cosa espantosa. Fue el caso éste: que como un día estuviese el Emperador en el templo de las vírgines vestales, súpitamente entraron dos puercos, los quales se pusieron a sus pies, y en acabando de llegar y acabando de morir todo fue iuncto. Dende a pocos días, veniendo del alto Capitolio a salir a la puerta Salaria, repentinamente vieron dos millanos asidos con las uñas caer a los pies del Emperador, y en acabando de caer y acabando de espirar todo fue iuncto. Dende a pocos días, veniendo de caça de montería, aviendo corrido unos perros un venado, entre los otros avía dos lebreles muy denodados, y por eso eran del Emperador muy queridos, los quales veniendo de correr la bestia, dioles en sus proprias manos agua. Acontesció que, bebiendo en sus manos, súpitamente se le cayeron en el suelo muertos. Acordándose de los puercos y [115] de los millanos, púsole mucho espanto la muerte de los perros, y ayuntados todos los sacerdotes y los magos y adevinos, mandó dixesen todos su paresçer, los quales por las cosas passadas iuzgando aquel hecho presente, determinaron que dentro de dos años harían los dioses en Roma muy graves castigos.
No passaron muchos días que no se levantó la guerra de los parthos, a la qual se siguió el siguiente año hambre y pestilencia entre los romanos. Fue aquella pestilencia inguinaria que por otro nombre se llama nascidas. El Emperador (aunque todo el Senado era ydo) él en Roma se estava quedo, caso que no salía del Capitolio. Andando, pues, los ayres tan corruptos, aunque no fue herido de nascidas, enfermó de calenturas, por cuya occasión, dexada Roma, tomó el camino para Campania. Finalmente, en la çiudad de Partínoples hizo lo más de su morada todo el tiempo que en Roma duró la pestilençia. [116]

Capítulo XXIX

De una enfermedad que tuvo Marco Emperador, y de lo que dixo a unos médicos porque le reñían que, estando malo, no dexava los libros.

Estando en aquella çiudad de Partínoples, como otros buscan passatiempos para conservar la vida, assí él se occupava en sus libros para augmentar la sciencia. No avía cosa con que alguno le pudiese hazer algún gran serviçio como era buscarle algún libro nuevo -no dezimos nuevo de los que escrevían en sus tiempos, sino de los muy antiguos que por viejos eran olvidados. Era amigo no sólo de libros antiguos, pero aun de viejas vejedades, y por ellas hazía muchas mercedes.
Estando en aquella çiudad malo, truxéronle de Asia, de una ciudad que se llama Helia, unos hebreos un libro escripto en hebraico, y tomó tanto sabor en leerle y tanta cobdicia en acabarle, que muchas vezes sobre comer se ponía a estudiar, y estando con calentura no podía dexar de leer. Y como los médicos le amonestasen, y los amigos le rogasen, y los privados le riñesen porque, olvidada la salud de su persona, se occupava tanto en la escriptura, respondió:
Por los dioses que adoramos vos coniuro y por la amistad que nos tenemos vos ruego me dexéis. Bien sabéis que no se curan los de sangres delicadas como los rústicos de nervios duros. Por semejante manera, unas medicinas han menester los de claros juizios y con otros socroçios se han de curar los de botos entendimientos. Ésta es la differençia que ay de lo uno a lo otro: que el idiota como idiota tiene dieta de libros y ártase de manjares, y el sabio como sabio [117] aborresçe los manjares y recréase con los libros. ¡O!, si supiesen los que no saben qué cosa es saber, yo vos iuro ellos viesen cómo vale más lo poco que sabe el sabio que lo mucho que tiene el rico. Porque el mísero rico, quanto augmenta en riquezas desminuye en amigos y cresçe en enemigos para su daño; y el que es sabio, quanto más sabe, tanto es más amado de los buenos y temido de los malos por su provecho.
Una de las cosas en que soy cargo a los dioses es averme hecho compassivo, lo qual no es pequeño don para el hombre que vive en este mundo. Dígolo porque yo gran compassión tengo a los pobres muy pobres, a las biudas muy biudas, y a los tristes muy tristes, y a los huérfanos muy huérfanos; pero sin comparaçión la tengo mayor a los nesçios muy nesçios. Porque los dioses, haziéndolos hombres por naturaleza, se pudieran hazer dioses por la sabiduría, y ellos como torpes se han tornado menos que hombres por su necedad. Por cierto, bendito es el hombre que no se contenta con ser hombre, sino que procura ser más que hombre por la virtud; y maldito el hombre que no sabe ser hombre si no se torna menos que hombre por el viçio.
Al paresçer de todos los más philósophos, una es la primera causa, y uno es solo el dios immortal; y si ay muchos dioses en los çielos, es porque huvo muchos virtuosos en la tierra. En aquellos siglos passados, quando los simples eran siervos y los buenos señores, eran en tanto tenidos los buenos que se avían señalado en famosas obras quando vivos, que eran tenidos por dioses después de muertos. Como el dote de la virtud sea el premio que se da por ella, cosa es cónsona a razón los que se esforçaron a ser buenos entre tantos malos de esta vida sean muy honrados con los dioses después de la muerte.
Vosotros estáis mal comigo porque me veis siempre leer, y yo estoy peor con vosotros porque nunca hos veo un libro en esas manos tomar. Vosotros tenéis por trabajoso al hombre enfermo leer; yo tengo por más peligroso el que está sano holgar. Vosotros dezís que la lectión en mis carnes causa quartana; yo digo que la oçiosidad en vuestras [118] ánimas engendra pestilencia. Mientras yo me pudiere aprovechar de mis libros, ninguno tenga compassión a mis trabajos, porque más quiero morir como sabio entre los libros que no vivir como simple entre los hombres. Pregúntohos una cosa: el hombre que presume de hombre y no tiene letras, ¿qué differençia ay dél a las bestias? Por cierto, más provechosos son los animales para labrar la tierra, que no los hombres simples para servir la república. Un simple buey da su cuero para calçar y sus carnes para comer y sus fuerças para arar, y una innocente oveja aprovechan sus velloçinos para paños y su leche para quesos; pero el hombre nescio ¿a qué aprovecha, sino que offende a los dioses, escandaliza a los innoçentes, come el pan de los pequeños y es cabeça de vagabundos? De verdad, si en mi mano fuese, yo antes daría la vida a un búbalo simple que a un idiota maliçioso, porque aquel animal vive en utilidad de muchos y sin daño de alguno, y el hombre idiota vive en daño de todos y sin provecho de alguno.
¿Por qué pensáis que estoy yo mal con los ignorantes y amo tanto a los doctos? Pues oýd, que yo hos lo diré. Bien me paresçe a mí el hombre que es columbino en su condiçión, suave en sus palabras, reposado en su persona y grato en su conversación; y por contrario mucho me desplaze el hombre que es áspero en las palabras, bullicioso en las obras, rixoso en la condición, doblado en las promesas y duro en el coraçón; pero quiero dezir otra cosa que siento, que assí como el sabio lo que le falta de natural suple con buena sciencia, assí el que es simple lo que le falta de discreçión suple con malicia. Tened esto por çierto, y de ligero no se crea alguno de nadie, porque el hombre para que le creamos, o ha de ser tan simple que de simple se torne bobo, o ha de ser tan cuerdo que de cuerdo se torne sabio; y al que fuere de otra manera, guardahos dél porque anda a vender malicia. El que quiere engañar a otro, lo primero que haze es ponerse en possessión de simple, porque teniendo crédito de bueno puede derramar su maliçia seguro. Las mollinas blandas passan las ropas, y la calentura lenta se mete en los huessos, y los hombres mansos engañan a las gentes. [119]

Capítulo XXX

Cómo en los prínçipes más que en todos los otros es muy peligrosa la ignorançia. Habla bien este capítulo en favor de los sabios.

Proseguiendo el Emperador su propósito, añadió estas palabras a lo sobredicho:
Mirad, amigos, caso que en todos es dañosa la ignorançia y en cada uno haga falta la sabiduría, mucho más lo es en el príncipe, el qual no se deve contentar con que sepa lo que sabe uno de los sabios, sino que ha de saber todo lo que saben todos, pues es señor de todos. A mi paresçer, no se eligen los príncipes por pensar que han de comer más que todos, vestir más que todos, correr más que todos, iugar más que todos, hablar más que todos, tener más que todos, sino con presupuesto que han de saber más que todos. El príncipe, quando la sensualidad quisiere desenfrenar, mire que en su persona ha de estar muy honesto, y dévese acordar sólo de esta palabra. Y es que quanto es mayor su poderío que todos, tanto ha de ser su virtud mayor que todos.
Por çierto, gran infamia es ver a un hombre ser más poderoso que todos los poderosos y más rico que todos los ricos, y por otra parte cognoscan todos ser más nesçio que todos. Todos los defectos y flaquezas se pueden encobrir en el que govierna, si no es la ignorançia; porque si es malo, sólo es malo para sí, mas la ignorançia en el príncipe es pestilencia que hiere a él, mata a muchos, encona a todos, despuebla los reynos, oxea los amigos, espanta los [120] estraños y finalmente daña a sí y escandaliza a los otros. Quando Camillo triumphó de los gallos, el día de su triumpho escrivió estas palabras en el alto Capitolio: «¡O!, Roma, tú eres madre de sabios y madrasta de neçios.» Fueron palabras dignas de tal varón.
Si no me engaña mi memoria, por cierto más nombrada fue Roma por los sabios que en ella entravan que por los exércitos que della salían. Los nuestros antiguos romanos más fueron temidos por su saber que no por su conquistar. A los que quedavan rodeados de libros en Roma, y no a los que yvan cargados de armas, temía toda la tierra. Por eso jamás fue vençida Roma, porque si desbaratavan sus exércitos, nunca se agotavan ni acabavan sus sabios. No sin lágrimas lo digo, que no ha caído Roma de la cumbre de su estado por falta de armas y dineros para pelear, sino por no tener sabios y hombres cuerdos con que se regir. Nuestros padres lo ganaron como sabios y nosotros sus hijos lo perdemos como simples.
Todas las cosas que por los hombres son mucho deseadas se alcançan con trabajo, se sustentan con congoxa y se reparten con enojo. Y la razón desto es porque no ay cosa tan buena, ni tan amada, que el discurso del tiempo no nos haga o dexarla o menospreçiarla o aborreçerla o tener astío della. Es la vanidad tan vana, y el mundo tan mundo, y los perdidos tan perdidos, que con deseo iuvenil, desenfrenados sus deseos, velan muchas vezes por alcançar una cosa y después se desvelan por salir della. Y por mostrar más su liviandad, lo que les costó mucho dan a menospreçio; lo que amavan entonçes, aborreçen agora; y lo que con gran fervor alcançaron, con gran furia lo dexan. Y parésçeme que es juizio de los dioses que, pues el que ama se ha de acabar, y lo amado ha de aver fin, y el tiempo en que se ama ha de fenesçer; iusto es el amor con que se ama aya de acabar. Pero es tan descomedido nuestro appetito, que, en viendo una cosa, la deseamos; y en deseándola, la procuramos; y en procurándola, la alcançamos; y en alcançándola, la aborreçemos; y en aborreçiéndola, la dexamos; y en dexándola, luego otra cosa procuramos; y procurada de [121] nuevo, la aborreçemos. De manera que quando començamos a amar aquello, acabamos de aborrecer esto, y acabado de aborreçer lo uno, començamos a amar lo otro, y finalmente se acaba primero nuestra vida que no nuestra cobdicia.
No es assí de la sabiduría, la qual en el coraçón do una vez entra haze olvidar el trabajo con que se alcançó, tiene por bueno el tiempo passado, goza con verdadero gozo del tiempo presente, pone astío de oçiosidad, no se contenta con lo que sabe, despierta el appetito a más saber, ama lo que otros dexan y dexa lo que otros aman; y finalmente el que es verdadero sabio, holgando en el mundo trabaja, y trabajando en sus libros descansa.
Y como de todas las cosas no hemos de dezir sino lo que sentimos dellas, porque de otra manera hablaríamos por paresçer ageno y no por experiençia propria, en este caso digo que, aunque no esperase gualardón de los dioses, ni honra entre los hombres, ni memoria en los siglos advenideros, holgaría ser philósopho sólo por ver quán gloriosamente el philósopho passa su tiempo. Pregunto una cosa: quando mi juizio está offuscado en lo que ha de hazer; quando mi memoria está descordada en lo que ha de acordar; quando mi cuerpo está çercado de dolores; quando mi coraçón está cargado de cuidados; quando yo estoy sin saber dó estoy rodeado de mill peligros, ¿dónde me puedo yo mejor hallar que es acompañado de sabios o metido entre los libros? En los libros hallo sabios de quien deprender, hallo esforçados a quien imitar, hallo prudentes para me consejar, hallo tristes con que llorar, hallo alegres con quien reír, hallo simples de quien burlar, hallo lo bueno que he menester, y hallo lo malo de que me he de guardar; y finalmente en las escripturas hallo cómo en la prosperidad me tengo de regir y cómo en la adversidad me tengo de valer.
¡O!, quán bienaventurado es el hombre que es bien leído, y muy más bienaventurado si por mucho que sepa se allega a consejo. Y caso que todo esto aya de tener verdad en todos, mucho más es necessario en aquel que es governador [122] de todos. Infallible regla es que el príncipe sabio nunca puede ser simplemente bueno, sino muy bueno; y el príncipe ignorante nunca puede ser simplemente malo, sino muy malo. Al príncipe que no es bien fortunado, gran escusa le es la sabiduría para escusarse con su pueblo de todos los reveses que le da la fortuna. Quando el príncipe es amado de su república y es virtuosa su persona, luego dizen todos quando no le succede bien la fortuna: «A nuestro príncipe, si le faltó la fortuna, no le faltó la cordura; y si no fue venturoso en los fines, a lo menos mostróse ser sabio en los medios. Y lo que agora le negó ventura, otro día se lo tornará su sabiduría.»
Y por el contrario, el príncipe que no es sabio, y con esto es aborrecido del pueblo. Por cierto, en los siniestros de fortuna él corre peligro, porque si en las graves cosas le succede mal, luego dizen que fue por la ignorançia de su persona, o por el mal consejo de su casa. Y si acaso le succede bien, attribúyenlo no a él bien lo guiar, sino a la fortuna lo permittir; no a la sagacidad que tuvo en los medios, sino a la piedad que tuvieron dél todos los dioses. Pues que assí es, el príncipe cuerdo el tiempo que le vacare deve en secreto leer sus libros y en público communicar y aconsejarse con sabios, y caso que de su desdicha permitta que no tome sus consejos, a lo menos cobrará crédito de sabios entre sus vassallos.
No quiero más dezirhos, sino que estimo tanto el saber y al sabio que lo sabe, que si huviese tienda de sciencia como la ay de mercadería, yo daría toda mi hazienda sólo por lo que deprende un sabio en un día. Finalmente digo que lo poco que deprendo en una hora, no lo daría por quanto oro ay en la tierra, y más gloria tengo de los libros que he passado y de las obras que he compuesto que de las batallas que he vençido ni de los reynos que he ganado. [123]

Capítulo XXXI

De lo que dixo un villano del Danubio en presençia del Emperador Marco a todo el Senado de Roma. Es cosa notable.

Estando malo el Emperador, como en el capítulo passado avemos dicho, un día estando con él muchos médicos y oradores, movióse la plática de hablar quán mudada estava Roma, no sólo en los edifiçios, pero aun en las costumbres, y quán poblada de lisonjeros y despoblada de hombres que osasen dezir las verdades. Entonçes tomó la plática el Emperador y dixo estas palabras:
En el año primero que fui cónsul, vino un pobre pajés de las riberas del Danubio a pedir iusticia al Senado contra un çensor que hazía muchos desafueros en su pueblo. Él tenía la cara pequeña, los labios grandes, los ojos hundidos, el cabello herizado, la cabeça sin bonete, los çapatos de un cuero de puercoespín, el sayo de pelos de cabra, la çinta de iuncos marinos y un azebuche en la mano. Fue cosa de ver su persona y monstruosa de oýr su plática. Por cierto, quando le vi entrar en el Senado, pensé que era algún animal en figura de hombre y, de que le oý, iuzgué ser uno de los dioses, si dioses ay entre hombres. Y como fuese costumbre en el Senado que primero fuesen oýdas las querellas de los pobres que las demandas de los ricos, dándole lugar a este villano començó su plática, en la qual se mostró tan osado como en las vestiduras estremado y dixo assí:
¡O, Padres Conscriptos!, ¡o, Pueblo venturoso! Yo, Mileno, vezino de las riparias ciudades del Danubio, saludo a [124] vosotros, los senadores que estáis aquí en el Sacro Senado ayuntados.
Los hados lo permittiendo, y nuestros dioses nos desamparando, los capitanes de Roma con su sobervia subiectaron a las gentes de la triste Germania. Grande es vuestra gloria, ¡o, romanos!, por las batallas que por el mundo avéis dado; pero si los escriptores dizen verdad, mayor será vuestra infamia en los siglos advenideros por las crueldades que en los innocentes avéis hecho.
Mis antepassados poblaron cabe el Danubio porque, haziéndoles mal la tierra seca, se acogesen al agua húmida; y si les enojase el agua inconstante, se tornasen seguros a la tierra firme. Pero ¿qué diré? Ha sido tan grande vuestra cobdicia de tomar bienes agenos, y tan famosa vuestra sobervia de mandar en tierras estrañas, que ni la mar nos pudo valer en sus abismos, ni la tierra segurar en sus cuevas. Pero yo espero en los iustos dioses que, como vosotros a sinrazón fuistes a echarnos de nuestras casas y tierra, otros vernán que con razón hos echen a vosotros de Italia y Roma.
Infallible regla es el que toma a otro por fuerça lo ageno pierda el derecho que tiene a lo suyo proprio. Mirad, romanos, yo, aunque soy villano para cognoscer quién es iusto en lo que tiene o quién es tyranno en lo que possee, esta regla tengo: todo lo que los malos con su tyrannía allegaren en muchos días se lo quitarán los dioses en un día, y por contrario todo lo que los buenos perdieron en muchos años se lo tornarán los dioses en una hora. Creedme una cosa, y no dubdes en ella, que de la iniusta ganançia de los padres viene la iusta perdida después en los hijos, y si los dioses no quitan a los malos cada cosa que ganan luego como la ganan, es la razón porque dissimulando con ellos ayunten poco a poco muchas cosas, y después quando estén más descuidados se las quiten todas iunctas. Y este es iusto juizio de los dioses, que pues ellos hizieron mal a muchos, alguno les haga mal a ellos.
¡O!, con quánta lástima se pierde lo que en muchos años y con muchos sudores se gana. Por cierto el hombre cuerdo [125] si es cuerdo no es possible en cosa agena que tome gusto. Y torno a dezir: el hombre que tiene cosa agena, estoy espantado cómo puede vivir sola una hora, pues vee que los dioses tiene iniuriados, los vezinos escandalizados, los enemigos contentos, los amigos perdidos, a los que lo robó agraviados, y sobre todo su persona puesta en peligro.
Infame es entre los hombres y reo a los dioses el hombre que tiene tan caninos los deseos de su coraçón, y tan sueltas las riendas de sus obras, que lo poco del pobre le paresçe mucho y lo mucho suyo le paresce poco. ¡O!, quán maldito es el hombre (ni me da más que sea griego, que sea latino) que sin más consideraçión quiere trocar la fama con la infamia, la iusticia con la iniusticia, la rectitud con la tyrannía, la verdad por la mentira, lo cierto por lo dubdoso, teniendo astío por lo proprio y moriendo por lo ageno. El que tiene por principal intento allegar hazienda para los hijos y no buscar buena fama entre los buenos, justa cosa es pierda los tales bienes y sin fama quede infame entre los malos. Sepan todos los cobdiciosos, si no lo saben, que jamás entre hombres nobles se alcançó fama buena sino derramándose la hazienda mala. No se podrá suffrir muchos días ni menos encobrirse muchos años ser el hombre tenido por rico entre los ricos y por honrado entre los honrados, porque o le han de infamar que allegó las riquezas con mucha cobdicia, o las guarda agora con sobrada avariçia. ¡O!, si los cobdiciosos tuviesen tanta cobdicia de su honra propria como tienen de la hazienda agena, yo hos iuro que ni la polilla de la cobdicia les royese el reposo de la vida, ni el cánçer de la infamia los destruyese la fama después en la muerte.
Oýd, romanos, oýd esto que hos quiero dezir, y plega a los dioses que lo sepáis gustar. Yo veo que todos aborreçen la sobervia y ninguno sigue la mansedumbre, todos condemnan el adulterio y a ninguno veo continente, todos maldizen la intemperançia y a ninguno veo templado, todos loan la paçiençia y a ninguno veo suffrido, todos reñegan de la pereza y a todos veo que huelgan, todos blasfeman de la avariçia y a todos veo que roban. Una cosa veo, y [126] no sin lágrimas la digo, que todos con sola la lengua blasonan de las virtudes y después ellos mesmos con todos sus miembros sirven a los viçios. No digo esto por los romanos que están en el Illýrico, sino por los senadores que veo en este Senado. Vosotros, los romanos, en vuestras vanderas al derredor de vuestras armas traéis por mote estas palabras: «Romanorum est debellare superbos et parcere subiectis.» Por cierto mejor diríades: «Romanorum est spoliare innocentes et inquietare quietos», porque vosotros los romanos no sois sino mollidores de gentes quietas y robadores de sudores agenos. [127]

Capítulo XXXII

Cómo el villano prosigue su plática. Dize cosas más particulares al Senado, espeçial contra los romanos crueles y juezes tyrannos.

Pregúntohos, ¡o, romanos!, qué actión teníades vosotros, siendo criados cabe el río Tíberim, a nosotros, que nos estávamos a las riberas del Danubio. ¿Por aventura vístesnos de vuestros enemigos ser amigos, o a nosotros declararnos por vuestros enemigos? ¿Por aventura oýstes dezir que, dexando nuestras tierras, poblamos tierras agenas? ¿Por ventura oýstes que, levantándonos contra nuestros señores, perturbamos reynos agenos? ¿Por ventura embiástesnos algún embaxador que nos combidase a ser vuestros amigos, o vino alguno de nuestra parte a Roma a desafiaros como a nuestros enemigos? ¿Por ventura murió algún rey en nuestra tierra que en su testamento hos dexase por herederos, o hallastes algunas leyes antiguas por las quales nosotros hemos de ser vuestros vassallos?
Por cierto en Alemania tan aýna sentimos vuestra tyrannía como oýmos vuestra fama. Y más hos diré: que el nombre de romanos y las crueldades de tyrannos iunctamente en un día llegaron a nuestros pueblos. Ya no sé qué me diga, romanos, del descuido de los dioses y del atrevimiento de los hombres, porque veo que el que tiene mucho tyranniza al que tiene poco; y el que tiene poco, aunque le es infamia, sirve al que tiene mucho; y la cobdiçia desordenada se conçierta con la malicia secreta; y la malicia secreta da lugar al robo público; y al robo público no ay quien le vaya a la mano. Y de aquí viene que la cobdiçia de un [128] malo es necessario complirse en periuyzio de muchos buenos.
Una cosa hos quiero dezir: o los dioses se han de descuidar, o los hombres han de fenesçer, o el mundo se ha de acabar, o el mundo no será mundo, o la fortuna hincará el clavo, o lo que ganastes en ochoçientos años vernéis a perder en ocho días, y como hos hezistes señores de muchos, vernéis a ser esclavos de todos. Por cierto iniustos serían los dioses si esto no viesen los que vernán en los siglos advenideros, porque el hombre que se hizo tyranno por fuerça, iusto es que le tornen esclavo por iustiçia. Y ya que nos tomastes la nuestra mísera tierra, ¿es verdad que nos guardáis en iusticia?
Espantado estoy de vosotros, los romanos, embiarnos unos juezes tan simples, que por los dioses iuro que ni vuestras leyes saben declarar, ni las nuestras entender. Yo no sé qué les mandáis acá, pero diré lo que hazen allá. Toman lo que les dan en público, coechan lo que desean en secreto, castigan gravemente al pobre, dissimulan con el dinero del rico, consienten muchos males por llevarles después más derechos. Quien no tiene hazienda, no cure pedirles iusticia, y finalmente, so color que son iuezes del Senado de Roma, dizen que pueden robar aquella tierra.
¿Qué es esto, romanos? ¿Nunca ha de tener fin vuestra sobervia en mandar y vuestra cobdicia en robar? Dezid qué queréis: si lo avéis por nuestros hijos, cargadlos de hierros y hazedlos esclavos; si lo avéis por algo de nuestras haziendas, yd y tomadlas todas; si no hos contentan nuestros serviçios, mandad cortarnos las cabeças, porque no será tan crudo el cuchillo en nuestras gargantas como son vuestras tyrannías en nuestros coraçones. ¿Sabéis que avéis hecho?: que nos hemos iuramentado de no llegar más a nuestras mugeres y de matar a nuestros hijos por no los dexar en manos de tan crudos tyrannos. Más queremos suffrir los bestiales movimientos de la carne por veinte o treinta años que no morir con tan gran lástima dexando los hijos esclavos.
No lo avíades de hazer assí, romanos. Antes, la tierra [129] tomada por fuerça ha de ser muy mejor regida, porque los míseros captivos, viendo que les administran recta iustiçia, olvidarían la tyrannía passada y domeñarían sus coraçones a la servidumbre perpetua. Pues ¿monta que si nos venimos a quexar de los agravios que hazen vuestros çensores allá en el Danubio, que nos oyréis los que estáis aquí en el Senado? ¿Sabéis lo que hazéis? Oýd, que yo hos lo diré. Viene un pobre muy pobre a pediros aquí iusticia, y como no tiene dineros que dar, ni vino que presentar, ni azeite que prometer, cumplen con él de palabra, dizen que se verá su iustiçia, házenle gastar lo poco que tiene, no le dan nada de lo mucho que pide, y assí el mísero miserable que vino con quexa de uno se torna con quexa de todos, maldiziendo a sus crudos hados y exclamando a sus dioses iustos.
Yo vivo de varear avellotas en el invierno y de segar miesses en el verano, y algunas vezes pesco por mi passatiempo, de manera que todo lo más de mi vida passo solo en el campo. ¿Y no sabéis por qué? Pues oýd, que yo hos lo diré. Veo tantas tyrannías en vuestros çensores, házense tantos robos a los míseros pobres, oyo tantas quexas en aquel reyno y espero tan poco remedio de aqueste Senado, que determino como malaventurado de desterrarme de mi casa y dulçe compañía porque no sienta mi coraçón tanta lástima. Gran trabajo es suffrir un revés de fortuna, pero mayor es quando se comiença el mal a sentir y no se puede remediar; pero sin comparaçión es mayor quando lleva mi pérdida remedio, y el que puede no quiere y el que quiere no puede remediarlo. ¡O!, crudos romanos, si solo de traer a la memoria los trabajos que passamos mi lengua se entorpeçe, mis nervios se descoyuntan, mis ojos lloran sangre y mis carnes se consumen, ¿qué será, dezidme, allá en mi tierra verlo con los ojos, oýrlo con los oýdos, gustarlo con la persona? Por cierto el coraçón se parte, y el ánima se desmaya, y las entrañas se rompen, y creo que los dioses aun nos tienen manzilla.
No hos quiero rogar que de mis palabras no toméis escándalo, porque vosotros, los romanos, si sois romanos, [130] bien veréis que las fatigas que nos vienen de los hombres, entre los hombres, con los hombres y por mano de los hombres, no es de maravillar que las sientan los hombres como hombres. Una cosa sola me consuela, y muchas vezes con otros malaventurados como yo la pongo en plática, y es que pienso son tan iustos mis dioses, que sus castigos bravos no vienen sino de nuestras maldades crudas, y que nuestra culpa secreta los despierta a que hagan de nosotros iustiçia pública.
Pero de una cosa estoy muy turbado y que a los dioses nunca puedo tomar tino: ¿por qué a un bueno por pequeña culpa dan mucha pena y a un malo por muchas culpas no dan ninguna pena, dissimulando con unos y nada perdonando a otros? Paresce el parescer que grave agravio nos hazen los dioses: querernos affligir por mano de tales hombres, los quales, si iusticia huviese en el mundo quando nos castigan con sus manos no merescían tener las cabeças sobre sus hombros. Esto digo, romanos: que por los dioses immortales iuro que en quinze días solos que he estado en Roma, he visto hazer aquí tales y tantas cosas en este Senado, que si la menor dellas se hiziese en el Danubio, más pobladas estuviesen las horcas de ladrones que no las parras de uvas. Y pues ya mi deseo se ha visto do deseava y mi coraçón ha descansado en derramar la ponçoña que tenía, si en algo hos ha offendido mi lengua, he aquí me tiendo en este suelo para que lo pague mi garganta. Por cierto, más quiero ganar honra en offreçerme a la muerte que no que la ganéis vosotros comigo en quitarme la vida.
Y aquí acabó el rústico su plática. Pues dize agora el Emperador:
¿Qué hos paresce, amigos? ¡Qué núcleo de nuez, qué oro de escoria, qué grano de paja, qué rosa de espina, qué cañada de hueso allí se descubrió! ¡Qué razones tan altas, qué palabras tan bien dichas, qué verdades tan verdaderas y qué maliçias tan descubiertas descubrió! A ley de bueno [131] vos iuro, y assí me vea libre del mal que tengo, que una hora estuvo el villano tendido en la tierra y todos nosotros las cabeças baxas espantados, no podiéndole responder una palabra. Otro día, avido nuestro acuerdo en el Senado, proveýmos iuezes de nuevo para el Danubio y mandamos que nos diese por escripto todo aquel razonamiento, porque se pusiesen en el libro de los buenos hechos estrangeros que está en el Senado. Y aquel rústico por lo que dixo fue hecho en libertad patricio y que su persona fuese de Roma vezino y para siempre del erario público sustentado. [132]

Capítulo XXXIII

De una qüestión que huvo assaz dulçe el Emperador con el Senado sobre quál quería más: él al Senado o el Senado al buen Emperador; y fue juez un embaxador de Rhodas.

En el segundo año que fue elegido por Emperador, y en el año quarenta y çinco de su edad, como viniese de la guerra que conquistó a los germanos y a los argonautas, de la qual traýa gran gloria para sí y riqueza para el Imperio Romano, detúvose en Salon algunos días por descansar y adereçar su exército, y en Roma tuviesen tiempo de aparejar el triumpho.
Fue triumpho muy glorioso, y no menos rico. Hízose con él una cosa, la qual jamás antes ni después fue vista en Roma, y es ésta: el día de su triumpho fue elegido por todo el Pueblo y consintió todo el Senado por Emperador universal después de sus días Cómmodo su hijo. No fue por cierto elegido el hijo a petición de su padre, mas antes lo estorvava quanto podía, diziendo que el Imperio no era cosa que se avía de dar por meresçimiento de los muertos, sino por las buenas obras que hiziesen los vivos. Muchas vezes solía este buen Emperador dezir: «Entonçes será perdida Roma quando la electión fuere quitada al Senado y el Emperador heredare el Imperio por patrimonio.»
Tornando, pues, a lo sobredicho, estando el Emperador en Salon, velava mucho por entrar muy bien en Roma, y Roma se desvelava por resçebirle mejor, como a triumphador de tal guerra. Fue muy quisto de todo el Imperio, y siempre pensava a sus pueblos en qué les hazer plazer, y ellos morían por hazerle serviçio. Muchas vezes en el Senado se movió una [133] qüestión assaz dulce, y era ésta: quién amava más, el Emperador a los del Imperio, o los del Imperio al Emperador. Vino a tanto, que acordaron un día de poner iuezes en este caso, y fueron el embaxador de los parthos y el embaxador de los rhodos. Y para esto dieron sus escriptos: el Emperador recontava allí los bienes que avía hecho y los males que avía atajado; los senadores dezían los serviçios que en su absençia le avían hecho y las señales de amor que en su presençia le avían mostrado.
Assimesmo, un día el Emperador movió otra qüestión en el Senado, diziendo que mayor era su gloria por tener tales vassallos que no la gloria del Senado por tener tal emperador. El Senado contradezía, affirmando que mayor gloria tenían ellos por él que no él por ellos, y desta manera el Emperador dando la gloria al Pueblo y el Pueblo al Emperador, entre burla y iuego tomaron otra vez iuezes. Fue cosa maravillosa de ver el regozijo y plazer que todos traýan cada uno por su intençión probar. Y el buen Emperador dio por memoria la mucha obediençia y grandes serviçios y sobrado amor que en ellos avía hallado. El venturoso Pueblo recontó la gran clemençia en perdonar, la cordura en governar y la honestidad en su vivir, y el esfuerço y fortuna en su conquistar. Fue cosa de ver la honra que dava el Pueblo al Emperador y la buena fama que el Emperador attribuýa a su Pueblo.
Fueron estos escriptos sacados por todos los embaxadores estrangeros porque los pueblos deprendiesen a obedescer a sus príncipes y los príncipes a amar a su pueblo; porque con tal exemplo razón era los buenos se esforçasen y los no tales se corrigiesen. Pues adereçado el Emperador con los capitanes y captivos para la entrada, y aparejada Roma con todos los senadores y pueblos para el resçibimiento, fue cosa estraña de ver, assí lo que estava en Roma para salir como lo que estava con el Emperador para entrar. Los que estavan en Salon tenían los ojos allí y el coraçón en Roma, y los que estavan en Roma tenían el coraçón en Salon, de manera que los ojos se çevavan con lo que veýan y el coraçón penava por lo que esperava ver. No ay pena que dé tanta pena como el coraçón que espera quando se le dilata lo que espera. [134]

Capítulo XXXIV

Cómo Marco Emperador vio a Faustina y a Lucilla, su hija, andar en unas fiestas no bien honestas. Reprehéndese aquí el poco retraimiento de las matronas.

Y es de saber que tenían por costumbre los romanos en el mes de enero dar los triumphos a sus emperadores. Acontesçió en este tiempo que se aparejava el triumpho que Faustina la Emperatriz hechó muchos rogadores al Emperador diese liçençia a una hija suya que, quitada de las ayas, viniese a palaçio a gozar de las fiestas. La hija llamávase Lucia o Lucilla, la qual era mayor que el prínçipe Cómmodo, muy hermosa en el gesto y muy proporçionada en el cuerpo y muy querida de su madre, a la qual paresçió no sólo en la hermosura, pero aun en la vida. Pues como la demanda era muy piadosa, y los que la pidían privados, y a quien se pedía era padre, y quien lo rogava era madre, y para quien se pedía era su hija, conçediólo el Emperador no sin mucha gravedad. Fue Faustina por ello muy alegre, y luego como alcançó la liçençia, luego truxo a su hija a casa.
Pues venidos los días de tan grandes fiestas y el día del muy alto y famoso triumpho, la infanta Lucilla, escapando de tanta estrechura y viéndose en tanta largueza, confiando en la ignorancia propria, no recatándose de la malicia agena, reýase con los que reýan, hablava a los que la hablavan, mirava a los que la miravan, estando descuidada que ninguno la iuzgaría, pues ella a ninguno iuzgava. Era en aquellos tiempos reírse con los hombres una donzella de Roma tanto como cometer adulterio con los sacerdotes una muger de [135] Grecia. Era en tanto tenida la honestidad de las mugeres romanas, y era tan infame la liviandad entre las donzellas, que mayor castigo se dava por una liviandad pública que por diez culpas secretas.
Entre las otras cosas de estas siete se guardavan mucho las mugeres romanas, conviene a saber: hablar mucho en las fiestas, comer demasiado en los combites, beber vino estando sanas, hablar aparte con los hombres, alçar los ojos en los templos, estar mucho en las ventanas y salir fuera sin sus maridos. La muger que en estas cosas era tomada para siempre por infame era tenida. Muchas cosas se suffren en las personas de poca manera, ninguna de las quales se permitten en las que están puestas en honra, porque las señoras generosas no pueden conservar la reputaçión de su estado sino teniendo a sus personas en mucho retraimiento.
Todas las cosas, quando se desmandan de su natural, meresçen culpa, pero la muger desonesta siempre queda con infamia. Las generosas señoras, si de verdad quieren ser tenidas por señoras, quánto más exçeden a las otras en riquezas, tanto menor liçençia han de tomar para andar vagabundas. Por cierto, la opulençia de los bienes y la libertad de las personas no ha de ser espuela para andar por las calles, sino freno para detenerlas en sus retretes. Esto se á dicho porque, passadas las fiestas, la infanta Lucilla, como era moça, y su madre Faustina, que no era muy vieja, a vezes a pie, a vezes cavalgando; agora públicas, agora secretas; quando muy solas, quando muy acompañadas; unas vezes de día, otras vezes de noche; ývanse a ruar por las calles de Roma, ver los campos vulcanos, holgar por las riberas de Tíberim, a coger fruta en las huertas saturninas, a çenar en los aqüeductos neronianos, y a otros passatiempos yvan, los quales su edad demandava y aun el tiempo de la primavera les combidava, aunque en gravedad de tan grandes señores no se suffría.
Quiero dezir una cosa, porque muchas nobles señoras tomen aviso della, y es que no sé quál fue mayor: la dissoluçión que trayan Faustina y Lucilla en andar por las calles y plaças, o la osadía que tomavan los malos en hablar de sus personas y famas. El retraimiento de las mugeres es un freno para las [136] lenguas de todos los hombres. La muger no retraída mucho peligro corre su fama. Por cierto la muger de mala fama no devía ser nascida. Açerca de los romanos es tenido por muy fortunado el linaje de los Cornelios, porque jamás entre los hombres hallaron Cornelio covarde ni entre las mugeres Cornelia infame. Dizen los historiadores que a una señora de aquel linaje sólo porque era profana por mano de sus parientes la pusieron en la horca. De verdad ello fue bien hecho, y hecho bien de romanos, porque a una muger mala no le han de suffrir infame a toda una parentela. Donde ay nobleza y vergüença, las cosas que tocan a la honra no han de aguradar remediarlas por iustiçia, sino al hombre o a la muger que a todos quita la fama todos quiten a ella la vida. No abasta que una persona sea buena, sino es neçessario quite las occassiones que la tengan por mala. Todas las pérdidas que los hombres pueden aver de los bienes temporales en esta vida no se pueden igualar con la menor pérdida de la fama. El hombre que pone por blanco en el terrero de este mundo su fama, de çien saetas apenas tirará una aviesa, y por el contrario el hombre que, perdida la vergüença, no quiere tener en reputaçión su persona, no se espere dél jamás buena obra.
Pues el buen Emperador, como mareante cossario que en la mayor serenidad sospira, temiendo la tempestad entre las fiestas de su mayor gloria, estava en sobresalto de aquellas mugeres no se les siguiese alguna infamia. Y por cierto tenía razón, porque es regla infallible de la invidiosa fortuna que la presente felicidad nos da por agüero de alguna repentina desdicha. En las cosas naturales pocas vezes se vee calma en la mar a la qual no se sigua luego peligrosa fortuna, y por consiguiente el gran buchorno entre día es señal de truenos a la tarde. Quiero dezir que quando la fortuna nos regala con algunos presentes deleites, es señal que ado no catáremos nos terná armados los lazos. El molinero quando está más seguro entonçes adereça la presa, y el labrador quando no llueve trasteja la casa, con pensamiento que algún día se turbarán las nubes y lloverá en ella. Por semejante manera, el hombre cuerdo ha de pensar que mientras viviere en esta [137] vida que la felicidad tiene por empréstido y la adversidad por su natural patrimonio. Entre todos los que supieron gozar de la prosperidad y valerse en la adversidad fue este Marco Aurelio Emperador, el qual por muchos halagos que le hiziese la fortuna nunca la creyó, ni por muchos reveses que resçibiese en esta vida jamás desesperó. [138]

Capítulo XXXV

De lo que Marco Emperador dixo a un senador porque le loava mucho las fiestas del triumpho. Toca cómo son perseguidos los que son de otros muy honrados.

Passadas las fiestas, según dize Sexto Cheronense, díxole un senador, por nombre Albino, aquella noche que se acabó el triumpho: «Señor, alégrate, que razón tienes, pues oy has dado tanta riqueza al erario de Roma, y a tu persona viste oy en el triumpho de gloria, y para los siglos advenideros de ti y de tu casa dexas perpetua memoria.» Oýdas estas palabras, el Emperador respondió en esta manera:
Iusta cosa es, amigo Albino, que al caçador crean en la feroçidad de los animales, y al médico en las propriedades de las yervas, y al marinero en los peligros de las rocas, y al capitán en los sobresaltos de las guerras, y al emperador que triumpha en las embidias que ay de los triumphos. Assí los dioses immortales siempre me vean, y la bendición de mis passados consigua, y los hados malos nunca me hallen, si no ha sido mayor la tristeza que he tenido en estas fiestas que el temor que me ponían las aplazadas batallas. Y la razón de esto está muy clara do los juyzios son claros, porque de las crudas batallas siempre esperé sacar gloria y entre estos regalos temíame de algún revés de fortuna. ¿Qué podía yo perder en las batallas sino la vida, que es la peor cosa que los hombres tienen? Y en estos triumphos siempre temo perder la fama, que es el mayor don que los dioses me dieron. [139]
¡O!, quán bienaventurado es el que pierde la vida si, perdiendo la vida, dexa de sí perpetua memoria. Sienta cada uno lo que sintiere y diga cada uno lo que dixere, que entre los varones heroicos no muere el que pierde la vida y dexa buena fama, ni menos bibe el que tiene mala fama, aunque tenga largos años de vida. Y torno a dezir otra vez que los antiguos philósophos no contavan las vidas de los hombres por los muchos años que avían passado, sino por las buenas obras que avían hecho.
Yo fui muy importunado del Senado quisiese tomar este triumpho, y no sé quál fue mayor, como tú bien lo sabes: su ruego o mi resistençia. ¿Y no sabes por qué? De verdad te digo que no lo hize por no ser ambiçioso de toda gloria, sino de puro miedo de la maliçia humana. En el día del triumpho no es tanto el regozijo que muestran los pequeños quanto la embidia que conçiben los mayores. Pássase aquella gloria en un día, y quédase por todo el año la embidia. Aquel opulento reyno de Egypto, tan dichoso en la sangre de enemigos como en las aguas de Nilo, tenía por inviolable ley que nunca se negase clemençia a los captivos vençidos ni se diese triumpho a los capitanes vençedores. Burlan los caldeos de los triumphos romanos, affirmando que no da tanto castigo el reyno de Egypto al capitán vençido, como da el Imperio Romano al capitán vençedor quando le da el triumpho. Y de verdad tienen razón, porque el triste capitán, aviendo oxeado a los enemigos que Roma tenía en tierras estrañas con su propria lança, en pago de su trabajo le dan a él enemigos en su tierra propria. Yo hos iuraré que todos los capitanes romanos no dexaron tantos enemigos muertos a hierro quantos por embidia cobraron el día de su triumpho. Dexemos los caldeos y tomemos los nuestros antiguos romanos, los quales si oy tornasen al mundo, más querrían ir atados tras los carros como captivos que no ir ençima como capitanes vençedores. Y la causa de esto es porque, viéndolos ir como captivos, aquella miseria movería los coraçones de sus vezinos a que les hiziesen libres, como la gloria de su triumpho los mueve a que sean por ellos perseguidos. [140]
Siempre lo leý en las escripturas, y lo oý de mis passados, y lo vi en mis vezinos: que la abundante felicidad de uno causa cruel embidia en muchos. ¡O, entre quántos peligros están puestos los que con particular honra se quieren señalar entre otros! En los más altos árboles muestran sus fuerças los vientos, y en los sumptuosos edifiçios se precipitan más vezes los rayos, y en las muy nemorosas montañas se embravesçen más rezio los fuegos. Quiero dezir que en aquellos que tiene más encumbrados fortuna, en ellos derrama mayor ponçoña la embidia.
Esto tengan por cierto todos los virtuosos, que quantos más enemigos subiectaren a la república, tantos mayores émulos cobrarán de su fama. Gran compassión es de tener al hombre virtuoso, porque allende de lo que trabaja por ser bueno, quédale una cosa de la qual solamente en la muerte vee el cabo, y es que, quanto él cobra más fama entre los estraños, tanto más le persiguen con embidia los suyos.
Homero cuenta en sus Illíadas que Calviçio, rey de los argivos, era sabio en letras, esforçado en armas, dotado de muchas graçias, amado de sus pueblos y sobre todo gran cultor de sus dioses. Este buen rey tenía por costumbre que en todas las cosas que avía de hazer primero a los templos con sus dioses se yva a consejar. Ni començava guerra contra otros, ni ordenava pragmáticas en su reyno, ni dava respuesta a embaxadores, ni quitava la vida a los malhechores, ni echava tributos sobre sus pueblos sin que primero con muchos sacrificios offreçidos en los templos supiese la voluntad de sus dioses. Y como tantas vezes embiase o él en persona fuese a los oráculos, preguntando qué era lo que allí pedía porque a los dioses en secreto tantas vezes importunava, respondió: «Pido que no me den tan poco con que todos me abatan, ni me den tanto con que todos me aborrezcan, sino un mediano estado con que todos me amen, porque más quiero ser compañero de muchos por amor que rey de todos con embidia.» [141]

Capítulo XXXVI

De una reprehensión que dio el Emperador Marco a Faustina, su muger, y a la infanta Luçilla, su hija. Habla quánto bien o mal se sigue las mugeres ser honestas y dissolutas.

Passadas las fiestas del sobredicho triumpho y assosegadas las gentes, este buen Emperador, queriendo a su coraçón satisfazer, y a Faustina avisar, y a la hija innoçente desengañar, sin que alguno lo sintiese mandólas llamar aparte y díxoles estas palabras:
No me agrada, Faustina, lo que haze tu hija, ni menos lo que hazes tú, que eres su madre. Las hijas, para ser buenas hijas, han de saber obedesçer a sus madres muy bien; y las madres, para ser buenas madres, han de saber criar muy bien a sus hijas. Excusado es el padre dar consejo quando la madre es virtuosa y la hija vergonçosa. Gran vergüença es del padre, siendo varón, que muger siendo muger castigue a su hijo; y afrenta es de la madre, siendo madre, que manos de hombre castiguen a su hija. Ley fue entre los rhodos ordenada que ni padre con hija, pues era muger, ni madre con hijo, pues era varón, entendiese. Solamente hombres con hombres y mugeres con mugeres se avían de criar. Y era en tanta estremidad, que, morando en una casa, paresçía los padres no tener hijas ni las madres tener hijos.
¡O!, Roma, no te lloro yo por ver tus calles desempedradas, ni en tus casas tantas goteras, ni tus almenas caídas, ni tus bosques talados, ni tus vezinos desminuidos, porque [142] esto todo el tiempo lo truxo y el tiempo lo lleva. Llórote y tórnote a llorar por verte despoblada de buenos padres y desçementada en la criança de los hijos. Allí nuestra patria se acabó de perder quando la doctrina de los hijos y hijas se començó afloxar. Es ya tanto el descomedimiento de los hijos, y la desvergüença de las hijas, y aun la deshonestidad de las madres, que donde un padre para veinte hijos y una madre para treinta hijas abastavan, agora veinte padres a un hijo y treinta madres a una hija no se atreven a bien criar.
Esto digo porque tú, Faustina, no te acordando que eres madre, das más libertad de la que en hija se suffre; y tú, Lucilla, no te acordando que eres moça, te muestras más suelta de lo que en infanta se requiere. El mayor don que los dioses dieron a las matronas romanas es que por ser mugeres fuesen encogidas, y acordándose que eran romanas fuesen vergonçosas. El día que faltare en las mugeres temor de los dioses en secreto y verguença de los hombres en público, créanme todos que o ellas al mundo o el mundo a ellas han de acabar. Tanta neçessidad tiene la república que las mugeres que en ella quedan sean honestas como los capitanes que dellas salen sean esforçados, porque yendo la defienden y ellas quedando la conservan.
Avrá quatro años que, passada la pestilençia que vistes, mandé contar el pueblo, y halle que, de çiento y quarenta mill mugeres de buen vivir, las ochenta mill murieron, y de diez mill mugeres lupanarias, quasi todas escaparon. No sé quál llore primero: la falta que nos hazen las buenas en la república, o el estrago que hazen las malas en la iuventud romana. No haze tanto daño el fuego del monte Ethna a los que moran en Cicilia como sola una mala muger haze en los barrios de Roma. Fiero animal y peligroso enemigo es la desonesta muger en la república, porque es poderosa para traer mucho mal y no es capaz para encaminar algún bien. ¡O, quántos reynos y reyes leemos ser perdidos por el mal recabdo de una muger, para los quales remediar fueron menester la cordura, peligro, hazienda y esfuerço de muchos hombres! Todos los viçios en una muger son como [143] vara verde que dobla, mas la soltura y desvergüença es como palo seco que quiebra. De manera que las tales, quando más más podránse soldar, mas nunca jamás endereçar.
Mira, Faustina, no ay criatura que más desee honra y menos tenga con que la ganar que es la muger. Y que esto sea verdad, véase por iustiçia. Un hombre con orar, escrevir, caminar, conquistar, se haze famoso; pero la muger yo no sé con qué si no es con hilar o parlar. Hasta agora, en las escripturas antiguas de pocas o ninguna leemos que por escrevir, leer, hablar, hilar, coser, texer, amasar dexasen de sí gran fama. Pero, como digo lo uno, diré lo otro: por cierto de muchas leemos que por ser retraídas en sus casas, occupadas en sus offiçios, templadas en sus palabras, fieles a sus maridos, recatadas en sus personas, pacíficas entre sus vezinos, y finalmente siendo honestas entre los suyos y vergonçosas entre los estraños, alcançaron gran fama en la vida y dexaron de sí eterna memoria en la muerte.
Diréhos una antigüedad tan provechosa para atajar agora a nuestros viçios como fue entonçes para augmentar las virtudes, y es ésta. El reyno de los lacedemonios (según cuenta el divino Platón) estuvo en un tiempo tan dissoluto por la dissoluçión de las mugeres como infame por la crueldad de los hombres; y era en tanta manera, que de todas las naçiones eran llamados Bárbaros de los Bárbaros, como a su madre la Greçia llamavan Philósopha de los Philósophos. Licurguio, muy sabio philósopho en el saber y muy iusto rey en el governar, lo uno con su doctrina muy sana y lo otro con su vida muy limpia, hizo leyes en aquel reyno, con las quales desentrañó todos los viçios y enxirió todas las virtudes. No sé quál fue más dichoso de los dos: el Rey en tener pueblo tan obediente, o el reyno el alcançar rey tan iustiçiero. Entre las otras leyes muy famosas hizo ésta de las mugeres: él mandó que a ninguna hija el padre dexase dote moriendo, ni le diese casamiento viviendo. Avíanse de casar no por ricas, sino por buenas; no por hermosas, sino por virtuosas. Y como agora se quedan por casar muchas pobres, assí entonçes se quedavan por infames [144] y viçiosas. ¡O, tiempo digno de ser deseado, en el qual las mugeres no esperavan en la hazienda por sus padres ganada, sino en la virtud por sus personas adquirida! Y torno a dezir que era aquel tiempo el siglo dorado, en el qual ni la hija temía ser desheredada del padre en vida, ni el padre moría con lástima de dexarla sin remedio en la muerte.
¡O!, Roma, maldito sea el primero que a tu casa truxo oro, y maldito sea el primero que en tus erarios athesoró thesoros. ¿Quién ha hecho a Roma estar tan rica de riquezas y tan pobre de virtudes? ¿Quién ha hecho que se casen las hijas de los villanos y se queden por casar las hijas de los senadores? ¿Quién ha hecho que a la hija del rico la pidan, ella no queriendo, y a la hija del pobre no la quiera nadie, ella lo rogando? ¿Quién ha hecho que antes se case una con quinientos sexterçios, que otra con diez mill virtudes? Pues no diremos que aquí la carne vençe la carne; antes la humanidad es vençida de la maliçia, porque un cobdiçioso más quiere oy a una muger rica y fea que a no a otra pobre y hermosa.
¡O!, malaventuradas las madres que paren, y más malaventuradas las hijas que nasçen, a las quales para averlas de casar, ni les resçiben en cuenta la sangre de sus passados, el favor de sus parientes, la cordura de sus obras, la hermosura de sus personas, ni la limpieza de sus vidas. ¡O!, siglo maldito, en el qual la hija del bueno se ha de tener por dicho que, si no tiene dinero, no ha de hallar marido. Pues no solía ser assí, porque en los tiempos antiguos, quando se tractavan casamientos, primero hablavan de las personas y después entendían en las haziendas. No como agora en este tiempo maldito, que primero se habla de la hazienda y a la postre de la persona. Por semejante, en aquel siglo dorado, primero hablavan de la virtud de la persona, y después que eran casados, como de burla, hablavan en la hazienda.
Quando Camillo triumphó de los gallos, no teniendo más de un hijo, y era tal, que por el merescimiento de su persona y por la fama de su padre deseavan muchos reyes tomarle por hijo y muchos senadores elegirle por yerno. Siendo, [145] pues, ya el hijo de edad de treinta años y el padre de más de sesenta, era muy importunado de parientes naturales y de reyes estrangeros le quisiese casar, y él siempre desechava los consejos de los amigos y las importunidades de los estrangeros. Preguntado por qué no se determinava en algún casamiento, pues de allí se siguiría vida assosegada al moço y reposada senectud al viejo, respondió estas palabras: «No caso ni casaré a mi hijo, porque unos me han offresçido hijas ricas; otros, hijas generosas; otros, hijas moças; otros, hijas hermosas; y ninguno me ha dicho: 'Yo hos daré una hija virtuosa'.» Por cierto Camillo aquel triumphó por lo que hizo y meresçe eterna memoria por esto que dixo.
Quiérote dezir, Faustina, que todo esto he dicho porque veo que llevas a tu hija a los theatros, la subes al Capitolio, la fías entre los gladiatores, la dexas ver de los pantomimos, y sobre todo, no te acordando que ella es moça y tú no eres vieja, hos andáis desmandadas por las calles y riberas. No lo afeo porque pienso tu hija ser mala, sino porque le das occasión a que no sea buena. Créeme, Faustina, que en este caso de la carne ni confíes de moços ni esperes en viejos, porque no ay más virtud en todos de quanto huyen las occasiones todos. Por eso las vírgines vestales están ençerradas entre paredes, por huir las occasiones de las plaças. No por más locas se apartan, sino como más cuerdas huyen.
No diga el moço «Soy moço y virtuoso», ni diga el viejo «Soy viejo y muy cansado», porque necessario es las estopas secas quemarse en las brasas y el palo verde humear entre las llamas. Quiero dezir que el hombre, aunque sea diamante engastonado entre los hombres, de necessidad se ha de regalar como çera al calor de las mugeres. No podemos negar que al fuego, aunque le quiten la leña y le maten las brasas, no queden siempre ardiendo las piedras. Por semejante manera, a esta carne enconada, aunque la castiguen con enfermedades, y se sece por muchos trabajos, y se consuma con los muchos años, siempre queda el rescoldo de la concupisçençia en los huesos. [146]
¿Qué menester es blasonar de la virtud y negar nuestra naturaleza? Por cierto no ay cavallo tan desolado ni manco, que vistas las yeguas no dé un par de relinchos; ni ay viejo tan viejo, ni moço tan virtuso, que vistas las moças no dé un par de sospiros. En las cosas voluntarias, yo no niego que uno no pueda ser virtuoso, mas las cosas naturales confiésese cada uno ser flaco. Quando le quitaren la leña al fuego, dexará de quemar; quando viniere el verano, dexará el invierno de se erizar; quando hiziere calma en la mar, se dexarán las aguas de se ensobervesçer; quando se pusiere el sol, dexará al mundo de alumbrar. Quiero dezir que entonçes, y no antes, la carne nos dexará de dar pena quando la viéremos tapiada en la sepultura. De carne nasçimos, en carne vivimos, en la carne morimos; de donde se sigue que antes se acabará nuestra vida buena que no nuestra carne mala.
Muchas vezes los buenos manjares se asturan en las malas caçuelas y los buenos vinos saben al mal lavado de las cubas. Quiero dezir que por muy açendradas y heroicas que sean las obras de nuestra vida siempre han de saber a la mala pega de esta carne flaca. Esto digo, Faustina, porque si a la cresçiente de la carne no puede resistir la presa hecha de argamasa de viejos, ¿cómo la resisterá la estacada texida de mimbres muy tiernos? El yugo que no ha suffrido la vaca, menos lo suffrirá la ternera, y por semejante si tú no te vas a la mano, siendo madre, no se irá ella, siendo tu hija. Las matronas romanas, si quisieren criar bien sus hijas, han de guardar estas reglas: quando las vieren andar, hanles de quebrar las piernas; si quisieren mirar, sacarles ojos; si quisieren oýr, ataparles los oídos; si quisieren dar o tomar, cortarles las manos; si osaren hablar, coserles las bocas; y si intentaren alguna liviandad, enterrarlas vivas; porque a la hija mala le han de dar en dote la muerte y en axuar los gusanos y por casa la sepultura.
Mira, Faustina, yo te aconsejo, si quisieres a tu hija aver buen gozo della, quítale las occasiones con que puede ser mala. Para apoyar una casa son neçessarios muchos postes, a la qual quitando una sola columna darán con ella en [147] tierra. Quiero dezir que son tan flacas las mugeres, que con mill guardas apenas se guardan, y con una muy pequeña occasión todas se pierden. ¡O!, quántas fueron malas no porque lo quisieran ser, sino que se pusieron en tales occasiones a que no pudieron menos hazer. En mi mano está entrar en la batalla, pero no está en mi mano alcançar la victoria; en mi mano está entrar en la mar, pero no está en mi mano escapar el peligro; en su mano está de la muger ponerse en la occasión, pero después de puesta perdone que ya no está en su mano de librarse de culpa. [148]

Capítulo XXXVII

Cómo prosigue el Emperador su plática y avisa a Faustina que quite a su hija de las occasiones, y que no la fíe aun de sus muy propinquos parientes, y nótese bien todo.

Por aventura dirásme, Faustina, que ninguno puede hablar a tu hija Lucilla sin que tú los oyas, ni verla sin que tú los veas, ni asconderse sin que tú los halles, ni hazer conçierto sin que tú lo sientas. ¿Y agora sabes que los que mal se quieren con la lengua se deshonran, y los que de coraçón se aman sólo con el coraçón se hablan? El amor nuevo en la sangre nueva que retoñece en la primavera de la iuventud es ponçoña que luego se derrama por las venas, yerva que luego prende en las entrañas, pasmo que luego torpeçe los miembros, landre que luego mata los coraçones y fin que da fin a todos los cuerdos.
No sé lo que digo, aunque siento lo que quiero dezir, porque jamás blasoné del amor con la lengua que no estuviese muy lastimado de dentro en el ánima. Dize Ovidio en el libro Del arte de amar: «Amor es un no sé qué, viene por no sé dónde, embíale no sé quién, engéndrase no sé cómo, conténtase no sé con qué, y siéntese no sé quándo, y mata no sé por qué; y finalmente, el enconado amor sin romper las carnes de fuera nos desangra las entrañas de dentro.» Yo no sé qué se quiso dezir aquí Ovidio, pero sé que quando dixo estas palabras, tan desterrado estava su coraçón de sí, quanto yo estoy agora de mí. ¡O!, Faustina, los que bien se quieren dende las atalayas de sus coraçones ahuman, entre sueños razonan y por señas se entienden. Las muchas [149] bozes de fuera es señal del poco amor de dentro, y el mucho amor de dentro pone silençio de fuera. Las entrañas abrasadas de dentro en amores hazen enmudesçer de fuera las lenguas, y el que passa en amores su vida ha de tener cosida la boca.
Y porque no pienses que te digo hablillas, quiero probar esto por muy antiguas historias. Hallamos por nuestras antigüedades que el año de dozientos y setenta que Roma se fundó, Ethrusco, moço romano, era mudo, y Verona, linda dama latina, era muda; los quales dos, de verse en el Monte Celio en unas fiestas se enamoraron, y no de burla, porque fueron tan derretidos sus coraçones para los amores quan atadas sus lenguas para las palabras. Cosa maravillosa entonçes de ver y espantosa aquí de contar, que la moça venía de Salon a Roma y él yva de Roma a Salon muchas vezes por espaçio de treinta años sin que alguno lo sintiese ni jamás ellos se hablasen, hasta que murió el marido de la latina y la muger de Ethrusco. Y, descubierto el negoçio, tractaron entre sí casamiento. Estos dos mudos huvieron un hijo del qual descendió el venturoso linaje de nuestros Scipiones, los quales fueron más sueltos en las armas que sus padres en las lenguas. Pues mirad esta cosa tan alta, que a estos dos mudos para remediar sus amores poco aprovechara si les cortarán sus lenguas y no les sacaran sus coraçones.
Pues más hos diré, que Massinisa, noble cavallero numidano, y Sophonisa, noble señora de Carthago, de verse solos en una escalera, él declarando su deseo a ella y ella cognosçido su deseo dél, quebrados los remos del temor y alçadas las áncoras de la vergüença, luego las velas de los coraçones amaynaron y las naos de sus personas una con otra envestieron. Podemos de aquí collegir que la primera vista de los ojos y el cognosçimiento de sus personas y la liga de sus coraçones y el matrimonio de sus cuerpos y la perdiçión de sus estados y la infamia de sus famas en un día, en una hora, en un momento y en un paso de escalera se conçertó.
¿Qué más queréis que diga a este propósito? ¿No sabéis [150] que Helena griega y Paris troiano, siendo ambos de estrañas naçiones y de tan remotas tierras, de sola una vista que se vieron en un templo quedaron sus voluntades tan conglutinadas, que para él la captivar y ella ser su prisionera, en Paris paresçió poca fuerça y en ella menos resistençia? De manera que estos moços, el uno procurando vençer y la otra dexando ser vençida, Paris fin para su padre y Helena infamia para su marido, y ambos muerte para sí, perdición para sus reynos y escándalo para todo el mundo de una sola vista causaron.
Quando el Magno Alexandro quiso dar la batalla a las amazonas, viniendo la reyna capitana dellas, no menos hermosa que esforçada, a vistas con él a riberas de un río, por espaçio de una hora se miraron con los ojos sin se hablar palabra con sus lenguas, y tornados a sus reales la feroçidad de capitanes tornaron en regalo de enamorados.
Quando Pyrrho, fiel defensor de los tarentinos y famoso rey de los epirotas, estava en Italia, vino a la ciudad de Partínoples, en la qual se probó jamás antes ni después aver estado más de un día. A la sazón era señora de aquella çiudad Gemellina, de alto linaje en sangre y muy estimada en hermosura. De solo aquel día, la triste quedó preñada, y en toda Italia infamada, y de la ciudad fue expellida, y aun después que parió por manos de un su hermano fue muerta.
Cleopatra en la provinçia de Bithynia, en el bosque de Scethin hizo un muy famoso combite a Marco Antonio, su amigo, y aunque ella no era muy honesta, pero traýa a las suyas muy retraídas. Pues como durase el combite hasta gran parte de la noche, y en el bosque huviese mucha espessura, diéronse tan buena maña las moças en asconderse y la iuventud romana en descubrirlas, que de sesenta hijas de senadores, las çinqüenta y çinco entre las espinas se hizieron preñadas; la qual cosa puso mucho escándalo en el pueblo y augmentó la infamia de Cleopatra y desminuyó el crédito de Marco Antonio. Pues como digo de estas pocas, podría dezir de otras muchas.
No todos los hombres son hombres, ni todas las mugeres son mugeres. Dígolo por lo que quiero dezir, toque a las [151] que tocare y entiéndanme las que pudieren. Ay unas naos tan livianas, que con muy poco viento navegan; y ay unos molinos tan sotiles, que con muy poca agua muelen. Quiero dezir que ay unas mugeres tan peligrosas, que como vidrio de un papirote las quiebran y, tentadas, en muy poquito lodo resbalan. Dirásme, Faustina, que a tu hija no la dexas hablar sino a sus tíos y acompañar sino a sus primos. Dígote en este caso que tanto engaño tiene la madre como peligro corre la hija. ¿Y agora sabes que el fuego de brasas vivas no sólo no perdona la leña verde ni seca, mas aun las piedras duras consume? ¿No sabes que la repentina hambre de los animales a los hijos que parieron de sus entrañas despedaçan con sus dientes? ¿No sabes que en todas las cosas los dioses dadores de la ley pusieron ley, sino en los amores, porque no suffren ley los enamorados? Y por cierto es iusto que pues Roma no condemna a los locos porque careçen de juizio, los dioses no den pena a los enamorados, pues los privaron de sentido.
¿No sabes que, siendo yo censor, una hija parió de su padre, y una madre de su proprio hijo, y una sobrina de su proprio tío, y di por sentençia que los padres fuesen echados a los leones, y a los hijos enterrasen vivos, y lo que dellos nasció quemasen en el campo Marcio? Fue el caso tan horrendo de oýr, que de mis ojos aquellos malditos hombres no pude ver, y por mis edictos mandé que ninguno en ello más osase hablar. Y si a los hombres fue este caso en espanto, por cierto a las matronas romanas deve ser castigo, pues si el fuego del padre xamuscó a la hija, ahumó los parientes y quemó a sí mesmo, ¿entiendes si se hallara çerca alguna prima o cuñada, aquellas llamas tan vivas de la concupisçençia dexaran de envestir en ella por ser parienta?
Si esta carne rixosa se subiectase a la razón, bien sería que tu hija libremente hablase con sus primos, pero pues la passión de la carne en tal caso da coçes a la razón, aconséjote que no la fíes ni aun de sus hermanos. Verás por experiencia que en la madera seca se cría la carcoma que desentraña la mesma madera, y en la ropa nasce la polilla que roe la mesma ropa. Quiero dezir que a las vezes el [152] hombre en su mesma casa cría a quien después le quita la honra. Todo lo sobredicho toma, Faustina, por aviso, y estas últimas palabras te doy por consejo. Si quieres quitar de ti cuidado y de tu hija peligro, occúpala siempre en algún trabajo. Quando las manos están occupadas en algunos buenos exerçiçios, entonçes los coraçones están vazíos de vagabundos pensamientos. Cada liviandad cometida en la iuventud derrueca una almena del omenaje de nuestra vida, mas la ociosidad do entra es enemigo que abre a todos los vicios la puerta.
¿Quieres ver, Faustina, de dónde viene oy la perdición en las donzellas romanas, que no son nascidas y ya presumen de enamoradas? Pues oye, que yo te lo diré. Las cuitadas, con el descuido del padre y con el regalo de la madre, dexando el iusto trabajo y tomando la iniusta holgança, de los ociosos momentos y demasiados pensamientos, desmándanseles los ojos, altéraseles el iuyzio, estragáseles la voluntad; y finalmente pensando ser blanco do assestan los enamorados, quedan hechas terrero común para todos los traviesos. Y concluyo que no ay cosa que más rechaçe en este iuego la pelota del pensamiento que es la mano puesta en la obra. [153]

Capítulo XXXVIII

Cómo el Emperador Marco criava las infantas, y de una plática que hizo a Faustina. Habla del cuidado que han de tener los padres en casar a sus hijas y presto.

Pues Marco, el buen Emperador, teniendo el juizio muy claro y el seso muy reposado, era muy recatado en las cosas passadas, prudente en las presentes y cauto en las por venir; viendo que la perdiçión de los príncipes está en querer totalmente darse a las cosas agenas, olvidando las suyas proprias, por entender en las suyas, no curando de las agenas, estava tan reçíproco su coraçón, que ni los altos negoçios del Imperio le divertían a no entender en los ínfimos de su casa, ni por todos los de su casa dexava de expedir uno del Imperio. Esto digo porque tuvo el Emperador quatro hijas, cuyos nombres eran Lucilla, Porsena, Macrina y Domicia, las quales salieron a la madre en ser muy hermosas, aunque no al padre en ser honestas y cuerdas. Y puesto que las tenía con las ayas fuera de su presençia, por cierto siempre las tenía en su memoria, y quantos más años en edad avía la hija, tanto mayores cuidados crescían en el coraçón del padre. Y quando las infantas llegavan a edad complida, ya el buen padre las esperava con el remedio.
Era loable costumbre, aunque no ley, que las hijas de los offiçiales del Senado se casasen con liçençia del Emperador, y las hijas del Emperador en sus casamientos se tomase el paresçer del Senado. Pues como una de las infantas tuviese edad, y aun voluntad, de se casar, y Marco su padre viese oportunidad para su deseo complir, porque estava enfermo [154] mandó a Faustina que ella communicase en el Senado, la qual con todas sus fuerças lo contradixo, porque de secreto ella tractava otro casamiento. Y en lo público excusava su culpa diziendo ser de tierna edad la infanta y que, dando vida los dioses al padre, asaz edad para todo le quedava a la hija, lo qual, como el Emperador lo sintiese, llamóla cabe la cama a do estava malo y díxole estas palabras:
Muchas cosas se dissimulan en las personas particulares, la menor de las quales no se sufre en los que están por atalaya de todos. Nunca es bien obedesçido el príncipe si no tiene buen crédito con el pueblo. Dígolo, Faustina, porque hazes uno en secreto y dízesme otra cosa en público, lo qual deshaze el crédito de tan gran señora y afrenta la autoridad de tan alto Emperador. Si mis buenos deseos hallan en tu coraçón siniestros para el bien de tus hijos proprios, ¿cómo esperará ninguno de ti buenas obras para los hijos estraños? ¿Hate paresçido que es mejor dar la infanta a los que la piden a su madre y negarla a los que tiene elegidos su padre?
Cierto por ser muger meresçes perdón, mas en ser madre augmentas la culpa. ¿Y no sabes que esos casamientos son guiados por fortuna y éstos por cordura? A los que piden las hijas a sus padres, créeme que más tienen los ojos en su utilidad propria que el coraçón en el bien ageno. Oýte dezir una vez que tú parías las hijas, mas que los dioses las casavan, pues las dotavan de admirable hermosura. ¿Y no sabes que la hermosura de las mugeres en los estraños pone deseo, en los vezinos sospecha, en los mayores fuerça, en los menores embidia, en los parientes infamia y en la mesma persona peligro?: con gran trabajo se guarda lo que por muchos se desea.
Por cierto te torno a dezir que la hermosura de las mugeres no es sino un señuelo de vagabundos y un despertador de livianos, a do de los deseos agenos depende la fama propria. Yo no niego que los livianos más buscan para sus casamientos una muger hermosa de cara que otra de honesta vida. Pero también digo que la muger que se casa [155] por sola hermosa espere en la vejez tener mala vida. Infallible regla es lo que fue muy amado por hermoso ser muy aborreçido por feo.
¡O, a quánto trabajo se offreçe el que con muger hermosa se casa! Hale de suffrir su sobervia, porque hermosura y locura siempre andan en compañía. Hale de suffrir sus gastos, porque locura en la cabeça y hermosura en la cara son dos gusanos que roen la vida y gastan la hazienda. Hale de suffrir sus renzillas, porque toda muger hermosa quiere sola mandar en casa. Hale de suffrir sus regalos, porque toda muger hermosa en plazeres quiere passar la vida. Hale de suffrir sus pundonores, porque toda muger hermosa a todos quiere ser antepuesta. Finalmente, el que casa con hermosa aparéjese a mucha malaventura, y diréte por qué. Por cierto no fue tan cercada Carthago de los Scipiones, como la casa de la muger hermosa de los livianos.
¡O, triste de marido que, estando quieto su spíritu y dormiendo su cuerpo, le andan rondando la casa, assechando su persona, ogeando las ventanas, escalando las paredes, pintando motes, tañendo guitarras, velando las puertas, tractando con alcahuetas, destejando los tejados, y aguardando los cantones! Las quales cosas todas, caso que assesten a blanco de muger hermosa, pero descargan en el terrero de la fama del triste marido. Y que esto sea verdad, pregúntalo a mí, que casé con tu hermosura, y pregúntalo a mi fama, que tal anda por toda Roma.
Mucho digo, pero créeme que más siento. Ninguno se quexe de los dioses porque le dieron muger fea entre sus hados. La plata blanca no se labra sino en pez muy negra, y el árbol muy tierno no se conserva sino con la corteza muy áspera. Quiero dezir que el hombre, teniendo la muger fea, tiene la fama segura. Escoga cada uno lo que quisiere. Yo digo que el hombre que se casa con muger hermosa hecha en almoneda la fama y pone en peligro la vida. Toda la infançia de nuestros passados era en habituarse a las armas; oy todo el passatiempo de la iuventud romana es servir a damas. El día que una es publicada por hermosa, dende aquel día la tienen todos en reqüesta, ellos trabajando [156] de la ver y ella no rehusando ser vista. Dígote, Faustina, que nunca vi en donzella romana gran fama de hermosura que de hecho o sospecha no se le siguiese infamia de su persona.
En lo poco que he leído he visto hazer mençión de muchas hermosas, griegas, latinas, spartas, egypcias y romanas, y no las ponen en los memoriales porque fueron hermosas sino por grandes peligros a ellas y tristes casos a otros por su hermosura en aquellos tiempos acontesçieron. De manera que por su hermosura eran visitadas en su tierra y por su infamia infamadas por todo el mundo.
Quando aquel reyno de los pennos, tan fortunoso en riquezas como desdichado en armas, se regía su república por muy sabios philósophos y se sustentava con diestros mareantes, Arimino philósopho tan estimado fue açerca de los pennos como Homero entre los griegos y Cicerón entre los romanos. Desde que los dioses le emprestaron al mundo por vida y le tornaron a llevar por muerte fluieron çiento y veinte y dos años, los ochenta de los quales aquella dichosa edad fue regida por este varón de tan reposado juizio. Fue tan remoto de las mugeres quan propinquo a los libros. Pues viéndole su Senado quebrantado en las cosas públicas y descuidado en las recreaçiones naturales, rogáronle con gran instançia se quisiese casar, porque de tan señalado sabio quedase memoria para los siglos advenideros; y, como fuese tan grande la importunaçión del Senado como su resistençia, respondió: «No quiero casarme, porque si es fea, téngola de aborreçer; si rica, de suffrir; si pobre, de mantener; si hermosa, de guardar. Pues cualquiera de estas landres abasta para matar mill hombres.» Con estas palabras se excusó aquel sabio, el qual en la vejez con los grandes estudios perdió la vista de los ojos, y la soledad de los libros dulces le constriñó a tomar compañía de muger penosa; y parióle una hija, de la qual descendieron los Amílcares carthaginenses, competidores de los Scipiones romanos, los quales tuvieron no menor esfuerço para defender a Carthago que los nuestros fortuna para augmentar a Roma. [157]
Dirásme, Faustina, que en tus hijas no puede caer tal sospecha, porque su virtud socorrerá al peligro y su honestidad segurará la persona. Quiérote descubrir un secreto: no ay cosa que tan avivadamente sea acometida como la muger que con castas guardas y feminil vergüença está cercada. Tibiamente se desean y floxamente se procuran las cosas que fácilmente se alcançan. No ay cosa más cierta que el bien ageno ser materia para el mal proprio. ¿Y agora sabes, Faustina, que las damas honestas son por nuestra maliçia más requeridas? Por cierto, su vergüença y retraimiento saetas son contra nuestra honestidad.
No leemos que la sangre, riqueza ni hermosura de la desdichada matrona Lucrecia combidase a nadie la desear; mas antes la serenidad del rostro, la gravedad en la persona, la pureza en la vida, el recogimiento de su casa, el exercicio del tiempo, el crédito entre los vezinos, la gran fama con los estraños despertaron al loco Tarquino a cometer el forçoso adulterio. ¿Y de dónde piensas que viene esto? Yo te lo diré: porque somos tan malos los malos, que usamos mal del bien de los buenos, y esto no es culpa en las damas romanas; antes, con los immortales dioses su serena honestidad accusará nuestra cruda maliçia.
Dízesme, Faustina, que es muy moça para ser casada. ¿No sabes que el buen padre a los hijos ha de doctrinar dende niños y a las hijas remediar dende niñas? Por cierto, si los padres fuesen padres y las madres fuesen madres, el día que los dioses les dan una hija en el mundo, luego avían de dar al coraçón un ñudo çiego, el qual nunca avía de ser desatado hasta el día que diesen a su hija marido. Por no las querer los padres de avaros dotar y las madres de altivas quererlas mejor casar, el uno por lo uno y el otro por lo otro, pássanse los días y vanse las hijas a envegescer, y de esta manera para casadas ya son viejas, para morar solas son moças, para servir ya son muy mugeres, ellas viven con pena, los padres con cuidado y los parientes con sospecha si se ha de perder.
¡O!, quántas damas he yo cognosçido hijas de grandes senadores no por falta de dote en la hazienda ni virtud en [158] la persona, sino por un descuido de agora más agora. Repentinamente aparesçió la muerte en los padres y desaparesçió el remedio en las hijas. De manera que los unos fueron con tierra cubiertos siendo muertos y los otros sepultados con olvido siendo vivos. Miento si no leý en las leyes de los rhodos, hablando del casar los hijos, estas palabras: «Mandamos que el padre por casar diez hijos no trabaje un día, mas por casar una hija virtuosa trabaje diez años, çufra el agua hasta la boca, sude gotas de sangre, are con los pechos, desherede todos los hijos, pierda la hazienda y aventure la persona.» Palabras fueron éstas de esta ley piadosas a las hijas y no graves a los hijos, porque diez hijos en ley de hombres se obligan a descobrir todo el mundo, mas una hija en ley de buena cabe no salir de una casa.
Pues más te diré, que como todas las cosas instables amenazen caída, esto acontesçe en las donzellas de poca edad, las quales todo el tiempo tienen por superfluo y malo hasta el día de su casamiento. Homero dize ser costumbre en las señoras de Grecia contar los años de su vida no dende que nascieron, sino dende que se casaron, de manera que preguntada una greciana qué años avía, respondía «Veinte», si veinte avía que era casada, y no «Quarenta», si quarenta avía que era nasçida, affirmando dende que tiene casa de regir y mandar desde aquel día comiençan a vivir.
El melón que después de maduro está en el melonar no escapa de calado o hurtado. Quiero dezir que la donzella que está mucho por casar, que de robada o de infamada no puede escapar. No quiero más dezirte, sino que como en madurando la viña luego le ponen viñadero y cavaña, assí por semejante, llegada a edad, la muger tiene necessidad de marido o guarda, y el padre que esto haze de su casa echa el peligro, de sí sacude el cuidado y a su hija da contentamiento. [159]

Capítulo XXXIX

De la muerte de Marco Emperador, y de la enfermedad, y edad, y adónde murió.

Viejo ya Marco, no sólo por la edad, mas aun por los grandes trabajos que avía passado en las guerras, en el año décimo octavo de su imperio, y sesenta y dos de su edad, y de la fundación de Roma de seteçientos y doze, como estuviese en la guerra de Pannonia, que agora se llama Ungría, con su hueste y Cómmodo, su hijo, sobre una ciudad que se llamava Vendebona. Era ciudad riparia, y que tenía quatro mill huegos, y como era en el invierno, y las aguas fuesen muchas, y la humidad mayor, y estuviesen en el campo, en las tres calendas de januario, súbitamente una noche, andando con las centinelas en torno de sus reales, le dio una enfermedad de perlesía en un braço, de manera que no sólo no podía tirar la lança, mas ni aun sacar la espada ni vestirse la ropa.
Cargado, pues, el buen Emperador de días, y no menos de cuidados, y erizándose más el invierno, sobreviniendo muchas nieves y enfriándose más la tierra, recresçióle otra enfermedad que se llama litargia, la qual cosa puso en los bárbaros gran osadía, en su hueste mucha tristeza, en su persona peligro y en sus amigos sospecha de su salud. Hechas, pues, en él todas las experiençias que por medicinas se pueden hallar, y como en semejantes y tan altos señores se suelen hazer, no le aprovechava alguna cosa, y la razón de esto era porque la enfermedad era grave y él en días cargado, la tierra le era contraria y el tiempo no le ayudava, y aun él no muy bien se regía. Y como los hombres de honra tengan en más la honra [160] que la vida, y quieran más morir con honra que no deshonrados vivir, y por assegurar la honra aventuran cada hora la vida, y quieran más una hora de honra que çien mill años de vida, muchas noches se hazía traer por los reales y yva a ver las escaramuças, y quería dormir en el campo, lo qual todo no era sin gran peligro de su vida y sin gran trabajo de su persona.
Acaesçió un día que, estando el Emperador con gran fiebre después de una flebotomía, oyó gran ruido en el real de bozes y armas, y era que los suyos traýan una cavalgada de ganado y los bárbaros enemigos saliéronsela a quitar. Los unos por lo defender, los otros por lo llevar; los romanos con la hambre que tenían queríanlo llevar, los úngaros porque lo avían criado queríanlo resistir. Envestieron unos con otros y travóse de tal manera el ruido, y fue tan cruda de una parte y de la otra la porfía, que de los romanos murieron çinco capitanes, el menor de los quales valía más él y su vandera que toda la cavalgada. De parte de los úngaros, fueron sin comparaçión más los hombres que les mataron que los ganados que les truxeron. Por cierto, según la crueldad que allí se hizo y poco provecho que de allí se sacó, a los romanos yva poco en traer la cavalgada y a los pannonios menos en resistirla.
Visto por el Emperador el mal recaudo, y que él, por estar sangrado y con gran calentura, no se avía podido hallar en ello, diole de súpito tanta tristeza en el coraçón, que le vino un desmayo del qual pensaron que fuera muerto. Estúvose assí tres noches y dos días, sin querer ver luz del çielo ni hablar a persona de la tierra. El calor era grande, las vascas mayores, la sed mucha, el comer poco y el dormir ninguno; la cara amarilla y la boca negra; a tiempos alçava los ojos, otras vezes iunctava las manos; callava siempre y sospirava contino; tenía la garganta muy seca, que no podía escupir, y los ojos muy húmidos de llorar. Era gran compassión ver su muerte y gran lástima ver la confusión de su casa y la perdiçión de la guerra. Ninguno osava verle, ni menos hablarle. Panucio, secretario suyo, doliéndole de coraçón su muerte, una noche en presençia de todos díxole estas palabras. [161]

Capítulo XL

De una plática que hizo Panuçio al Emperador Marco, su señor, estando en la hora de la muerte, en la qual le reprehende porque teme la muerte.

¡O!, Marco, señor mío, ya no ay lengua que calle, ni coraçón que lo suffra, ni ojos que lo dissimulen, ni seso que lo permitta. La sangre se me yela, los nervios se me secan, los poros se me abren, y el ánima se me arranca, y las coyunturas se me descoyuntan, y el spíritu se me desmaya por no tomar para ti, que eres sabio, el consejo que davas tú a otros simples. Véote, señor, morir, y bien vees tú quánto a mí me puede y deve pesar de tu muerte, pero lo que en el coraçón siento es que viviste como sabio y agora mueres como simple. Diez años da de comer un cavallero a un cavallo para que algún día le saque de peligro y lo que estudia el sabio en muchos tiempos ha de ser para passar la vida con honra y tomar la muerte con cordura.
Pregúntote, sereníssimo señor: ¿qué aprovecha saber el piloto la carta del marear y después peresçer en la tormenta? ¿Qué aprovecha al capitán hablar mucho de la guerra y después no saber dar la batalla? ¿Qué aprovecha al cavallero tener buen cavallo y caer en la carrera? ¿Qué aprovecha enseñar a otro el camino llano y él perderse por el barbecho? Quiero dezir: ¿qué aprovecha en la fuerça de tu vida tuvieses tan poca la vida, que muchas vezes buscases la muerte y agora que hallaste la muerte lloras por tornarte a la vida?
¡Qué cosas escreví yo, siendo tu secretario, de mi mano propria ordenadas por tu alto juizio acerca de la muerte! [162] ¿Qué fue ver aquella carta que embiaste a Claudina sobre la muerte de su marido? ¡Qué cosas escreviste a Antígono quando se te murió el infante Veríssimo, en la qual tu cordura consolava a tu tristeza! ¡Qué tan altas cosas escreviste en el libro que embiaste al Senado en el año de la pestilençia, consolándole de la gran mortandad passada, adonde ponías en quán poco se avía de tener la vida y qué provecho se nos seguía de la muerte! Y agora yo, que te vi blasonar de la muerte en la vida, véote agora llorar la muerte como si tuvieras perpetua la vida. Pues los dioses lo mandan, tu edad lo requiere, tu enfermedad lo causa, naturaleza lo permitte, Roma lo meresçe, la fortuna lo consiente, en hados de nosotros cae que ayas de morir, ¿qué as?
Los trabajos que de necessidad han de venir con esforçado coraçón se han de esperar, porque el coraçón fuerte no siente tanto el combate, y el que es flaco primero es caído que combatido. Un hombre eres tú, que no dos; una vida te dieron los dioses, que no dos; y una muerte deves a los dioses, que no dos. Pues ¿por qué quieres enterrando el cuerpo por una vida tomar dos muertes con dolores y matando el spíritu con sospiros? ¿Después de tantos peligros, al tiempo de tomar puerto seguro quieres alçar velas para engolfarte otra vez en el piélago? ¿Hate corrido el toro, y escapas del cosso acossado, y rehuyes la talanquera de do tú te agorrocharás seguro? ¿Sales con victoria de la vida y quieres morir en el alcançe de la muerte? ¿Peleaste sesenta y dos años en el campo de la miseria y temes agora encastillado en la sepultura? ¿No te despeñaste del risco en que estava enriscado y tropieças agora por el camino? ¿Tuviste por cierto el daño de la vida y agora pones dubda en el provecho de la muerte? ¿Entraste en el campo en desafío con el mundo y quieres bolver las espaldas al tiempo de echar mano a las armas? ¿Sesenta y dos años has acoçeado la fortuna y agora çierras los ojos quando te quiere dar alguna herida?
Quiero dezir que, pues de voluntad no te vemos tomar la muerte presente, tenemos sospecha de tu vida passada. ¿Qué has, sereníssimo príncipe? ¿Por qué lloras como [163] niño? ¿Por qué sospiras como desesperado? Si lloras porque mueres, no rieras tú quando vivías, que del mucho reír en la vida viene el mucho llorar en la muerte. ¿Quieres tú lo que no puedes y no te contentas con lo que puedes? ¿Los baldíos communes quieres acotar por tus dehesas, los exidos de toda la república llamas heredad propria? ¿De alcavala de viento quieres hazer iuro perpetuo?
Quiero dezir: murieron, mueren y morirán todos, ¿y entre todos quieres tú vivir solo? ¿Quieres tú de los dioses por lo que ellos son dioses, y es que, siendo tú mortal, te hagan immortal; y que tengas tú por privilegio lo que ellos tienen por naturaleza? Yo que soy simple pregúntote una cosa, señor mío, a ti que eres sabio y ançiano: ¿quál es mejor o, por mejor dezir, quál es menos peor, bien vivir o mal morir? Bien vivir ninguno lo puede alcançar. Por cierto, hambre, frío, sed, soledad, persecuçiones, çoçobras, desdichas, enfermedades, disfavores: ésta no se puede llamar vida, sino muerte prolixa. Si un hombre ançiano hiziese alarde de su vida dende que salió de las entrañas de su madre hasta que entra en las entrañas de la tierra, y el cuerpo dixese todos los dolores que ha passado, y el coraçón descubriese todos los golpes de la fortuna, imagino que los dioses se maravillasen y los hombres se espantasen de cuerpo que tal ha suffrido y coraçón que tal ha dissimulado. Yo tengo por más cuerdos a los griegos, que lloran quando nasçen los niños y cantan quando mueren los viejos, que no a los romanos, que cantan quando nasçen los niños y lloran quando mueren los viejos. Por cierto, de reír es en la muerte de los viejos, pues mueren para reír, y de llorar es en el nasçimiento de los niños, pues nascen para llorar.
Pues la vida queda sentençiada por mala, no queda sino que approbemos todos la muerte ser buena. ¿Quieres que te diga una verdad? Siempre lo vi, que al hombre más sabio le falta más aýna el consejo. Todo aquel que quiere guiar todas las cosas por su paresçer, de necessidad en algunas cosas o en las más ha de errar. ¡O!, Marco, señor mío, ¿y tú no tenías adevinado que, como enterraste a tantos, alguno avía de enterrar a ti; y que si viste el fin de sus [164] días, otros avían de ver el fin de tus años? Pues mi paresçer es que más vale mueras y te vayas para tantos buenos, que no que escapes y vivas entre tantos malos.
Si sientes la muerte, no me maravillo porque eres hombre, pero maravíllome que no la dissimulas, pues eres discreto. Los que son de iuyzios claros, muchas cosas sienten en el coraçón que les da pena, pero dissimúlanlas de fuera por el pundonor de la honrra. Si toda la ponçoña que está opilada en un coraçón triste se derramase hecha granos por la carne flaca, ni abastarían paredes para arrimarnos ni uñas para rascarnos. Por cierto, la muerte es un juego en el qual, si los jugadores son diestros, aventuran poco y ganan mucho, y miren bien los que le iuegan que es iuego de maña y no de fuerça, y que también pierden unos por carta de menos en no temer la muerte, como otros por carta de más en amar mucho la vida.
¿Qué otra cosa es la muerte, sino una trampa con que se çierra la tienda adonde se venden todas las miserias de nuestra vida? ¿Y qué perjuyzio nos hazen los dioses sino de casa pagiza mudarnos a casa nueva? ¿Y qué otra cosa es la sepultura sino un castillo en que nos encastillamos contra los sobresaltos de la vida y contra los baibenes de la fortuna? Por cierto más cobdiçia te ha de poner lo que hallarás en la muerte que lástima lo que dexarás en la vida.
Pregúntote, sereníssimo príncipe: ¿qué es lo que más te pena por lo qual penas dexar la vida? Si te pena Elia Fabricia, tu muger, porque queda moça, no te fatigues, que ella bien descuidada está en Roma del peligro en que está tu vida, y desque lo sepa, yo soy çierto que ella no penará mucho porque te vas, ni tú deves llorar porque la dexas. Las moças casadas con viejos, al tiempo que escapan de aquella carcoma, los ojos tienen en qué han de hurtar y el coraçón con quién se han de casar; y si lloran con los ojos, retóçales la risa en los pechos. Y no te fíes que la Emperatriz no hallará otro Emperador para se casar, que las tales, si se determinan, trocarán brocado raído por sayal con pelo. Quiero dezir que más quieren un pastor moço que un emperador viejo. [165]
¿Tienes pena por los hijos que dexas? No sé por qué, que si a ti pesa porque mueres, mas les pesava a ellos porque bivías. Apenas ay hijo que no desee la muerte a su padre: si es pobre, por no le mantener; si es rico, por le heredar. ¿Cantan ellos y lloras tú? ¿Temes la muerte y lloras porque dexas la vida? ¿Y tú no sabes que tras la noche prolixa viene la mañana húmida, y tras la mañana húmida viene el sol claro, y tras el sol claro viene el ñublado escuro, y tras el ñublado escuro viene el buchorno pesado, y tras el buchorno pesado vienen los truenos espantosos, y tras los truenos espantosos vienen los relámpagos repentinos, y tras los relámpagos repentinos vienen los rayos peligrosos, y tras los rayos peligrosos viene el pedrisco importuno, y tras el pedrisco importuno viene la serenidad alegre? Quiero dezir que tras la infançia viene la pueriçia; tras la pueriçia, la iuventud; tras la iuventud, la senectud; tras la senectud, la muerte; y tras la muerte temerosa esperamos la vida segura.
Créeme una cosa, señor, que principio, medio y fin tienen y han de tener todos los hombres. No me paresçe que es de hombres muy cuerdos desear bivir muchos años. Por çierto si te tomaran en flor de la yerva, si te apartaran verde del árbol, si te segaran en la primavera del campo, si te comieran en agraz de la viña; quiero dezir, si al primero sueño de la iuventud, quando es dulçe la vida, la salteadora muerte tocara la aldava de la puerta, razón fuera de quexarte. Pero agora que está ya la pared desmoronada, la flor marchita, la uva podrida, la vayna seca, la lança embotada y el cuchillo seco, ¿tienes agora deseo del mundo, como si nunca huvieras cognosçido al mundo? ¿Sesenta y dos años has estado preso en la cárçel del cuerpo, y ya de antiguos se te quieren quebrar los grillos, y tú, señor, quieres hazer de nuevo otros nuevos? Quien no se harta en sesenta y dos años de bivir en esta muerte o de morir en esta vida, no se hartará en sesenta mill.
Augusto, el Emperador, dezía que, después de cinqüenta años que los hombres biven, o se avían de morir o hazer que los matasen, porque hasta allí es la cumbre de la [166] feliçidad humana: todo lo que más bive se le passa al triste viejo en enfermedades graves, en muertes de hijos, en pérdidas de hazienda, en importunidades de yernos, en enterrar amigos, en sustentar pleytos, en pagar deudas y en otros infinitos trabajos, los quales le valiera más a ojos çerrados esperarlos en la sepultura que no teniéndolos abiertos suffrirlos en esta vida. Por çierto fortunado entre los fortunados y muy privado es de los dioses aquel que en la cumbre de cinqüenta años de vida pierde la vida, porque todo lo demás va cuesta baxo, no caminando, sino rodeando, tropeçando y cayendo.
¡O!, Marco, señor mío, ¿no sabes que por el camino que va la vida viene la muerte? ¿No sabes que ha sesenta años que hos buscávades el uno al otro, y tú partiendo de Roma, do dexas tu casa, y ella saliendo del Illírico, do dexa una gran pestilençia, hos avéis topado aquí en Pannonia? ¿Y tú no sabes que quando de las entrañas de tu madre saliste a enseñorear la tierra, luego la muerte salió de la sepultura en busca de tu vida? ¿Y tú no sabes que, si honravas los embaxadores de los reynos estrangeros, has de honrar a ésta que viene de los dioses? ¿Qué señorío pierdes oy en la vida que no le halles mayor en la muerte? ¿No te acuerdas quando Vulcano, mi yerno, me entoxicó porque estava más deseoso de mi hazienda que no de mi vida, y tú, señor mío, fuiste con el amor que me tenías a consolar la muerte de mi triste iuventud, y me dixiste que los dioses eran crueles en matar a los moços y eran piadosos quando llevavan los viejos? Y dixísteme más: «Consuélate, Panuçio, que si nasçiste para morir, agora mueres para bivir.» Pues, sereníssimo señor, lo que me dixiste te digo, y lo que me aconsejaste te consejo, y lo que me diste te torno. Finalmente, de aquella vendimia toma esta rebusca. [167]

Capítulo XLI

Cómo el Emperador Marco demandó a Panuçio, su secretario, le diese por escripto todo lo que la noche antes le avía dicho.

Y como del contentamiento de la voluntad muchas vezes proçeda salud y assosiego del cuerpo, fue muy satisfecho el Emperador de esta plática, porque Panuçio se mostró en la eloqüençia grande, en los consejos profundo, delante los que lo dixo osado, en el modo de dezirlo privado y en el tiempo que lo dixo buen amigo. Gran compassión es de los que se quieren morir, porque no ay quien les diga lo que deven hazer. Todos los que están en torno de la cama, unos le roban los dineros, otros le hazen benefiçios; unos tienen ojo qué han de heredar, otros qué les han de dar; unos lloran por lo que pierden, otros ríen por lo que ganan; y de esta manera el triste, teniendo allí muchos que le hereden, no tiene uno que le conseje. Cada día lo vemos, que los criados, quando veen que se acaba la candela de la vida a sus señores, no curan despavilar los viçios, y de aquí viene que, acabada de morir, comiença luego a heder. Quiero dezir que el fin de su vida es prinçipio de su infamia.
Todos los que estavan allí, assí de los ançianos criados del Emperador como de los nuevos capitanes de la guerra, fueron no menos afrentados que maravillados, y todos loaron lo que dixo y que era meresçedor de quedar por governador del Imperio. El buen Emperador, todo el tiempo que duró la plática de Panuçio, no hizo sino derramar lágrimas de los ojos y dar sospiros del coraçón. Y porque estava muy fatigado no pudo luego responder. Y, llamando a Panuçio, mandóle [168] que luego escreviese y le diese la plática porque quería rumiar en ella, porque cosas tan bien dichas no era razón de olvidarlas. Todo el restante que quedava de la noche lo occupó el secretario en escrevir lo que avía dicho y otro día diolo al Emperador, lo qual tomado estuvo assí todo un día que ni le cayó de las manos ni de leerlo los ojos. La noche, pues, siguiente mandó el Emperador llamar al secretario y en presençia de todos díxole estas palabras. [169]

Capítulo XLII

De lo que respondió Marco el Emperador a Panuçio, su secretario. Dize muchas cosa dignas de notar, assí de la muerte como de la vida.

Bien aya la leche que mamaste en Daçia y el pan que comiste en Roma, el enseñamiento que huviste en Athenas y la criança que tomaste en mi casa, porque en la vida me serviste y en la muerte me consejaste. Mando a mi hijo Cómmodo te pague los serviçios, y a los dioses ruego te agradescan los consejos. Paga de muchos serviçios puede un hombre hazer, mas para un buen consejo pagar todos los dioses son menester. El mayor y más alto benefiçio que un amigo puede hazer a otro amigo es en algún arduo negoçio socorrerle con un buen consejo. Todos los trabajos de la vida son arduos, pero el de la muerte es muy arduo; todos son grandes, pero éste es muy grande; todos son peligrosos, pero éste es muy peligroso; todos al fin en la muerte han fin, sino el de la muerte, que no sabemos qué es su fin. El que está herido de muerte es como el que está de mal de modorra, que, teniendo el juizio bivo, a ninguno puede cognosçer, y offreçiéndosele muchas cosas, no puede terminarse en alguna. Torno a dezir otra vez que es fiel y verdadero amigo el que en tal tiempo a su amigo socorre con un buen consejo.
Y esto que digo todos los que lo oyeren dirán que es verdad, pero yo hos iuro que perfectamente ninguno lo puede cognoscer sino quien se viere como yo me veo agora morir. Sesenta y dos años ha que corro la posta de la vida y acabando agora de correrla mándanme de nuevo que a ojos çiegas corra la posta de la muerte. Con todo eso, como no cognosces [170] el mal, no açiertas en la cura. No está el humor do pusiste los defensivos, no es aquella la fístola do diste los cauterios, no estava allí la opilaçión a do applicaste los socroçios, no eran aquellas las venas ado me diste las sangrías; no açertaste bien la herida ado me cosiste los puntos. Quiero dezir que más y más adentro de mí en mí avías de entrar para mi mal cognosçer. Los sospiros que da el coraçón, y los da de coraçón, no piense el que los oye que luego los entiende: solos los dioses cognosçen las ansias del coraçón que criaron al coraçón. Por cierto muchas cosas ay en mí que no cognosco yo de mí, quánto más el que está fuera de mí.
¡O!, Panucio, accúsasme que temo mucho la muerte: el temerla mucho, niégolo, pero temerla como hombre confiéssolo. Por çierto negar yo que no temo la muerte sería negar que no soy de carne. Vemos que al león teme el elefante, y al elefante el osso, y al osso el lobo, y al lobo el cordero, y el ratón al gato, y el gato al perro y el perro al hombre, y sólo se temen porque no se maten. Pues si los animales rehuyen la muerte, los quales ni temen penar con las furias ni gozar con los dioses, quánto más nosotros que morimos en dubda si nos despedaçarán las furias con sus penas, o si nos acogerán los dioses en sus plazeres. Pero hágote saber que el brío del temor natural de morir le tengo domado con las sueltas y freno de la razón.
¿Piensas tú, Panuçio, que yo no veo que es agostada ya mi yerva, que es vindimiada mi viña, que se desmorona mi casa, y que ya no ay sino el hollejo de la uva y el pellejo de la carne y solo un soplo de toda mi vida? Bien sabes tú que dende la atalaya miras el exército, dende la ribera echas las redes, dende la talanquera corres el toro, a la lumbre te toma el frío y a la sombra el enojoso calor. Quiero dezirte que gorgeas de la muerte teniendo en salvo la vida. ¡Ay de mí, triste! que agora armado de la mortaja haré armas con la muerte, agora desnudo de la vida avré de entrar a somorgujo en la sepultura, agora entraré en el cosso adonde no de toros seré acossado, mas de gusanos seré comido. Y finalmente véome de donde no puedo huir, y si espero espero morir.
Esto digo porque sepas que lo sé, y sientas que lo siento, y, [171] porque no bivas engañado, quiérote descobrir el secreto. Las novedades que has visto en mí, que son aborresçer el comer, tener desterrado el dormir, amar la soledad, darme pena la compañía, tener descanso en los sospiros y passatiempos en las lágrimas, ya puedes pensar qué tormenta deve andar en la mar del coraçón quando tales terremotos y lluvias vemos en la tierra de mi cuerpo. ¿Quieres que ya te diga por qué está en passamiento mi cuerpo y tan desmayado mi coraçón?
Hágote saber que por eso siento tanto la muerte, porque dexo a mi hijo Cómmodo en esta vida en edad peligrosa para él y sospechosa para el Imperio. En flor se cognosçen las frutas, en çierna se cognosçen las viñas, de potro se cognosçe el cavallo y dende niño se cognosçe el moço: si será lerdo para la carga o desbocado para la carrera. Mi hijo Cómmodo en lo poco que es en mi vida, veo lo muy menos que será después de mi muerte. ¿No sabes por qué lo digo, que no lo digo sin causa? Es el príncipe mi hijo moço en la edad y moço y muy más moço en el seso, tiene la inclinaçión mala y no se haze fuerça en ella, rígese por su seso como si fuese hombre experimentado, sabe poco y no se da nada por ello, de lo passado no ha visto nada, en lo presente sólo se occupa. Finalmente por lo que veo agora con los ojos y sospecho con el coraçón, adevino que muy presto la persona de mi hijo ha de peligrar y la memoria y casa de su padre ha de peresçer.
Crióle su madre Faustina muy delicado, y por pedregales muy ásperos le queda de andar mucho camino. Entra agora en las sendas de la moçedad solo y sin guía: témome se quede emboscado en la espessura de los viçios. ¡O!, Panuçio, oye esto que te digo, que no sin lágrimas lo digo. Tú no lo vees que mi hijo queda rico, queda moço, queda solo, queda libre: de un viento, quánto más de quatro y tales, caerá tan tierno árbol. Riqueza, moçedad, soledad y libertad quatro landres son que emponçoñan al prínçipe, enconan la república, matan a los bivos e infaman a los muertos.
Créeme una cosa, que las muchas graçias requieren para sustentarse muchas virtudes. De las hermosas se pueblan los burdeles, los más dispuestos se hazen rufianes, los más esforçados son salteadores, los de muy bivo juizio se tornan [172] locos y los más sotiles vemos hechos ladrones. Quiero dezir que los que están vestidos de muchas graçias naturales, si les falta el afforro de virtudes adquisitas, podémosles dezir que tienen cochillo en la mano con que se hieran, huego a las espaldas con que se quemen, soga a la garganta con que ahorquen, puñales a los pechos con que se maten, abrojos a los pies con que se espinen, pedregales ante los ojos donde tropieçen y tropeçando caigan, y cayendo pierden la vida y baratan la muerte. Los árboles generosos de los quales esperamos frutas en el invierno y sombra en el verano, primero çimientan sus raýzes firmes en las entrañas de la tierra, que sus ramas locas aventuren por el ayre.
Nota, Panuçio, nota: el hombre que dende su infançia puso delante sí el temor de los dioses, la vergüença de los hombres, está habituado a virtudes y acompáñase de virtuosos, mantiene verdad a todos, bive sin periuyzio de alguno; al tal árbol poder podrá la herizada fortuna hender la corteza de su salud, tornar marchita la flor de su moçedad, secar las hojas de sus sabores, coger la fruta de sus trabajos, desrronchar algún ramo de sus offiçios, inclinar lo más alto de sus privanças, pero por mucho que de todos los vientos sea combatido, jamás por jamás será derrocado. Por çierto, el padre que tiene hijo muy dotado de graçias y el hijo por su ruindad las emplea todas en viçios, no avía de nasçer en el mundo, y después de nasçido, en vida avía de ser enterrado. ¿Para qué los padres sudan de día y se desvelan de noche por dexar honra a su hijo, el qual de los dioses compró su padre con sospiros y le parió su madre con dolores, y le criaron ambos con trabajos, y él sale tal que les ha de dar mala vejez en la vida y gran infamia después de la muerte?
Acuérdome que el príncipe Cómmodo, siendo moço, y yo siendo viejo, él siendo mi hijo y yo siendo su padre, contra su voluntad le destetávamos de los viçios: témome que yo muerto aborrezca las virtudes.
Acuérdome de muchos que de su edad heredaron el Imperio, los quales todos fueron tan atrevidos en la vida, que meresçieron renombres de tyrannos en la muerte.
Acuérdome de Dionisio, famoso tyranno de Tinacria, que [173] assí dava premio a los que inventavan viçios como nuestra Roma a los que vençían reynos. ¿Qué mayor tyrannía podía ser en el tyranno que los más viçiosos fuesen sus más privados?
Acuérdome de los quatro reyes que succedieron al Magno Alexandro: a Tholomeo, Antíocho, Seleuco y Antígono, a los quales también los llaman los griegos grandes tyrannos como a su señor gran emperador. Lo que Alexandro avía ganado con famosos triumphos, ellos lo perdieron por muy viçiosos, y de esta manera el mundo que partió Alexandro entre solos quatro, vino a manos de más de quatroçientos.
Acuérdome que Antígono, teniendo en poco lo que a su señor Alexandro avía costado mucho, era tan liviano en su moçedad y tan atrevido en su reyno, que por escarnio, en lugar de corona de oro, traýa unas ramas de yedra y en lugar de sçeptro traýa unas hortigas en la mano, y de esta manera se asentava a juizio con los suyos y a departir con los estraños. Escandalizóme el moço hazerlo, pero espantóme la gravedad de los sabios de Greçia soffrirlo.
Acuérdome de Calígula, quarto Emperador de Roma y moço en cuyo tiempo no sé quál fue mayor: la desobediençia que tuvo el pueblo al señor, o el aborresçimiento que el señor tuvo al pueblo. Y tan asenderado yva aquel moço en sus moçedades y tan desapoderado en sus tyrannías, que si todos no velaran por quitarle la vida, él se desvelava por quitarla a todos. En una medalla de oro traýa escripto este letrero: «Utinam omnis populus unam haberet precise cervicem, ut uno ictu omnes necarem.» Quiere dezir: «Pluguiese a los dioses que toda Roma no tuviese más de una garganta porque yo sólo los matase de una cochillada.»
Acuérdome de Tiberio, hijo adoptivo del buen Augusto (llámanle Augusto porque augmentó mucho en Roma), pero no augmentó el buen viejo tanto en su vida, quanto este moço su successor destruyó después de su muerte. El odio que tenía el pueblo romano con Tiberio en la vida después se lo mostró muy bien en la muerte. El día que murió Tiberio (o le mataron) el pueblo hazía muchas proçessiones y los senadores davan a sus templos grandes dádivas y los [174] sacerdotes offresçían a sus dioses sacrifiçios, porque al ánima del tyranno no la resçibiesen consigo, sino que la entregasen a las furias del infierno.
Acuérdome de Patroclo, rey segundo de Corintho, que heredó el reyno de edad de diez y seis años, y fue tan incontinente en la carne y tan desenfrenado en la gula, que do su padre tuvo el reyno quarenta años, no le posseyó el hijo sino treinta meses.
Acuérdome del muy antiguo Tarquino el superbo, séptimo rey de Roma, el qual en gesto fue muy hermoso y en armas esforçado, en sangre muy limpio. Este malaventurado todas sus graçias afeó con muchas maldades, que la hermosura tornó en luxuria, las fuerças empleó en tyrannías. Por la traiçión y fuerça que hizo a Lucrecia, castíssima romana, no sólo perdió el reyno, pero el nombre de Tarquinos para siempre de Roma fueron desterrados.
Acuérdome de Nero el cruel, que heredó y murió moço, en el qual se acabaron la memoria de los nobles Césares y se renovó la memoria de los antiguos tyrannos. ¿A quién piensas este tyranno diera la vida quando a su madre dava la muerte? Dime, te ruego: coraçón que mató a la madre que le parió, abrió los pechos que mamó, derramó la sangre de que nasçió, ató los braços en que se crió, vio las entrañas de do se formó, ¿qué no piensas que haría quando tal maldad cometía? El día que mató Nero a su madre dixo orando un orador en el Senado: «Por iustiçia meresçía la muerte Agripina, pues parió tan mal hijo en Roma.»
Pues en estos tres días que me has visto assí elevado y ageno de mi juizio, todas estas cosas se me han offreçido, y en lo profundo de mi coraçón comigo las he tractado. Tiéneme este hijo engolfado entre las olas del temor y las áncoras de la esperança. Tengo esperança que será bueno porque le he criado bien, y tengo temor que será malo porque su madre Faustina le crió mal y el moço es inclinado a mal. Y como vemos lo artifiçial peresçer y lo natural durar, reçélome que, después de yo muerto, el moço se torne a lo que con su madre le parió y no a lo con que yo le crié. ¡O, quién nunca tuviera hijo por no dexarle el Imperio, y entonces escogera yo [175] entre hijos de muy buenos padres y no estuviera atado a este que me dieron los dioses!
Pregúntote una cosa, Panuçio: ¿a quién llamarás más fortunado, a Vespasiano, padre natural de Domiçiano, o a Nerva, padre adoptivo de Traiano? Vespasiano fue bueno y Nerva muy bueno, y de los hijos Domiçiano fue summa de toda crueldad, y Traiano fue espejo de toda clemençia. Pues mira cómo Vespasiano en la dicha de tener hijos fue desdichado y Nerva en la desdicha de no tener hijos fue dichoso. No sé los padres por qué desean hijos, pues son occasión de tantos trabajos.
¡O!, Panuçio, quiérote dezir una cosa, como de amigo a amigo porque sepas quiénes somos y quién es el mundo. Yo he bivido sesenta y dos años, en los quales he leído mucho, he oído mucho, he visto mucho, he deseado mucho, he alcançado mucho, he posseído mucho, he suffrido mucho y he gozado mucho; y véome agora morir, y de todo no llevo algo, porque ello y yo somos nada. Gran cuidado tiene el coraçón en buscar estos bienes, gran trabajo siente el cuerpo en allegarlos; pero sin comparaçión es mayor a la hora de la muerte repartirlos. ¿Qué mayor enfermedad del cuerpo, qué sobresalto de enemigos, qué peligro de mar, ni pérdida de amigos puede ser igual con verse un hombre cuerdo al trago de la muerte dexar el sudor de su cara, la autoridad del Imperio, la honrra de su persona, el abrigo de sus amigos, el remedio de sus deudos y el pago de sus criados a un hijo que ni lo meresçe ni pudiendo lo quiere meresçer? En la nona tabla de nuestras leyes antiguas estavan escriptas estas palabras: «Mandamos y ordenamos que todo padre que en opinión de todos fuere bueno pueda desheredar al hijo que en opinión de todos fuere malo. Item qualquier hijo que huviere desobedeçido a su madre, robado algún templo, sacado sangre a muger biuda, huido de la batalla y hecho traiçión algún estrangero; quien en estos çinco casos fuere tomado, para siempre de la vezindad de Roma y de la herençia de su padre sea expellido.» Por çierto la ley fue buena y en el tiempo de Quinto Çinçinnato ordenada, aunque ya por nuestros hados está en olvido puesta. [176]
Estoy sin dubda, Panuçio, muy fatigado, y con el ahogamiento de los pechos no puedo tener el resuelgo. De otra manera, yo te contara por orden (si no me faltara mi memoria) quántos y quántos de los parthos, medos, assirios, caldeos, indos, egypcios, hebreos, griegos y romanos dexaron a sus hijos pobres pudiéndolos dexar ricos, porque eran viçiosos, y a hijos de otros dexaron ricos siendo pobres, porque eran virtuosos. Yo te iuro por los dioses immortales que, si (quando vine de la guerra de los parthos y a mí Roma dio el triumpho y a mi hijo confirmó el Imperio) a mí me dexara el Senado, yo dexara a Cómmodo pobre con sus viçios y al Senado hiziera heredero del Imperio, porque a él fuera castigo y a todo el mundo exemplo.
Hágote saber que çinco cosas llevo de este mundo atravesadas con gran lástima en mi coraçón. La primera, por no aver determinado el pleito que trae la noble biuda Drusia con el Senado porque, como es pobre, no avrá quien la haga iustiçia. La segunda, porque no muero en Roma, por dar un pregón antes que muriese a ver si tenía alguno de mí querella. La terçera, que como maté catorze tyrannos que tyrannizavan la tierra, no desterré los pyrratas o cossarios que andan por la mar. la quarta, porque dexo muerto al infante Veríssimo, mi querido hijo. Y la quinta, porque dexo bivo y por heredero del Imperio al prínçipe Cómmodo.
¡O!, Panuçio, el mayor hado que los dioses pueden dar al hombre no cobdicioso sino virtuoso es darle buena fama en la vida y darle heredero que se la conserve en la muerte. Finalmente con esto concluyo: que yo ruego a los dioses, si parte tengo en ellos, que si ellos se han de offender y Roma escandalizar y mi fama desminuir y mi casa se ha de perder, por su mala vida le quiten a él la vida antes que den a mí la muerte. [177]

Capítulo XLIII

De lo que Marco el Emperador dixo a los ayos de su hijo y governadores del Imperio. Habla que no sean embidiosos ni cobdiciosos, pues han de regir a otros.

Véysme, ¡o, parientes, nobles y antiguos romanos, y mis muy fieles criados!, exalar el ánima, rendirme a la muerte, dexar la vida, hazer pacto con la sepultura. Doleros de mi dolor, angustiaros de mi angustia, penar por mi pena no es de maravillar, porque de juizios claros, de sangres limpias, de amigos fieles, de coraçones tiernos es olvidar sus trabajos y llorar los agenos. Si un bruto se compadesçe de otro bruto, ¡quánto más un humano de otro humano! Esto digo porque en las lágrimas de vuestros ojos conozco el sentimiento de vuestros coraçones. Y pues la mayor paga del beneficio es conoscerle y agradescerle, tanto quanto puedo hos lo agradezco. Y si mi débile agradesçimiento no corresponde a vuestras lastimosas lágrimas, pido a los dioses, pues me quitan en tan breve la vida, paguen por mí esta deuda. Plazer es irse hombre a los dioses y gran pena dexar a los suyos, porque compañía de largos años sobrada fatiga es dexarse en un día. En mi vida hize con vosotros lo que devía, agora hago lo que puedo. Los dioses han de llevar mi ánima; mi hijo Cómmodo, el Imperio; la sepultura, mi cuerpo; y vosotros, mis queridos amigos, mi coraçón. Y por çierto es iusto que, pues vosotros fuistes suyo, siendo yo bivo, él agora sea vuestro después de yo muerto. En lo demás, en particular colloquio ha de ser esta noche nuestro razonamiento.
Ya veis, ¡o, mis precordiales amigos!, cómo estoy en lo [178] último de la última jornada de los hombres y en lo primero de la primera jornada para los dioses. Yo a vosotros por lo passado y vosotros a mí por lo presente es razón que nos creamos; porque a tiempo somos venidos en el qual ya ni tenéis qué me pedir ni yo qué hos offreçer. Ya ni mis orejas pueden oír lisonjas, ni mi coraçón suffrir importunidades. Si me cognoscistes, cognoscedme: yo fui el que soy, yo soy el que fui. A vuestro paresçer en tiempos passados fui algo; véisme aquí: soy poco. Pues de aquí a poco no seré nada.
A Marco el viejo, vuestro amigo, oy se le acaba la vida. A Marco, vuestro pariente, oy se le acaban sus hados. A Marco, vuestro señor, oy se le acaba su señorío. A Marco, vuestro Emperador, oy se le acaba el Imperio. Yo vençí a muchos y soy vençido oy de la muerte. Yo soy el que di muchas muertes a muchos y no puedo dar un día de vida a mí. Yo soy el que entré en carros de oro y oy me sacarán en literas de palo. Yo soy por quien cantaron muchos y oy llorarán todos. Yo soy el que fui muy acompañado de exércitos y oy me entregarán a los hambrientos gusanos. Yo soy Marco, el muy famoso, que con famosos triumphos subí al alto Capitolio y oy con olvido muy olvidado desçenderé en el sepulchro.
Ya, ya veo por los ojos çerca de lo que se reçelava mi coraçón de lexos. Assí los dioses vos sean favorables en este mundo, y a mí en el otro propiçios, que nunca mi carne tomó plazeres para passar esta vida que mi coraçón no tuviese sobresalto de la hora de la muerte. Pues no tengáis pena, que o vosotros de mí o yo de vosotros el fin avíamos de ver. Y doy graçias a los dioses porque llevan a este viejo consigo a descansar y dexan a vosotros moços para que en el Imperio podáis servir. No quiero negar que no temo la muerte como mortal, porque no ay comparaçión del hablar de la muerte en la vida a gustar la muerte en la muerte quando ya se pierde la vida. No ay prudençia de prudente, ni esfuerço de esforçado, ni señor tan enseñoreado, que pueda quitar el temor del spíritu y el dolor de la carne en esta hora. Está tan aferrada, tan conglutinada y en tanto parentesco coniuncta el ánima con la carne y el spíritu con la sangre, que apartarse lo uno de lo otro es lo más terrible y último terrible de todas [179] las terribilidades. Y por cierto ¿cabe en razón que el ánima parta con lástima por dexar a la carne entre los gusanos, y el cuerpo quede con imbidia por ver al ánima ir a gozar con los dioses? ¡O, quán descuidados estamos en la vida hasta que tropellamos y damos de ojos en la muerte!
Creedme esto que hos quiero dezir, pues he passado en lo que estáis y agora experimento lo que veis: que nos tiene tan desacordados la vanidad a los vanos, que quando començamos la vida, imaginamos que ha de durar un mundo, y quando salimos della, no nos paresçe que ha sido un soplo. Y puesto que la sensualidad pene por lo sensible y la carne por la carne, pero la razón guiadora de los mortales me dize no pene con la partida. Si he bivido como bruto animal, es razón que muera como hombre discreto. Morir yo no moriré: morirán oy mis enfermedades, morirá la hambre, morirá el frío, morirán mis congoxas, morirán mis tristezas, morirán mis çoçobras y todo lo que me dava pena.
Oy se me quita el nublado, y hará raso y claro el çielo. Oy se me caen las cataratas de los ojos y veré claro el sol. Oy se destropieça el camino para ir camino derecho. Oy es el día a do se acaba mi jornada, en el qual ya no temeré baybenes de la fortuna. Doy graçias a los dioses immortales porque me dexaron bivir tan limpiamente y tan largo tiempo, que no los hados desdichados de mí, sino yo dellos y de la fortuna imbidioso oy veo fin. Por çierto, si los dioses mandaren asconder mi carne en la sepultura por ser mortal, ellos, pues son iustos, ternán por bien mi fama quede immortal por aver bivido bien. Pues do se commuta la enojosa compañía de los hombres por la dulçe de los dioses, y el estado seguro por la fortuna dubdosa, y el temor continuo por la paz perpetua, y la vida mala por fama buena, no me paresçe que es mal troque.
Sesenta y dos años ha que la tierra crió a esta tierra: tiempo es ya que me reconosca por hijo y yo a ella por madre. Por çierto, madre es muy piadosa, que, aviéndola yo traído so los pies tanto tiempo, ella me resçiba agora en sus entrañas para siempre. Y aunque soy yo quien soy, por ser ella quien es, estoy çierto me terná allí más seguro entre los gusanos que Roma entre los senadores. Aunque a vosotros penase, si a mis [180] dioses pluguiese, pues se ha de hazer y no se puede escusar, holgaría que esta tela se cortase, y este ordimbre se destexese, y en la possessión de la sepultura me diesen, y sería la primera cosa mía propria y perpetua sin tener jamás reçelo de perderla. Todas las cosas mortales que los mortales tienen de la imbidia de los imbidiosos son deseadas, si no es la muerte y sepultura, que están privillegiadas de la rabiosa hambre de la imbidia.
Bien hos veo derramar lágrimas de los ojos y dar tristes sospiros de lo íntimo del coraçón porque digo esto. ¿Cómo no queréis que desee la muerte, pues los médicos no me dan sino tres horas de vida y están en mi coraçón opiladas tres mill años de congoxas, el ungüento de las quales está en el socroçio de la muerte? Aunque es flaca nuestra flaqueza, pero es tan sentible nuestra honra, que en el día de la muerte, quanto más se descargan los huesos de carne, tanto más se carga el coraçón de cuydados. De manera que, quando se desatan los nervios y huesos en el cuerpo, entonces se añudan con ñudos ciegos en el coraçón.
Pues dexando lo que toca a mí en particular, quiero hablaros en general de lo que conviene al príncipe moço y a vosotros sus ayos viejos. Veis aý a mi hijo Cómmodo, único príncipe heredero, que oy espera heredar el Imperio: ni por ser él bueno merezco loa, ni por ser malo reprehensión, porque lo natural tomó de los dioses y la criança de vosotros. Muchas vezes, quando era niño, le ponía en vuestros braços porque agora que es hombre le pusiésedes en vuestros coraçones. Hasta aquí hos tenía por ayos: agora hos ha de tener por padres. Vosotros, siendo yo bivo, le teníades por príncipe para le criar, por Emperador para le servir, por pariente para le ayudar, por hijo para le doctrinar. Hasta aquí teníanle a cargo su padre, su madre y sus ayos; agora, vosotros solos. Queda como nao nueva, que la cometen oy a las bravas mares y se ha de engolfar en el golfo que no tiene suelo, a do las velas de la prosperidad la harán acostar y las rocas de los infortunios la harán anegar. Pues entre tantos vientos importunos y aguas instables, necessidad tiene de buenos remos.
Por çierto, yo tengo gran dolor del Imperio y no menor [181] compassión de este moço, y quien bien le quiere más llorará su vida, que no mi muerte; porque yo, escapando de la mar, véome a puerto seguro y en tierra firme, y él, dexando lo bueno que agora no cognosçe, se aventurará a navegar el mar que no sabe. De su edad tierna y de mi experiençia larga se haría un emperador razonable. Mas ¿qué hará la triste de Roma, que quando tiene ya criado un príncipe bueno, o los hados desdichados le acaban, o la imbidia de los malos le mata, o la crueldad de los dioses le lleva, o él como cuerdo a su mano se alça; de manera que en experimentar príncipes se le va toda su vida, llorando las moçedades de los moços presentes y sospirando por la gravedad de sus viejos passados? ¡O!, si creyesen los prínçipes que comiençan en el Imperio a los reyes quando salen del mundo, cómo les enseñarían quán insuffrible es un solo hombre encargarse de tantos reynos, y como él no puede sino tomarles la hazienda y ellos a él robarle la fama; él desterrar sus personas, mas ellos affligir sus entrañas; a él acabásele la vida y a sus súbditos nunca las quexas; él como él solo no puede hazer más de por uno, y ellos como son muchos esperan que ha de hazer por todos.
Mirad en quánta desaventura bive el príncipe, que el menor pagés del Illírico piensa que para él solo y en él solo tiene puestos los ojos Emperador de Roma. Y como el mundo sea tan cosquilloso y los que le pueblan tan indómitos, el día que el príncipe se cubre de coronas y se arrea de sceptros, aquel día subiecta la hazienda a los cobdiçiosos, la vida triste a los hados, la çerviz a los tyrannos, la fama a los imbidiosos y todo su estado a paresçeres agenos. Pero en esto muestran los dioses su poder, que todos los juizios estén atados y uno solo libre, el paresçer de todos condemnen y uno alaben, den el señorío a uno y la subiectión a tantos, a uno den el castigo de todos y a todos no el castigo de uno. Para gusto de tantos dan un solo manjar, el sabor del qual a unos es dulçe, a otros agrio, a unos cabe el hueso y a otros la pulpa, y al cabo unos quedando ahogados y otros empalagados, y al fin todos han fin.
Querría yo preguntar a los muy ambrientos de mandar qué coronas de imperio, qué sceptros de oro, qué collares de [182] perlas, qué medallas de Achaya, qué ropas de Alexandría ni qué vasos de Corintho, qué carros triumphales ni qué offiçio de consules o dictadores desean aver a troque de su reposo, como sea çierto que no se puede alcançar lo uno sin perder lo otro. Esto lo causa ser malos mareantes y atrevidos pilotos, que, aviendo de huir de la mar a la tierra, huimos de la tierra a la mar. Una cosa diré, aunque sea contra mí: que todos aborresçen la guerra y ninguno procura la paz; todos se quexan del bullicio y ninguno se contenta con el reposo; todos pregonan trabajo en el mandar y ninguno quiere ser mandado.
Siempre fue en los siglos passados y es agora en este presente: que son tan livianos los livianos, que antes eligen el mandar con peligro que el obedesçer con reposo. Viendo que mis días se desminuýan y mis enfermedades se acresçentavan, sospechando entonçes lo que veo agora, tornando de la guerra de Tinacria acordé de hazer mi testamento, y es esto que aquí veis: abridle y guardadle, y por él veréis cómo dexo a vosotros por ayos de mi hijo y governadores del Imperio. Y mirad que sois muchos padres de mi hijo: en el amor entre vosotros y fidelidad con él no seáis más de uno. Gran peligro tiene el príncipe, y no menor desdicha la república, a do son tantas las intençiones quantos los consejeros. Por çierto, aquél se llama príncipe glorioso, y gente bien fortunada, y Senado venturoso, a do en todo se toma consejo, y los consejeros son ançianos, y los consejos son muchos, y la intençión de todos en todo no es más de una. Entonçes Roma era servida de buenos y temida de tyrannos quando en sus muy acordadas consultas entravan trezientos approbados varones, los quales si en el dar de los médicos eran diversos, por çierto en voluntad y buen fin de la república todos eran unos.
Mucho hos ruego y por los dioses hos coniuro seáis muy amigos en la conversaçión y conformes en el consejo. Todas las flaquezas en el príçcipe se pueden suffrir, sino el mal consejo; y todos los defectos en los consegeros son tolerables, sino la imbidia y passión. Quando esta pulilla entra en ellos causa peligro en la iustiçia, desacatamiento en el prínçipe, escándalo en los pequeños y parçialidad con los mayores. El privado que tiene el iuyzio offuscado con passión, y tiene el [183] coraçón occupado con ira, y las palabras demasiadas en ley de bueno, es iusto que con los dioses pierda el favor, con el príncipe la privança y con el pueblo el crédito. Y torno a dezir que es iustíssimo, porque el tal se presume offender a los dioses con su mala intención, no servir a los príncipes con su no buen consejo y offender a la república con su ambición.
¡O, quán ignorantes son los prínçipes que se recatan de las yervas que en los manjares les pueden entoxicar y se descuidan de la ponçoña que sus privados en los consejos les pueden dar! Y por cierto no ay comparaçión, porque las yervas no las pueden dar sino una vez al día, pero el venino del mal consejo cada hora. El tóxicon tiene defensivos de olicornio y remedios de triaca y vómitos; pero a la ponçoña del mal consejo ni le siento remedio ni menos defensivos. Y finalmente hos digo que el venino del enemigo dado en el manjar no puede matar sino a un emperador de Roma, pero la ponçoña que da el privado en el mal consejo mata al emperador y destruye la república. Y como todo príncipe cuerdo tenga en más la fama perpetua que la vida caduca, siendo vosotros governadores del Imperio y ayos de mi hijo, no tienen tanto poder los que mal le quieren sobre su vida como vosotros sobre su fama. Y por eso, si se vela de los enemigos estraños, se deve desvelar entre los privados y amigos domésticos.
Una cosa hos mando como a mis criados y hos ruego como a mis amigos, y es que no hos mostréis tan privados en lo público como lo sois en lo secreto, porque no parezcan unos naturales hijos y otros emptiçios siervos. El que es cuerdo ha de tener mucho tino en aprovecharse de su señor en secreto, y dulce y dissimulada conversaçión con todos en lo público; porque de otra manera la su privança con el príncipe durará poco y el aborresçimiento del príncipe con el pueblo muy mucho. Siempre lo leý de los passados y lo he visto en los romanos presentes, que quando los pocos tienen mucho con uno, aquel uno tiene poco con los pocos y menos en los muchos, los quales traen tan remotas las voluntades quan propinquas las personas. Y como la maldad del tiempo e instabilidad de fortuna no dexen las cosas siempre en un ser, sino que al sueño más seguro cae el despertador del peligro, [184] entonçes lo conozcen los prínçipes quando, passados los plazeres y enriscados en los trabajos, buscan a todos y no hallan a alguno. Esto viene que los unos con el temor presente quiérense retirar y los otros con el disfavor absente no quieren acudir.
Quiérohos dezir una palabra (la qual traed a mi hijo siempre en la memoria): los que en nuestros trabajos hemos de poner muy de lexos, sus voluntades hemos de ganar. El cauto labrador en un año barbecha y en otro siega y coge. No hos tomen en possessión de presumptuosos, porque la presumpçión del privado ançiano desaze la autoridad del príncipe moço, y ni por esto hos despreciéis y encojáis, que la poca manera y estado en el señor engendra desvergüença y atrevimiento en el siervo. Yo dexo declarado por mi testamento a Cómmodo, el príncipe, por hijo vuestro y a vosotros por padres suyos; pero también quiero y mando todos cognozcan él ser señor vuestro en el mandar y vosotros criados míos y vassallos suyos en el obedesçer.
En los negocios arduos, para ser bien guiados, la iustiçia se ha de ver por sabios oradores, y el paresçer por vosotros sus governadores, mas la determinaçión se ha de tomar del príncipe, que es señor de todos. Un consejo hos daré, y si dél mal hos halláredes, quexaos de mí a los dioses: entonçes será fixo el imperio de mi hijo en Roma y segura vuestra privança en su casa quando vuestros consejos fueren medidos por la razón y su voluntad fuere reglada por vuestros consejos. Mucho hos ruego no seáis cobdiçiosos: por eso hos hize grandes merçedes en mi vida, por quitaros la cobdiçia después en mi muerte. Cosa sería monstruosa los que han de refrenar las cobdiçias agenas tener siempre las manos abiertas para sus utilidades proprias. Los cuerdos privados ni han de hazer todo el mal que pueden hazer, ni pedir todo lo que pueden alcançar, porque no les da el príncipe tanta hazienda para sus casas como passión y imbidia del pueblo para sus personas. Y como de medianas naos escapan más en mediano mar que de grandes carracas engolfadas en bravas mares, assí los medianos estados entre medianos imbidiosos más seguros biven que los grandes ricos estados, ricos y privados entre los enemigos émulos y apassionados. [185]
Trillada regla es entre sabios, y experiençia infallible entre buenos, y pienso de oýdas lo sabrán los malos, que la gloria de uno en los mayores pone menospreçio, en los iguales asechança y en los menores imbidia. Una de las cosas que han de tener los que quieren bien regir es la libertad: quanto fuéredes menos cobdiciosos, tanto seréis más libres, porque creçiendo la ravia de la iustiçia, desminúyese la rectitud de la iusticia. Grandes días ha que me determiné de encomendaros la governaçión del Imperio y la criança de mi hijo, y luego proveý de dotar vuestras casas largamente dándohos de lo mío por quitaros la cobdiçia del bien ageno. Creedme una cosa, que si tenéis cobdiçia en vosotros y passión con vuestros vezinos, siempre biviréis con pena y en los negocios agenos los coraçones estarán cruçiados, y los juyzios suspensos, y después allí encaminaréis la iusticia agena do viéredes la utilidad propria.
Un consejo finalmente hos quiero dar, el qual siempre para mí tomé: nunca vuestras honras cometáis a los infortunios de la fortuna, ni hos offrezcáis al peligro con esperança del remedio, porque la sospechosa fortuna tiene las puertas anchas para el peligro y los muros altos y los alvañares angostos para buscar el remedio, y porque me siento muy fatigado dexadme reposar un poco. [186]

Capítulo XLIV

Cómo este exçellente Emperador a la hora de la muerte, delante su hijo Cómmodo, único heredero, declaró los que quedavan por governadores del Imperio.

Passado gran espaçio de la noche, ya que quería quebrar el día, aunque al buen Emperador se le allegava el tiempo de acabar la vida, no por eso perdía el cuidado de ordenar las cosas para después de su muerte. Estavan a la sazón allí en la guerra muy exçellentes hombres de los senadores de Roma. Entre las otras cosas, en ésta se mostró ser muy sabio: que jamás en su casa quiso tener hombre viçioso. Traýa entre los otros cinqüenta cavalleros en su compañía, que a cada uno dellos podían fiar la governaçión de Roma. Muchas vezes solía él dezir: «Los prínçipes más seguros biven ayuntando en sus casas thesoros de hombres buenos, que no sus arcas thesoros de dineros malos. Malaventurado es el prínçipe que se preçia de tener sus arcas llenas de thesoros y sus consejos llenos de hombres perdidos. Los hombres malos hazen a los príncipes pobres y un hombre bueno abasta a hazer un reyno rico.»
Por çierto dezía bien este buen Emperador, porque cada día vemos lo que un padre solo allegó en cinqüenta años, sus hijos perderlo en medio año. Eligiendo, pues, de muchos pocos, y de pocos, los mejores, señaló seis muy señalados varones, los tres de los quales fuesen ayos del hijo y los tres, governadores del Imperio. Fue el uno Pértinax, el qual fue después Emperador. El otro se llamava Pompeyano, casado con su hija, varón más maduro en los consejos que no en los [187] años. El terçero fue Cneo Patroclo, del antiguo linaje de los Pompeyanos, el qual no menos tenía la vida limpia que la cabeça blanca. Otro se llamó Andrisco, al qual en hermosura de gesto, altura de cuerpo, esfuerço de ánimo y cordura con sçiençia ninguno se le igualava en Roma. El quinto se nombrava Bononio, el qual a la sazón era cónsul y en las leyes antiguas muy diestro. El postrero se llamava Ianuario el Bueno; era llamado «el Bueno» porque jamás en sesenta años le vio hombre hazer obra mala, ni dezir palabra oçiosa, ni hazer cosa que no fuese en provecho de la república.
Caso que todos quedaron yguales en la governaçión (digo estos tres postreros), pero a este Ianuario particularmente dexó por capitán del exército, y mandó entregar sus thesoros, y en sus manos puso el testamento, y con muchas lágrimas le encomendó al príncipe Cómmodo. Pues como fuese grave la enfermedad y cada hora de vida esperase la hora de la muerte, mandó despertar al hijo Cómmodo, el qual, descuidado, dormía su sueño. Traído, pues, en su presençia, era lástima de ver los ojos del viejo hechos carne de llorar y los ojos del hijo apegados de dormir. El hijo no podía despertar con el descuido, y el padre no podía tomar el sueño con el cuidado. Puesto, pues, en su presençia, visto quán en poco tenía el hijo la muerte del padre y quánto deseava el padre la buena vida del hijo, moviéronse los coraçones de todos los grandes señores que allí estavan a tener compañía al buen viejo, y no menos a tomar enojo del moço. Entonçes, el buen Emperador, dirigiendo las palabras al hijo, dixo. [188]

Capítulo XLV

De lo que dixo Marco Aurelio Emperador a su hijo en la hora de la muerte. Habla quán trabajoso es ser emperador, y noten los prínçipes esta plática.

A tus ayos y mis governadores he dicho cómo te han de aconsejar a ti, hijo. Quiero agora dezir cómo tú por ellos pocos y todos por ti uno hos avéis de regir. Y no es de tener en poco, porque la cosa más fáçil en el mundo es dar consejo a otro y la más ardua es tomarle para sí. No ay hombre, por simple que sea, que no dé un consejo, aunque no sea menester; y no ay sabio, por muy sabio que sea, que no rehúse el consejo, aunque tenga dél neçessidad. Una cosa veo: que todos tienen consejo para todos y al fin al fin ninguno le tiene para sí.
Bien pienso, hijo, que, según son mis hados tristes y malas tus costumbres, no ha de aprovechar. Lo que no heziste con el temor y presençia de mi vida, menos espero que lo harás de que pongas en olvido mi muerte. Esto más lo hago por complir con mi deseo y satisfazer a la república que no porque espero de tu vida emienda. No ay peor quexa que la que el hombre tiene de sí mesmo. Si tú, hijo, fueres malo, quéxese Roma de los dioses que te dieron tan malas inclinaçiones; quéxese Faustina, tu madre, que te crió en tantos regalos; quéxate de ti mesmo, que no te sabes hazer fuerça en los viçios; y no se quexen de este viejo, tu padre, que no te ha dado buenos consejos. Yo soy çierto que no es tan grande tu dolor de ver que se acaba la noche de mi vida como es el plazer de ver que se viene el día en que has de ser Emperador de Roma; y no me maravillo, porque donde sensualidad reyna, la razón se da por despidida. [189]
Muchas cosas son amadas porque en lo çierto no son cognosçidas. ¡O!, quántas cosas ay, las quales si de verdad fuesen cognoscidas, muy de verdad serían desechadas; pero somos en todas las cosas tan dubios, y andamos en nuestras obras tan desatinados, que unas vezes nuestros juizios se despuntan y saltan de agudos, y otras vezes no cortan nada de botos. Quiero dezir que para el mal somos tan bivos, que perdemos por carta de más; y en lo bueno somos tan simples, que perdemos por carta de menos. Y al fin todo es perder.
Quiérote, hijo, avisar por palabra lo que en sesenta y dos años he cognosçido por larga experiençia, y pues eres hijo mío y moço, razón es creas a este que es tu padre y viejo. Los príncipes, como estamos en el miradero de todos, nosotros a todos y todos a nosotros nos miramos. Oy heredas el Imperio del mundo y la corte romana. Bien sé yo que ay hartos en las cortes de los prínçipes que no saben qué cosa es valerse y tenerse entre tantos engaños como se tractan en las casas de los prínçipes. Hágote saber que en la corte ay parçialidades antiguas, dissensiones presentes, juizios temerarios y testimonios evidentes, entrañas de bívoras y lenguas de escorpiones, malsines muchos, pacíficos pocos, adonde todos toman voz de república y cada uno busca la utilidad propria, todos publican buenos deseos y todos se occupan en obras malas; y finalmente todos biven en extremo, que unos por avariçia arañando pierden la fama y otros como pródigos despeñan y pierden su hazienda.
¿Qué más quieres que te diga? En la corte cada día mudan señores, renuevan leyes, despiertan passiones, levantan ruidos, abaten a los nobles, ensalçan a los indignos, destierran los innocentes, honran los robadores, aman los lisongeros, menospreçian los virtuosos, abraçan los deleites, acoçean las virtudes, lloran por los malos, ríense de los buenos y finalmente tienen por madre a la liviandad y por madrastra a la virtud. Pues más te diré, hijo: la corte que oy heredas no es sino una tienda de buhuneros y un mesón de vagabundos, donde unos venden almazén y otros compran mentiras, adonde unos el crédito, otros la fama, otros la hazienda y otros la vida, y todos iunctos el tiempo pierden. Y lo peor de [190] todo, que andan todos tan abobados, que entonces sienten la herida quando en el coraçón está ya presa la yerva. Roma tiene muy altos los muros y muy abatidas las virtudes. Iáctase Roma que es muy grande el número de sus vezinos; pues llore Roma que son más sin cuento sus viçios. En un mes podrá contar un hombre todas las piedras de sus superbos edifiçios, y en mill años no podrá comprehender las maldades de sus costumbres. Por los dioses immortales iuro que en tres años solos reparé de ti, Roma, todo lo caýdo, y en treinta años no he podido a bien bivir reformar un barrio.
Créeme, hijo, que las grandes çiudades de buenos moradores y no de grandes edifiçios se han de iactar. Nuestros passados triumphavan de los estraños como de menos fuertes en armas, y agora los estraños pueden triumphar de nosotros como de hombres más vençidos de viçios. Por las proezas de los passados son oy honrados los presentes, y por la poquedad de los presentes serán infamados los advenideros. Por çierto es gran vergüença de lo dezir, y no menor infamia de hazerlo, que las hazañas y sudores de los antiguos ayan tornado en locuras y presumpçiones los presentes.
Mira, hijo, bien sobre ti, y el brío de la moçedad y la libertad del Imperio no te hagan desmandar a cometer algún viçio. No se llama libre el que nasçe en libertad, sino el que muere en ella. ¡O, quántos nasçieron esclavos y morieron libres por ser buenos, y quántos morieron esclavos y nascieron libres por ser malos! Allí está la libertad donde permanesçe la nobleza. Más osadía y libertad te darán las proezas de tu persona que la autoridad del Imperio. Ésta es regla general: que todo hombre virtuoso de neçessidad es osado y libre, y todo hombre viçioso de necessidad es tímido y covarde. Osadamente castiga el que de aquel viçio no es notado, y tibiamente castiga el que por aquello meresçía ser castigado.
Tengan una cosa por çierta los prínçipes: que el amor del pueblo y la libertad de su offiçio no la han de ganar o sustentar con armas derramadas por la tierra, sino con muchas virtudes iunctas en su persona. Por çierto más naçiones subiectó Octavio por la fama de sus virtudes, que no Cayo, su tío, con el estrépito de muchas gentes. A un prínçipe virtuoso [191] todo el mundo se le rinde, y a un prínçipe vicioso paresçe que la tierra se le levanta. La virtud es alcáçar que nunca se toma, río que no se vadea, mar que no se navega, huego que nunca se amata, thesoro que nunca se acaba, exército que nunca se vençe, carga que nunca se cansa, espía que siempre torna, atalaya que no se engaña, camino que no se siente, socroçio que presto sana y fama que nunca peresçe. ¡O!, hijo, si supieses qué cosa es ser bueno, y quán bueno serías. Siendo virtuoso, a los dioses harás serviçio, a ti darás buena fama, en los tuyos pornás plazer, en los estraños engendrarás amor, y finalmente todo el mundo te terná amor y temor.
Acuérdome que en los Annales de la guerra tharentina hallé que el muy famoso Pyrrho, rey de los epirotas, traýa en un anillo estas palabras, que dezían: «Al virtuoso poca paga le es ser señor de toda la tierra, y al viçioso poco castigo le es quitarle la vida.» Por çierto fue sentençia digna de tal varón. ¿Qué cosa tan diffícil puede ser por un virtuoso començada que no espere aver en ella buena salida? Miento si no vi en diversas partes de mi Imperio muchos hombres muy obscuros por la fama, muy baxos por la hazienda, muy ignotos por la sangre, y emprender tan grandes cosas, que me paresçía a mí temeridad començarlas y después solo con las alas de la virtud dar famoso fin a ellas. Por los dioses immortales te iuro, y assí Iúpiter me lleve a su casa y a ti, hijo, confirme en la mía, si no vi a un hortolano y a un ollero en Roma que sólo con ser virtuosos fueron causa de echar del Senado a diez senadores viçiosos, y la primera occasión fue que al uno unas ollas y al otro unas moras no quisieron pagar. Dígolo, hijo, porque el viçio al osado desmaya y la virtud al desmayado esfuerça. De dos cosas me he guardado en mi vida, y son no pleitear contra clara iustiçia y no me tomar con persona virtuosa, porque con la virtud se sustentan los dioses y con la iustiçia se goviernan las gentes. [192]

Capítulo XLVI

De otros más particulares consejos que dio el Emperador a su hijo Cómmodo. Especial le avisa que se allegue a consejo y que no sea pesado en el negoçiar, y lo que trae cabe sí.

Veniendo a cosas más particulares, bien veo que quedas moço, y que lo natural no se puede negar, y que como para los arduos negoçios son neçessarios maduros consejos, no menos para sobrellevar la carga de la vida humana deseamos algunas recreaçiones. Para tu moçedad déxote hijos de grandes senadores con quien passes tiempo; para tu doctrina déxote viejos romanos que te criaron y me sirvieron a mí con los quales te aconsejes. Inventar theatros, pescar paludes, matar las fieras, correr los campos, volar las aves, exerçitar las armas, cosas son que tu edad lo demanda y con la moçedad de los moços se han de complir. Pero mira, hijo, que ordenar exérçitos, inventar guerras, proseguir victorias, acceptar treguas, confirmar pazes, echar tributos, hazer leyes, promover a unos, descomponer a otros, castigar los malos y premiar los buenos: el consejo de estas cosas, que son muy arduas, de iuyzios muy claros, de cuerpos muy cansados y de canas muy blancas se han de tomar.
Pues eres moço, de fuera regozíjate con los moços; y por ser Emperador, en lo secreto ençiérrate a tomar consejo con los viejos. Guárdate, hijo, de toda estremidad, que tan malo es el príncipe so color de gravedad regirse del todo por viejos, como so espeçie de passatiempo acompañarse siempre de moços. No es regla general que todos los moços siempre sean moços y livianos, ni todos los viejos siempre sean viejos y [193] cuerdos. Soy çierto de una cosa: que, si los moços nasçen con locura, los viejos que viven y mueren con cobdiçia. Pues guárdate, hijo, te torno a dezir, de ser estremado en este extremo, porque los moços te corromperán las costumbres con su liviandad y los viejos te depravarán el juizio con su cobdiçia. ¿Qué cosa más monstrua puede ser que el príncipe que manda a todos se dexe mandar de uno solo? Por cierto la governaçión de muchos tarde se govierna bien por el paresçer de uno solo. El príncipe que a muchos ha de regir, el intento y paresçer de muchos ha de tomar.
En los Annuales Pompeyanos me acuerdo que hallé un libro de memorias pequeño que traýa consigo el gran Pompeyo, en el qual estavan muchas cosas que él por sí avía leído y sacado, y muchos buenos consejos y avisos que para diversas partes del mundo le avían dado, entre los quales hallé estas palabras que dezían: «El que govierna la república y comete toda la governaçión a viejos, muéstrase ser inhábil; el que la fía de solos moços es liviano; el que la rige por sí solo es atrevido; y el que por sí y por otros es cuerdo.» Por çierto fueron palabras dignas de tal varón.
Huelga, pues, hijo, de tomar consejo, y más en las cosas arduas, porque si no se açertaren, como de muchos fue el consejo, repartirse ha por todos la culpa. Aunque la determinaçión en los negoçios sea por pocos, el consejo tómale de muchos. Entre otros, este bien tiene el consejo común, que uno el inconveniente, otro el peligro, otro el medio, otro el daño, otro el provecho y otro el remedio te dirán. Y ten los ojos tanto en los inconvenientes que te ponen como en el remedio que te offresçen. Quando començares cosas arduas, estima en tanto los daños pequeños para atajarlos luego, como los grandes infortunios para remediarlos después.
Por çierto muchas vezes la poderosa nao por el descuido del piloto se anega en poca agua, y otra no tan poderosa se salva en gran golfo con diligençia. Y no seas pesado, tomando en cosas pequeñas cada hora consejo, porque muchas cosas requieren luego hecho y se dañan esperando consejo. Lo que pudieres expedir por tu autoridad propria y sin daño de la república no lo remittas a otra persona. Y esto es muy [194] iusto, que pues tu servicio depende solamente de los tuyos, su galardón dependa de ti solo.
En el año de seiscientos y treinta y çinco de la fundaçión de Roma, después de las crudas guerras con Iugurtha, rey de los númidas, el día que Mario triumphó, sin poner alguna cosa de las riquezas que traya en el erario dividiólo todo por su exército; y como fuese dello gravemente accusado porque no tomó primero el paresçer del Senado, respondió: «Los que no tomaron paresçer de otros para hazerme serviçios, no es iusto que yo tome consejo con otros para hazerles merçedes.»
De otra cosa, hijo, te quiero avisar, y es que muchos te darán consejo sin que se lo pidas, y en este caso ten esta regla general: «Iamás esperes segundo consejo de hombre que te dio el primero en perjuizio de otro, porque el tal las palabras offresçe en tu serviçio y el negoçio encamina a su provecho.» ¡O, hijo, y quánto ay que cognosçer en los hombres! En quinze años fui senador, cónsul, çensor, capitán y tribuno, y diez y ocho he sido Emperador de Roma, en los quales muchos me hablaron en periuyzio de otros, y muy muchos en provecho suyo y ninguno limpiamente me habló en provecho de otro y serviçio mío. Gran compassión es de tener a los príncipes de todos por su provecho, y ninguno por su amor y serviçio le siguen. Un consejo tomé para mí todo el tiempo que en Roma governé: jamás hombre tuve en mi casa dende que sentí ser odioso a la república.
En el año de la fundaçión de Roma de DCLIX, en la olimpiada CLXXVII, yendo Lúculo Patriçio, el gran amigo de Sylla, a la guerra de Mithrídates, acontesçió que en Tigrano, çiudad de los caldeos, halló una lámina de cobre a la puerta del Rey, en la qual estavan unas letras, las quales dezían allí aver esculpido el maestro de Alexandro Magno. Las letras eran caldeas y contenían estas sentençias:
No es sabio el príncipe que quiere tener en peligro su vida por sostener la privança de uno, y no quiere assegurar su vida y estado con el amor de todos.
No es cuerdo el príncipe que por dar a uno mucho quiere que tengan todos poco. [195]
No es iusto el príncipe que quiere más satisfazer a la cobdiçia de uno que a los serviçios de todos.
Loco es el prínçipe que menospreçiado el consejo de todos, sólo se fía del paresçer de uno.
Y finalmente, atrevido es el príncipe que por amar a uno quiere ser aborrescido de todos.
Palabras fueron dignas de eterna memoria, y por çierto los príncipes las avíades de traer en vuestra presençia. Pues más te diré, hijo, que Lúculo Patriçio puso en presençia del Senado todos los thesoros que traýa, y de la otra parte la lámina en que venían estas palabras para que escogesen lo uno y dexasen lo otro, y menospreçiando el Senado todos los thesoros, eligió la tabla de los consejos. [196]

Capítulo XLVII

De las particulares encomiendas que Marco Emperador encomendó a su hijo, espeçial a su muger y a sus criados.

Hete dicho, como de padre a hijo, lo que toca a tu provecho. Quiérote agora dezir lo que deves hazer después de mi muerte por mi serviçio. Las cosas que yo amé en mi vida, si quieres ser hijo de tu padre, haslas de tener en mucho después de mi muerte.
Encomiéndote, hijo, la veneraçión de los templos, el acatamiento de los saçerdotes y la honra de los dioses: tanto duró la honra de los romanos quanto perseveraron en el serviçio de los dioses. No peresçió el reyno de los pennos por ser menos rico y más covarde que el de los romanos, sino por ser más amador de thesoros y menos cultor de los templos.
Encomiéndote, hijo, a Elia, tu noverca o madrastra; y acuérdate que, si no es madre tuya, es muger mía. So pena de la mi maldiçión, no permittas sea maltractada, porque su daño terná afrentada mi muerte e ynjuriada tu vida. Yo le dexo los tributos de Hostia para su mantenimiento; y los huertos Vulcanos, que yo planté para su recreaçión, no seas osado de tomárselos, porque quitándoselos mostrarás tu maldad; en dexárselos como yo mando, tu obediencia; en darle más, tu bondad y largueza. Acuérdate que es muger, romana, moça y biuda, y de la casa de Trajano, mi señor, y que es madre adoptiva tuya y muger natural mía, que te la dexo muy encomendada.
Encomiéndote a tus cuñados y mis yernos, y a tus hermanas mis hijas. Yo las dexo a todas casadas, no con reyes estrangeros, [197] sino con vezinos naturales. Todos quedan dentro de los muros de Roma, do ellos a ti serviçios, y tú a ellos hazer puedes merçedes. Ten, hijo, mucho tino en tractarlas de tal manera, que ni porque sea muerto el viejo de su padre sean desfavoresçidas, ni porque vean Emperador a su hermano se tornen locas. Son de muy tierna condiçión las mugeres que de pequeña occasión se quexan, y de muy menor se ensobervesçen. Consérvalas después de mi muerte como yo las tenía en mi vida, que de otra manera será su conversaçión coxquillosa al pueblo e importuna a ti.
Encomiéndote a Lípula, tu hermana, que está con las vírgines vestales. Acuérdate que es hija de tu madre, mi Faustina, a quien yo amé mucho en la vida y hasta mi muerte he llorado su muerte. Cada año dava a tu hermana dos mill sexterçios para sus neçessidades. Yo la casara también como a las otras, si no se quemara la cara en las brasas. Y todos tuvieron el caso a desdicha, espeçial Faustina, su madre, que siempre la llorava; pero yo la desdicha le cuento por dicha, porque no fue tan quemada su cara de las brasas quanto fuera en este mundo su fama abrasada de muchas lenguas. Yo te iuro, hijo, que para el serviçio de los dioses y para la fama de los hombres, ella está más segura con las vírgines en el templo que no tú con los senadores en el Senado. Desde agora adevino que, al cabo de la jornada, ella se halle mejor con su ençerramiento que tú con tu libertad. En la provinçia de Lucania le dexo los dos mill sexterçios: no cures de occupárselos.
Encomiéndote a Drusia, biuda romana, que trae gran pleyto con el Senado, porque en los bulliçios passados fue de los proscriptos su marido. Yo tengo muy gran compassión della, porque ha ya tres meses que tiene puesta la demanda y con mis grandes guerras no he podido declarar su iustiçia. Hallarás por verdad, hijo, que en treinta y çinco años que he governado en Roma, jamás muger biuda de ocho días arriba tuvo delante de mí pleito o querella. Ten, hijo, gran compassión de las tales, porque son muy peligrosas las mugeres neçessitadas, y alargándoles el pleyto disminuyen de su crédito; y al fin al fin, yendo el negoçio a la larga, no cobrarán tanto de su hazienda quanto perderán de su fama. Ten [198] compassión de los hombres pobres, y tenerla han de ti los hombres muy ricos.
Encomiéndote, hijo, a mis criados antiguos. Mis años largos, mis guerras crudas, mis neçessidades muchas, mi cuerpo pesado y mi enfermedad larga hales sido occasión de mucha pena. Ellos, como leales, por darme la vida tomavan la muerte. Justo es que, pues yo tomo su muerte, ellos hereden mi vida. Una cosa ten çierta: caso que mi cuerpo quede con los gusanos en la sepultura, siempre delante los dioses terné dellos memoria. En esto paresçerás ser buen hijo: en que pagues a los que sirvieron a tu padre. Mira, hijo, todo príncipe que haze iustiçia siempre cobra enemigos en la execuçión della. Y como esto se haga por mano de los que cabe él andan, quanto están más privados al prínçipe, tanto están más odiosos al pueblo. Y como cada uno ame la iustiçia en general y todos aborrezcan la execuçión della en particular, muerto el príncipe iusto, el pueblo quiere tomar la vengança de sus criados iniusta. Quando eras niño, te criaron mis criados porque los sustentases agora que son ya viejos. Por çierto, infamia sería al Imperio, offensa a los dioses, injuria mía, ingratitud tuya, que hallando tú diez y ocho años sus braços abiertos, hallasen ellos un día tu puerta çerrada.
Estas cosas he querido encomendarte en particular, y tenlas siempre en la memoria, que pues yo me acuerdo dellas en la muerte, piensa quán de coraçón las amava en mi vida. [199]

Capítulo XLVIII

De las últimas palabras que Marco dixo a su hijo, y de la tabla de los consejos que antes que espirase le dio, y de lo que se contenía en ella.

Acabadas las encomiendas que el Emperador a Cómmodo, su hijo, encomendó, quebrando ya el alba del día, començáronse a quebrar los ojos, turbar la lengua y temblar las manos. Y como esto el venturoso Emperador sintiese, sacando de la flaqueza fuerça y del desmayo coraçón, mandó a Panuçio, su secretario, fuese a su escriptorio y le traxese una arca grande allí en su presencia, y abriéndola sacó una tabla pequeña que tenía tres pies en ancho y dos en largo. Era de líbano, y al derredor guarnida de olicornio; çerrávase con dos puertas muy sotiles de una madera colorada, que dizen ser del árbol do cría el ave Fénix, que se llama rasín, y que assí como no ay más de una ave Fénix en el mundo, que se cría en Arabia Felix, assí no ay otro árbol en el mundo de aquella manera. De partes de fuera, en una de las tablas estava esculpido el dios Iúpiter, y en la otra la diosa Venus, y de la parte de dentro en las tablas que çerravan estava el dios Mars y la diosa Çeres. En la mesma tabla prinçipal, en lo alto della estava hecho un toro de talla entretallado a maravilla muy al natural. En lo más baxo estava un rey pintado, que dezían ser de mano del muy famoso Appelles, el antiguo pintor. Pues tomando el Emperador la tabla en las manos, apenas podiendo hablar, dixo:
Ya, hijo, vees cómo de los baibenes de la fortuna escapo y en los tristes hados de la muerto entro. No sé para qué [200] los dioses nos criaron, pues ay en la vida tanto enojo y en la muerte tanto peligro. Yo no entiendo a los dioses: ¿por qué tan gran crueldad usaron con las criaturas? Sesenta y dos años he navegado con grandes trabajos por el peligro de esta vida, ¿y agora mándanme desembarcar de la carne y tomar tierra en la sepultura? Ya se desata el argadillo, ya se destexe el ordimbre, ya se corta la tela, ya se me acaba la vida, ya despierto desta modorra. Acordándome de lo que he passado en la vida, no he gana de más vida. Y como no sé el camino por do nos encamina la muerte, rehúso la muerte. ¿Qué haré? Determínome de dexarme en mano de los dioses de mi propria voluntad, pues ha de ser de necessidad, a los quales pido que, si me criaron para algo bueno, por mis deméritos no me priven dello. Ya estoy en el último «vale», y para esta postrera hora te tengo guardada la mayor y más exçellente joya que yo he posseído en mi vida.
Sabrás que en el año décimo de mi imperio se me levantó una guerra contra los parthos, por cuya causa con mi persona propria les huve de dar la batalla. La guerra acabada, víneme por la antigua Thebas de Egypto por ver algunas antigüedades, entre las quales hallé en casa de un saçerdote esta tabla, la qual el día que alçavan a uno los egypçios por rey, luego a la cabeçera de su cama la colgavan. Y dezíame aquel sacerdote averla hecho un rey de Egypto por nombre Ptholomeo Arsáçides, que fue muy virtuoso, y por memoria de aquel, y para exemplo de los otros, la tenían muy guardada los sacerdotes. Yo, hijo, la he tenido comigo, y ruego a los dioses que tales sean tus obras quales en ella hallarás los consejos. Como Emperador, te dexo heredero de tantos reynos, y como padre te doy esta tabla de los consejos. Sea ésta la última palabra, que con el Imperio serás temido y con los consejos de esta tabla serás amado.
Esto dicho y la tabla entregada, bolvió los ojos el Emperador, y por espaçio de un quarto de hora passado espiró. Tornando, pues, a la sobredicha escriptura, estava en aquella [201] tabla, entre el toro y el rey un letrero de letras griegas, quasi por modo de verso heroico, que en nuestro vulgar querían dezir:
Nunca sublimé al rico tyranno, ni aborreçí al pobre iusto. Nunca negué la iustiçia al pobre ni perdoné al rico por rico. Nunca hize merçed por sola affectión, ni di castigo por sola passión. Nunca dexé mal sin castigo, ni bien sin galardón. Nunca clara iustiçia cometí a otros, ni la obscura determiné por mí. Nunca negué iustiçia a quien me la pidiese, ni misericordia a quien la meresçiese. Nunca hize castigo estando enojado, ni prometí mercedes estando alegre. Nunca me descuidé en la prosperidad, ni desesperé en la adversidad. Nunca hize mal por malicia, ni cometí vileza por avariçia. Nunca di la puerta a lisongeros ni las orejas a murmuradores. Siempre trabajé ser amado de buenos y temido de malos. Finalmente, favorescí a los pobres que podían poco; fui favoresçido de los dioses que podían mucho.
Aquí acaba el primero libro llamado Áureo, en el qual tracta de los tiempos de Marco Aurelio, Emperador XVII de Roma. Fue traduzido por el Reverendo Padre fray Antonio de Guevara, predicador en la Capilla de la Sacra, Céssarea, Cathólica Magestad.

Finis historiae.

SEGUNDO LIBRO


Comiença el segundo libro llamado Áureo, en el qual se ponen muchas cartas por Marco Aurelio, XVII Emperador de Roma, por él embiadas a diversas personas, en las quales muestra la subtileza de su ingenio y la profundidad de su doctrina. Fueron traduzidas por el dicho Reverendo Padre fray Antonio de Guevara, uno de los predicadores en la Capilla de la Sacra, Cessárea, Cathólica Magestad.

Carta I

Embiada por Marco Emperador a Catulo Çensorino, en la qual habla de la muerte de su muy querido hijo, el infante por nombre Veríssimo.

Marco, Çensor nuevo y moço, embía salud y reverençia a ti, Catulo Çensorino, antiguo y viejo.
Si, escriviéndote dos cartas, no quieres responder una, si es por no poder, callo; si por no querer, quéxome; si es por olvido, accúsote; si por tenerme en poco, appello; si por soñarlo, no creas en sueños; y si no quieres que valgan por testamento de me gloriar dellas como de amigo, valgan por codiçillo, avisándome y reprehendiéndome como padre a hijo.
Obligados están los moços virtuosos de honrar a los viejos cuerdos, y no menos los viejos sabios como tú de alumbrar y doctrinar a los moços muy moços como yo. Iusta cosa es que las nuevas fuerças de la moçedad suplan y sirvan a las ya quebrantadas por la senectud, y por semejante su larga experiençia desengañe a nuestra tierna edad y natural ignorançia. Aquélla es moçedad mal empleada adonde sobran las fuerças del cuerpo y faltan las virtudes del ánima; y aquélla es honrada senectud, en la qual, quanto más se secan las fuerças y nervios de fuera, tanto más retoñecen y reverdeçen las virtudes de dentro. Vemos por experiencia que en el árbol, quando se cogen las frutas y se caen las hojas y se secan las flores, están más verdes y son más provechosas sus raýzes. Quiero dezir que, passada la primavera de la iuventud y el verano de la moçedad, y venido el invierno de la vejez podrida, ya la fruta de la carne, caídas las hojas de los favores, y marchitas [208] las flores de los deleites, y seca la corteza de las vanas esperanças de fuera, razón es que entonçes sean muy mejores las raýzes de sus obras de dentro.
Los viejos más se han de preçiar de obras buenas que no de canas blancas, porque la honra por vida buena y no por cabeça blanca se ha de dar. Aquélla es gloriosa república, y fortunado el príncipe que es señor della, adonde ay iuventud para los trabajos y ançianidad para los consejos. Como se sustenta la naturaleza del bivir se ha de aver la poliçía en el governar, y es que ni todas las fructas vienen iunctas ni se acaban iunctas, sino que quando comiençan unas acaban otras, y de esta manera, vosotros doctrinando y nosotros obedesçiendo, como padres viejos y pollos nuevos en el nido del Senado, cayéndose las plumas a unos, ternán ya los cañones otros; y ansí, no podiendo bolar los padres cansados, serán mantenidos por los hijos tiernos.
A ley de bueno te iuro, y assí te vea yo con reposo, mi Catulo, tenía en propósito de no escrevirte renglón ogaño, porque estava reñida mi pluma con tu pereza, sino que la poquedad de mi juizio y el gran peligro de mis offiçios siempre reclaman por tus consejos. Este privilegio tiene la sabiduría en la casa donde mora, que a los sabios haze señores de simples y a los simples esclavos de sabios.
Pienso me has olvidado, pensando que ya la muerte del infante Veríssimo, mi querido hijo, con el largo tiempo la tengo puesta en olvido. Occasión tienes para pensarlo, porque muchas cosas el tiempo cura que la razón no sana; mas en este caso no sé quál es mayor: el engaño tuyo o el dolor mío. Yo te iuro por los dioses immortales que no están tan apoderados los hambrientos gusanos en las entrañas del desdichado hijo, como los crudos dolores en el coraçón del lastimado padre. Y aun de verdad no ay comparaçión, porque el hijo murió una vez y su padre muere cada momento. ¿Qué más quieres que te diga, sino que ha él embidia de la muerte y a mí compassión de la vida se ha de tener, porque él muriendo bive y yo biviendo muero?
En los desastrados casos de la vida y en los mañosos reveses de la fortuna, a do la maña aprovecha poco y la fuerça [209] menos, parésçeme a mí que el mejor remedio es sentirlo como hombre y dissimularlo como discreto. Si todos todas las cosas como las sienten de dentro en el coraçón las mostrasen de fuera con la lengua, pienso que los ayres romperían con sospiros y la tierra regarían con lágrimas. ¡O!, si al coraçón lastimado con lástimas de veras le viesen los ojos corporales, yo te iuro que allí viesen cómo es más una gota de sangre que él suda dentro, que todas sus lágrimas que ellas lloran de fuera. No tienen comparaçión los grandes dolores del cuerpo con el más pequeño que tiene el espíritu. Para todos los trabajos de los cuerpos tienen inventado remedio los hombres, pero el triste coraçón, si habla, no le oyen; si llora, no le veen; si se quexa, no le creen. ¿Qué hará, el triste, sino aborreçer la vida con que muere y amar la muerte con que biva?
Las virtudes heroicas en los heroicos no consisten en suffrir las passiones del cuerpo, sino las del ánima. Éstas, éstas son las que alteran los humores sin mostrarlo en el gesto, echan la calentura sin alterar el pulso, házennos arar con los pechos, arrodillar en el suelo, suffrir el agua hasta la boca, tomar la muerte sin dexar la vida, y finalmente alárgannos la vida porque más penemos y niégannos la sepultura porque no descansemos. Pero considerando que si me atribulan las tribulaçiones, también me empalagan las consolaçiones, y que siempre tengo o hambre de uno o hastío de otro, tomo este remedio: dello dissimulando con la lengua, dello llorando con los ojos, dello sintiendo con el coraçón, passo mi vida como quien espera perder lo que tiene y jamás cobrar lo que perdió.
Esto digo porque, si no me vees ya hazer humo de lloros y bozes como solía en la muerte de mi hijo, no pienses que es porque no arde el coraçón, sino que con el gran calor está consumida la humidad de los ojos, y hechas brasas se queman entre sí las tristes entrañas. ¡O!, mi Catulo, ¿y agora sabes tú quánto pierde un honrado padre en perder un hijo bueno? De todas las cosas son los dioses largos sino de darnos hijos virtuosos.
Curiosamente lo he mirado, que adonde ay mayor abundançia de altos estados, ay mayor hambre de buenos [210] herederos. Gran lástima es de oýrlo, y muy mayor de verlo: ver a los padres cómo suben por ricos y ver a los hijos desçender por viçiosos; ver los padres honrar a sus hijos y ver los hijos infamar a sus padres; ver los padres dar descanso a sus hijos y ver los hijos dar mala vejez a sus padres; ver los padres morir porque mueren sus hijos tan temprano y ver los hijos llorar porque mueren sus padres tan tarde; y finalmente la honra y riquezas que sus padres les procuraron con mucho cuidado, ellos lo pierden con mucho descuido. De una cosa sey çierto, que las riquezas puédenlas allegar con fuerças y mañas los padres, pero que las han de sustentar con solas virtudes los hijos. Iamás los dioses dexarán que sea perpetuo lo que con mala intençión huvo prinçipio, y en periuyzio de otro está fundado y de mal heredero esta posseído. Y como los hados tristes de los padres lo permittan, que las riquezas dexadas a sus hijos sirvan a los viçios por su passatiempo dellos que son viçiosos, ellos lo meresçiendo y los dioses lo mandando, paresçe el heredero y lo heredado.
Mira bien qué te diré: yo tenía dos hijos, a Cómmodo, el prínçipe, y a Veríssimo, el infante. Murió el menor en edad y mayor en virtud. Siempre imaginé que, biviendo el bueno, avía de ser pobre, y agora que me quedó el malo, pienso de ser rico. Diréte por qué: los dioses son tan piadosos, que a padre pobre no dan hijo malo y a padre rico apenas dan hijo bueno. Y como en toda prosperidad siempre ha de aver alguna siniestra fortuna, que tarde que temprano allí nos arma la çancadilla do vee que caeremos con mayor lástima, y por eso permitten que lo que los padres cobdiçiosos allegaron con mucho trabajo mueran con esta lástima de dexarlo a hijos viçiosos muy mal empleado.
Dígote verdad, que lloro tanto al hijo que los dioses me dexaron como al que me llevaron, porque la poquedad del bivo haze immortal la memoria del muerto. La mala yazija y conversaçión de los que biven nos haze sospirar por la buena compañía de los que mueren. El malo siempre reclama por su maldad que le quiten la vida, y el bueno siempre meresçe que le lloren su muerte. Dígote de verdad, mi Catulo, que pensé perder el seso quando vi morir al infante mi hijo, pero [211] consuélome que él de mí o yo dél avíamos de ver esto, y que los dioses me lo emprestaron y no me lo dieron, y que ellos son los herederos y yo soy usufructuario, y que todas las cosas se han de medir por su voluntad iusta, y no por nuestro querer desordenado. Pienso que quando me mataron al hijo, restituý lo ageno, y no que me tomaron lo mío. Mas pues fue voluntad de los dioses de dar al hijo descanso como a bueno y lastimar al padre porque era malo, doyles graçias por el tiempo que me dexaron gozar su vida. Offrézcoles la paçiençia que he tenido en su muerte, ruégoles mitiguen con este castigo su ira, y pídoles que, pues quitaron la vida al infante, hagan de buenas costumbres al príncipe.
Acá he sabido en Roma la tristeza que por mi tristeza has tenido allá en Samia; ruego a los dioses piadosos te dexen ver buen gozo de tus hijos y me dexen pagarte con alegría lo que tú has llorado por mi pena. Mi Faustina te saluda, y avrías compassión de verla. Con los ojos llora, con el coraçón sospira; con las manos se lastima, con la lengua se maldize; ni come de día, ni duerme de noche; ama las tinieblas, aborresçe al luz; y no me maravillo que lo que se crió en las entrañas se sienta en las entrañas. Es tan estraño el amor de las madres, caso que esté el hijo en la sepultura muerto, siempre ellas le tienen en el coraçón bivo. Regla general es lo que mucho fue amado en la vida siempre dexar mucha lástima en la muerte.
Hágote saber que passo vida muy triste, porque muestro la cara alegre caresçiendo el coraçón de alegría, y entre los hombres cuerdos, teniendo los dolores bivos y mostrando las caras alegres, no es otra cosa sino enterrarse en vida caresçiendo de sepultura. Mucho te paresçerá que he hecho, pero yo te iuro por los dioses immortales que es mucho más lo que siento. Muchas vezes me paresçe que quiero rebentar por no osar llorar con los ojos lo que tengo represado en las entrañas. Yo tengo necessidad de communicar contigo algunas cosas: vente a Bietro porque hablemos en ellas. Pues los dioses tuvieron por bien de llevarme al hijo tan deseado, quiérome consolar contigo, que eres amigo muy querido. [212]
Pocos días ha que vinieron unos embaxadores de los rhodos, a los quales di los más de mis cavallos. De la Ulterior España me traxeron ocho cavallos, aý te embío los quatro. Querría que saliesen tales, que dellos tuvieses contentamiento. Los dioses sean en tu guarda, y a mí y a mi Faustina nos den alguna alegría. Marco, el muy lastimado, te escrive de su propria mano. [213]

Carta II

Embiada por Marco Aurelio Emperador a un su amigo llamado Çincinato, porque siendo cavallero se tornó mercader. Es letra de notar.

Marco, edil çensorino, a ti, Çinçinato el capuano, embía salud para la persona y esfuerço contra la siniestra fortuna.
Desde la fiesta de Bereçinta, madre de los dioses, ni criado de tu casa he visto, ni letra de tu mano he leído, la qual cosa me ha puesto sospecha que o tu salud ha corrido peligro, o a nuestra amistad tienes en menospreçio. No te descuides con tan gran descuido, ni nos olvides con tan gran olvido, porque no es tanto tu trabajo en escrevir, quanta es nuestra consolaçión en tus cartas leer, y si empereza tu mano por su trabajo, esfuérçela tu coraçón por mi descanso. En esto se paresçen los verdaderos amigos, en que yo vele por quitarte de todo pesar y tú te desveles por hazerme todo plazer.
Bien sabes que lo poco que ay de tu Capua al mi Monte Celio no fue causa que nosotros fuésemos amigos; pues lo que ay de aquí al Illírico no es razón que nos torne estraños. Los vinos delicados, quanto más son desterrados, tanto mayor fuerça toman; y los verdaderos amigos, quanto se van apartando más sus personas, tanto han de venir más iuntándose sus voluntades. Dime, te ruego, Çinçinato: pues siempre me hallaste fiel en tu serviçio, ¿por qué estás sospechoso de mi deseo? Las hojas verdes de fuera arguyen no estar seco el árbol de dentro, y las buenas obras en público pregonan qué tales sean las entrañas en secreto. Donde no ay perfecto amor siempre ay quiebra en el serviçio, y el que perfectamente [214] ama perfecta y perpetuamente sirve. Yo estoy afrontado assí de tu pereza en me mandar como de mi covardía en te escrevir. Quiérote confessar una verdad: que si tanto huviera tenido de atrevimiento como de voluntad y pensara que la poquedad de mi letra satisfiziera a la grandeza de tu juizio, quedara por mal echada, mas no por corta, como quien echa lança.
En los tiempos passados, quando yo era moço y tú eras viejo, tú a mí consejos y yo a ti dineros nos dávamos; mas agora que tus canas te sentençian por viejo y tus obras te accusan de moço, razón es que tú socorras a mi pobreza con dineros y yo a tu liviandad remedie con consejos. Por lo mucho que te quiero y por lo que en ley de amistad devo, te quiero avisar lo que el hombre cuerdo deve hazer, y es esto: acordarse de los benefiçios que ha reçebido, olvidar las iniurias que le han hecho; estimar en mucho lo poco suyo, no tener en nada lo mucho ageno; favoresçer a los buenos y dissimular con los malos; ser grave con los mayores y communicable con los menores; a los presentes hazer buenas obras y de los absentes dezir buenas palabras; las graves pérdidas de fortuna tenerlas en poco y las muy pequeñas de la honra tenerlas en mucho; por una cosa no aventurar muchas y por muchas dubdosas no aventurar una cierta; y finalmente ser amigo de uno y enemigo de ninguno. Estas cosas ha de tener el que entre los buenos por buenos se quiere contar.
He sabido dexaste ser pretor de la guerra y te metiste por mar y por tierra en mercadería: espantado me has dexar de conquistar a los enemigos como romano y tomar offiçio con que persiguas a tus amigos como tyranno. ¿Quieres hazer mal a los domésticos y dexar a los estraños? ¿Quieres quitar la vida a quien nos da vida y quitar la muerte a quien nos quita la vida? ¿Quieres a los bulliçiosos dar assosiego y a los assosegados quitar su reposo? ¿Quieres dar a los que nos toman lo nuestro y tomar a los que nos dan de lo suyo? ¿Quieres librar a los condemnados y condemnar a los innoçentes? ¿Quieres ser tyranno de tu república y no defensor de tu patria? Pues a todo esto se aventura el que dexa las armas y se mete en mercadería. [215]
Estado he pensando entre mí qué te movió a dexar la cavallería, donde tenías tanta honra, y tomar offiçio donde se te siguía tanta ignominia. Por çierto, no siento otra escusa sino que por viejo ya no podías saltear en las sierras, y agora asentado robarás en las plaças. En los viejos vieja enfermedad es que, faltándole las fuerças de fuera, luego se arman con maliçias de dentro (digo de los muy cobdiçiosos). Una cosa te quiero dezir: que has tomado offiçio en el qual lo que los otros tus compañeros hurtaron en muchos días tú se lo coheches en una hora, y después verná tiempo en que tú lo pierdas en un momento, y assí permitten los dioses que uno sea castigo de muchos, y el tiempo largo castiga a todos.
¿Qué es esto, mi Çinçinato? En la casa de Çinçino, tu padre, lanças, que no escrivanías, estavan colgadas; las salas llenas de armas, que no de fardeles, vimos; los portales poblados de cavalleros, que no de merchantes, estavan. Por çierto la vimos escuela de nobles y no como agora cueva de ladrones. ¡O!, Çinçinato, maldito seas tú y tu offiçio, en el qual queréis los mercaderes bivir pobres por morir ricos, y torno a dezir que seréis malditos porque la cobdiçia de un malo se ha de complir en periuyzio de muchos buenos. No quiero lastimarte con tus passados, mas quiérote avisar de la miseria tuya y de tus advenideros. Si pensase que tu cordura tenía tan al cabo al mundo y a sus liviandades como el mundo tiene a ti y a tus días, como paresçe por tus canas escusaría a mí de trabajo en persuadirte y a ti de fastidio en oýrme; pero a puerta de tan gran descuido, razón es se toque el aldava de algún aviso.
Por fina que sea la navaja, tiene neçessidad de passar por la muela, y por claro que sea el iuyzio, de tiempo a tiempo tiene neçessidad de consejo. Muchas vezes yerran los hombres cuerdos, no porque quieren errar, sino que las cosas son de tal qualidad, que su cordura no abasta a poderlas açertar, y por eso es menester que su voluntad se desmarañe, su iuyzio se desolline y su paresçer boto se desembote, y de quando en quando tome un filo en el paresçer ageno. Mira bien, Çinçinato, que adonde los çimientos no son fixos, los edifiçios son peligrosos, los omenajes de este mundo sobre que rondamos [216] los hijos de vanidad sobre arena están fundados, y por muy sumptuosos que sean, un poco de ayre los mueve y un poco de calor de prosperidad los abre y una lluvia de adversidad los desmorona y a poco tiempo, quando no catamos, todo por tierra se allana. Aunque las palas sean de plata y los açadones de oro, y los açadoneros sean reyes y caven mil años hasta desentrañar la tierra en los abismos, no hallarán roca firme ni peña biva donde estén firmes sus mayoradgos y perpetuos sus estados.
Todas las cosas los dioses immortales communicaron a los hombres mortales, sino la immortalidad, y por eso se llaman ellos immortales, porque nunca mueren, y nosotros nos llamamos caducos porque al fin todo ha fin. Por duros que estén los muros, la mucha antigüedad los haze estar carcomidos. Solas dos cosas están libres, las quales la fortuna no las puede dexar a trasmano ni el tiempo las ponga en olvido, y son la fama buena o mala con los hombres, y la pena y gualardón de buenos o malos con los dioses. ¡O!, mi Çinçinato, acábanse las personas ¿y no se han de acabar las haziendas? Que verde, que madura, que podrida, de apartarse ha en algún tiempo la fruta del árbol florido, y no lo tengo en nada, porque esto es morir al natural, sino que muchas vezes en hoja y flor nos lo lleva la elada de una enfermedad o el pedrisco de una desdicha. Enojosa, costosa, reboltosa y prolixa es de texer la tela, mas quanto se texe en muchos días se corta en un momento. Por semejante, lastimosa cosa es ver a un hombre con quánto trabajo se acaba de criar y en estado de honra se poner, y después, quando no catamos, él y ello lo vemos todo peresçer sin memoria de nada quedar.
¡O!, mi Çinçinato, por el amor que nos tenemos te ruego, y por los dioses immortales te coniuro, no creas al mundo, el qual tiene por condiçión debaxo de poco de oro asconder mucho orín, y so color de una verdad cargarnos de mill mentiras, y con un breve deleite nos mezcla diez mill pesares; a los que muestra más amor engaña con gran engaño; a quien da más de sus bienes le procura mayores daños; a los que le sirven de burla haze merçedes de veras, y a los que le aman de veras dales los bienes de burla; y finalmente, al sueño más [217] seguro nos despierta con mayor peligro. Pues ¿qué quieres dél?, dime.
Una cosa te quiero dezir, y me paresçe que no la deves olvidar, y es que más fe han menester los hombres para no creer las vanas vanidades que vemos con los ojos que no para creer las grandes maravillas que oýmos con los oýdos. En una cosa he mirado, y por larga experiençia la he cognosçido, que pocas casas pintadas ni estados encumbrados hemos visto en Roma que a poco tiempo no tengan graves cuidados en su coraçón, crudas enemistades con sus vezinos, mayores invidias de sus herederos, descomedidas importunidades de sus amigos, dobladas maliçias de sus enemigos, enojosas goteras de pleitos en el Senado; y a las vezes, por quitar una gotera de su hazienda, hazen quatro en su honra; y finalmente lo que con mucho cuidado allegaron para el hijo que más querían, con mucho descuido se lo goza otro heredero que no pensavan.
Justa sentençia es los que engañaron a muchos con muchas malas obras en la vida se hallen engañados de sus vanos pensamientos en la muerte. Crudos serían los dioses, y muy grave de suffrir a los hombres, si lo que allegaron los malos para un solo heredero en perjuizio de muchos buenos se lo dexasen gozar en paz por muchos años. Sobrada locura me paresçe nasçer llorando, morir sospirando y bivir riendo: la regla para medir por todas partes se ha de igualar.
¡O!, Çinçinato, ¿quién te ha engañado?, que para una jarra de agua que has menester del piélago deste mundo para pasar la mísera vida, quieres desollar las manos con la soga de los cuidados, y quebrantar el cuerpo en la polea de tantos trabajos, y aventurar tu honra propria por una herrada de agua agena, y por hinchir un cántaro de estos bienes quieres suffrir mill peligros, y en tan vil exerçiçio no dubdas perder el crédito, y al fin al fin yo te iuro que quedes tan muerto de sed al pie del piélago como quando estavas sin agua en el campo.
Si comigo te aconsejaras, vista ya tu edad, pidieras a los dioses la muerte para descansar como viejo cuerdo, y no riquezas para mal bivir como moço loco. A muchos he llorado [218] en Roma con lágrimas de los ojos quando los veýa deste mundo partir, y a ti, mi Çinçinato, he llorado y lloro con gotas de sangre de mi coraçón por verte al mundo tornar. La amistad mía, el crédito del Senado, la sangre de tus passados, la autoridad de tu persona y la honra de tu patria huviera de refrenar tu cobdiçia. ¡O!, Çinçinato, las canas honradas que se van a caer en nobles exerçiçios se han de occupar. Cata, amigo, que vale más seguir la razón por las sendas de los buenos que no la común opinión que es el camino ancho de los malos, porque, si es estrecho para los pies el uno, no tiene polvo con que çiegue los ojos como el otro.
A los moços livianos que procuran liviandades escúsalos la ignorançia, pero la cobdiçia desordenada en los viejos házeles con trabajo tener la vida, con enojo tomar la muerte y en uno y en otro quedar con infamia. ¡O!, Çinçinato, toma, toma este consejo de amigo: no cures cargar del sevo pegajoso de estos bienes, pues tienes tan poco pavilo de vida, porque los tales como tú vémoslos derretir y no alumbrar. No te fíes, no te fíes, amigo, en la presente prosperidad, porque es agüero de la futura desdicha. Y pues te enriscaste en tan escabroso risco como loco, parésçeme que te deves desçender por tu pie como cuerdo, y assí dirán todos: «Çinçinato desçendió, mas no cayó.»
No quiero más dezirte, sino que los dioses sean en tu guarda, y a ti y a mí nos desengañen de la engañosa fortuna. Mi Faustina te saluda, y hase reído de mí porque te escrivo esta carta. Hame coniurado de su parte te escriva esta palabra, y es que entonçes dize que ternás seso quando tuvieres pelado el colodrillo, y si assí es, parésceme que deves luego llamar un barbero para que, rayéndote el pelo, te salga el seso. Pero lo que mí me paresçe es que ni a ti la cobdicia, ni a Faustina la locura, ni a mí la gota tarde se nos quitarán, y que primero saldrá el ánima de las carnes que de nuestros coraçones las ruindades. Marco del Monte Celio te escrive de su propria mano. [219]

Carta III

Embiada por Marco Emperador a Mercurio, vezino de Samia, en la qual le consuela por una nao que se le abnegó en la mar cargada de plomo.

Mi especial amigo Mercurio y antiguo compañero: un explorador tuyo y un lacayo mío se toparon en Capua, y el uno llevava mi deseo para ti y el otro traýa una carta para mí; y, si bien lo miraste, verías mi coraçón tan lleno de cuidados como yo tu carta cargada de quexas. Embíasme a consolar de mis terçianas; yo te lo agradezco, y vino a buena sazón, que el despedirse de mis pulsos la calentura y el allegar de tu carta a mi spíritu todo fue uno, y por cierto si este caso en mis manos se dexa, ni mi calentura verná ni tu consolaçión se yrá. Mas mira la miseria humana, que presumo de tomar muchos reynos a otros, y no puedo alançar una calentura de mis huesos.
Ya sabes que nos amamos y de largos años nos cognoscemos. El día que tu amistad se confío de mi fee, mi fee se obligó que tus males fuesen míos y mis bienes fuesen tuyos. Allí ay verdadero amor donde están dos cuerpos apartados y un coraçón iuncto. Y aquel amor es avinagrado donde están tan remotos los coraçones quan estrañas las personas. Pues mira, te ruego, nuestro amor no esté toxicado con ingratitud, ni nuestra memoria emponçoñada con descuido. Yo soy otro tú acá; sea yo otro tú allá, de manera que mi absençia con tu presençia y tu presençia con mi absençia siempre se hallen. Y assí verán en el Senado muchos en la vezindad dos, mas en el amor no más de uno.
Tu tabellario me dixo la pérdida de tu hazienda, y por tu [220] carta cognosçí la congoxa de tu persona. Es el caso, me dizen, se te anegó una nao, y tus factores, como cuerdos, por salvar sus personas cometieron a la mar tus mercaderías. Parésçeme que la nao alivió a sí y cargó a ti. Y según mi juizio y tu sentimiento, no se echaron tantos fardeles en la mar quantos cuidados en tu coraçón. Según tú eres, antes me obligaría a buscar tu plomo y estaño que no tu coraçón, porque tu plomo aplomó en un lugar del profundo y tu cobdiçia está derramada por todo el mundo. Si oy murieses y te abriesen, de verdad pienso que antes te hallasen tu coraçón ahogado con el plomo que bivo en el cuerpo.
¡O!, Mercurio, no puedes agora tú enfermar de terçianas simples como yo, que calor en el cuerpo y dolor en el spíritu quartana doble te causarían, y del tal mal, no en la cama, sino en la nao; no en la tierra, sino en la mar; no con físicos, sino con pilotos te aconsejo curar, porque allí está anegada tu vida donde tiene assiento tu plomo. No te congoxes, que si tú no tienes el plomo contigo, ello tiene a ti consigo. Y de quantas vezes la avariçia buscó al avaro, busque el avaro una vez la avariçia.
Dízenme que por eso estás tan triste, porque de tu daño no esperas remedio. ¿No sabes que donde ay remedio ha de aver esfuerço, y donde no ay remedio ha de aver paçiençia? ¡O!, Mercurio, ¿agora sabes que el día que abalançaste tu hazienda a las sospechosas rocas, y tus deseos a las altas olas, y tu rabiosa avariçia a los importunos vientos, y el plomo suyo a las aguas agenas, que quan deseosos yvan tus factores de la ganançia, tú avías de quedar tan çierto de la pérdida, y de esta manera ahogárase su deseo y escapara tu esperança? ¿No te acuerdas que Sócrates, echando en la mar no plomo, sino oro; no poco, sino mucho; no ageno, sino suyo; no con fortuna, sino con cordura, dixo: «Engañosas riquezas, quiérohos ahogar porque no me ahoguéys»? Pienso que si tú en tal te vieras, te oyeran dezir: «¡O!, mis dulces riquezas, yo me quiero ahogar antes que vosotras hos aneguéis.» ¿No se osó aquel sabio fiar del oro, y fíaste tú del plomo? Echad suertes entre ambos: él es de Athenas y tú de Roma. ¿Quién erró o acertó mejor: él de la tierra llevar oro a la mar o tú de la mar traer [221] plomo a la tierra? Yo sé que los antiguos romanos dirán que él y los presentes cobdiçiosos dirán que tú. Lo que en esto me paresçe es que tú, preçiándolo, eres menospreçiado, y él, menospreçiándolo, es de todos preçiado.
Dízeme este tu explorador que estás muy triste y das bozes de noche, apellidando los dioses, y despertando los vezinos, y quexando de la fortuna. Pésame de tu tristeza porque es amiga de soledad y enemiga de compañía y heredera de desesperaçión. Pésame que das bozes de noche, ca es indiçio de locura, porque cubriéndose todo el mundo con tinieblas, tú solo descubras el coraçón a bozes. Pésame que appellidas a los dioses, porque si algo te quitaron por verte muy alto, te lo tornasen por muy abatido. Pésame que despiertas los vezinos, porque si tu abundancia les causó embidia, tu suffrimiento los mueva a compassión. Pésame te quexas de la fortuna, porque cosa cognosçida por tantos no se suffre ser infamada por uno.
¡O!, Mercurio, ¿y agora acuerdas? ¿Con quien todos hazen tregua sales tú con desafío? ¿Desarmamos nosotros las vallestas y descuelgas tú las lanças? ¿No te hallaste en el campo y quieres gozar del triumpho? ¿Están todos entrampados y tú solo presumes passar seguro? ¿Con la fortuna te tomas? ¿No sabes que ésta los muros altos combate y los carcomidos defiende, puebla lo despoblado y despuebla lo poblado, de enemigos haze amigos y de amigos enemigos, a los vencedores despoja y a los vençidos corona, de traidores haze fieles y de fieles sospechosos, y finalmente ésta es la que rebuelve reynos, desbarata exérçitos, abate reyes, sublima tyrannos, a los muertos da vida y a los bivos da muerte, a unos por fama y a otros por infamia? ¿Y tómaste con ella?
¿No te acuerdas del mote que tenía el rey de los lacedemonios a su puerta en que dezía: «Ésta es la casa del depósito de la fortuna»? Por cierto, altas palabras y como de alto ingenio compuestas: mejor cognosçía éste que tú a la fortuna, pues se tenía por depositario y no por heredero, y quando algo perdía como tú, pensava que restituýa lo ageno, y no que le tomavan lo suyo. Razón tiene su confiança de reñer a tu traición, porque, haziéndote depositario, te alçaste por heredero. [222] El que bive hereda al muerto, y no el muerto hereda al bivo: porque mueren todos, ella a todos hereda. Mueres tú y dexas la herençia, y quiere tu muerte heredar en su vida. ¿Quieres tomar vengança de quien te dio tanta pena como es la fortuna? Pues toma este consejo: sey amigo de su enemiga, que es la sepultura; sobre los que nasçen, no sobre los que mueren es su imperio. Quan señores fueron aquí los cuidados suyos de tu coraçón, tanto lo serán allí los gusanos de tus entrañas. ¿Qué mayor victoria que la vençedora de todos los bivos sea vençida de ti solo muerto? Dígote una cosa, que solo el encastillado en la sepultura está seguro de los baibenes de esta vida.
Dízeme tu tabellario que este verano querías venir a Roma, y agora en invierno navegas a Alexandría. ¡O!, mi Mercurio, quando se acaba tu vida comiença tu avariçia. ¿Hallavas dos çiudades en el mundo tan estremadas, Roma cabeça de viçiosos y Alexandría remate de virtuosos? Yo te diré sus mercaderías. En Roma cargará tu cuerpo de viçios y en Alexandría tu coraçón de cuidados. A ley de bueno te iuro que más hambre traigas de lo que dexares que contentamiento de lo que truxeres. ¿Tú no te acuerdas que es invierno y que has de passar la mar, en la qual, si pilotos no me mienten, la calma más segura es vigilia de mayor fortuna? Dirás que tus naos van vazías y por eso irán seguras; yo creo que yrán más cargadas de avariçia que vernán de seda. ¡O!, qué buen troque sería si la avariçia de Italia se commutase por seda de Alexandría. Y soy çierto que su seda armaría una nao y vuestra avariçia toda una flota.
Grande es la cobdiçia a la qual la vergüença del mundo no reprime, ni el temor de la muerte ataja, ni la razón lo conçierta. Dígolo porque quien en tal tiempo se offreçe al peligro, o le sobra cobdiçia, o le falta juizio. Pues yo no te siento otra escusa para satisfazer a mí y escusar a ti sino que eres tan cognosçido a las mares como ignoto a los dioses, y es que las aguas instables cognoscen al coraçón inquieto, y las rocas duras al hombre indómito, y un viento cognosçe otro viento. Dime, te ruego: ¿qué vas a buscar? ¿Vas al golfo Arpino buscar tu plomo? Mira, pues, que pensando de tomar a [223] los pesçes el plomo duro no les dexes tus carnes blandas. ¿Vas por ventura a buscar hazienda en peligro de tu vida por dexar fama en la muerte? ¿Y no sabes que la tal fama son perfumes en el catarro, bálsamo en el pasmo, luzero al çiego y ruiseñor al sordo? Pues quiérote descobrir la celada antes que caigas en ella. Tú buscas cuidado para ti, invidia para tus vezinos, espuelas para tus enemigos, despertador para los ladrones, peligro para tu cuerpo, damnaçión para tu fama, remate de tu vida, oxeo para tus amigos, pleyto para tus hijos y maldición para tus herederos.
Y porque la priesa de la calentura me haze dexar la pluma, mi Faustina te saluda y le pesa mucho de tu pérdida. Aý te embío una provisión para que te den una nao porque no pierdas el seso. Si fueres a Alexandría, no buelvas por Rhodas, porque se la tomamos a sus pyrrhatas. Los dioses sean en tu guarda, y a ti y a mí nos den buena vida con los nuestros y buena fama con los estraños. [224]

Carta IV

Embiada a Cornelio por Marco Emperador, en la qual habla de los trabajos de la guerra y de la vanidad del triumpho.

Marco, Emperador romano, a ti Cornelio, su fiel amigo, salud a la persona y dichosa fortuna a tu vida desea.
Como fuiste en los tiempos passados compañero de mis trabajos, embiéte a llamar por darte plazer de mis triumphos. Por la abundançia de riquezas, por la diversiad de captivos, por la feroçidad de los capitanes que truximos a Roma, pudieras ver quántos peligros passamos en aquella guerra. Son gentes bellicosas los parthos y, como se hallan en su tierra, defienden de coraçón cada uno su casa. Y por çierto hazen como buenos, porque si nosotros a sinrazón morimos en tomar lo ageno, ellos con razón trabajen por defender lo suyo.
Ninguno tenga invidia al capitán romano del triumpho que le da su madre Roma, que por un día de gloria arriscó el triste mill vezes la vida. Pues callo lo que es más, que quantos tienen en la guerra y quedan en Roma son crudos juezes de su fama. Y como la fama propria dependa de la lengua agena, el tal no es juzgado por lo que meresçe su persona, sino por lo que les enseña su invidia. Pero es nuestra locura tan loca y la reputaçión de los hombres tan vana, que por un dezir vano más que por provecho nuestro queremos despeñar la vida y enriscar la honra con trabajo más que gozar la vida y assegurar la honra con descanso. Por los dioses immortales te iuro que el día de mi triumpho allí yva pensando en el carro quán desplomado está el juizio de todos los de este siglo.
¡O!, Roma, maldita sea tu locura, y maldito sea el que crió [225] en ti tanta sobervia, y maldito sea el que inventó en ti esta pompa. ¿Qué mayor vanidad ni igual liviandad puede ser que a un capitán romano, porque conquistó los reynos, alteró los paçíficos, assoló las çiudades, allanó las fortalezas, robó a los pobres y enriquesçió a los tyrannos, derramó muchas sangres, hizo infinitas biudas; y en pago de todo este daño resçíbele Roma con gran triumpho? ¿Pues quieres otra mayor locura? Murieron infinitos en la guerra y llévase uno solo la gloria. Aquellos tristes aun no meresçieron para sus cuerpos sepultura y ývame yo triumphando por las plaças de Roma. Por los dioses immortales te iuro, y esto passe entre mí y ti secreto, que quando desde el carro triumphal veýa los tristes captivos cargados de yerros, y contemplava a infinitos thesoros ser malganados, y oýa las cuitadas biudas llorar por sus maridos, y me acordava de tantos amigos aver sido muertos, que si me alegrava en lo público, llorava gotas de sangre en lo secreto. No sé yo quál es el hombre que de daño ageno toma plazer proprio. Y en este caso, ni alabo los assyrios, ni tengo invidia a los persas, ni me satisfazen los maçedonios, ni apruevo los caldeos, ni me contentan los griegos, a los troyanos maldigo, y a los carthaginenses condemno, porque no con zelo de iustiçia, sino con rabia de sobervia, en sus tiempos a sí y a sus reynos escandalizaron, y a nosotros occasión de perdernos nos dieron.
¡O!, Roma maldita, maldita fuiste, maldita eres y más maldita serás, porque si los hados no me mienten y el juizio no me engaña y fortuna el clavo no hinca, verán de Roma en los siglos advenideros lo que vemos agora de los reynos passados, y es que como con tyrannía te heziste señora de señores, con iustiçia te tornen sierva de siervos. ¡O!, Roma, desdichada y muy desdichada te torno a dezir: ¿por qué estás oy tan cara de cordura y tan barata de locura? ¿Por ventura eres tú más antigua que Babilonia, más hermosa que Elia, más rica que Carthago, más fuerte que Troya, más poblada que Thebas, más çercada que Corintho, más torreada que Capua, más deleitosa que Tyro, más inexpugnable que Aquileya, más venturosa que Numançia y más arriscada que Cantabria? Vemos que peresçieron éstas, vestidas de tantas virtudes y guardadas [226] de tantos virtuosos, ¿y esperas tú permanesçer enforrada de tantos viçios y poblada de tantos viçiosos? Ten una cosa por cierto; que la gloria que agora es de ti fue primero dellos, y la destruçión que agora es dellos será después de ti.
¡O!, mi Cornelio, ¿quieres que te diga, aunque no sin lágrimas, la perdiçión del Pueblo romano? Mando yo, que soy Emperador romano, poner edictos de guerra porque alguna tierra remota está levantada. Tocan la corneta para hazer gente, sácanse los pendones para criar capitanes. Es cosa de ver que luego como tienen vandera tienen liçençia para cometer qualquiera vellaquería. Los hijos dexan a sus madres; los que estudian, sus estudios; los criados, sus señores; los offiçiales, sus offiçios; porque so color de yr a la guerra no los pueda castigar la iustiçia. Ni tienen temor a los dioses, ni reverençia a los pueblos, ni a sus padres obediençia, ni a las gentes vergüença, aman el iniusto oçio y aborresçen el iusto trabajo. Pues los exerçiçios que traen son donosos: unos roban los templos y otros rebuelven ruidos; éstos quebrantan puertas y aquéllos hurtan las ropas; quando prenden los libres, quando sueltan los presos; las noches passan en juegos y los días en blasphemias. Finalmente para todo lo bueno son inhábiles y para todo lo malo libres.
¿Pues qué te diré de sus torpedades, las quales he vergüença escrevirlas? Dexan sus proprias mugeres, llevan mugeres agenas; a las hijas de buenos desonran, a las moças bovas engañan; no ay huéspeda que no fuerçen, ni vezina que no combiden; y lo peor de todo, que las que van ponen dentera a las que quedan, y de esta manera ninguna escapa, o perdida la honra porque van, o lastimadas en el coraçón porque quedan. ¿Piensas, Cornelio, que es poca la quantía de las mugeres que van a la guerra? Bien sabes que a Greçia más guerra la hizieron las mugeres amazonas que no los crudos enemigos. No porque tenían menos gente, sino porque tenían más mugeres fue vençido el Rey Poro de Alaxandro. El montruoso capitán Haníbal tanto tiempo fue señor de Italia quanto no consintió muger en la guerra; y como se enamoró de una moça de Capua, luego le vieron las espaldas en Roma. Porque Scipión los reales de Roma alimpió de luxuria, por [227] eso fue la invençible Numançia assolada. Yo tuve en esta guerra de los parthos diez y seis mill de cavallo, y ochenta mill peones, y treinta y çinco mill mugeres. Fue en tanta manera el negocio, que desde la hueste huve de embiar a mi Faustina y otros senadores a sus casas mugeres que sirviesen a los viejos y criasen a los niños.
Y si esto hazen los pobres muy pobres, ¿qué harán sus capitanes? El día que a un patriçio le prueva el Senado en el Amphiteatro, y le lleva el cónsul por Roma consigo, y le ponen el águila en los pechos y la púrpura en los hombros, cresçe tanto en sobervia que, no acordándose de la pobreza passada, luego piensa ser emperador de Roma. Pues mira qué hazen: entretéxense la barba, erízanse los cabellos, entonan las palabras, mudan las vestiduras, buelven los ojos por paresçer a todos fieros, y finalmente aman ser temidos y aborresçen ser amados. ¿Y no sabes que tan temidos quieren ser, que un día, estando en Pentápolin un capitán mío, yo le oyendo y él no me viendo, dixo riñendo a una vieja huéspeda suya?: «Vosotros los villanos no cognoscéis capitanes de exércitos. Hágote, madre, saber que nunca tiembla la tierra sino quando es amenaçada de algún capitán de Roma, y jamás los dioses embían rayos sino adonde nosotros no somos obedesçidos.» Pues mira, mi Cornelio, si has oýdo el blasón, oye el esfuerço. Yo te iuro que este capitán, dando yo una cruda batalla, él solo fue el primero que se retiró en el campo y desamparó la vandera, el qual hecho, aviéndolo hecho a tal hora, aýna me hiziera perder la batalla, la qual acabada yo le hize cortar la cabeça. Infallible regla es los que hazen mayores fieros, de hecho ser mayores covardes. En muchos libros lo he leýdo, y aun de muchos lo he oýdo, y aun en muchos lo he visto, que ni en hombre bien suffrido puede faltar esfuerço, ni hombre mal suffrido puede ser bien esforçado.
¿Qué más quieres que te diga, mi Cornelio, de los agravios que hazen por los reynos que passan y de los hurtos que hurtan en las posadas donde posan? Hágote saber que no haze tanto daño la carcoma a la madera, la pulilla a las ropas, la çentella a las estopas, la langosta a las mieses, ni el gorgojo a los graneros, como una sola capitanía haze a los pueblos. Ni [228] dexan búbalo que no matan, ni huerta que no hurtan, ni vino que no beven, ni caça que no corren, ni toçino que no comiençen, ni moça que no retoçen. Pues más hazen, que comen sin que paguen, y no sirven sin ser pagados. No ay quien con ellos se pueda apoderar: si les pagan, luego juegan lo que resçiben; y si no les pagan, luego hurtan o se amotinan. Ha venido el caso a tanto corrompimiento, que si los vieses, no dirías sino que es cada uno cabeça de amotinados, caudillo de homiçianos, origen de sediçiosos, ponçoña de virtuosos, pyrrata de cossarios y capitán de muy malos ladrones.
No sin lágrimas lo digo: que es la burla tan burlada, y va la cosa tan perdida, que a estos malaventurados, aunque vemos que son nuestros enemigos domésticos, ni ay emperador que los señoree, ni iustiçia que los castigue, ni miedo que los reprima, ni ley que los subiuzgue, ni vergüença que los enfrene, ni muerte que los acabe, sino que ya como a hombres que no llevan remedio los dexamos comer de todo.
¡O!, triste de ti, Roma, que no solía aver en ti esta malaventura. Por cierto en los tiempos antiguos, quando tú eras poblada de verdaderos romanos, y no como agora de hijos espurios, tan disciplinadas eran las huestes que salían de Roma como las academias y philósophos que estavan en Greçia. Si las historias no me mienten, Philippo, Rey maçedo poderoso, es tan nombrado en las historias, y su hijo Alexandro Magno fue tan venturoso en las guerras, porque tenían sus huestes tan corregidas, que más paresçía senado que regía que no campo que peleava. A ley de bueno te iuro, y en pena del libro me pongo, que desde Quinto Çinçinato hasta el noble Marco Marçello, en el qual corrió la mayor prosperidad de Roma, tanto el Pueblo romano tuvo mayor gloria, quanto la disciplina militar fue muy bien corregida, y entonçes nos acabamos de perder quando nuestros capitanes se començaron a dañar.
¡O!, maldita seas, Asia, y maldito el día que tomamos contigo conquista: el bien que se nos ha seguido hasta agora no le hemos visto y el daño que de ti nos vino para siempre será llorado; gastamos en ti nuestros thesoros y tú empleaste en nosotros tus vicios; en troque de hombres fuertes embiástenos tus regalos; expugnamos tus çiudades y tú triumphaste [229] de nuestras virtudes; allanamos tus fortalezas y tú destruiste nuestras costumbres; de fuerça tú fuiste nuestra y de grado nós somos tuyos; iniustos señores somos de tus reynos y iustos vassallos de tus viçios; finalmente eres, Asia, sepulchro de Roma, y tú, Roma, sentina de Asia.
Contentarse deviera Roma con la tierra de Italia, que es umbilico del mundo, sin que conquistara a los reynos de Asia por tomar lo ageno. De todas las cosas estoy contento que leo de mis antepassados, sino que çierto fueron un poco sobervios como nosotros sus subçessores somos atrevidos. Pues yo te juro que algún día por la pena nos tornen cuerdos. Todas las riquezas y triumphos que nuestros primeros padres truxeron de Asia, ellas y ellos con el tiempo al fin huvieron fin, sino los regalos y viçios, que en nosotros sus hijos hasta oy permanesçen. ¡O!, si supiesen los prínçipes qué cosa es inventar guerras en tierras estrañas, qué trabajos buscan a sus personas, qué cuidado a sus pensamientos, qué alboroto a sus vassallos, qué fin a sus thesoros, qué pobreza a sus mugeres, qué plazeres a sus enemigos, qué daño a sus reynos naturales, y qué ponçoña dexan a sus herederos proprios. Yo te iuro que, si como yo lo siento lo sintiesen, y como yo lo gusto lo gustasen, no digo yo que, derramando sangre por fuerça los tomasen, pero que aun de grado con lágrimas offresçiéndoselos nos los quisiesen. Dígote una cosa, si mi memoria no me engaña: que jamás capitán nuestro mató veinte mill asianos con las armas que llevó de Italia, que no perdiese más de dozientos mill romanos con los viçios que truxo a Roma. Comer en los ausonios público, çenar en sus casas secreto; vestirse las mugeres como hombres, los hombres untarse como mugeres; traer máscaras los patriçios y usar de olores los plebeyos y de púrpura los emperadores: estos siete viçios de Asia, Asia los embió presentados a Roma. Siete muy nobles capitanes los truxeron, cuyos nombres yo callo por no los infamar con estas culpas, pues fueron claros con sus hazañas. Pues miren los prínçipes guerreros qué provecho sacan de tomar reynos estraños.
Dexo de los viçios que cobran, de las virtudes que pierden, y veamos de los dineros que aman. Por çierto no ay rey ni reyno [230] puesto en estremada pobreza si no toma con reyno estrangero estremada conquista. Pregúntote, mi Cornelio: ¿quién haze a los prínçipes perder sus thesoros, pedir los agenos, no abastarle los suyos, tomar de los templos, buscar empréstidos, echar tributos e inventar cohechos, dar qué dezir a los estraños y enemistarse con los suyos, rogar a todos y tener neçessidad de cada uno, aventurar sus personas y despeñar sus famas? Pues si no lo sabes, oye, que yo te lo diré. Los príncipes, como se aconsejan con hombres y biven con hombres, y al fin al fin ellos son hombres, agora por sobervia que les sobra, agora por consejo que les falta, imaginan ellos y dízenles otros que, si es grande su hazienda, ha de ser mayor su fama, y que dél no avrá memoria si no inventa alguna guerra, y que el Emperador de Roma de derecho es señor de toda la tierra. Y de esta manera, como es baxa su fortuna y altos sus pensamientos, permitten los dioses que, pensando iniustamente ellos tomar lo ageno, iustamente pierden lo suyo.
¡O!, prínçipes, no sé quién hos engaña, que podiendo con paz ser ricos, queréis con guerra ser pobres. Torno a dezir: no sé quién hos engaña, que podiendo ser amados, queréis ser aborresçidos. Torno a dezir otra vez: no sé quién hos engaña, que podiendo gozar de la vida segura, hos queréis cometer a los baibenes de la fortuna. Y finalmente, teniendo todos neçessidad de vosotros, vosotros hos ponéis en neçessidad de todos. Aunque el prínçipe no tomase guerra, sino por no suffrir la gente de la guerra devría dexar qualquiera guerra. Pregúntote, mi Cornelio, ¿qué igual trabajo a su persona, o qué mayor daño a su reyno del rey pueden hazer sus enemigos que hazen sus exérçitos? Los enemigos roban la frontera, mas los nuestros toda la tierra; aquéllos puédenlos resistir, mas a éstos no los osamos hablar; los enemigos saltean un día y vanse, mas nuestras guarniçiones hurtan cada día y quédanse. Los bárbaros tienen algún miedo, mas éstos no tienen alguna vergüença, y al fin los enemigos, quanto más van, affloxan, y nuestros exérçitos cada día más se encruelesçen. Y de tal manera, que a los dioses son reos, a los prínçipes importunos y a los pueblos enojosos, biviendo en daño de todos y sin provecho de alguno. [231]
Por el dios Mars te iuro, y assí él en las guerras riga mi mano, qué más quexas tengo cada día en el Senado de los capitanes del Illýrico que de todos los enemigos del Pueblo romano. Más temo criar una vandera de çien hombres que dar una batalla a çinqüenta mill enemigos, porque aquélla, bien o mal, los dioses y ventura despáchala en una hora, mas con estos otros no puedo en toda mi vida. Pero ¿qué quieres que haga, mi Cornelio? Assí fue, assí es y assí será; assí lo hallé, assí lo tengo y assí lo dexaré; inventáronlo nuestros padres, sustentámoslo nosotros sus hijos y por su mal quedará a nuestros herederos. Diréte una cosa, y pienso que no yerro mucho en ella: que, visto el mucho daño y ningún provecho de esta gente, que suffrirla pienso o es gran locura de los hombres o gravíssimo açote de los dioses. Son los dioses tan iustos en toda iustiçia y tan verdaderos en toda verdad, permitten que, pues nosotros a sinrazón en tierras estrañas hazemos mal a quien jamás hezimos bien, en nuestras casas proprias nos hagan mal aquellos a los quales siempre hezimos bien.
Estas cosas te he escripto, mi Cornelio, no porque va nada en que las sepas, sino porque descansa mi spíritu en dezirlas. Panuçio, mi secretario, va a visitar esa tierra, y de camino dile esta carta. Aý te embío dos cavallos; pienso que son buenos. Las armas y joyas que tomé a los parthos ya las tengo repartidas; pero todavía te embío un carro dellas. Mi Faustina te saluda y embía un espejo muy rico a tu dueña y un joyel de pedrería preçioso a tu hija. Pido a los dioses a ti den buena vida y a mí buena muerte. Marco, el tuyo, a ti, Cornelio, el suyo. [232]

Carta V

Embiada por Marco Emperador a Torquato, vezino de Gayeta, consolándole en un destierro. No declara la causa por que fue desterrado.

Marco del Monte Çelio, collega en el Imperio, a ti, Torquato, vezino de Gayeta, patriçio romano, salud a la persona y esfuerço contra la adversa fortuna desea.
Avrá tres meses que vinieron tu carta a me traer, la qual ni mis ojos la han podido acabar de leer, ni muy menos a ella responder. Tiéneme tan triste tu tristeza, y tan penado tu pena, y tan lastimado tu lástima, que lo que tú lloras con los ojos de fuera, yo lo lloro con las entrañas de dentro. Bien sé que quanto ay del árbol a la sombra y del sueño a la verdad, tanto ay de oýr los trabajos de otra persona agena a gustarlos la persona propria; mas donde los amigos son verdaderos, entre ellos las penas son communes. Por una cosa son de tolerar los graves infortunios, porque nos declaran quiénes son los verdaderos amigos.
Acá he sabido por tu carta cómo te desterraron de Roma, y proscripto y confiscado toda tu hazienda, y que de pura tristeza estás muy malo en la cama. Yo quisiera yr a ver y consolar tu persona, porque vieras quán de coraçón y voluntad llorava tu desdicha. Pero si me tienes por verdadero amigo, cree de mí lo que creería de ti, y es quán de veras siento este tu triste caso. Poc çierto, si tú estás desterrado en el cuerpo, yo lo estoy en el coraçón; y si a ti tomaron la hazienda, a mí me robaron la buena compañía; y si tu caresçes de tus amigos, yo moro entre mis enemigos. Pero pues no puedo remediar tu destierro con obra, quiero a lo menos consolar tu spíritu con alguna palabra. [233]
Si no me engaña mi memoria, jamás te vi contento en esta vida, porque en la prosperidad estavas empalagado y en la adversidad tenías siempre hastío, y lo que más agora siento es verte desesperado como si agora vinieses al mundo. Y torno a dezir que, si no me engaña mi iuyzio, treinta y dos años te cognosçí en gran gloria ¿y agora quéxaste de seis meses que ha buelto su rueda fortuna? ¡O!, Torquato, ¿y agora sabes tú que los hombres cuerdos más temen dos días de prosperidad que dozientos de adversa fortuna? ¡O, quántos y quántas vezes y en quántas çiudades tú y yo hemos visto de sus prosperidades escapar con cargos agenos, viçios proprios y enemistades estrañas, de manera que la gloria vana y prosperidad caduca les duró pocos días y la lástima de lo que perdieron y las crudas enemistades que cobraron les dura hasta oy en sus herederos! Por el contrario, vemos a otros metidos a somorgujo de las tribulaçiones, los quales escapan despojados de viçios, enforrados de virtudes, émulos de lo malo, zeladores de lo bueno, amigos de todos y enemigos de ninguno. ¿Qué más quieres que te diga, sino que los dichosos son vençidos en la paz y los desdichados vienen vençedores de la guerra? Pues parésçeme a mí, si te paresçe a ti, ¡o, mi Torquato!, que no menos neçessidad tienen de buen consejo los prósperos muy prósperos que de remedio los tristes muy tristes, porque no menos se cansan los que siempre van camino llano que se quebrantan los que a vezes suben cuesta arriba.
Por tu letra cognosçí cómo al tiempo que esperavas mayor descanso en tu persona te ha succedido más al revés la fortuna. No te espantes de esto, ca puesto que toda mudança nueva cause nuevo desasosiego en lo presente, empero es causa de mayor firmeza en lo futuro. Por çierto el árbol no da tanto fructo donde nasçe como donde se traspone, y los olores tanto son más odoríferos quanto más molidos. Dime, te ruego: morando tú en el mundo, siendo hijo del mundo y amando el mundo, ¿qué esperavas tú del mundo sino cosas del mundo? Mundo fue siempre, mundo es agora, mundo será y como mundo a sus mundanos tractará. Si cognosçieras a ti y a tu flaqueza; si cognosçieras a la fortuna y a su mudança; si cognosçieras a los hombres y a sus maliçias; si cognosçieras al [234] mundo y a sus halagos, alçáraste a tu mano con honra, y no dispidieran ellos con infamia. ¡O, quán desarmados esperamos a la fortuna! ¡O, quán sin reçelo passamos la vida! ¡O, quán sin cuydado tomamos el sueño! ¡O, quán abobados nos fiamos del mundo!; porque assí fiamos de su palabra como si jamás huviese hecho a ninguno ninguna burla.
Yo no digo que lo oýmos con los oýdos, ni lo leýmos en los libros, sino que lo vemos cada día con nuestros ojos, a unos hombres resbalar y perder la hazienda, a otros tropeçar y perder el crédito, a otros caer de ojos y perder la honra, a otros atollar y perder la vida; ¿y con esto piensan todos ser libres por privilegio adonde jamás ninguno fue privilegiado? ¡O!, mi Torquato, de una cosa soy çierto, y tengan todos por averiguado: que son de tan mala yazija los hombres de quien nasçimos, y es tan fiero animal el mundo con quien bivimos, y es tan enconada serpiente la fortuna con quien tractamos, que acoçeados de sus pies, o mordidos de sus dientes, o arañados de sus uñas, o enconados de su ponçoña, ninguno toma la muerte ni menos passa la vida. Y si acaso vieres alguno passar larga vida sin aver algún revés de fortuna, no le tengas invidia, que no es por su dicha, sino por su mayor desdicha.
Es el mundo tan maliçioso, que allí aguarda armarle la çancadilla, adonde después le derrueque con mayor lástima. Más aýna mueren los muy sanos con enfermedad de pocos días que los muy flacos con mal de muchos años. Esto digo porque yo tengo por más seguro el hombre mísero, pues no puede passar sin miseria, que los trabajos guste poco a poco, y no que los trague todos iunctos. Muchas cosas se comen a pedaços, las quales ahogan comidas iunctas, porque diversos trabajos suffrimos en diversos días, los quales todos nos acabarían en un día. Pero pues los dioses lo quisieron permittir y en tu desdicha huvo de caer que el río saliese de su madre, y lo que pensavas tener más seguro a ti y a ello hallases en mayor peligro, appliquémoste algún socroçio porque no pierdas la fama buena, pues has perdido la hazienda mala.
Dime, te ruego, Torquato: ¿por qué te quexas como enfermo? ¿Por qué das bozes como loco? ¿Por qué sospiras como [235] desesperado? ¿Por qué lloras como niño? ¿Subiste por el rebentón y quéxaste porque te cansas? ¿Envestístete por las çarças y querellas que te rompen las ropas? ¿Caminas por las piedras y lloras porque tropieças? ¿Quesístete enriscar y pensavas de no caer? ¿Assentaste con el mundo y pensavas ser librado en el çielo? ¿Quieres tú salvoconducto de la fortuna, enemiga de muchos, no te lo podiendo dar naturaleza, que es madre de todos?
Una cosa te quiero preguntar: ¿prometerte ha para siempre la mar seguridad, el çielo serenidad, el verano nieves, el invierno flores? No, por çierto. ¡O!, mi Torquato, lo que no te puede prometer naturaleza, tu piadosa madre, ¿pensavas que te lo avía de dar la fortuna, que es tu iniusta madrastra? Esta regla ten por çierta, y jamás la pongas en olvido, que todos los cursos naturales son subiectos a mudança cada año y todos los mundanos que rastrean tras la fortuna han de padesçer eclypsi cada momento. Pues los bienes naturales no pueden estar siempre en un ser, siendo neçessarios, iusta y iustíssima cosa es que los bienes de fortuna perezcan, pues son superfluos. Muy iniustos fueran los dioses iustos si lo que es en daño de tantos hizieran perpetuo y lo que es en provecho de todos lo criaran caduco.
No quiero hablar más de tu prosperidad en el tiempo passado, sino que vengamos agora al destierro que padesçes en el tiempo presente. La sospechosa fortuna, quando a tu puerta hazía almoneda, ella sabiendo lo que vendía, y tú no lo que compravas, diote lo caro barato y lo barato vendióte muy caro; diote lo agrio por dulce y lo dulçe tornóte agrio; lo malo te dio por bueno y lo bueno te tornó malo; y finalmente engañóte en el iusto preçio, tú no pensando que te hazía daño. Y puesto que ella fue maliçiosa en el vender, no menos fuiste tú neçio en el comprar, quánto más que en la tienda de la fortuna es sospechosa toda mercadería. ¡O!, tristes de nosotros, que no se venden sino mentiras en esta feria, y no se fían sino sobreprendas de nuestra fama, y no se pagan al fin sino con el escote de nuestra vida, y lo que es de mayor lástima, sabiendo todos que contigo, ¡o, fortuna!, han de perder todos a porfía de ti, ¡o, maldita!, quieren comprar. [236]
Espantado me tienes, Torquato: teníate yo por cuerdo y sabio, y agora pregónaste por loco perdido. Por çierto, quando te vi que eras moço en Gayeta, yo te iuzgué ser digno de la governaçión de Roma, y agora que eres viejo no meresçes sino que te echen en una galera. ¡O, quánto ay que cognosçer en un hombre: no ay cabeços de altas sierras que con los pies no se coçeen, ni ay tan profunda mar que al fin con plomo no la aplomen, y el coraçón de un hombre en çien años no ay quien le alcançe! Dime, ruégote: ¿qué esperavas tú de la fortuna después de tanta fortuna? ¿Viniendo en el mundo pensavas ser immundo? Anden y anden los hijos de la vanidad, que al fin sus deseos desordenados no quitarán al mundo sus ruindades antiguas. Lo que no hizo fortuna con los que ella sublimó hasta los çielos, ¿esperavas tú que lo haría contigo abatido hasta los abismos? ¡O, loco Torquato, ¿pensavas tú de yr por la mar sin peligro, comer carne sin hueso, bever vino sin hez, andar camino sin piedras, comprar trigo sin paja? Quiero dezir: ¿pensaste cobrar hazienda mala sin detrimento de tu fama buena y sustentar fama buena sin perder la hazienda mala? Querría saber de ti qué es lo que esperavas, pues al mundo tanto tiempo rostro hazías. Treinta y dos años estuviste en su graçia; tiempo era ya que huvieses tú y ella alguna renzilla.
A Bello, Rey de los assyrios, no esperó sino siete años prosperidad; a la Reyna Semíramis, solos seis; a Labello, Rey de los laçedemonios, çinco; a Lucreto, Rey de los caldeos, quatro; a Alexandro, Rey de los griegos, tres; a Amílcar, el gran carthaginense, dos; al nuestro Cayo romano, uno solo; y a infinitos antes y después de éstos no les dio alguno. Pues siendo tú el más ascondido por linaje, el más boto por ingenio, el más poco en persona, el más obscuro en fama, el más ínfimo en mérito; y con todo esto sublimóte la fortuna, pues ¿por qué te quexas de la fortuna? Si tú fueras cuerdo, en todos treinta años nunca comieras sin cuidado, ni hablaras sin sospecha, ni dormieras sin sobresalto, pensando en lo que tú podías errar, y en lo que la fortuna te podía empeçer, o en lo que los hombres malignos te pueden engañar. Quien tantos tiempos y de tantos enemigos estava çercado, yo no sé cómo [237] podía un momento tomar el sueño seguro. ¡O!, Torquato, Torquato, tiene tantos despeñaderos el mundo, y sabemos tan mal tenernos en ellos los mundanos, que apenas somos caýdos quando de pies y manos como esclavos nos tiene atados. Y porque, aunque queramos, no podamos soltarnos, embosca nuestras personas en viçios, esfuerça nuestros nervios a males, desmaya nuestros coraçones en las virtudes, y finalmente, echando a nuestra ánima pasmo y a nuestro iuyzio modorra y a nuestro gusto mudándole el gusto, permitten que nuestros males con un cruxido como bestias los mostremos sentir; pero no como los hombres los osemos dezir. Y que esto sea verdad, ¡o, quántos vemos saberse perder! y ¡o, quántos y quántas saberse quexar, y jamás ninguno se sabe valer!
Estas pocas cosas te he escripto porque de aquí adelante bivas con mayor cuidado. El potro que me embiaste sale muy bueno; el podenco vino bueno, sino que está todo sarnoso; la ternera era muy gorda, y yo quisiera que la comiéramos luego, y mi Faustina porfió a guardarla, y pienso se la hurtaron de la huerta. Aý te embío unos dos mill sextercios para socorro de tus trabajos. En lo que toca a tu destierro, avida oportunidad, yo lo despacharé en el Senado. La consolaçión de los dioses y el amor de los hombres sea contigo, Torquato; la assechança de los malos y la ira de las furias se aparten de mí, Marco. Mi Faustina te saluda, y de su parte y de la nuestra a tu suegra y muger nos encommienda. Marco desde Roma escrive a ti, Torquato de Gayeta. [238]

Carta VI

De Marco Emperador embiada a Domiçio, vezino de Capua, consolándole en un destierro, el qual fue desterrado por un ruido que se levantó en Roma entre él y otro vezino sobre un cavallo.

Marco, orador romano y oriundo del Monte Celio, a ti, Domiçio Capuano, salud y consolaçión en los dioses consoladores.
El invierno erizado ha levantado en esta tierra muy gran viento, y el gran viento ha despertado muchas aguas, y las muchas aguas han causado muchas humidades, y las muchas humidades crían muchas enfermedades, y entre todas las enfermedades de esta tierra, es una la gota de mi mano y la çiática de mi pierna. Por la salud de mi Faustina, que ni puedo andar ni menos escrevir. Dígolo porque no puedo escrevirte tan largo como lo requería el caso, y aun lo meresçía tu meresçimiento y lo deseava mi deseo.
Dicho me han que por occasión de un cavallo reñistes tú y Patriçio, tu vezino, y a ti desterraron de Capua y a él pusieron en la cárçel mamortina. Confiscáronte los bienes, desterráronte los hijos y derrocáronte la casa; y sobre todo quitaron de senador a tu nieto y a ti privaron por diez años del Senado. Dízenme que estás tal, que de día lloras, de noche velas; en compañía mueres, con la soledad descansas; aborreçes el plazer, amas la tristeza. Y no me maravillo, porque los coraçones tristes llorando biven y riendo mueren. Gran dolor tengo por verte perdido, pero muy mayor por tan poca cosa averlo perdido, que por un cavallo se levantase tan gran ruido y se perdiese todo tu estado. [239]
¡O, quán varia es la fortuna, y en quán poco acontesçe una desdicha! Delante los ojos traemos los males y no los vemos, con las manos los palpamos y no los sentimos, so los pies los traemos y no los cognosçemos, a la oreja nos hablan y no los oýmos, dannos muchas bozes y no los entendemos; y esto es porque no queremos. Finalmente, entonçes sentimos el peligro quando ya no lleva remedio. Por çierto, con pequeño ayre se derrueca la fruta, con pequeña çentella se abrasa la casa, con pequeña roca se hiende la nao, en pequeña piedra se lastima la espenilla. Quiero dezir: muchas vezes de lo que no teníamos miedo nos nasçió todo el peligro. En la fístola çerrada, que no abierta, pone peligro el çirugano; en los baxos profundos, que no en las altas olas, se teme el piloto; y de la celada secreta, que no de la vandera pública, se recata el buen guerrero. Quiero dezir que no de los estraños, sino de los suyos; no de los enemigos, sino de los amigos; no de la guerra muy cruda, sino de la paz más segura; no del público daño, sino del occulto peligro se deve guardar el hombre cuerdo.
¡O, quántos hemos visto que en los desastrados casos de la fortuna la fortuna no los pudo derrocar y a poco tiempo, por estar descuidados, con gran ignominia les hizo caer! Pregunto: ¿qué quietud puede tener la persona, ni quién se fiará jamás de la próspera fortuna, pues por una cosa tan liviana vimos tan gran ruido en Roma y tanta perdiçión en tu casa? Viendo lo que veo, ya ni quiero temer a los ventisqueros de los trabajos, ni creer a la serenidad de los plazeres; ni me espantarán sus truenos, ni me creeré de sus halagos; ni quiero plazer por lo que da, ni pena por lo que quita; ni velaré porque me diga verdad, ni me desvelaré porque diga mentira; ni reiré porque me quiera, ni lloraré porque me despida. Y si no sabes la causa de esto, pues oye; yo te la diré. Es nuestra vida tan dubdosa, y la fortuna tan repentina, que ni siempre hiriendo amenaza, ni siempre amenazando hiere. El hombre cuerdo, ni ande con tanta çoçobra, que piense a cada baibén caer, ni biva tan descuidado, que no piense aun en lo muy llano tropeçar, porque la falsa fortuna muchas vezes frecha y no hiere, y otras hiere y no frecha. [240]
Créeme una cosa, Domiçio, que aquella parte de la vida es más peligrosa que el mucho descuido la haze segura. ¿Quieres ver esto ser verdad? Mira a Hércoles, que escapó de tantos peligros por mar y por tierra, y después vino a morir a manos de una su amiga. Laomedón no peligró sobre Troya y matáronle en su casa. El muy venturoso Alexandro no murió guerreando toda la tierra y acabóle un poco de ponçoña. El animoso Cayo César libróse de cinqüenta y dos batallas, y después, assentado en el Senado, le dieron veinte y tres puñaladas. Asclipio, medio hermano de Pompeyo, no peligró que anduvo veinte años por la mar cossario, y después se ahogó sacando agua de un pozo. Diez capitanes que tuvo Scipión consigo en Áphrica, los quales por aquellas venturosas guerras sospecharás qué tales fuesen sus personas, por çierto burlando en una puente cayeron y todos iunctos se ahogaron. Drusio el Bueno, aviendo vencido a los parthos, el día de su triumpho yendo en el carro, cayó una teja que le hendió la cabeça, de manera que aquella gloria vana fue fin de su vida buena.
¿Qué más quieres que te diga? Bien sabes que a Luçía, mi hermana, teniendo una aguja en los pechos y un hijo en los braços, dando el niño una puñada burlando a la madre, por aquella parte açertó entrar el aguja por donde sacó el alma a la madre. Heneo Rupino, cónsul, destinado contra los germanos (el qual, aunque fue en nuestros tiempos, en esfuerço y armas no le sobrepujó alguno de los passados), peynándose sus canas el buen viejo, metiósele una brizna por la cabeça y hizósele una postema, por cuya occasión se acabó su vida honrada por una occasión tan pequeña.
¿Qué te paresçe, Domiçio, que como digo de estos pocos, te podría traer otros por exemplo infinitos? ¿Qué infortunio después de tanta fortuna? ¿Qué ignominia después de tanta gloria? ¿Qué desdicha después de tanta dicha? ¿Qué descante tan malo de muerte después de prinçipio tan bueno de vida? Yo siendo ellos no sé qué me querría, pero ellos siendo yo, antes eligiría trabajosa vida y honrosa muerte que mala muerte y honrada vida. De mi paresçer, el que quiere ser hombre entre los hombres, y no bestia entre las bestias, deve [241] trabajar mucho por bien vivir y muy mucho por mejor morir, porque al fin al fin la muerte mala pone dubda en la vida buena, y la muerte buena es escusa de la vida mala.
Ya te escreví en el prinçipio de la carta que con estas humidades me maltractava la gota, y por satisfazer a tu deseo quisiera escrevirte más largo de mi propria mano. Dos días ha que pelean el amor que tengo y el dolor que me tiene. Mi voluntad te desea escrevir y mis pulgares no pueden la péñola tomar. El remedio de esto es que, pues yo no puedo lo que quiero como tuyo, quieras tú lo que yo puedo como mío. Mi Faustina te saluda, y con mis males no anda bien dispuesta. Hanle dicho que se te paresçe mucho la herida de la cara. Ay te embía un peso de bálsamo porque no se parezcan los puntos della. Si hallares almendras verdes y nuezes quajadas y nochizos de campo, Faustina te ruega se las embíes de este camino. Hállome con pocos dineros: aý te embío una ropa y a tu muger una saya. No más, sino que ruego a los dioses te den lo que yo deseo para ti y a mí den lo que tú deseas para mí. Y aunque por mano agena, escrívote de coraçón proprio. [242]

Carta VII

Embiada por Marco Emperador a Claudio y Claudina porque, siendo viejos, bivían a manera de moços. Es letra de notar.

Marco del Monte Çelio, a vosotros, Claudio y Claudina, marido y muger, moradores en mi barrio, salud vos desea y esta carta vos embía.
Por çierto, amigos, que me sois en cargo, porque a todos los que vienen pregunto de vuestras personas y a todos los que van doy para vosotros encomiendas. Si de mí sois bien queridos, preguntadlo a vuestros coraçones; y si en vuestro pecho estoy por sospechoso amigo, yo me doy por condemnado. El crudo olvido que puede causar mi absençia, espero que le desterrarán las muy buenas obras que resçebistes allá de mi persona. Si en alguna cosa hos he tractado mentira, en ninguna cosa hos pido me tractéis verdad; pero pues siempre hos fui buen vezino, si mi honra allá hos huviere menester, sedla buenos amigos. El que de coraçón ama, ni en absençia olvida, ni en presençia se descuida.
Cayo Furión, tan amigo mío como pariente vuestro, passando que passava a Alexandría, me dixo muchas cosas de allá de Roma, y entre las otras cosas fue una, la qual me causó mucha risa quando la oý y no menor lástima quando en ella más pensé. Algunas cosas luego luego tomamos en burla, que después, bien rumiadas, nos acarrean mucha pena. Dízenme que estáis muy viejos al paresçer de todos, y muy moços a juizio vuestro; y que assí hos vestís de nuevo como que huviésedes de yr al tálamo; y quando hos honran por viejos hos mostráis muy enojados; y que en ver correr los pallios [243] no sois vosotros los postreros; y que no ay liviandad en Roma que no se registre en vuestra casa; y assí hos dais a plazeres como quien nunca espera pesares. Y finalmente, quando hos avíades de alçar a vuestra mano, entráis a soldada de nuevo al mundo.
Por çierto, amigos y vezinos, hablando con devido acatamiento, yo tengo gran vergüença de vuestra desvergüença, y no poca pena de vuestra mucha culpa. Muchas culpas ay que, aunque sean graves, el descante de sus desculpas las hazen leves; y otras, aunque sean pequeñas, por no les hallar corte de desculpa se hazen graves. Por los dioses hos juro que a vuestras culpas yo no hallo una occasión con que las escuse, aunque veo hartas con que las condemne. Por eso, mandadme perdonar que, si no fuere tan recatado en el hablar, no es mucho, pues vosotros no lo sois en el bivir. Por çierto, yo no niego que tú, Claudio, no ayas sido muy suelto en tu persona, y tú, Claudina, muy hermosa en la cara, y que a tus fuerças tengan embidia muchos, y a tu muger deseavan para sí todos. Pero pregunto a la moçedad del uno y a la hermosura del otro: ¿qué tenéis de la vanidad passada y qué galardón esperáis en la estrecha sepultura? ¡O, bobos, bobos!, ¿y agora sabéis que buela el tiempo sin mover las alas, camina la vida sin alçar los pies, esgrime la fortuna sin mover los braços, se despide el mundo sin dezirnos nada, se consume la carne sin que nadie lo sienta, se passa nuestra gloria como si nunca fuera, y finalmente nos saltea la muerte sin llamar primero al aldava?
Por çierto es impossible de la sangre hazer nervios, de las venas hazer huesos, del despeñadero hazer camino, de lo possible hazer impossible, y de lo impossible hazer possible. Quiero dezir que ninguno piense que la flor muy verde de la iuventud no se ha de tornar marchita en la vejez. ¡O!, mundo, ¡y cómo eres mundo! Es tan poca nuestra fuerça y tan grande nuestra flaqueza, que tú lo queriendo y nosotros no te resistiendo, en el golfo más peligroso nos engolfas, y en las breñas más espesas nos emboscas, y por las sendas más çerradas nos descaminas, por los caminos más pedregosos nos adiestras. Quiero dezir que en los riscos de mayores favores [244] nos enriscas, porque de allí con un puntapié después nos despeñes. ¡O!, mundo, en el qual todo es mundo: çinqüenta y dos años ha que en ti nasçí, en los quales todos nunca me dixiste una verdad y tométe en diez mill mentiras; nunca cosa te pedí que no me la prometieses; nunca cosa me prometiste que jamás tú me la dieses; nunca contigo tracté que no me engañases; jamás a ti me llegué que no me perdieses; nunca vi en ti cosa por que te huviese de amar; y todo quanto en ti vía era digno de aborresçer. Y con todo esto no sé qué ay en ti, ¡o, mundo!, o qué falta en nosotros, tus mundanos, que si nos aborreçes, no te sabemos aborresçer; si nos riñes, sabemos dissimular; si nos acoçeas, querémoslo suffir; si nos das de palos, querémoslo callar; aunque nos despides, no nos queremos ir; y lo peor de todo: queremos más servir a ti de balde y con trabajo, que a los dioses con premio y descanso.
Por los immortales dioses iuro que muchas vezes hago cuenta con mis años del tiempo passado, otras vezes rebuelvo mis libros para ver lo que he leído, y no menos alguna vez pregunto a mis amigos porque me den algún consejo, y es por saber en qué está esto que quiero dezir. Estando yo leyendo en Rhodas rhetórica, teniéndome allí Hadriano, mi señor, siendo de edad de veinte y un años, mi carne iuvenil no menos flaca que tierna, puesta en aquella primera vera, hallóse en soledad, y la soledad con la libertad olieron al mundo; y oliéndole, sentíle; y sintiéndole, seguíle; y siguiéndole, alcançéle; y alcançándole, asíle; y asiéndole, probéle; y probándole, gustéle; y gustándome, amargóme; y amargándome, aborreçíle; y aborreçiéndole, dexéle; y dexándole, tornóse; y tornándose, reçebíle. Y de esta manera, çinqüenta y dos años de un pan hemos comido y en una casa hemos morado. Quando yo le vía bravo, servíale; quando él me vía triste, regalávame; quando yo le vía próspero, pedíale; quando él me vía alegre, engañávame; y así nos estamos hasta oy, sin él me despedir ni querer yo dél ser despedido.
¡O, mundo!, tienes tanto tino en tus desatinos, que nos traes a todos desatinados. Después que nos dexamos prender, jamás nos quieres soltar; si a dicha sacamos el pie del çepo, échasnos luego los grillos; y si acaso limamos los grillos, préndesnos con [245] las esposas. Quiero dezir que, aunque el camino sea estrecho, la senda fragosa, la iornada larga y la carne flaca, jamás están nuestros cuerpos sino cargados de viçios y nuestros coraçones llenos de cuidados. De una cosa estoy maravillado, y no puedo tomarme tino, y es ésta: sin que ninguno nos constriña, ni interesse alguno nos vaya, podiendo ir por la puente, arrodeamos por el vado; estando el vado seguro, nos aventuramos al golfo; estando el camino seco, nos ymos por los trampales; teniendo manjares de vida, buscamos ponçoña de muerte; iuramos de nos perder, podiendo bien açertar; sin interesse cometemos la culpa, viendo venir con ella la pena. Y finalmente, porque nos tengan por buenos assestamos en el blanco de las virtudes y desarmamos en el terrero de los viçios.
Una cosa te quiero confessar, y aunque sea en infamia mía, por ventura en los siglos advenideros será en provecho ageno. En çinqüenta y dos años de mi vida yo he querido probar todos los viçios de esta vida por ver si ay en qué se satisfaga la maliçia humana. Y después de todo esto visto, hallé que, quanto más como, me muero de hambre; quanto más bevo, tengo más sed; quanto más huelgo, más me quebranto; quanto más duermo, estoy desvelado; quando más tengo, estoy cobdiçioso; quanto más busco, mucho menos hallo; y finalmente, jamás pené por cosa que después no me empalagase y luego de otra appetito no tuviese. Ninguno piense mientras bive en la carne satisfazer a la carne. Poder podrá ella quitarnos la vida, mas nosotros no a ella su desordenada cobdiçia. Yo querría mucho saber de los dioses por qué hizieron finitos a nuestros días e infinitos a nuestros malos deseos. ¡O!, dioses crueles, ¿qué es esto? ¿Nunca avemos de passar un día bueno de vida, sino que en gustaduras de esto y de aquello se nos ha de passar la vida, y que sobre todo sea un sueño la vida y el despertador della sea la muerte? Sepan los que no lo saben que el mundo toma nuestro querer, y nosotros de voluntad se le queremos dar, y tomado nuestro querer, dél haze el nuestro no querer. Y porque no nos resabiemos, loa que loemos el tiempo passado, con tal que bivamos en el tiempo maldito presente. Para las virtudes ponemos buenos deseos, con tal que para los viçios se queden todas las nuestras obras. [246]
Esto todo he dicho por vosotros, Claudio y Claudina, que quando de setenta años no queréis salir de la cárçel del mundo, teniendo los pies podridos de los grillos, ¿qué esperaremos de los moços de veinte y çinco años? Si no me engaña mi memoria, quando yo allá estava, teníades nietos casados y visnietas desposadas. Pues paréçeme a mí que, venidas las guindas, no deven ya tener sazón las çerezas; y quando se ençierra el mosto nuevo para los hombres, echan el borujo seco a los muradales. No penséis, amigos, que se suffre tener muchos nietos en casa y pocos años la persona, porque pocas vezes vemos flor y fruta estar iuncta, sino, quando tiene sazón lo uno, está marchito lo otro.
Estado he pensando entre mí qué es lo que vosotros podríades aver hecho para acortar los años y paresçer moços, y no sé otra razón sino que, quando casastes a Lamberta, vuestra hija, con Drusio, y a Macrina, la nieta, con Lamberto, que todos eran muy mochachos, y como hos sobrava edad y hos faltava hazienda, que les distes a cada veinte años de los vuestros en lugar de los dineros del dote. Y de esta manera descargásteshos de años proprios y cargásteshos de dineros agenos. No menos me ha passado por el pensamiento que como paño corto en manos de texedor falso hos avéis puesto en tirador y percha para tirar y alargar la vida. Si fuésedes çerapez de çapateros blanda, que tirando se haze corteza, bien sería; mas vosotros no sois sino fruta de avellanos y muy livianos, que de fuera está muy seca y de dentro carcomida. Por el amor que hos tuve, y por la vezindad que me tuvistes, mucho quisiera, amigos, como hos cognosçí moços y muy moços, cognosçeros viejos muy viejos (no digo en la edad que hos sobra, sino en el seso que hos falta).
¡O, Claudio y Claudina! Hágohos saber que sustentar la moçedad, deshazer la vejez, y alargar la vida, y oxear la muerte no es en mano de los hombres que lo desean, sino en la de los dioses que lo dan, los quales según su iustiçia, y no nuestra cobdiçia, nos dan la vida por peso y la muerte sin medida. ¿Vosotros no sabéis que nuestra naturaleza es corrupçión de nuestro cuerpo, y nuestro cuerpo es mollidor de nuestros sentidos, y nuestros sentidos son alcaydes de nuestra ánima, y [247] nuestra ánima madre de nuestros deseos, y nuestros deseos verdugos de nuestra iuventud, y nuestra iuventud atalaya de nuestra vejez, y nuestra vejez espía de nuestra muerte, y la muerte mesón de nuestra vida, en la qual la moçedad se nos va por pies y de la vejez no podemos huir cavalgando? Pregúntohos una cosa: ¿qué halláis en la vida porque hos contente la vida después de ochenta años de vida? O vosotros avéis sido buenos o malos: si buenos, no temáis ir a gozar con los dioses buenos; si malos, también desead la muerte porque no seáis más malos; y si no, iustamente hos pueden matar por iustiçia, ca el que en setenta años ha sido de mala vida no espere jamás su emienda.
Quando el gran Pompeyo y el animoso Julio Cayo se enemistaron y en muy crudas guerras civiles vinieron, en las quales a Roma infamaron y a sí mesmos perdieron, cuentan los Annales de sus tiempos que vinieron en favor de Julio los de Occidente, y en socorro de Pompeyo toda Oriente, entre los quales vinieron una gente bárbara, moradores a las otras vertientes de los montes Ripheos que corren a la India. Tenían estos por costumbre que, quando llegavan a edad de çinqüenta años, hazían grandes hogueras de fuego y allí se quemavan bivos y se sacrificavan a los dioses, y aquel día los parientes y hijos hazían gran fiesta y comían las carnes medio quemadas y bevían en vino los polvos de los huesos. Fue visto esto todo por los ojos de Pompeyo porque algunos complieron los çinqüenta años en su campo.
¡O, siglo dorado, que tales hombres tuvo! ¡O, gente bienaventurada, que en todos los siglos advenideros dexaron de sí tal memoria! ¿Qué menospreçio de mundo, qué olvido de sí mesmos, qué acoçear de fortuna, qué açote para la carne, qué en poco tener la vida, quán en menos tener la muerte pudo ser mayor? ¡O, qué freno para viçiosos, qué espuelas para virtuosos, qué confusión para los que aman la vida y qué exemplo para no temer la muerte nos dexaron! Pues estos menospreçiavan la vida propria, por çierto bien es de pensar que no morirían por tomar hazienda agena.
De pensar que nunca ha de aver fin nuestra vida jamás ha fin nuestra cobdiçia. ¡O, gloriosa gente y diez mill vezes [248] bienaventurada!, que, dexada la sensualidad y vençido el natural querer bivir, no creyendo a lo que víades, teniendo la fee en lo que nunca vistes (como quien no dize nada) fuistes a los hados a la mano, salístesle a la fortuna al camino, distes çancadilla a la vida, hurtastes el cuerpo a la muerte, ganastes honra con los dioses, no que hos alargasen más vida, sino que tomasen lo que hos sobrava de vida. Archagato, çirujano, y Antonio Musa, médico, y Esculapio, padre de la medicina, pienso que poco ganaran en aquella tierra. ¿Quién mandara aquellos bárbaros xaroparse a la mañana, tomar píldoras a la noche, serenar sueros, tomar ordiates, untar el hígado, hazer lavatorios, sangrarse oy y purgarse mañana, comer de una cosa y abstenerse de muchas? No es de creer que quien de balde buscava la muerte diera dineros por alargar la vida. Pues parésçeme que aquellos de çinqüenta años, y vosotros de ochenta, si sois mayores en la edad, que a los menos seáis iguales en la cordura, y si no quisiéredes tomar la muerte dulce, a lo menos emendad la vida mala.
Acuérdome avrá muchos años que Fabriçio, nuestro vezino, me tenía armada una burla, de la qual, si vosotros no me desengañáredes, se me siguiera mucha deshonra; y, pues entonçes me hezistes tan buena obra, querríahoslo pagar en la mesma moneda. Hágohos saber, si no lo sabéis, pobres viejos, que estáis ya tales, que tenéis los ojos lagañosos, las narizes húmidas, los cabellos blancos, el oýr perdido, la lengua torpe, los dientes caídos, la cara arrugada, los pies hinchados, las espaldas corcobadas y los pechos ahogados; finalmente, si supiese hablar la sepultura, como a caseros suyos hos podía pedir por iustiçia viniésedes a poblar su casa. Por çierto gran compassión es de tener a la iuvenil ignorançia, porque entonçes se le abren los ojos para cognosçer los infortunios de esta vida quando es tiempo ya de çerrarlos y entrar en la sepultura. Y de aquí viene que en vano a los moços vanos damos consejo, porque la iuventud es sin experiençia de lo que sabe, sospechosa de lo que oye, incrédula de lo que le dizen, menospreçiadora del ageno consejo y muy pobre del suyo proprio. Pero yo hos digo, Claudio y Claudina, amigos, que yo hallé sin comparaçión no ser tan mala la ignorançia que [249] tienen de lo bueno los moços como la obstinaçión que tienen en lo malo los viejos. Malo es no saber lo que el hombre deve y puede saber, pero muy peor es tener el saber del sabio y la vida del bruto. ¡O, cuitados de viejos, que olvidándohos a vosotros mesmos corréis por postas la vida y nunca miráis qué avéis de ser hasta que sois lo que no querríades sin poder tornar atrás!; y de aquí viene que lo que hos falta de la vida queréislo supplir con locura. Pues despertad los que en el sueño estáis ahogados, abrid los adormeçidos los ojos, acostumbrad bien a obrar los vagabundos, aprended lo que hos cumple los simples, y finalmente conçertahos de espaçio con la muerte antes que hos haga execuçión en la vida.
Çinqüenta y dos años ha que me conosçen y conosco a los de este mundo, que jamás conosçí vieja cargada de tantos años, ni viejo tan podridos los miembros, que no tuviesen el coraçón sano para pensar ruindades y la lengua entera para dezir mentiras. Mirad, pobres viejos, parésçeme que, pues es passado el verano, alçéis con tiempo de heras; y si hos queda poco del día, hos deis priesa a tomar posada. Quiero dezir que si el día passastes en la mar con peligro, la noche de la muerte hos tome en puerto salvo. Las burlas passen por burlas y las veras tomemos por veras, conviene a saber: que si hos conosçimos moços atrevidos, hos vean ya todos viejos muy retraídos. Quando el cavallero passa la carrera, no le culpan que el cavallo lleve descrinadas las crines; mas, llegado ya a su puesto, justo es que adereçe su cavallo. Y no hos engañe lo que suele engañar a muchos, y es que por eso seréis tenidos porque tenéis muchos dineros. Bien creo yo que os seguirán muchos y hos ternán embidia todos, pero creedme, que al fin al fin la honra antes se da al moço pobre y virtuoso que al viejo rico y viçioso. Poder podrá el rico ser más tenido de pobres y acompañado de cobdiçiosos, mas el pobre y virtuoso será más amado y menos aborresçido.
¿Qué mayor confusión puede ser a la persona, ni igual afrenta a nuestra madre Roma, que ver por las plaças y cantones no menos ruar los viejos que se caen de podridos como los moços que agora çiernen para pámpanos? ¿Qué cosa es ver los viejos de nuestro tiempo componer las canas, hazerse [250] a menudo la barba, traer el çapato muy iusto, la calça assaz estirada, la camisa muy descubierta, el pallio todo encarnado, la insignia de Roma muy esmaltada, argolla de oro a la garganta y tintinábulos en la ropa, nacre en los sombreros como griegos y perlas en los dedos como indios, de coco las ropas como histriones y largas como de flámines? Finalmente, lo que es peor de todo, que, quando la muerte los emplaza, responden que quieren servir de nuevo una dama. ¡O, quántos y quántos he conosçido yo en Roma que fueron muy estimados en la moçedad y después por estas liviandades la fama perdieron en la vejez, y lo peor de todo que ellos perdieron el crédito, sus parientes el favor y sus hijos el provecho.
Por çierto Gagüino Catón, del antiguo linaje de los Catones, fue en Roma flamen dialis çinco vezes, pretor tres, çensor dos, dictador uno, cónsul çinco vezes; como huviese sesenta y çinco años (passado el año climatérico) diose a servir a Rosana, hija de Gneo Curçio, dama por çierto moça y hermosa. Cresçióle tanto el amor y perdió tanto el sentido, que gastava quanto tenía en servirla y llorava como niño por verla. Acontesçió a la dama darle unas calenturas con hastío, y como dixese que comería de unas uvas y fuese tan temprano que en Roma no eran maduras, embió al Danubio por ellas a parte que avía más de mill millas; y como la cosa fuese sabida en Roma, y de la liviandad se diese notiçia en el Senado, mandaron los Padres Conscriptos que Rosana fuese con las vírgines vestales ençerrada y el viejo perpetuamente de Roma desterrado, y assí los hijos bivieron pobres y el padre murió infame.
Bien creo yo que, oýdo esto, avrá muchos que afeen el hecho del viejo enamorado y loen la sentençia del Senado. Pero también pienso que, si tantos moços tuviese Gagüino en su destierro como terná viejos enamorados imitadores de su exemplo, que no avría tantos hombres perdidos ni mugeres mal casadas. Pues lo mejor de esto es que los tales, quando son avisados de sus criados, reprehendidos de sus parientes y rogados de sus amigos, toman por escusa que son sino enamorados de burla. [251]
Siendo yo moço y muy moço, no menos en el seso que en la edad, una noche, iuncto al Capitolio topé con un mi vezino, el qual me podía tener por nieto, y díxele: «Señor Fabriçio, y vos ¿también enamorado?» Respondióme: «Señor Marco, hágolo por passatiempo.» Por çierto, yo me maravillé toparle a tal hora y me escandalizé darme tal respuesta. En los viejos de mucha edad y gravedad, las tales reqüestas no se pueden llamar amores, sino dolores; no passatiempo, sino perder tiempo; no burla, sino burlería, porque de los amores de burla se les sigue infamia de veras.
A ti, Claudio y Claudina, pregunto: ¿qué otra cosa sois los viejos y viejas enamoradas y polidos como vosotros sino pendón de taberna, adonde no ay sino vinagre, huevos muy blancos y de dentro hueros, herida sobresana que tiene muy gran fístola, píldora dorada y gustada es muy amarga; redoma quebrada con sobrescripto nuevo, buey de perdizes y es hombre encorado, tremedal elado adonde no ay passo seguro, portada nueva y de dentro toda caída; finalmente el viejo enamorado es cavallo de axedrez, que ayuda a perder el dinero, y no para sacar de peligro. Por çierto, el viejo vicioso y luxurioso no es sino como el puerro, que tiene las barbas blancas y las porretas verdes. Pues parésçeme a mí, si hos paresçiese a vosotros que sois viejos, vezinos y amigos míos, que no aguardéis a quebrar las alas al tiempo quando no es razón que aya pluma en ellas. Y no hos engañéis diziendo que para todo ay tiempo. Creedme, y lo que pudiéredes andar de día, no lo dexéis para la noche de la vejez, porque mal corta el cuchillo gastado el azero, y el que está abezado a carne mal se amaña a roer los huesos. Pues vengamos al remedio para remediar este daño, y sea éste: que si la casa carcomida se va ya a caer, la apoyemos, no con cuentos de madera, sino con una estrecha cuenta que avemos de dar, a los dioses de la vida y a los hombres de la fama. Y si la viña de todas nuestras virtudes está vindimiada, andemos si al que no, a la rebusca de la emienda. Y pues las cubas de nuestra cosecha se estragaron con nuestras malas obras, remostémosla con mosto nuevo de nuevos y buenos deseos. Son los dioses tan buenos de contentar, que los serviçios que les devemos por las merçedes que [252] nos hazen, que si no podemos alcançar oro de obras, se pagan con cobre de buenos deseos. Finalmente digo que si tú, Claudio, y Claudina, offreçistes la harina de la iuventud a los viçios, offrezcáis agora los salvados de la vejez a los dioses.
Yo hos escripto largo, más de lo que tenía en mi pensamiento. Y porque a vosotros no tengan por covardes y a mí por atrevido, no curéis de esta carta dar parte a nadie en Roma. Saludarme heis a la vezindad toda; señaladamente a Drusia, honrada biuda. Aý embío dos mill sexterçios: daréis los mill a Gorbina, vuestra nieta, porque se los mande por un plazer que me hizo en una fiesta. Mi Faustina está mala: darás esos otros mill a las vírgines vestales porque rueguen a los dioses por ella. A ti, Claudia, embía mi Faustina una arca, y no sé, ¡por los dioses!, qué te embía en ella. Los dioses, pues sois viejos, hos den buena muerte, y a mí y a mi Faustina nos dexen hazer buena vida. Marco, vuestro vezino, hos escrive de su propria mano. [253]

Carta VIII

Embiada por Marco Emperador a Labinia, noble biuda romana, consolándola en la muerte de su marido.

Marco del Monte Çelio, primero cónsul romano, destinado contra los dacos, a ti, Labinia, señora romana, muger de mi Claudino, el Bueno, te embía salud y consolaçión de los dioses consoladores.
Bien pienso que tu sospecha estava muy reñida con mi descuido por ver que a tus lastimosas llagas han acudido mis consolaçiones muy perezosas. Pero acordándome de tu nobleza, que no puede faltar, y tú de mi voluntad, que siempre te deseó servir, soy çierto que tu cordura quitará las marañas de tu sospecha, porque si soy el postrero en te consolar, fui y soy el primero en tus dolores sentir, y aún no seré el postrero para te remediar.
Puesto que la ignorançia sea mate de virtudes y espuela para todos los viçios, también a las vezes el sobrado saber desassosiega los sabios y escandaliza los innoçentes. Mejor nos hallamos los latinos con la ignorançia de los viçios que no los griegos con el conosçimiento de las virtudes. De lo que ignoramos, ni tenemos pena por lo alcançar ni dolor por lo perder. Dígolo porque he sabido lo que no quisiera saber, y es que son acabados los trabajos de Claudino, tu marido, y comiençan agora los de Labinia, su muger. Días avía que yo lo sabía y no lo quise descobrir, porque era crueldad a la que estava lastimada con absençia de tanto tiempo, por mi mano fuese muerta con la muerte de tan deseado marido, y aun porque no era razón de quien yo resçebí tan buenas obras de mí resçibiese tan malas nuevas. [254]
Agora que ya sé que lo sabes, tengo la pena doblada. Hasta aquí sentía sola su muerte, mas agora siento su muerte y mi soledad y tu desconsuelo. Razón tienes de llorar, no por el que está con los dioses descansando, sino por nosotros, míseros, que quedamos en poder de tantos malos penando. ¡O, Labinia, muchas vezes entre mí me pongo a pensar quál lloraré primero: los malos que biven o los buenos que mueren, porque tanto lastima el mal que se halla como el bien que se pierde! Pena es muy grande de ver morir a los innoçentes, y por çierto no es menor pena ver bivir a los maliçiosos; mas de lo que neçessario ha de venir, quando viniere, dello no nos avemos de escandalizar.
Dime, Labinia, ¿y agora sabes que son de tan buena conversaçión los dioses adonde imos, y de tan mala los hombres con quien conversamos, que assí como los malos nasçen para morir, assí los buenos mueren para bivir, porque el bueno siempre bive moriendo y el malo siempre muere biviendo? Pues los dioses le llevaron para sí, no es mucho le quitasen de sí. Yo soy çierto que Claudino, tu marido querido y mi fiel amigo, viendo lo que tiene y acordándose de lo que escapó, quiere más lo de allá que tornar contigo acá. Por çierto, el remedio de las biudas está no en pensar la compañía passada, ni pensar en la soledad presente, sino pensar en el descanso que espera advenidero. Si hasta aquí penavas esperándole en tu casa, gózate agora que él te espera en la suya, porque mejor serás tractada tú entre los dioses, que no él acá entre los hombres. Y no consiento hagas tanto sentimiento, que parezca averle tú sola perdido, que pues todos le gozamos en la vida, todos tenemos obligaçión de llorar su muerte. Los coraçones lastimados, entre todos los dolores, el mayor dolor es ver que otros se alegran de sus dolores, y por el contrario el mayor alivio en los graves toques de la fortuna es ver que otros sienten sus trabajos. Todo lo que mi amigo llora por mí con sus ojos, y todo lo que siente de mis lástimas cargándolo sobre sus fuerças lo descarga de mis entrañas.
Augusto el Emperador, a las riberas del Danubio cuentan los Annales de su tiempo que halló una gente que tenía esta costumbre: como agora se casa marido con muger, assí se [255] confederavan amigo con amigo, iurando por los dioses de jamás llorar ni tomar trabajo por sus infortunios, sino que, olvidados los de su persona, muriese por remediar los de su amigo; y por semejante el otro avía de hazer con él. ¡O, siglo glorioso! ¡O, edad bienaventurada! ¡O, gente de eterna memoria, en la qual eran los hombres tan columbinos y los amigos tan verdaderos, que, olvidando sus trabajos, lloravan los agenos! ¡O, Roma sin Roma! ¡O, tiempo mal espendido! ¡O, vida mal empleada! ¡O, descuido muy descuidado! Están oy las entrañas tan desentrañadas en lo bueno, y los coraçones tan asenderados y tan sin remedio en lo malo, que, olvidados los hombres ser hombres y tornados fieros salvajes, yo afano por darte la muerte y tú mueres por quitarme la vida; tú lloras por verme reír y yo río por verte llorar, y sin provecho de ninguno nos perdimos, y solo por interesse holgamos de nos perder. A ley de bueno te iuro, Labinia, que si tu remedio estuviese en mi mano como tu dolor está en mi coraçón, ni a mí lastimaría tu lastimoso lloro, ni a ti la triste soledad del marido. Pero pues tu remedio y mi deseo no se pueden complir, porque con los muertos ni en los muertos no tenemos poder, pongámoslo en mano de los dioses, los quales saben mejor repartir que nosotros escoger.
Vemos por experiençia en lo natural ay unas enfermedades que no las sanan palabras que nos dizen y sánanse con yervas que nos ponen, y por el contrario otras se sanan con palabras, dexadas las mediçinas. Esto digo porque los coraçones afflictos, hechos mar de pensamientos, algunas vezes se confortan con benefiçios hechos a su persona más que con palabras dichas a sus orejas; otras vezes el coraçón triste más se consuela con palabras de un amigo que con todos los serviçios del mundo. ¡O, triste de mí, que en todo esto estoy falto, considerando la grandeza de ti, tan honrada romana, y la poquedad de mí, Marco, cónsul del Monte Celio! Véome tan inhábile, que para consolarte no tengo sçiençia y para remediarte no tengo hazienda; pero téngote gran lástima, si lástima resçibes en cuenta.
No quiero pagar con papel y tinta lo que yo puedo hazer por mi persona, porque el hombre que consuela con palabra [256] podiendo remediar con obra, declárase aver sido amigo fingido en el tiempo passado y que le tengan por sospechoso amigo en el tiempo advenidero. Si hasta aquí me has tenido por vezino tuyo y pariente de tu marido, ruégote me tengas por marido en el amor, por padre en el consejo, por hijo en el serviçio y por abogado en el Senado. Y será de tal manera, espero, que dirás: «Lo que perdí en muchos hallé en Marco solo.» Y porque en los graves conflictos a do la maña se olvida, el iuyzio se altera y la razón se retira, tanta neçessidad ay de buen consejo como de mediano remedio. Claudino, ya muerto, fue mío, y yo Marco, bivo, soy tuyo. Pues como por tu meresçimiento me puedes mandar lo que quisieres, assí yo por el amor que te tengo te puedo rogar lo que te conviene.
Mucho te ruego esquives las estremidades de las biudas romanas, porque allende que en todo estremo aya viçio, las tales fatigan a sí, enojan a los dioses, pierden a los suyos y no aprovechan a los muertos, y aun ponen sospecha a los maliçiosos. Como Fulvia, muger del noble Marco Marçello, viendo enterrar a su marido en el campo Marçio, se arañase el rostro, messase los cabellos y se quebrase dos dientes, y a cada passo se cayese desmayada, teniéndola de los braços dos senadores porque más no se lastimase, dixo Eneo Flavo Censorino: «Dexadla, que ella quiere oy andar toda la iornada de biudez.» Y assí fue, que entretanto que se quemavan los huesos del noble Marcello, ella se estava conçertando con otro marido. Y lo que más fue de notar, que a uno de los senadores que la llevavan de braço, dio la mano como romana a romano de perpetuo casamiento. Fue el caso tan feo, y iustamente tan afeado de tantos, que afrentó a todas las romanas presentes y dexó sospecha de jamás en Roma creer a biudas.
No lo digo, señora Labinia, porque tú assí lo has de hazer, que por el dios Mars te iuro que ni el coraçón de Marco lo sospecha, ni tu grande edad lo suffre, ni la autoridad de tan grave romana lo demanda. Mucho te encomiendo no olvides la honestidad que deves a romana y el retraimiento que se requiere en biuda, porque si te fatigare la soledad que sientes de los muertos, te consuele la buena reputaçión en que te tienen y ternán los bivos. No te quiero por agora más dezir, [257] sino que tal sea tu fama entre todos, que a los malos eches freno para callar y a los buenos pongas espuelas para te servir; y si esto assí hizieres, pierde cuidado de lo que en el Senado huvieres de negoçiar. Mi Faustina te saluda y ha llorado por tu desdicha. Aý te embío unos dineros para que pagues tus acreedores. Los dioses que dieron descanso a Claudino, tu marido, den consolaçión a ti, Labinia, su muger. Marco del Monte Çelio te escrive de su propria mano. [258]

Carta IX

Embiada por Marco Emperador a un su muy querido amigo, por nombre Antígono, desterrado de Roma a la isla de Siçilia, consolándole en un triste caso que le acaesçió.

Marco, pretor romano, edil çensorino, collega en el Imperio, a ti, Antígono, el desterrado, embía salud de su parte y buena esperança del Senado.
Estando en Campania me contaron tu triste caso, y agora en el templo de Iúpiter me dieron tu lastimosa carta. Siento tanto tu sentimiento, y lastímanme tanto tus lástimas, que assí como tú estás apartado de tus vezinos, assí estoy yo desterrado de mis sentidos. Lloro agora por ti lo que tú en mis trabajos lloraste por mí, y siento por ti lo que sentiste por mí, porque a los amigos afflictos devemos dar remedio a sus personas y consolaçión o compassión a sus coraçones. A ley de bueno te iuro, mi Antígono, que en este caso ni he sido ingrato de lo antiguo, ni crudo en sentir lo presente.
Como leý los ringlones de tu carta, ni pude tener las manos que no temblasen, ni la cara que no se demudase, ni el coraçón que no sospirase, ni los ojos que no llorasen, por ver que es muy poco lo que me embías a pedir, y yo soy muy menos por no te lo poder embiar. El mayor infortunio de los infortunios es quando el hombre puede poco y quiere mucho, y la mayor fortuna entre todas las fortunas el hombre que quiere poco y puede mucho. En esto veré si nuestra amistad has dado en olvido: en que aventures tú de mí una vez lo que yo confié de ti muchas vezes. Bien sabes que las mocedades de mi moçedad todas las descargava de mi coraçón y las cargava [259] en tu paresçer y juizio. Pues iusta cosa es que tus trabajosos trabajos los descargues de tu voluntad y los cargues a mi coraçón. Y de esta manera verás y verán, oyrás y oyrán que no son tan cortas mis manos para tu remedio, quanto son largas mis lágrimas en llorar tu daño.
Pues viniendo al caso tuyo desastrado, házesme saber cómo los dioses te llevaron una hija, y el monstruo o terremoto te derrocó tu casa, y el Senado dio contra ti una sentencia en que te tomó la hazienda y desterró la persona. Assí los dioses sean comigo mansos como han sido contigo crueles: pienso es tan grande el espanto que mi spíritu ha conçebido acá, como la pérdida que tú y tu muger avéis sentido allá. Y si no sabes de qué, oye, que yo te lo diré. No me espanto yo del monstruo que espantó a las gentes, ni del terremoto que derrocó las casas, ni del fuego que quemó los cossarios, ni de los dioses que permitten tales cosas; mas espántome que aya tantas maldades en ti y en tus vezinos por las quales iustamente mereçiésedes tan horrendos y tan crudos castigos.
Créeme una cosa, Antígono, y no dubdes: que si los hombres biviesen como hombres en que no se desmandasen de la regla de sus costumbres naturales, siempre los dioses harían como dioses en no salir de madre para darnos crudos castigos por mano de monstruosos animales. Por çierto iusto y iustíssimo es a los brutos los castiguen con otros brutos, y a los monstruosos con otros monstruos, y a los que offenden con estrañas culpas los lastimen con estrañas penas. Diréte una cosa que te paresçerá nueva, y es que más offenden los malos en la infamia que ponen en los dioses por la pena que les dan, que no por las maldades que contra ellos cometen. Como los dioses naturalmente sean piadosos y de esto tengan fama, si nosotros fuésemos siempre buenos, ellos siempre serían piadosos; mas como siempre somos malos y nuestras enormes obras merezcan enormes castigos, los simples llaman a los dioses crueles desque veen sus castigos públicos y no veen nuestras maldades secretas. Pues razón tienen los dioses de quexarse, porque nosotros con nuestras culpas los infamamos y los otros por nosotros de crueles son infamados. Infallible regla es que nunca los dioses piadosos se estreman [260] en estremados castigos si primero los hombres viçiosos no se estreman en estremados vicios.
En el tiempo que Camillo estava desterrado en Capua y los gallos posseýan a Roma, Lucio Claro, cónsul, fue embiado por el Senado al oráculo de Apollo a pedir consejo, qué haría el Pueblo romano para librarse de tan gran peligro, y estuvo allí el cónsul quarenta días dentro del templo puesto de rodillas delante Apollo, offreçiendo sacrifiçios muy estraños y derramando lágrimas suyas proprias, y jamás pudo aver respuesta, y assí no con poca afrenta se tornó a Roma. Entonçes acordó el Sacro Senado que fuesen de cada templo dos flámines, los quales como estuviesen postrados en tierra, díxoles Apollo:
Assí como un prinçipio corresponde a otro prinçipio y un medio a otro medio, no hos maravillés si con los estremados en el pedir yo me muestre estremado en el responder. Vosotros, los romanos, después que hos faltan los hombres venís en busca de los dioses, y por esta occasión ni nosotros hos queremos dar los buenos consejos quando los avéis menester, ni permittimos los hombres hos favorezcan quando los is a buscar. Mirad, amigos, no por los sacrifiçios que agora me avéis offreçido, sino por la amistad que con vuestros padres tuve en el tiempo passado, hos quiero descobrir un secreto, y es éste: que diréis de mi parte a los romanos de Roma siete cosas.
La primera es: nunca hombre dexó a los dioses por otro hombre, que los dioses y el hombre en la mayor neçessidad no se desamparasen a ese hombre mísero. La segunda es que más les valdrá tener de su parte a uno de los dioses immortales que están en el çielo que a todos los hombres mortales que están en el mundo. La terçera es: se guarden mucho enojar a los dioses porque más les dañará la yra de un dios que la enemistad de todos los hombres. La quarta es que nunca los dioses olvidan una vez al hombre sin que primero los dioses sean olvidados diez mill vezes de los hombres. La quinta es: nunca los dioses permitten uno sea perseguido de un malo sin que él primero aya perseguido [261] algún bueno, y por eso agora vosotros sois acoçeados de los Gallos estrangeros, porque perseguistes y desterrastes a Camillo vuestro natural. La sexta es que, si los hombres quieren tener propiçios y favorables a sus dioses para la guerra, sírvanlos primero en tiempo de la paz. La séptima es que nunca los dioses piadosos embían para algún reyno algún estremado castigo, sino por muy estremadas maldades cometidas en ese reyno.
Y diréis más al Senado. Yo no quise a Lucio Claro responder porque a tan mal hombre como es él, al su dios Apollo por embaxador no le avían de embiar. Tomad los romanos de mí este consejo, y si mal hos halláredes, no toméis de mi otro. A embaxadas estrañas embiad los más eloqüentes; en el vuestro famoso Senado poned los hombres más sabios; vuestros exérçitos cometed a los capitanes más esforçados; y a vuestros dioses embiad siempre los hombres más innoçentes. Nunca los dioses iustos amansarán su yra contra los hombres iniustos, si aquellos que se lo ruegan no son muy innocentes, porque vaso suzio no se lava sino con agua limpia, y de manos suzias mal saldrá vasija limpia. Son los dioses tan iustos, que aun las cosas iustas no quieren darlas sino por mano de hombres iustos. Finalmente digo que, si queréis echar a los gallos enemigos de vuestras tierras, echad primero las passiones de vuestros coraçones. Tened por verdad que jamás los dioses echaremos a los enemigos vuestros de Italia, hasta que Camillo con todos los innoçentes desterrados sean tornados a Roma. Por cierto las guerras crudas que permitten los piadosos dioses en los tiempos presentes no son sino un açote o castigo de las culpas passadas para lo que los malos hizieron a los innoçentes en muchos días, después por mano de otros los paguen en un día.
Esta respuesta dio Apollo a los flámines que fueron a él desde Roma, las quales cosas todas pusieron tanto espanto en el Senado como allá en Tinacria puso a vosotros el monstruo. Acuérdome que en el libro De las respuestas de los dioses, entre los Annales del Capitolio las hallé, el qual libro el primero día [262] de cada mes se avía de leer por un senador delante todos los senadores en el Senado. Pues ¿qué te paresçe, amigo, cómo habló el dios Apollo? Y si no quieres creer a mí, que soy tu amigo, cree a Apollo, que es tu dios. ¡O, Antígono!, mira, mira quán desplomados están los juizios de los hombres vanos de los juizios de los dioses, que son muy occultos, y donde hablan ellos todos avían de callar, porque más vale un consejo de los dioses dado de burla que todos los consejos de los hombres dados de veras.
¿Y de dónde piensas que viene esto? Oye, que yo te lo diré. Son los dioses tan buenos en toda bondad y tan sabios en toda sabiduría, y nosotros somos tan malos en toda maldad y tan simples en toda simpleza, que ellos, aun queriendo errar, açiertan porque son dioses, y nosotros, queriendo açertar, erramos porque somos hombres.
En esto veo quán indómito animal es el hombre, y quán enteros en sus voluntades son todos los mortales, que quieren más perderse siguiendo su paresçer proprio que no ganarse por consejo ageno. Y lo peor de todo, que para el mal tienen tal brío, que no ay freno que los enfrene, y para el bien son tan covardes, que no ay açote que los mueva adelante. Quéxaste de los dioses piadosos, quéxaste del Senado Sacro, quéxaste de la fortuna rixosa: tres cosas son que qualquiera dellas de una pedrada te quitaría la vida y te enterraría la fama. Quánto más, aviéndote cada uno tirado por sí, y apedreándote agora todos iunctos. Grandes competidores has tomado, yo no sé qué tal será tu esfuerço.
Quiérote contar algunas fuerças y esfuerços que tuvieron los varones antiguos, y por ellas veremos las que tenéis los de estos siglos. El compañero de Sçipión Nasica se tomó con una serpiente en las montañas de Egypto, la qual, después de muerta y desollada, su cuero fue medido en el campo Marçio y tenía çiento y veynte pies en largo. Hércoles el Thebano provó sus fuerças con la Hidra y, cortándole una cabeça, salían siete cabeças. Milón el gigante, por exerçitar sus fuerças tenía por costumbre cada día alcançar un toro por sus pies, el qual tomado, echávale a cuestas, y salido a la plaça hazía grandes apuestas de correr tanto con el toro como otro [263] mançebo desnudo. Y lo que era más de maravillar, que de una puñada matava al toro, y el mesmo día se le comía todo.
En el monte Olympo Çerastes, gigante de naçión griego, luchó con más de çinqüenta mill hombres, y jamás ninguno le pudo derrocar; y si Homero no nos engaña, de este gigante tan nombrado y de este hecho tan famoso quedó de quatro en quatro años ir de todas las naçiones del mundo a luchar al monte Olympo, y de aquí desçendió el cuento de contar por olympiadas.
En el segundo Bello Púnico, entre los captivos de la triste Carthago, truxo Scipión uno que era mauritano, varón assaz estremado en fuerças y feroz en el aspecto; y, çelebrándose unos espectáculos en Roma muy famosos, en que se corrían innumerables animales, aquel captivo saltó en el cosso y mató dos ossos y luchó con un león por gran espaçio. Finalmente, aunque quedó lastimado de sus uñas, al león ahogó con sus manos. Fue cosa por çierto monstruosa de ver, y paresçe agora increíble para contar.
En el año quatroçientos y veinte de la fundaçión de Roma, Curio el desdentado, assaz capitán famoso, viniendo de Tarento contra Pyrrho (Rey de los epirotas, éste fue el primero que truxo quatro elephantes a Roma el día de su triumpho), y como hiziesen un theatro donde cabían treinta mill hombres para ver correr los elephantes, al mejor tiempo quebró el tablado y mató más de çinco mill romanos. Acontesçió que entre ellos estava un numantino, el qual sustentó sobre sus hombros un tablado con más de trezientos hombres hasta que a él y a ellos fueron socorridos.
Cayo César, siendo mançebo y andando huyendo de los sillanos (porque era mariano), estando entre los rhodos ganava de comer haziendo desafíos de correr cavallos atadas las manos atrás. Era cosa monstruosa de ver, según cuentan los Annales, que assí hazía parar el cavallo apretando las rodillas, como tirando al cavallo de las riendas.
En el año quinto déçimo que el capitán de los penos entró en Italia, nuestros antiguos padres embiaron al reyno de Phrygia por la diosa Berecinta, madre de todos los dioses, la qual, como llegase al puerto de Hostia la nao en que venía, [264] encalló en un sable, y por espacio de quatro días treinta mill hombres que venían en la armada no la pudieron mover. Acaso vino una virgen de las vestales, Rea, y con su çinta ató la nao, y tan fácilmente la sacó a tierra como se saca el lino del çerro para hilar a la rueca.
Y porque creamos lo que oýmos en tiempos passados por lo que vimos en tiempos presentes, acuérdome que, viniendo de Dacia, Hadriano, mi señor, çelebró en Roma unos espectáculos en que avía más de dos mill fieros animales, y la cosa más notable que vimos fue un cavallerizo suyo natural de las riberas del Danubio que entrava ençima de un cavallo tan denodado en el cosso y hazía tanto estrago en los animales, que assí huýan dél los pardos, leones, ossos, onças, elephantes, renoçerontes como nosotros huimos dellos, y más mató el solo dellos que ellos solos mataron de los hombres.
Estas cosas tan espantables te he contado porque todos no me tienen tan espantado como tú solo en verte hazer armas y competir con los dioses con el Senado y con la fortuna. Tres gigantes son en todo esfuerço esforçados y en toda dicha dichosos, y tales que mandan a los que mandan a todos. Los dioses por su natural poderío ençierran las furias y rigen las estrellas. El Senado con su iustiçia vençe los reynos y reprime los tyrannos. La fortuna con su tyrannía toma a los que la dexan y dexa a los que la toman; honra a los que la desonran y castiga a los que sirven; a todos engaña y a ninguno desengaña, promete mucho, no cumple nada; su cantar es llorar y su llorar es cantar; a los muertos entre gusanos y a los bivos con infortunios; a los presentes acoçeando y a los absentes amenazando; todos los cuerdos se le rinden sino tú, loco, que le hazes rostro.
De una cosa estoy muy espantado de ti: quexarte del Senado no me maravillo, porque al fin son hombres y pueden errar como hombres; aunque de verdad en las cosas de tu iustiçia avían de ser más que hombres. Quexarte de la fortuna no me maravillo tampoco, porque al fin la fortuna es fortuna, y entre los mortales desde todos los siglos es muy antigua querella, y quanto formamos mayores quexas, tanto ella nos hiere con mayores heridas. Escandalízome yo que, [265] siendo tú uno de los romanos, te quexes de los dioses como si fueses uno de los bárbaros. No tenemos tanta fama los romanos entre todas las naçiones por los muchos reynos que hemos vençido como por los grandes templos, serviçios y sacrifiçios que a nuestros dioses avemos hecho.
Quéxaste que los dioses te derribaron la casa con el terremoto y te mataron la hija compañera de tu destierro, y todo en un día. ¿Y no traes a la memoria las offensas que tú contra ellos cometiste en muchos años? ¡O, mi Antígono!, oye, oye, ¿y tú no sabes que de nuestros pleitos malos salen sus sentençias buenas? ¿Y tú no sabes que nuestras enormes obras no son sino un despertador de su muy recta iustiçia? ¿Y tú no sabes que sus fieros castigos no son sino una presa que represa las grandes avenidas de nuestros iuveniles deseos? ¿Y tú no sabes que no es nada lo que los dioses castigan en público con lo que dissimulan secreto? ¿Y tú no sabes que al fin los dioses son dioses y los mortales son mortales, y que más bien nos hazen ellos en un día que nosotros a ellos serviçios en çien mill años? ¿Y tú no sabes que el menor mal de mano de los dioses piadosos es más bien que todo el bien que nos puede venir de mano de los hombres crueles? ¿Pues de qué te quexas?
Mucho te ruego que calles, y pues estás entre estrangeros, suffre, y siquiera por la honra no deshonres a los dioses de los romanos. Porque los hombres iniustos su mayor iniustiçia es hablar mal de los hombres iustos, ¡quánto más de los dioses iustíssimos! Por çierto, como dize Çiçerón, la mayor falta en un bueno es approbar lo malo por bueno, y la mayor maldad en un malo es condemnar lo bueno por malo. ¿Y tú no sabes quánto son iustos los dioses? Por çierto ni tuerçen por ruegos, ni affloxan por amenazas, ni se engañan con palabras, ni se corrompen con dones. Grande devía ser tu offensa, pues la tierra por los dioses tomó la vengança, y la hija innoçente pagó la culpa del padre pecador.
¡O, Antígono!, ¿y tú no sabes que los dioses en todas las cosas pueden obrar según su paresçer y querer sino en la iustiçia, que como son dioses de todos la han de igualar con todos? ¿Y tú no sabes que si su bondad los obliga a pagarnos [266] por lo bueno, no menos su iustiçia les costriñe a castigarnos por lo malo? ¿Y tú no sabes que es uso muy usado y iustiçia muy iustíssima el que de su voluntad se fue a la culpa contra su voluntad le traigan a la pena? Esto digo: que o tu hija dexó de hazer algún bien público o hizo algún mal secreto, pues a la moça la vida y al padre la hija quitaron por castigo de unos y exemplo de otros.
En el fin de la carta me paresçe te quexas ser mayor la pena que te dieron los hombres que no las offensas que heziste a ellos y a los dioses. Si esto es assí, mi Antígono, no pesar, sino plazer; no tristeza, sino alegría avías de tener. Y por los dioses immortales te iuro yo trocase mi libertad por tu captiverio, y la estada de Roma por el destierro de Tinacria. Yo te diré por qué. Aquél es honrado entre los honrados al que la fortuna abate no teniendo culpas, y aquél es infame entre los infames al que la fortuna ensalça no teniendo méritos, porque la infamia no está en la afrenta que nos hazen los hombres, sino en la culpa que cometimos a los dioses. Y por semejante la honra honrosa no está en las dignidades que tenemos, sino en las buenas obras con que las meresçimos. Y de aquí viene ser muy verdaderas las palabras que traýa escriptas el onzeno Emperador de nuestra Roma al derredor de un anillo en que dezían assí: «Más honrado es el que meresçe la honra y no la tiene, que el que la tiene y no la meresçe.» Palabras fueron muy notadas y como de alto varón dichas.
Pues tornando al propósito, si te quexases de los agravios que hazen hombres a hombres y dexases a los dioses, no me maravillaría. Porque assí como los dioses jamás hazen cosa iniusta, assí los hombres apenas hazen cosa iusta. Nota esto que te quiero dezir, y nunca lo deves olvidar. En el Senado dan la pena pública y pregonan la culpa, de manera que con la pena nos lastiman y con la culpa nos infaman. Los dioses más piadosos son, que, aunque nos dan la pena, dissimulan callando la culpa. ¡O, mi Antígono!, si los dioses sacasen a las plaças las torpedades y vilezas que cometemos por los ascondrijos y callejas, créeme y no dubdes que a muchos dan la vida los dioses que se la quitarían los hombres. Y en esto parésçeme, [267] si a ti te paresçiese, y querríalo, si tú quisieses, que pues los dioses te suffrieron los males que heziste secretos, tú les suffras los castigos que te han dado públicos. Porque de otra manera, pensando sacudir la pena, quedarás cargado de infamia.
Hete escripto tan largo porque tengas en qué passar tiempo. Por çierto, el mayor alivio para aliviar los trabajosos trabajos es exerçitar el vagabundo coraçón en algunos buenos exerçiçios. No te quiero más escrevir por agora, sino que a lo que toca en tu destierro: créeme te seré buen amigo en el Senado. Aý te embío a Panuçio, mi secretario. Darás tanto crédito a sus palabras como a estas mis letras. Llévate unas ropas que vistas, y unas gajas que gastes, y sobre todo mi coraçón y voluntad con que te consueles. Salud, paz y buena vejez sea contigo, Antígono, y la ira de los dioses y la rixosa fortuna se aparte de mí, Marco. Mi casa, muger y hijos te saludan como cosa tuya: a toda tu familia nos saludarás como a cosa nuestra. Aunque la meitad de la carta no va de mi mano, consuélate que mi coraçón es todo tuyo. Ya sabes que en la guerra de Daçia fui en la mano gravemente herido, y en tiempos húmidos estomésçeseme un dedo. Sea lo que fuere, acabo no acabando de ser siempre tuyo. [268]

Carta X

Embiada por Marco Emperador al mesmo Antígono, en la qual habla de los iuezes crueles, y en ella pone cosas notables.

Marco, el enfermo, a ti, Antígono, el desterrado, desea salud para sí y descanso para ti.
Por huir los enojosos calores de Roma y por passar unos libros hebreos que me truxeron de Elia, me vine aquí a Samia. Harta priesa me di en las jornadas, pero todavía en la aldea de Salon me alcançaron las calenturas. A veinte días de quíntilis resçebí la segunda letra tuya, y a la mesma hora acudía la quarta calentura mía. No me paresçe que tenemos buena mano, porque ni mi carta tan prolixa quitó a ti los trabajos, ni tu letra tan breve quitó a mí las calenturas. Agora que se va entibiando el sentimiento que huve de tu trabajo y arde más el deseo que tengo de tu remedio, querríate dezir algo, pero hallo que la consolaçión que tú has menester yo no la puedo dar, y la que yo puedo dar tú no la has menester. En las leyes de los rhodos me acuerdo que hallé estas palabras: «Mandamos que ninguno sea osado a dar consejo sin que dé remedio, porque las palabras al que está afflicto consuélanle poco quando no remedian algo. (Y dezía más.) El coraçón lastimado más descansa contando sus males proprios que no oyendo consolaçiones agenas.»
Dizes por tu carta que los çensores son muy rigurosos en ese reyno, y que por eso está toda esa naçión muy mal con el Senado. Bien creo yo que les dan occasión a ello, porque los hombres descomedidos hazen los ministros de iustiçia ser muy rigurosos, mayormente los de esa isla, de los quales dize el antiguo proverbio: «Todos los insulanos son malos, pero [269] los sículos peores que todos.» Están oy tan apoderados los malos en sus maldades, y tan arrinconados los buenos con sus virtudes, que si no huviese un poco de brío en la iustiçia, los malos posseerían el mundo y los buenos se acabarían muy presto. Pero al fin, considerando quán inhábiles nasçimos, y de quántos males estamos çercados, y a quántas miserias somos subiectos, no me maravillo de las humanidades que cometen los humanos; pero escandalízome de las crudas iustiçias que hazen nuestros çensores, no como hombres romanos, sino como crueles tyrannos.
De una cosa estoy muy espantado y quasi ageno de mi juizio: que, siendo naturalmente y de derecho la iustiçia de los dioses y siendo ellos los offendidos, se quieren llamar piadosos, y nosotros teniendo la iustiçia emprestada y no siendo offendidos, nos gloriamos de ser llamados crueles. De manera que los dioses, perdonando sus proprias iniurias, quedan con fama de clementes y nosotros, castigando las iniurias agenas, baratamos renombre de tyrannos. Por çierto no es hombre entre los hombres, ni humano entre los humanos, sino bruto entre los brutos y salvaje entre los salvajes el que, olvidándose que es de carne, sin piedad lastima otra carne, no considerando que los dioses le hizieron manso animal de naturaleza y se tornó fiera serpiente por maliçia.
En el año duodéçimo de la fundaçión de nuestra madre Roma, Rómulo, el primero rey della, embió un edicto a todos los lugares y reynos comarcanos, que eran volscos, samitas, ethruscos, capuanos, tarentinos y albanos, para que todos los desterrados afflictos y perseguidos en sus reynos viniesen a Roma, que aý serían resçebidos y amparados. Si los Añales de nuestros mayores no nos mienten, más vezinos tuvo Roma en diez años que Babilonia ni Carthago en çiento. ¡O, glorioso el coraçón de Rómulo que tal inventó, y gloriosa la lengua que tal mandó, y gloriosa la patria y la çiudad que sobre clemençia y piedad se fundó!
Revolviendo los Annales de la Casa Numantina, hallé muchas cartas de muchos reynos de Oriente embiadas que començavan assí: «Nós, el Rey de los parthos en Asia, a los Padres Conscriptos de Roma, y al Pueblo venturoso de Italia, [270] y a todos los de su Imperio que tienen nombre de romanos y sobrenombres de clementes, salud a las personas embiamos, y paz y tranquilidad para vosotros y nosotros a los dioses pedimos.» Pues mira qué título tan glorioso de clementes tenían nuestros primeros romanos, y qué exemplo de clemençia dexaron para todos los emperadores advenideros. Ten una cosa çierta, que los çensores o ministros de iustiçia que, olvidada la piedad de los romanos, se tornaron crudos como bárbaros no los terná por naturales hijos, sino por crudos enemigos; no por augmentadores de su república, sino por infamadores y ladrones de su clemencia.
Siendo yo de edad de treinta y siete años, en la isla de Cethin, que agora es Chipre, tuve un invierno y ay allí un monte que se llama Archadio, en el qual sobre quatro columnas está un sepulchro de un rey muy famoso en vida y piadoso en clemençia, y como me dixesen que tenía unas palabras en derredor escriptas en letras griegas, fui allá por ver tal antigüedad, y las letras dezían esto:
Yo para mí siempre tomé este consejo: Lo que pude hazer por bien, nunca lo hize por mal. Lo que pude alcançar con paz, nunca lo tomé por guerra. Los que pude vençer por ruegos, nunca los espanté con amenazas. Lo que pude remediar secreto, nunca lo castigué público. Lo que pude corregir con avisos, nunca los lastimé con açotes. Lo que castigué en público, primero lo avisé en secreto. Y finalmente, jamás castigué una cosa sin que primero no huviese perdonado quatro. Yo tengo dolor por lo que castigué y gran alegría por lo que perdoné. Porque nascí como hombre, mi carne comen aquí los gusanos; y porque biví como virtuoso, descansó mi spíritu con los dioses.
¿Qué te paresçe, amigo, qué epitaphio es éste y qué tan gloriosa devía ser su vida, pues tan immortal está oy su [271] memoria? Assí los dioses me ayuden en lo bueno y me aparten de lo malo: no tengo tanta embidia a Pompeyo con su Elia, ni a Cayo con su Gallia, ni a Sçipión con su Áphrica, como al Rey de Chipre en su sepultura, porque más gloria tiene él allí en aquella montaña siendo muerto que ellos tuvieron, tienen ni ternán con todos sus triumphos en Roma siendo bivos. Yo no digo que los malos y los males no sean castigados, porque sin comparaçión es peor el que favoresçe el mal que no el que le comete, como lo uno proçeda de la flaqueza y lo otro de malicia. Pero parésçeme a mí, y aun a todos los sabios, que pues la culpa nos es natural y el castigo no sino voluntario, assí se temple el rigor de la iustiçia, que los ministros muestren compassión y no vengança, y los culpados tengan occasión de emendar la culpa passada y no vengar la iniuria presente.
¡O, quántos lugares y reynos han sido perdidos no por los males que los malos en ellos cometieron, sino por las desaforadas iustiçias que los ministros de iusticia executaron! Y pensando con su rigor corregir los daños passados, despertaron escándalos nunca oýdos. Quando el prínçipe embía a uno con cargo de iustiçia, deve dezirle estas palabras, las quales son de Augusto a los governadores de Áphrica:
«Amigo, yo no te confío mi honra, ni te cometo mi iustiçia para que seas émulo de innocentes y verdugo de peccadores, sino que con la una mano ayudes a los buenos ha se tener y con la otra ayudes a los malos ha se levantar. Y si quieres saber mi intençión, yo te embío para que seas ayo de huérfanos, abogado de biudas, socroçio de heridos, báculo de çiegos y padre de todos. A mis enemigos alabando y a mis amigos regalando, de tal manera seas todo para todos que a fama de piadoso los míos huelguen de estar y los estraños de me venir a servir.»
Ésta fue una instructión que embió Augusto a un governador suyo porque le hizieron relaçión cómo era algo cruel en aquel reyno. Y por çierto fueron las palabras pocas, pero muy compendiosas, y oxalá en los coraçones de esos nuestros iuezes estén escriptas. [272]
Dizes que está muy desasosegada esa isla por los çensores o iuezes della. Enojoso trabajo es por mano del iniusto resçebir iustiçia, pero esto es insuffrible: el que con sus tyrannías tyranniza mucho y a muchos, no con la vida que haze, sino con la autoridad que tiene quiere corregir a todos. El hombre bueno, para ser buen çensor, la autoridad de su offiçio que le dio su prínçipe ha de tener por açesoria y su buena vida por prinçipal, de tal manera que la rectitud de su iustiçia y lo agrio que sienten los malos en la execuçión della assí lo temple con su cordura que todo tenga autoridad por la pureza de su vida. Gran bien es para la república y gran consolaçión para el que lastima con pena quando el mísero castigado no vee ni ha visto cosa en el que castiga por donde el tal merezca el mesmo castigo. Y por el contrario, gran poquedad es del prínçipe que lo manda, y gran infamia de la república que lo consiente, y gran afrenta del iuez que lo executa, quando a un mísero por ser mísero o a un pequeño por ser pequeño le dan más pena por una poquedad que cometió en un día que dan a un grande siendo grande por muchas tyrannías que cometió en su vida, las quales son tantas y tales, que pervierten a la república, escandalizan al mundo y desautorizan a su persona.
En el año terçero que el gran Pompeyo tomó a Elia, que agora es Hierusalem, estando en ella por adelantado Valerio Gracco, vino un hebreo o judío (según cuentan los Annales de aquel tiempo) al Senado a quexarse de los agravios que se hazían en aquella tierra. Al tiempo de dar su embaxada, en nombre de toda su provinçia dixo estas palabras:
¡O, Padres Conscriptos! ¡O, Pueblo venturoso! Vuestros venturosos hados lo permittiendo y nuestro Dios a nosotros nos desamparando, Hierusalén, señora de toda la Asia y madre de los hebreos, fue hecha sierva de Roma y de sus romanos. Por çierto, grande fue la potençia de Pompeyo, y mucha la mucha de sus exérçitos para tomarnos, pero yo hos digo que fue mayor la ira de nuestro Dios y sin comparaçión la muchedumbre de nuestros pecados por la qual meresçimos perdernos. Quiérohos hazer saber una cosa, y [273] pésame que no la provastes los romanos por experiençia, y es ésta: que es tan bueno nuestro Dios, que si entre nosotros huviera diez iustos con çinqüenta mill malos, o fuera uno tan bueno que por él se perdonaran tantos malos, viérades los romanos como vieron los egypcios quánto podía más nuestro Dios solo que todos los dioses vuestros iunctos. Por çierto, quanto nosotros fuéremos pecadores, tanto vosotros seréis nuestros señores, y quanto durare la ira del Dios de los hebreos, tanto durará la potençia de los romanos. Porque en este caso yo siento uno y vuestra secta tiene otro, y ni hos tengo de tornar al culto de un dios, ni vosotros a mí al de muchos dioses, quiero dexar esta materia para el dios con cuya potençia fuimos criados y de cuya bondad somos regidos.
Tocando el caso de mi embaxada, ya sabéis quánta paz ha tenido Roma con Judea y Judea con Roma. Nosotros a vosotros en todo hos hemos obedesçido y vosotros a nosotros ninguna cosa iusta nos avéis negado. Y porque no ay cosa más deseada de todos y menos puesta por obra que la paz, y no ay cosa más aborreçida, y aborreçiéndola bivan todos en ella, que es la guerra. Yo avisando con verdad y vosotros proveyendo con iustiçia, despeñemos a los que enriscan vuestras voluntades para mal nos querer y ahoguemos a los malignos que nos andan inçitando para nos rebellar. La mayor señal y la mayor columna immóbile de la paz es quitar de por medio los perturbadores de la paz.
¿Qué aprovecha que hos digan y nos digan todos en público «Paz, paz», y después nos digan y hos digan en secreto «Guerra, guerra»? Esto digo porque, desterrado el primogénito del Real Idumeo a Lugduno por sus desafueros, avéisnos embiado en su lugar a Componio, a Marco, a Ruffo y a Valerio Gracco por presidentes: han sido quatro plagas, o quatro landres, que la menor dellas bastava a emponçoñar todo el Imperio de Roma, quánto más el reyno nuestro miserable de Palestina. ¿Qué mayor monstruosidad puede ser los iuezes que embía Roma a quitar las costumbres malas de los malos sean ellos inventores de nuevos vicios? ¿Qué mayor afrenta de iustiçia los que avían de castigar las [274] moçedades de los moços se gloríen ser capitanes de livianos? ¿Qué mayor infamia para Roma los que han de ser iustos en toda iustiçia y exemplo de todas las virtudes sean malos en toda maldad y mollidores para todos los viçios? Miento si no han tanto torçido en la iustiçia y afloxado en la disçiplina, que han a la iuventud de Iudea enseñado invençiones de viçios que ni de nuestros padres fueron oýdos, ni en los libros leídos, ni en nuestros tiempos vistos.
¡O!, romanos, creedme una cosa, y de quantos consejos ha tomado Iudea de Roma, tome Roma agora éste de Iudea. Gánanse muchos reynos con un esforçado capitán derramando muchas sangres, y consérvanse todos con un buen juez, no que sepa derramar sangres, sino que sepa ayuntar coraçones. Por çierto, el iuez que gana más voluntades que pecunias deve ser amado, y el que sirve con pecunias y daña las voluntades para siempre de su prínçipe como pestilençia deve ser aborresçido. ¿De dónde pensáis que viene oy vuestros presidentes no ser obedescidos en una cosa iusta? Por çierto, porque mandaron primero muchas cosas iniustas. Los mandamientos iustos hazen los coraçones blandos y los mandamientos iniustos hazen los hombres crudos. Somos tan míseros en toda miseria, que aun mandando bien, obedesçemos mal; quánto más, mandando mal, queremos ser obedesçidos bien. Creedme una cosa, que de la mucha liviandad y poca madureza en los iuezes ha nasçido el poco temor y la mucha desvergüença en los súbditos.
Nosotros los iudíos tenemos por averiguado, y aun por la boca de nuestro Dios dicho, que todo prínçipe que diere cargo de iustiçia al que vee no ser hábile para ella, no prinçipalmente porque cumpla iustiçia, sino por más interesse de su hazienda o por complazer aquella persona tenga por çierto que, quando no catare, por donde no catare verá su honra en infamia, su crédito perdido, su hazienda desminuida y algún gran castigo en su casa. Y porque tengo otras cosas para en secreto, quiero concluir esto público. Finalmente digo que, si queréis conservar nuestro reyno [275] por muchos tiempos (por el qual hos pusistes en grandes peligros), guardadnos en iustiçia y tenerhos hemos en reverençia; mandad como romanos y obedesçeremos como hebreos; dadnos un presidente piadoso y serhos ha todo el reyno obediente; no seáis muy crudos en castigar nuestras flaquezas y seremos más obedientes a vuestras pregmáticas. Ruégohos que nos roguéis ante que nos mandéis, porque rogando, y no mandando, hallaréis amor como padres en hijos, y no traiçión como señores en siervos.
Estas cosas habló aquel iudío, y no sin gran admiraçión del Senado. Y luego proveyeron los senadores tres cosas asaz iustas: la una, que todas aquellas palabras las diese por escripto porque se asentasen en el libro que estava diputado para escrevir los buenos dichos de todos los embaxadores estrangeros. Lo segundo, que quitasen a Gracco Valerio de presidente por ser cruel y estar en odio del pueblo romano. La terçera, proveyeron a Pilato de Lugduno por presidente de aquel reyno.
Pues, ¿qué te paresçe, Antígono, quán altamente habló aquel hebreo? ¡O, Roma sin Roma, que de Roma ya no tienes sino los muros y estás hecha un prostíbulo de viçios! ¿Qué heziste quando tal afrenta te hizo un hebreo en medio de tu Senado? Por çierto, la mayor lástima entre todas las lástimas, y la mayor pérdida entre todas las pérdidas, es quando el príncipe o señor es su vida tan sin vida, su iustiçia tan sin iustiçia y sus hechos tan sin hecho, en lo malo tan osado y en lo bueno tan covarde, que muy iustamente los suyos le accusen y los estraños le reprehendan; ninguno le ame, todos le aborrezcan; los amigos no le ayuden, los enemigos le persiguen; los presentes le aparten el bien y los absentes le procuren el mal; los bivos le quiten la vida y los muertos la sepultura.
Pues, tornando al propósito de nuestros iuezes, ruégote, Antígono, me digas de dónde piensas viene oy tan gran escándalo en el pueblo e infamia en el príncipe y peligro en la iustiçia. Pues si tú no lo sabes, yo te lo diré. Oye. Ésta es la orden por donde todo va sin orden. Los privados importunando y el prínçipe no resistiendo; ellos le engañando y él [276] dexándose engañar; los unos con cobdiçia, los otros con ignorançia dan a quien avían de quitar y quitan a quien avían de dar; honran a quien los deshonra y deshonran a quien los honra; detienen a los iustos, sueltan los cobdiçiosos; menospreçian a los expertos, fíanse de livianos; y finalmente, proveen no a los offiçios de personas, sino a las personas de offiçios, dando a los iniustos iustiçia y a los iustos siniustiçia. Pues oye, que más te diré. Estos miserables, después de proveídos, como se veen entronizados en los offiçios de que no eran dignos, y que es mayor la autoridad de su offiçio que el meresçimiento de sus personas, házense temer con estremadas iustiçias, toman estado de grandes a costa del sudor de los pobres, supplen con maliçia lo que les falta de discreçión, y lo peor de todo, que miden la iustiçia agena con la su utilidad propria. Óyeme, que más te diré: después que estos idiotas se veen engolfados en el golfo de varios negoçios y muchos peligros, faltándoles los remos del saber y las velas de la cordura y las áncoras de la experiençia, no sabiendo remediar los males pequeños inventan otros mayores, alteran y turban la paz común por su bien particular, lloran su mal proprio y no menos el bien ageno, y finalmente pierden a sí mesmos por aventurarse en los golfos que no sabían, e infaman al señor que les dio los offiçios por darlos a los que no los meresçían.
Oye, pues, que más te quiero dezir. Has de saber que los prinçipios de éstos son sobervia y ambiçión, y sus medios embidia y maliçia, y sus fines muerte y destruçión. Los quales, si mi consejo se tomase, no avían de tener crédito con los prínçipes o prinçipales, mas como hombres escandalosos devrían ser apartados no sólo de la república, mas aun de la vida. Pues más te quiero dezir, oye. Por çierto, grande es la cobdiçia de los desvergonçados sin vergüença en el Senado que a los prínçipes offiçios piden, pero mayor es el atrevimiento o maliçia de los privados que se los dan, los quales en esto y en otras cosas tienen las intençiones tan dañadas, que ni el temor de los dioses los retrae, ni el del prínçipe los refrena, ni la vergüença los impide, ni la república los accusa, y sobre todo ni la razón los manda, ni la ley los subiuzga. [277]
¡O!, mi Antígono, nota esta palabra que te escrivo en fin de esta mi letra. En el año de la fundaçión de Roma de seisçientos y quarenta y dos, como el pueblo romano tuviese en todo el mundo muchas guerras, que eran a Cayo Celio contra los de Thraçia, a Eneo Cardón su hermano contra los sardinios, a Iunio Sella contra los cimbros, a Minuçio Ruffo contra los maçedonios, a Servilio Scipión contra los lusitanos y a Mario cónsul contra Iugurtha, rey de los numidanos. Acontesció que a este Iugurtha favoresçió Boco, rey de los mauritanos, que agora se llama Marruecos. De éstos triumphó Mario, y cargados de cadenas yvan delante su carro, no sin gran compassión de todos los que lo vieron. Passado el triumpho, luego aquel día por consejo del Senado fue en la cárçel Iugurtha descabeçado, y a su compañero el rey Boco dieron la vida, y fue la causa ésta. Era costumbre de nunca iustiçiar a ninguno sin que primero se mirasen los libros antiguos por ver si alguno de sus antepassados avían hecho algún serviçio en Roma, por donde aquel miserable meresçiese la vida. Pues hallaron que su abuelo de este Boco vino en Roma y hizo grandes oraçiones en el Senado por cuyos dichos y sentençias meresçió su nieto la vida, y entre ellos estavan estos versos que dezían:
¡Ay del reyno donde son tales todos, que ni el bueno entre los malos ni el malo entre los buenos es conosçido! ¡Ay del reyno que es mesón de todos los simples y destierro de todos los sabios! ¡Ay del reyno adonde los buenos son covardes y los malos muy atrevidos! ¡Ay del reyno adonde despreçian los pacíficos y amparan los sediçiosos! ¡Ay del reyno adonde los que velan por su bien matan y a los que se desvelan por su mal coronan! ¡Ay del reyno donde se permitten pobres sobervios y ricos tyrannos! ¡Ay del reyno donde todos conosçen el mal y ninguno procura el bien! ¡Ay del reyno donde se cometen tan malos viçios públicos que en otras tierras temerían cometerlos secretos! [278] ¡Ay del reyno donde todos todo lo que desean procuran, todo lo que procuran alcançan, todo lo que es malo piensan, todo lo que piensan dizen, todo lo que dizen pueden, todo lo que pueden osan, todo lo que osan ponen por obra, y lo peor de todo, no ay un bueno que lo resista! En este tal reyno ninguno sea vezino, porque en breve verá, o matarse los malos, o despoblarse de buenos, o hundirse los dioses, o tomarle tyrannos.
Pues más cosas dezía adelante, pero no hazen al tiempo presente. ¿Qué te paresçe, Antígono? Por los dioses immortales te iuro el coraçón se me quebranta en pensar la grande afrenta que hizieron por las plaças de Roma al Rey Boco aviendo dicho y dexado escripto tan altas doctrinas su abuelo en el Senado.
Esta mi carta leerás a los pretores en secreto, y si no se emendaren, ternemos medio cómo sean castigados en público. En lo que toca a tu destierro, ya te prometí serte buen amigo en el Senado, que por gozar de la amistad antigua y sacarte de la isla y desempeñarte mi palabra ten çierto se porná toda diligençia.
Aý escrivo a Panuçio, mi secretario, te haga dar dos mill sexterçios con que relieves tu pobreza, y de acá te embío esta mi letra con que consueles tu coraçón triste. Y no más, sino que de los dioses contentamiento, de lo que tienes buen gozo, de tu persona descanso por muchos días sientas en tu casa, Antígono. Los males corporales, los enemigos crueles, los hados lastimosos, se aparten de mí, Marco. Por parte de tu muger Ruffa saludé a mi muger Faustina; ella suya y yo tuyo, la visitaçón con alegría resçebimos y con agradesçimiento te las tornamos. Çesso no çessando desear acá en Italia tu persona, y allá en Sicilia ver mi quartana. [279]

Carta XI

Embiada por Marco Emperador a Lamberto, su governador en la isla de Hellesponto, quando desterró a los truhanes de Italia.

Marco Emperador de Roma, señor de la Asia, confederado con la Europa, amigo de los aphros y enemigo de los mauros, a ti, Lamberto, governador de la isla del Hellesponto, de su parte te embía contentamiento, y del Sacro Senado seguridad.
De los aforros que me embiaste ando aforrado, y de tu baltheo ando vestido, y de los lebreles estoy muy contento. Si pensara que tu absençia de Roma me avía de procurar tanto fructo en esa isla, días ha que nos huviéramos conçertado, tú por tu provecho y yo por mi serviçio. Embiéte a pedir pocas cosas, y de burla, y tú embiásteme muchas, y de veras. Por çierto, mejor proporçionaste tú el serviçio con tu nobleza que no yo la demanda con mi cobdiçia, porque, si te acuerdas, yo embié por doze aforros, y tú embiásteme doze dozenas; señalé seis lebreles y tú proveíste de doze. De verdad en este caso es sobrado mi plazer, porque aquí en Roma se publique la mucha largueza tuya y allá en Hellesponto la poca cobdicia mía. Pues sey çierto que de mí tienes el agradesçimiento y a los dioses ruego te den la salud, y a la fortuna coniuro no te niegue los buenos hados.
Aý te embío tres zabras de maestros de locos, y no te los embío todos porque, si todos los locos de Roma huviese de desterrar, de nuevas gentes toda la avríamos de poblar. Hanse dado esos maestros tan buena maña en enseñar locura, y la iuventud romana en deprenderla, que si ellos caben en tres [280] zabras, sus disçípulos no cabrían en tres mill carracas. De una cosa mi iuyzio está sin tino, y mi coraçón de los dioses escandalizado: ¿por qué los torvellinos derruecan las casas, los agüeduchos llevan las puentes, las eladas yelan las viñas, los repentinos rayos rompen las torres, la penuria del agua pone carestía, el ayre corrupto da fin a los cuerdos; pero no ay una cosa que acabe a los locos?
Todas las cosas oy a la triste Roma le faltan. Solamente truhanes, locos y iuglares le sobran. ¡O, qué serviçio harías a los dioses, y qué provecho a Roma, si por tres zabras de locos nos embiases una de cuerdos! Quiérote dezir una cosa, que con huesos de exçellentes sabios está consagrada esa isla, desterrados antiguamente de los embidiosos y maliçiosos de Roma. Y si los sentidos no tienes perdidos, como Italia hiede a simples, assí esa isla ha de oler a sabios. Quando vine de la guerra de los parthos, en el año quarto de mi Imperio, arrodée y me aventuré a muchas mares por visitar esos sepulchros.
En la çiudad de Orbita, en medio de la plaça, hallarás a Ovidio, que fue desterrado por Augusto. So las Peñas Arpinas verás el sepulchro del famoso Armeno, orador desterrado por Silla. En el puerto Argonauto hallarás los huesos de Coliodro, recopilador de las leyes antiguas, el qual fue proscripto de Nero el cruel. En los Campos Elinos, sobre un mármol están los polvos de Philippo Septeno, que en las siete artes liberales era tan docto como si él las inventara: fue desterrado de los marianos.
A la ley de bueno me pongo, y en pena de prueva me offrezco si no lo hallares assí. Y dígote de verdad que de rodillas sus sepulchros toqué, y que en todo aquel tiempo estavan mis ojos tiernos tan cubiertos de agua como sus huesos duros de tierra. No fueron desterrados por vilezas que hizieron, sino que el demérito de nuestros padres meresçió ellos ser privados de compañía de tan grandes varones, y nosotros sus hijos de los polvos de tan famosos sabios. No sé quál es mayor: la embidia que tengo a tu isla o la compassión a esta mísera Roma. Mucho te ruego como a amigo y te mando como a criado guardes a esos lugares las immunidades que yo les [281] di, porque es iusto y iustíssimo sean privilegidas de los bivos çiudades pobladas de tales muertos.
En lo demás, de ese çenturión sabrás por palabras el triste caso que a esos presos con nosotros y a nosotros con ellos acontesçió el día de la madre Bereçinta. Dígote de verdad que no tengo en tanto la crueldad que aquel día vi en Roma quanto la infamia que nos ha de causar en todo el Imperio. Roma, nunca vençida de cuerdos, la vi allí acoçeada de locos. Roma, que nunca a sus adarves pudieron tocar los penos, vieras sus plaças armadas de truhanes. Roma, la que triumphava de todos los reynos, triumphavan della los pantomimos. Estoy tan lastimado en este caso, que ni sé qué me digo ni qué me escriva. Una cosa me consuela, que pues Roma y sus romanos iniustamente no se goza sino con locos, ella y sus fingidos sabios iustamente sean castigados por esos locos. Y en esto no la agravian los dioses que, pues ella se reýa con los truhanes de burlas, algún día llorase con los pantomimos de veras. Yo destierro ésos para siempre de Roma, no tanto por la sangre que derramaron, quanto por los iuyzios que pervertieron; y torno a dezir que no por occasionadores de algunas muertes, sino por maestros de muchas locuras. Sin comparaçión es mayor ofensa a los dioses y daño a la república la de los truhanes que quitan el seso a los cuerdos que no la de los homiçianos que privan de vida a los hombres. Como el mayor don entre todos los hados buenos sea tener buen seso, no se presume ser de muy reposado juizio, el que estremadamente de truhanes y locos es muy amigo.
Creedme una cosa, que como un ave ama a otra ave, y un animal a otro animal, y un sabio a otro sabio; assí un loco a otro loco. Acuérdome que un día, rebolviendo los archivos del Capitolio donde estavan los Annales de Roma, topé una cosa admirable de Orbeta, famoso orador, el qual hallarás enterrado en esa isla de Hellesponto en el monte Adamantino. Viniendo el gran Sçipión de la guerra de los penos, y andando más acompañado de los ambrientos truhanes que de los esforçados capitanes, díxole estas palabras:
¡O!, Sçipión, en absençia nos espantavan tus hazañas y agora en presencia nos escandalizan tus liviandades. Por [282] çierto, gran infamia es a ti y desacato al Sacro Senado que, aviendo tú vençido a los aphros cuerdos, y siendo tú tan cuerdo y de sangre de romanos sabios, te acompañas de solos truhanes y locos. En aquel desdichado reyno todos los cuerdos no pudieron con el esfuerço de uno ¿y piensa aquel uno de apoderarse entre tantos locos? Yo te digo que trae más peligro tu seso y honra aquí en Roma que no tu vida traýa en Áphrica.
Fueron palabras asaz muy buenas, y no de la maliçia mundana llanamente resçebidas, porque a poco tiempo, y por personas de poca manera, y por poca occasión fue aquel pobre viejo y muy rico philósopho por los amigos de Sçipión desterrado de Roma y llevado a esa isla.
Pues mira, Lamberto, tornando al propósito de esos histriones. Después que ayan tomado tierra en esa isla, dexarlos has libres con tal que no puedan exerçer sus offiçios. Constreñirlos has a los trabajos y castigarlos has si los vieres oçiosos, que esos míseros, huyendo del iusto trabajo y tomando el iniusto oçio, tornados por sus truhanerías menos que hombres, tenían pública escuela de vagabundos. No me desplaze cosa de nuestros antiguos padres sino aver suffrido en Roma tantos y tantos tiempos tan perdidos chocarreros. En el año de dozientos y diez y seis de la fundaçión de Roma, en una horrible pestilençia de Roma, por alegrar la gente fueron los primeros theatros inventados, y la primera vez los truhanes admittidos. Cosa lastimosa de oýr, que duró aquella pestilençia de landres dos años, y ha durado la ravia de los pantomimos quatroçientos.
Bien creo, Lamberto, las quexas de esos prisioneros que acá començaron allá no ternán fin, pero a mí no se me da nada, porque las querellas de los malos hazen iustas las iustiçias y sentençias de los buenos. Como dixo el ayo de Nero, quanto es afrenta ser vituperado del bueno, tanto es infamia ser loado del malo. Diréte una cosa, porque no te parezca crudo este castigo, que pues los emperadores romanos son clementes con los estraños, no es razón sean austeros con los suyos. [283]
Después que los hados en este mundo me pusieron, no he visto cosa menos útile a la república, ni mayor liviandad de livianos, ni peor invençión de vagabundos, ni más fría recreaçión de mortales, que es la que se toma con pantomimos y truhanes. ¿Qué cosa más monstruosa que por una liviandad de un liviano se han de alivianar tantos cuerdos? ¿Qué mayor ludibrio que sea costumbre en el Capitolio el dicho de un loco ser festejado con risas de muchos sabios? ¿Qué mayor escándalo que en casa de los prínçipes estar siempre las puertas abiertas a los locos y nunca a los cuerdos? ¿Qué crueldad mayor de enemigos que den más a un loco en un día que a sus criados en un año y a sus parientes en toda su vida? ¿Qué mayor desatino que a los fronteros y guarniçiones en el Illírico falte y a los truhanes de Roma sobre? ¿Qué igual afrenta a Roma puede ser que mayores estados y memorias dexaron en Italia los Pantomimos y truhanes ganadas con sonetos y rodajas, que no los famosos capitanes con sus triumphos y armas? Pues yo te digo de verdad que, quando estos miserables andavan en Roma de casa en casa sembrando sus liviandades y cogendo las pecunias, aquellos varones famosos yvan de reyno en reyno consumiendo sus dineros, aventurando sus vidas y derramando sus sangres.
En la Ulterior España, como los Eliberios con los gaditanos tuviesen guerra y a los de Eliberia les faltasen las expensas, dos pantomimos se offresçieron a sustentar por un año la guerra, y succedió que con la hazienda de dos locos fueron vençidos muchos cuerdos. En Épheso, çiudad de Asia, el famoso templo de Diana con el fisco de un juglar se fundó. Cadino, el que las Thebas de Egypto con çien puertas edificó, más le dieron para el edifiçio los pantomimos que todos sus amigos, si sus historias no me engañan. Quando Augusto reedificó los muros de Roma, más huvo de dos truhanes que se ahogaron en Thíberin que sacó del erario público. El primero Rey de Corintho escriven aver sido un luchador; otros, que un histrión: yo vi su sepulchro en Corintho. Y como digo de éstos, podría dezir de otros muchos.
Pues mira, Lamberto, quántos son los descuidos de los dioses, y quán varios los casos de la fortuna, y quán hadados los [284] hados de los hombres, que assí se hazen unos memorables por locos como otros por sabios. Una cosa sola me ha caído en graçia de los truhanes, y es que en presençia hazen reír a todos con las locuras que dizen y de que se van queda cada uno triste por las ropas y dineros que se llevan. Y por çierto es iusta sentençia de los dioses los que tomaron vano plazer iunctos lloren la pérdida después apartados.
No quiero más escrevirte, sino que esta letra te embío en griego porque la puedas mostrar a toda la isla. Despacharás luego las naos, porque han de llevar provisiones al Illírico. Paz sea contigo, Lamberto. Salud y mansa fortuna sea comigo, Marco. El Senado te saluda, y tú a la isla dirás el Gaude felix acostumbrado. Mi Faustina te saluda, y aý te embía para tu hija una çinta muy rica. En pago de los aforros te embío unos joyeles preçiosos. [285]

Carta XII

Embiada por Marco Emperador a Catulo, su muy espeçial amigo, en la qual le cuenta las nuevas de Roma. Es letra de notar.

Marco, çensor nuevo, a ti, Catulo, çensor viejo. Avrán passado diez días que en el templo del dios Iano resçebí tu letra, y a ese dios Iano pongo por testigo quisiera más ver tu persona. Escrívesme te escriva largo, y la mucha penuria de tiempo me hará responderte corto, harto menos de lo que yo deseo. Pides te haga saber si ay acá alguna cosa nueva. A esto te respondo que mejor preguntarías si ha quedado en Roma y en Italia alguna cosa vieja. Ya por nuestros tristes hados todo lo bueno y viejo es acabado, y cosas nuevas e inauditas hemos visto. El Emperador, el cónsul, el tribuno, los senadores, los çensores, los ediles, los flámines, los pretores, los çenturiones: todas estas cosas son nuevas, sino las ruindades que son viejas. Todo se nos passa en hazer offiçiales, ordenar pregmáticas, llegarnos a consejos, despertar cohechos, de manera que más novedades ay agora en quatro años que huvo en los tiempos passados en quatroçientos. Iunctámonos por todos quasi trezientos a consejo en el alto Capitolio, y allí blasonamos, iuramos y prometemos que a unos hemos de sublimar, a otros abatir, favoresçer esto y destruir aquello, castigar a los malos y premiar a los buenos, reparar lo viejo y edificar de nuevo, desraigar los viçios y plantar las virtudes, emendar lo avieso y encaminar lo bueno, reprimir los tyrannos y amparar los pobres, y después de salidos de allí, los que dixeron mejores palabras aquéllos son tomados en peores obras. [286]
¡O, triste de ti, Roma, que oy a tus senadores en dezir «haremos, haremos» se les passa la vida, y después cada uno buscando su utilidad propria olvidan el bien de la república! Muchas vezes me paro a mirar en el Senado a otros como otros me miran a mí, y estoy espantado ver la eloqüençia de sus palabras, el zelo de su iustiçia y la iustificaçión de sus personas; y después, salidos de allí, escandalízome ver sus cohechos secretos, sus entrañas dañadas y sus obras malas tan manifiestas. Pues de otra cosa es más de maravillar, que no ay suffrimiento que la pueda suffrir: que aquellos que tienen las personas más infamadas y las vidas más desonestas, éstos con intençiones dañadas votan que se hagan iustiçias más crudas. Regla es infallible y de la maliçia humana muy usada que el que es mas atrevido en cometer una enorme culpa es más crudo por la mesma culpa en dar contra otro sentençia. Parésçeme a mí que las culpas nuestras miramos con antojos que hazen las cosas menores y las faltas agenas contemplamos en el agua, donde las cosas paresçen mayores. ¡O, quántos y quántos he visto yo en el Senado condemnados a la horca por sola una culpa que cometieron en su vida por manos de aquellos que la mesma culpa cometían cada hora!
Acuérdome aver leído en los tiempos de Alexandro Magno que andava un pyrata famoso por las mares, el qual robava o echava a hondo todas las flotas. Por mandado de aquel venturoso mançebo Alexandro armaron contra él, y como fuese preso y en su presençia presentado, dixo al cossario estas palabras: «Dime, Dionides, ¿por qué tienes escandalizadas todas las mares, que ya ni ay nao que vaya a Oriente ni navegue en Occidente?» Respondió el pirata: «Si yo tengo escandalizada la mar, ¿por qué tú, Alexandre, tienes perdida la mar y la tierra? ¡O, Alexandre!, porque yo salteo con un navío solo por la mar llámanme ladrón, y a ti porque robas con dozientas naos y turbas el mundo con dozientos mill hombres llámante Emperador. Yo te iuro, Alexandre, que si la fortuna se amansase contra mí y los dioses se encruelesciesen contra ti, y a mí diesen tu imperio y a ti diesen mi pobre navío, por ventura yo sería mejor rey que tu, y tú peor ladrón que yo.» Fueron buenas palabras, y de aquel coraçón generoso de Alexandre [287] muy bien resçebidas, y por ver si sus obras corresponderían a sus promesas, sacóle de cossario y hízole capitán del exérçito, y fue tan virtuoso en la tierra quanto avía sido avieso en la mar. Yo te prometo, mi Catulo, que Alexandre tuvo razón en lo que hizo, y muy mayor Dionides en lo que le dixo, porque ya oy en Italia a los que roban en público llaman señores y a los que hurtan en secreto llaman ladrones.
En los grandes Annales de Livio leý que, andando muy travadas las guerras del segundo Bello Púnico entre los romanos y carthaginenses, vino un embaxador lusitano embiado por toda España, ver si podría tractar alguna concordia. Venido, pues, a Roma, provó en el Senado que después que avía entrado en Italia, diez vezes le avían robado la ropa. Acontesçió que estando él en Roma, vio que unos de los que a él avían robado ahorcavan a otro de los que a él avían defendido. Pues visto por él tan mala obra, y que a aquél se le hizo tan gran siniustiçia, como hombre desesperado con un carbón escrivió en la horca este escripto que dezía: «¡O!, horca, tú eres nasçida entre ladrones, criada entre ladrones, cortada de ladrones, labrada de ladrones, hecha de ladrones, plantada de ladrones, sustentada de ladrones, situada entre ladrones, y al tiempo del menester te pueblan de innoçentes.» Adonde leý estas cosas era el original de Livio y sus historias, y iúrote por los dioses immortales que toda la Década estava escripta de tinta negra, y estas palabras estavan de bermellón colorado. No sé qué más nuevas, pues las pides, te escriva, sino que es todo tan nuevo, y está todo tan tierno, y véolo todo tan mal çimentado, que he miedo repentinamente se hallane todo por suelo.
Passe entre ti y mí otra cosa que te quiero dezir. Hágote saber que algunos súbitamente han subido a valer mucho en Roma, a los quales asseguraré yo más aýna la caída que la vida, porque todo edifiçio presuroso no puede estar muy seguro. Quanto más el árbol se detiene en criar, tanto más tarda en se envejescer, y de los árboles que comemos presto su fructo en el verano, nos escalentamos a su fuego en el invierno. ¡O!, quántos hemos visto, de los quales iunctamente nos maravillamos de su subir y nos espantamos de su caer! [288] Cresçieron como massa, y deshiziéronse como espuma. Su feliçidad fue como puncto breve, y su infortunio es como línea larga; finalmente armaron molino de la cresçiente y, molido un poco, quedóse hermado por todo el año.
Bien sabes tú, mi Catulo, que a Cneo Fulvio en un año le vimos hecho cónsul, y a sus hijos tribunos, y a su muger matrona de las donzellas, y sobre todo a él hecho guarda del Capitolio; y después, no en un año, sino en un día, vimos a Cneo degollar en la plaça, a sus hijos ahogar en Tíberin, a su muger desterrar de Roma, y a su casa derrocarla por tierra, y todos sus bienes confiscados al erario. Este exemplo tan riguroso no le leímos en los libros para poner en dubda, sino vímosle con los ojos para tenerle en memoria. Como son varias las naçiones de las gentes, assí son diversas las condiçiones de los hombres y los appetitos de los mortales. Paresçe esto ser verdad, porque lo que unos aman, otros aborrescen; tras lo que éstos andan, aquéllos huyen; de lo que unos tienen appetito, otros están empalagados; de manera que ni todos con una cosa se pueden contentar, ni uno con todas las cosas se puede satisfazer. Eliga cada uno lo que quisiere, y abráçase con el mando quanto mandare, que yo más quiero subir este rebentón de espaçio; y si no pudiere encumbrar, quedarme he en el camino, que no pressurosamente subirle sudando y después desçenderle rodando. En este caso, pues se entienden los coraçones, no es de dar más liçençia que escrivan las plumas, y de esta manera no mires lo poco que digo, sino lo mucho que por esto quiero dezir.
Pues lo he començado, y estás en tierras estrañas, quiérote escrevir de acá todas las nuevas. Hágote saber que en este año que estamos, a veinte y çinco de mayo, vino un embaxador de Asia que dezía ser insulano de la isla de Scethin, varón elegante en el cuerpo, ruffo en el aspecto y assaz osado en el ánimo. Acontesçió que, como en los prolixos días del verano huviese estado en Roma, viniendo que venía el tiempo erizado del invierno contrario para navegar a su isla no le despachando sus negoçios, un día, estando a la puerta del Senado, vio entrar a todos los senadores en el Colliseo, y que cada uno dellos era despojado de las armas que llevava. Pues él [289] como varón de buen ánimo y zelador de su patria, en presençia de todos díxonos estas palabras:
¡O, Padres Conscriptos! ¡O, Pueblo venturoso! Yo vine de tierras estrañas a Roma sólo por ver a Roma, y hallo a Roma sin Roma. No me truxeron a mí los muros que la çercavan, sino la fama de los que la regían; no vine yo por ver el erario donde entran los thesoros de todos los reynos, sino por ver el Senado Sacro de do salía el consejo para todos los hombres. No hos venía yo a ver porque vençíades a todos, sino pensando que érades más virtuosos que todos. Oso dezir una cosa: que si los dioses no me tienen çiego y mi juizio no está turbado, o vosotros no sois los romanos de Roma o ésta no es Roma la de los romanos. De vuestros passados oýmos en mi isla que muchos reynos se ganavan con esfuerço de uno y se conservavan con cordura de todos; y agora todos sois a destruir y ninguno a ganar. Vuestros primeros padres todo su exerçiçio era en hazañas y a vosotros, sus hijos, todo el tiempo se hos passa en çerimonias. Esto digo, romanos, porque me avéis muerto de risa veros poner tanta diligençia en dexar las armas a la puerta del Senado, quanto la ponían vuestros passados en tomarlas para defender el Imperio.
¿Qué aprovecha dexéis las armas por seguridad de vuestras personas y metáis las con que matáis a todas las gentes? ¿Qué aprovecha al triste negoçiante que el senador entre desarmado de espadas y coraças y su coraçón entre en el Senado armado de maliçias? ¡O, romanos!, hágohos saber que en mi isla no tememos capitanes armados, sino a senadores maliçiosos. A las espadas amoladas y a los puñales agudos no tememos; de los coraçones duros y de las lenguas enconadas nos espantamos. Que en el Senado metáis armas y con ellas hos quitéis las vidas poco se puede perder, pero que no amparéis a los innoçentes y no despachéis a los negoçiantes no se puede suffrir.
Yo no sé en qué possessión hos tienen en Roma, que a los locos quitan las armas allá en la mi isla. O a vosotros hos quitan las armas por locos, o por apassionados. Si por [290] ambiçiosos o apassionados, no es de romanos sino de tyrannos, que los bulliçiosos sean iuezes de los pacíficos, los ambiçiosos de los humildes y los maliçiosos de los simples. Si hos las quitan por locos, no cabe en ley de los dioses que trezientos locos rijan y goviernen a trezientos mill cuerdos. Yo ha tanto tiempo que estoy esperando el despacho y por vuestras passiones no tengo negoçiado más que el día primero. Traéis azeite, miel, açafrán, madera, sal, plata y oro de mi isla a Roma, y ¿queréis que vayamos a otra parte a pedir iustiçia? ¿Queréis tener una ley para coger vuestras rentas y otra para determinar nuestras iustiçias? ¿Queréis que en un día hos paguemos el tributo, y no queréis en un año despacharnos un negoçio? Yo hos requiero, romanos, que determinéis o de quitarnos las vidas, y assí acabaremos, o de oýr nuestras querellas para que hos sirvamos, que de otra manera podrá ser oyréis con los oýdos lo que no querríades ver con los ojos. Y si hos paresçe que en las palabras me he desmesurado, con tal que remediéis a mi patria poco va me quitéis acá la vida. Y assí acabo mi plática.
Por çierto, mi Catulo, éstas fueron las palabras que dixo en el Senado, porque después yo se las pedí por escripto. Dígote de verdad que la osadía que solían tener los romanos en otra tierra ya la tienen los estraños en Roma. No faltó quien dixo que este embaxador fuese castigado, pero no lo quieran los dioses, que por dezir verdad en mi presençia ninguno sea punido. Basta y mucho basta nos suffran las maldades sin que matemos y persiguamos a los que nos avisen dellas. No está del lobo seguro el ganado si el pastor no tiene consigo el perro. Lo que en este caso siento es que no han de dexar de ladrar los perros por que quiten el sueño a los pastores, ni se han de dexar de dezir las verdades porque se enojen los senadores. No ay dioses que lo manden, ley que lo consienta, república que lo permitta, los que están para castigar las mentiras se tornen verdugos de los que dizen verdades. Pues los senadores se muestran ser hombres en el comer, hombres en el dormir, hombres en el vestir, hombres en el bivir y a las [291] vezes son más humanos que los otros humanos, siendo esclavos del viçio quien los libertó del castigo.
¡O, Roma sin Roma, que ya no tienes sino el nombre de Roma! Mira en qué ha parado la cumbre de tus triumphos, la gloria de tus hijos, la rectitud de tu iustiçia y la honra de tus templos, que más castigan oy al que murmura de un senador solo que a los que blasfemaron de todos los dioses iunctos. Por rezio caso lo tengo ver a un senador o çensor ser peor que muchos, y tengo de dezir, aunque me pese, que es mejor que todos. De verdad te digo, mi Catulo, que ya no avemos de ir a buscar dioses a los templos, porque los senadores se nos han hecho dioses entre manos. Esta differençia ay entre aquellos que son immortales a estos que son mortales: los dioses nunca hazen cosa mala y los senadores iamás hazen cosa buena; los dioses nunca dizen mentira, éstos iamás dizen verdad; los dioses perdonan mucho y éstos no perdonan nada; los dioses son contentos ser honrados çinco vezes en el año y los senadores se quieren adorar diez vezes cada día. ¿Qué más quieres que te diga, sino que los dioses por todo lo que hazen meresçen ser loados y los senadores por todas sus obras meresçen ser vituperados? Finalmente concluyo que los dioses en todo açiertan y en ninguna cosa yerran, y los senadores en ninguna cosa açiertan y en todo yerran. Sólo por una cosa tienen razón los senadores no resçebir castigo, y es que, como no entienden emendarse de las culpas, no quieren que los oradores gasten tiempo en dezirles las verdades. Sea lo que fuere, que yo tengo por averiguado hombre o muger que aparta las orejas de oýr verdades, de coraçón applique su coraçón a amar las virtudes. Sea çensor que iuzga, sea senador que ordena, sea emperador que manda, sea cónsul que executa, sea orador que ora, no ay hombre de los mortales que sea tan recatado en sus obras, ni tan corregido en sus deseos, que no merezca castigo por lo hecho, y aviso para lo que ha de hazer.
Pues te he escripto de los otros, quiérote dezir algo de mí, porque de las palabras de tu carta collegí deseavas saber de mi persona. Sabe, si no lo sabes, que en las calendas de Henero me hizieron çensor en el Senado. Offiçio es que ni mi [292] deseo le deseava, ni en mi meresçimiento cabía. No es possible menos, y en esta opinión están todos los sabios, que o le falta iuyzio o le sobra locura al hombre que por su voluntad toma carga de los cargos agenos. Rezio caso es a un hombre vergonçoso tomar officio, en el qual para complir con todos ha de mostrar el rostro de fuera contrario a lo que siente de dentro. Dirásme tú, mi Catulo, que para eso son los buenos, para que se encarguen de los officios. ¡O, malaventurada de Roma, quando a mí que soy tal tienen por el mejor della! Grave pestilençia deve aver venido por los buenos quando yo escapé por bueno entre los malos. Yo accepté este offiçio no porque le avía gana de acceptar, sino por satisfazer a los deseos de mi esposa Faustina y por complir los mandamientos de Antonino, mi suegro. No te maravilles de cosa que haga, sino de lo que dexo de hazer, porque hombre que se desposó con Faustina, ya no ay ruindad que no haga. Yo te iuro que desde el día que estoy desposado, me paresçe que no tengo seso ninguno.
Dexo agora el desposorio, y torno a hablar del offiçio. Por çierto, todo hombre paçífico deve en los offiçios estar muy penado, porque quan seguros andan los offiçios entre los virtuosos, tan peligrosos andan los virtuosos entre los offiçios. Y que esto sea verdad, cuenta tú lo que ganan y por ello verás lo que pierden. Los bienes dilos tú, si los sabes; los males óyelos, si los deseas saber: el que toma cargo de regir a otros busca cuydado para sí, embidia para sus vezinos, espuelas para sus enemigos, pobreza para sus riquezas, despertador para los ladrones, peligro para sus cuerpos, fin para sus días, tormento para su fama y finalmente busca oxeo para perder amigos y reclamo para cobrar enemigos. ¡O!, hombre malaventurado aquel que de hijos de muchas madres tiene cargo, porque siempre le cargan cuidados cómo con todos ha de complir, sospiros por lo que le han de dar, reçelo si le han de quitar, lágrimas si se ha de perder, y sospecha si le han de infamar. El que esto conosçe sin más esperar garrocha se deve acoger a la barrera.
Pero como digo lo uno, diré lo otro, que yo iuraré y tú no me contradirás que más hallemos oy que quieran ser [293] capeados en el cosso que estar seguros en la talanquera. Muchas vezes oyo dezir «vamos a los theatros», «a correr los toros», «vamos a montería», «a correr las fieras»; y, llegados al hecho, no los animales dellos, sino ellos de los animales huyen, de manera que, donde van a correr, vienen corridos. Quiero dezir que los ambiçiosos procuran governar y son governados, mandar y son mandados, regir y son regidos, y finalmente, pensando debaxo de sus manos tener a muchos, pónense los míseros so los pies de todos. Para remedio de estos peligros con una cosa se consuelan mis pensamientos, y es ésta: que sin yo lo procurar, ni yo a ello me offresçer, el Senado de su voluntad me lo ha querido mandar. En la octava tabla de nuestras antiguas leyes están estas palabras: «Mandamos que en nuestro Sacro Senado iamás se dé cargo de iustiçia al que de su voluntad se vino a offresçer, sino al que ellos con maduro acuerdo quisieren elegir.» Era por çierto iusta la ley, porque no son ya los hombres tan virtuosos, ni tan amigos de su república, que olvidada su quietud y reposo, haziendo a sí daño, procuren a los otros provecho. Ninguno es tan loco que, dexado su muger y hijos y su dulçe patria, se quiera ir a tierra agena, sino que viéndose entre gentes estrañas piensa so color de la iustiçia buscar su utilidad propria. No sin lágrimas lo digo, que los prínçipes con su descuido, los iuezes con su cobdiçia han minado y derrocado los altos muros de la poliçía de Roma.
¡O!, mi Catulo, ¿qué quieres que te diga, sino que está tan descreído nuestro crédito, tan acobdiçiada nuestra cobdiçia, tan atrevido nuestro atrevimiento, tan desvergonçada nuestra vergüença, que assí se proveen oy iuezes para ir a robar nuestros vezinos como capitanes contra nuestros enemigos? Hágote saber que donde Roma era amada por castigar a los malos, oy es aborreçida por despojar a los innoçentes. Acuérdome aver leído que en los tiempos que vastava a toda Tinacria Dionisio Siracusano vino un embaxador de los rhodos a Roma. Él era ançiano en días, docto en letras, esforçado en armas y muy curioso en mirar todas las cosas. Andando, pues, por Roma, viendo la maiestad del Sacro Senado, la alteza del alto Capitolio, el concurso del Colliseo, la gloria de los [294] triumphos, el castigo de los malos, la paz de los vezinos, la diversidad de las naçiones, la abundançia de los mantenimientos, el orden de los offiçios; y finalmente, viendo que Roma era Roma, preguntado qué le parescía, respondió: «¡O, Roma!, este tu siglo es todo de cuerdos; otro verná todo de locos.» ¡O, altas y muy altas palabras, y por mis tristes hados en mi tiempo complidas! Trezientos años estuvo Roma sin tener casa de orates; seisçientos años ha que no ay una de cuerdos. Mira qué te digo (y no de burla, sino de veras lo digo): que si los dioses oy resusçitasen a nuestros passados, o nos desconosçerían por sus hijos, o nos atarían por locos. Éstas son las cosas que passan en Roma, y no dizes de lo que passa allá en Agrippina.
De acá no podré escrevirte cosas sino con que te den pena; escríveme tú alguna cosa con que tome alegría. Drusilla, tu muger, está buena. De la flota que vino de Scethin, de sal, azeite y miel, yo hize fuese bien proveída. Ya sabrás cómo Flobio, nuestro tío, le arrastró su cavallo y murió súbito. Laerçia y Colodro ya son amigos por occasión de unos casamientos. Aý te embío unas ropas, ruega a los dioses no veas mal gozo dellas. Mi Faustina te saluda, y tú a Iamiro, tu hijo, me saluda y encomienda. Los dioses sean en tu guarda, y de mí aparten la siniestra fortuna. Marco, el todo tuyo, a ti, Catulo, el todo mío. [295]

Carta XIII

Embiada por Marco Emperador a las enamoradas romanas porque, estando él en Rhodas, representaron dél una farsa en unas fiestas en Roma.

Marco, orador que en Rhodas lee oratoria, a vosotras, las señoras enamoradas de Roma, salud a las personas y emienda en las vidas hos desea.
Acá me han escripto que en la fiesta de la madre Bereçinta, todas vosotras iunctas representastes una comedia, en la qual posistes por ordimbre mi vida y por discante mi fama. Dízenme que Abilina la compuso; Lucia Fulvia la escrivió; tú, Toringa, la cantavas; y todas iunctas en el theatro la representávades. Sacástesme pintado de muchas maneras: con un libro en la mano al revés, como philósopho fingido; con la lengua muy sacada, como parlero atrevido; con una coroça en la cabeça, como cornudo público; con unas hortigas en la mano, como a enamorado tibio; con una vandera caída, como a capitán covarde; con media barba hecha, como hombre fementido; y con un paño en los ojos, como nescio condemnado. Y no contentas con esto, sacástesme otro día con otra invención nueva. Hezístesme una estatua, los pies de paja, las espenillas de alambre, las rodillas de madera, los muslos de cobre, el vientre de alcornoque, los braços de pez, la manos de massa, la cabeça de yesso, las orejas de asno, los ojos de bívora, los cabellos de raýzes de parra, los dientes de gato, la lengua de Escorpión y la frente de plomo, en la qual estavan esculpidas en dos ringlones estas letras: «N. H. T. M. S. Q. M. V. S.», las quales a mi paresçer quieren dezir esto: [296] «No tiene tantos metales la estatua quantos doblezes su vida.» Y después de esto hecho, fuistes al río y allí la tuvistes cabeça abaxo colgada un día entero, y si no fuera por la señora Messalina, pienso que hasta oy estuviera allí colgada.
Agora, señoras enamoradas, avéisme escripto una carta con Fulvio Fabriçio que de aquello no resçiba pena, sino que, como hombre enamorado, de mano de damas lo resçiba de burla. Y porque no tenga tiempo de pensar en ello, embiásme a preguntar una qüestión, y es si he hallado en mis escripturas de qué y para qué, adónde y quándo, quién y cómo se hizieron las primeras mugeres. Porque es mi condiçión las burlas tomarlas por burlas, y porque vosotras me lo mandáis, otros amigos míos y vuestros me lo han escripto, y sobre todo Fulvio, vuestro embaxador, me lo ha rogado, yo he callado y a ninguno de alguno he dado quexa; solamente a vuestra carta y qüestión daré respuesta. Y pues ninguno no fue para hazer la pregunta, protesto que a ninguno sino a vosotras, las enamoradas, embío la respuesta. Y si alguna señora honesta quisiere por vosotras tomar la demanda, es señal que del offiçio que vosotras traéis hos tiene embidia. Por çierto, la señora que mostrare mucho enojo de vuestra pena en público, dende aquí la condemno que tiene alguna culpa en secreto. El que está en la talanquera no teme el bramido del toro y el que está en el omenaje no se espanta de artillería. Quiero dezir que la muger de buena vida no teme al hombre de mala lengua. Las buenas matronas me tened por perpetuo siervo y las malas por vuestro capital enemigo.
Respondiendo, pues, a la qüestión, conviene a saber: de qué fueron hechas las primeras mugeres, digo que según la diversidad de las naçiones que ay en el mundo, es la diversidad de las opiniones que hallo en este caso. Los Egypçios dizen que quando el río Nilo sale de madre y riega su tierra, que quedan muchas tierras hechas çenagales y que, sobreviniendo el calor, se crían muchas savandijas, y que allí entre ellas fueron halladas las primeras mugeres.
Notad, señoras, que fue neçessario Nilo saliese de madre para que nasçiese la primera muger en la tierra. Todas las criaturas son criadas en las entrañas de las madres, sino la [297] muger, que se crió sin madre; y bien paresçe ser verdad, porque sin madre nasçistes, sin regla bivís y sin orden moriréis. Por çierto, a muchos trabajos se ha de poner, y muchas maneras ha de buscar, y muchas vezes lo ha de pensar, y muchos socorros ha de tener, y muchos años las ha de esperar, y entre infinitas mugeres la ha de elegir el que quiere a una sola muger governar. Por fieros que sean los animales, al fin el león tiene leonero, el toro se ençierra en el cosso, al cavallo domeña el freno, el anzuelo saca al pescado y el lobo suffre coyundas con yugo. Sola la muger es un animal indómito que iamás pierde el azedía por mandar y el brío por no ser mandada.
Hizieron los dioses a los hombres tan hombres, y a las bestias tan bestias, y el juizio humano tan alto, y las fuerças tan fuertes, que no aya cosa que se le vaya por alta, ni se le escape por ligera, ni se le defienda por fuerte. Séhos dezir, señoras enamoradas, que a vosotras ni ay espuela que hos haga andar, ni sueltas hos puedan tener, ni freno enfrenar, ni anzuelo pescar, ni red caçar, y finalmente ni ay ley que hos subiuzgue, ni vergüença que hos enfrene, ni temor que hos espante, ni castigo que hos emiende. ¡O, a quánta malaventura se pone el que a regiros y corregiros se obliga!, porque, si tomáis un siniestro, no hos sacará dél todo el mundo; si de alguna cosa hos avisan, nunca la creéis; si hos dan consejo, nunca le tomáis; si hos amenazan, luego hos quexáis; si hos hiere alguno, luego hos derretís; si hos alagan, tomáis sobervia; si hos regalan, tenéis embidia; si dissimulan, hazéishos atrevidas; si hos castigan, tornáishos bívoras; finalmente, iamás muger supo perdonar iniurias ni agradesçer benefiçios. Llamen oy la muger más simple de todas las mugeres: yo iuraré que ella iure a menos saber sabe más que todos los hombres, como sea verdad que a la más sabia la falte harto de cordura. ¿Queréis ver, señoras, quán poco es lo que sabéis y cómo es mucho lo que ignoráis? Que en cosas muy arduas assí hos determináis de subito como si mill años pensárades en ello, y si alguno hos contradize el consejo, tenéisle por muy mortal enemigo. Atrevida es la muger que se atreve a dar consejo al hombre, pero más lo es el hombre que le toma de la muger. [298] Torno a dezir que es loco el que le toma, y más el que le pide, y muy más el que le cumple. Mi paresçer es que el que quisiere no estropeçar en tan duras piedras, ni pungirse entre tan malas espinas, ni lastimarse entre tantas hortigas, oya lo que le dixéredes y haga lo que viere, hable bien y obre mal, al prometer prometa mucho y al complir no cumpla cosa, y finalmente alabe vuestras palabras y condemne vuestros consejos.
Pregunten oy a muchos y muy famosos varones que ya son muertos cómo les fue con consejos de mugeres quando eran bivos. Yo soy çierto que ni entonçes quisieran nasçer para creerlas, ni agora querrían resusçitar para oýrlas. ¿Cómo le fue a Philippo con Olympíadas, a Paris con Helena, a Alexandre con Rosana, a Eneas con Dido, a Hércoles con Amena, a Aníbal con Thamira, a Antonio con Cleopatra, a Iulio con Domiçia, a Nero con Agrippina. Y si no creyeren a éstos de lo que passaron con éstas, pregunten a mí, triste, cómo me ha ydo con vosotras. ¡O!, mugeres, en acordarme que nasçí de vosotras, aborrezco la vida; en pensar que bivo con vosotras, amo la muerte, porque no ay otra muerte sino con vosotras tractar y no ay otra vida sino de vosotras huir. Común dezir es de mugeres que somos ingratos los hombres porque nasçiendo de vuestras entrañas, hos tractamos como a siervas, y que, pues nos paristes con peligro y nos criastes con trabajo, era iusta cosa nosotros nos occupásemos siempre en vuestro serviçio.
Muchas vezes me paro a pensar de dónde viene los hombres a las mugeres tanto querer. No ay ojos que no lloren, coraçón que no se quebrante, espíritu que no se entristezca, por ver a un hombre cuerdo perdido tras una loca. Passásele el día al tal en çevar sus ojos, la noche escura en atormentarse con pensamientos; un día en oýr nuevas, otro día en hazer serviçios; quando ama las tinieblas, quando aborresce la luz; muere con compañía, bive con soledad; y finalmente el enamorado puede lo que no quiere y quiere lo que no puede. Pues más ay, que ni le aprovechan consejos de amigos, ni infamias de enemigos; ni perder la hazienda, ni aventurar la honra; ni dexar la vida, ni buscar la muerte; ni allegarse [299] çerca, ni huir lexos; ni ver con los ojos, ni oýr con las orejas; ni que guste el gusto, ni toque la mano; y finalmente pudiendo de sí alcançar victoria, contra sí siempre tiene la guerra.
Pues sepan agora los enamorados de dó proçeden sus amores, y es esto. Las entrañas de donde nascimos son de carne; los pechos que mamamos son de carne; los braços donde nos criamos son de carne; los pensamientos que tenemos son de carne, las obras que obramos son de carne, los hombres con quien bivimos son de carne y las mugeres por quien morimos son de carne, por cuya causa, viniendo de la carne dellos al reclamo de la carne dellas, muchos coraçones libres tropieçan en la red de amores. Bien paresçe, señoras romanas, que hos criastes en piscinas, segun arriba dezían los egypçios. Las pisçinas ni tienen agua clara que bever, ni fructas que coger, ni pesçes que pescar, ni playa que navegar. Quiero dezir que vosotras en la vida sois suzias, en las personas infames, en las adversidades flacas, en las prosperidades incautas, en las palabras falsas, en las promesas dubias, en aborrescer tenéis desorden, en amar estremo, en el dar sois avaras, en el tomar descomedidas, y finalmente digo que sois unos tremedales donde los sabios hallan peligro y los simples atolladero. En vosotras los cuerdos tienen enlodadas las famas y los simples atolladas las vidas.
Dexada la opinión de los egypçios, vengamos agora a la de los griegos, los quales dizen que en los desiertos de Arabia el sol muestra más la fuerça de su calor, y que en el prinçipio aparesçió allí una muger sola y una ave Phénix sola, y que el ave fue criada del agua, y la muger del gran calor del sol y de la carcoma de los árboles de esta manera: que, estando un árbol muy carcomido, sobrevino un globo de fuego que le ençendió, y assí del fuego y de los polvos de aquella carcoma quemada fue la primera muger hecha. Aunque yo soy philósopho romano, no diré yo que dixo mal en esta opinión el philósopho griego; porque, cierto, señoras enamoradas, en las lenguas sois de fuego y en las condiçiones de carcoma. Según la diversidad de los animales, assí naturaleza en diversas partes del cuerpo les puso las fuerças: al águila, en el pico; al olicornio, en el cuerno; a la serpiente, en la cola; al toro, en [300] la cabeça; al osso, en los braços; al cavallo, en los pechos; al perro, en los dientes; al puerco, en los colmillos; a la paloma, en las alas; y a las mugeres, en las lenguas.
Por çierto, no es tan alto el buelo de la paloma como la fantasía de vuestra locura. No araña tanto el gato con las uñas como vosotras arañáis de los nesçios con importunidades. No lastima tanto el javalín al perro que le sigue como vosotras al triste enamorado que hos sirve. No corre tanto peligro la vida del que toma el toro entre los cuernos como la fama del triste que cae en vuestras manos. Y finalmente, no tiene tanta ponçoña una serpiente en la cola como vosotras en la lengua.
Yo saco todas las señoras romanas aparte, porque ay muchas nobles en Roma en las quales no ay quexa de sus personas, ni sospecha de sus famas: de estas tales ni habla mi carta, ni escrive mi pluma. De todas las otras no tales, digo de las mugeres que son tales y quales, que todos los animales venenosos no tienen por sus cuerpos tanta ponçoña derramada como una mala muger en su lengua tiene iuncta. Pues los dioses lo mandaron y nuestros hados lo permittieron que la vida de los hombres no pueda passar sin mugeres: aviso a los moços y ruego a los viejos, despierto a los cuerdos y enseño a los simples que huyan de mugeres de mala fama más que de pestilençia pública.
Leyendo Las leyes de Platón muy antiguas, dezían en ellas estas palabras: «Mandamos que toda muger públicamente infamada sea públicamente de la çiudad expellida; porque, viendo otras que la culpa no quedó sin pena, aborresçerán la culpa por no caer en la pena. (Y dezía más la ley.) Item mandamos que le perdonen a la muger todas las culpas que cometiere con su persona si vieren en ella emienda; mas nunca le perdonen las que comete con la lengua, porque con la persona es mala por falqueza, mas con la lengua por maliçia.» ¡O!, divino Platón, metro y mensura de todos los entendimientos y prínçipe de todos los philósophos: quando en tu siglo dorado heziste tal ley, en el qual tenías tanta penuria de malas mugeres y tanta abundançia de buenas greçianas, ¿qué hizieras oy en Roma, adonde ay tantas malas públicas y [301] tan pocas buenas secretas? Naturalmente las mugeres han de ser en el rostro vergonçosas, en las palabras templadas, en el seso cuerdas, en el andar reposadas, en la conversaçión dulçes y en el castigar piadosas, en la vida recatadas, en la persona retraídas, en las promesas çiertas y en el amor constantes; finalmente la que quiere ser buena, ni de la cordura de cuerdos fíe su persona, ni de la liviandad de livianos su fama.
Guárdese la muger virtuosa de qualquier hombre que le hiziere promessa, ca después que las llamas de Venus están ençendidas y Cupido ha frechado sus frechas, el rico offresçe todo lo que tiene y el pobre todo lo que puede; el sabio que será su amigo y el simple para siempre su siervo; el cuerdo que perderá por ella la vida, el loco que tomará por ella la muerte; los viejos dízenle que serán amigos de sus amigos, los moços lo serán de sus enemigos; unos prometiendo de pagar sus deudas y otros de vengar sus iniurias. Finalmente éstos porque les encubran su pobreza, y aquéllos porque les encubran su pobreza, y aquéllos porque les publiquen su hermosura, dexan las bobas perder sus personas y dar fin a sus famas. Quiero dexar a las buenas, porque no es mi intención más de avisarlas.
Pregúntohos, señoras enamoradas, si Platón fuera agora o vosotras fuérades entonçes, ¿hiziérades de mi vida farsa y arrastráredes mi estatua por Roma? No, por çierto. Agora de hecho de lo que vemos en vosotras, agora de sospecha de lo que dizen de otros, pocas ay en Roma en quien Platón y su ley no executase la pena. Una cosa no negaréis: que si soy el peor de todos los hombres, al fin hallastes fin en mis ruindades; pero esto no me negaréis: que la menos mala de vosotras, las maldades de su vida no podré contar en toda mi vida. Gran peligro tienen las mugeres cuerdas en la vezindad de las locas; gran peligro tienen las vergonçosas con las desvergonçadas; gran peligro tienen las retraídas con las atrevidas; gran peligro tienen las castas con las adúlteras; gran peligro tienen las honradas con las infames; porque no ay muger infame que no piense que todas son infames, desee que sean infames, procure que sean infames, diga que son infames, y al fin por encobrir su infamia, a todas las buenas infama. [302]
Días ha, señoras enamoradas, si me conosçéis, hos conosco; si hos dizen, que me dizen; y si sabéis, que sé; y si callastes, callé; y si hablastes en público, yo no hablaré en secreto. Bien sabes tú, Abilina, la que compusiste la comedia, que más caro vendía Heumedes carne de vitellas en su carneçería que tú vírgines innoçentes en tu casa. Bien sabes tú, Toringa, que un día delante mí contavas tus enamorados y, no los pudiendo contar por los dedos, pediste un modín de garvanços. Bien sabes tú, Luçia Fulvia, que quando te fuiste (ya sabes con quién) a Vietro, y hezimos las pazes con tu marido, le sacaste por partido que cada semana o tú dormieses fuera o él no dormiese en casa. Bien sabes tú, Rotoria, que dos años de tu moçedad anduviste por la mar y conçertaste con el cossario pirrata que para çien hombres de armada no pudiese meter otra enamorada en la galera. Bien sabes tú, Egna Curçia, que quando el çensor entró a sacarte las prendas por el tributo, que te halló çinco ropas de hombre con que andavas de noche, y no más de una de muger con que andavas de día. Ben sabes tú, Pesulana Fabriçia, que Albino Metello delante el çensor siendo casada te puso demanda pública de lo que ganavas en su casa con tus amigos secreto. Bien sabes tú, Camilla, que, no contenta con los de tu tierra, de la mucha freqüentaçión que tenían contigo los de estrañas naçiones, sabes tú hablar todas las lenguas.
He querido señalar a las que me señalastes, lastimar a las que me lastimastes, perseguir a las que me perseguistes, infamar a las que me infamastes. A las otras perdónalas mi pluma, porque ellas me perdonaron en la farsa. Y porque mi carta començó en lo que hezistes de mi persona, quiero que acabe en lo que siento de vuestra fama. Y para esto concluyo que de todos los daños puede hombre escapar con solo apartarse; mas de las mugeres, no, sino huyendo dellas. Acabo y pido a los dioses vea de vosotras lo que vosotras deseáis ver de mí. Y pues sois enamoradas, el consejo que me embiastes con Fulvio torno a embiar con el mesmo, y es que si hezistes de burla la farsa, toméis de burla la respuesta. Marco, el rhódano, a las enamoradas romanas. [303]

Carta XIV

Embiada por Marco Emperador a Bohemia, amiga suya antigua, porque le embió a dezir que se quería con él ir a la guerra.

Marco, pretor romano, puesto en las guerras y trabajos de Daçia, embía salud a ti, su amiga Bohemia, que estás en los plazeres de Roma.
Escapando de una batalla muy cruda, los pocos ringlones de tu mano leý y una larga informaçión de tu parte oý. Dígote que me has puesto más espanto que los enemigos temor. En tomando la carta en la mano, luego prendió la yerva de su maliçia en el coraçón. Quando desentrampé mi cuerpo de tus deleites, pensé que mi coraçón estava libre del veneno de tus amores. Quando yo por mi voluntad, y tú por más no poder, nos dimos por libres de nuestros plazeres, pensé yo también se hazía divorçio de nuestros enojos; mas sois tales las tales, que hazéis destierro de amores y thesoro de passiones. El amor de todas vosotras digirirse ha con una píldora, y la passión de una no la desopilará todo el ruibarbo de Alexandría. Mostráishos muy graves en perdonar un enemigo y muy livianas en mudar cada día amigos. Curiosamente lo he mirado: mientras los deleites tuvieron presa a mi iuventud, que nunca vi en muger conçierto, ni razón en el amar, ni fin en el aborreçimiento.
Tu liviandad presente se querella de mi moçedad passada, y es porque no vees en mí el querer antiguo, ni el serviçio presente. Y por çierto, oyendo tu accusaçión, y no mi desculpa, tan iustamente tú me pagarías con la muerte como yo te pago con olvido, el qual olvido tan ageno ha de ser en el que [304] sirve, como la ingratitud en la dama servida. ¿Piensas tengo olvidada la ley de Venus donde manda que los curiosos amadores sus fuerças exerçiten en armas y sus coraçones occupen en amores? Y más han de hazer, que su ropa ande muy limpia, sus pies muy a compás, su cuerpo muy reposado, su voz muy baxa y su persona muy grave ha de andar, sus ojos despegados por ventanas y sus coraçones muy remotados por los ayres han de volar.
Por çierto, amiga Bohemia, bocal enamorado es el que tiene el querer captivo y el iuyzio libre. Allí su iuizio se ha de perder donde su querer se dexó captivar. Esto digo porque sepas que, si mi edad dexó el exerçiçio, mi juizio no olvidó el arte.
Quéxaste que a mí he dado mucha holgança y en ti he puesto mucho olvido. No quiero negarte la verdad: en el día del olvido hizieron alarde mis pensamientos y la razón por veedora declaró que ni a mi gravedad permitten que ame, ni en tu edad se suffre ser amada. ¿Agora sabes que muchas cosas dissimula el mundo en los moços en las quales tomados meresçen grave castigo los viejos? Las moçedades hechas en la moçedad proçeden de ignorançia, mas las vilezas en la vejez nasçen de maliçia. Quando yo aguardava cantones, ruava calles, pintava motes, ogeava ventanas, tañía guitarras, escalava paredes, despertava livianos en mi tierna edad, ¿piensas sabía lo que hazía? Quando me veo privado de aquellos mis antiguos plazeres y me veo encoroçado de tantas canas y envestido de tantos dolores, o pienso que no fui entonçes o que lo sueño agora. No sabiendo el camino, erré; no viendo los pedregales, tropeçé; sin reçelo de los lazos, me enredé; en las verdes espadañas, entrampé; no atinando el vado, me engolfé; en las bovedades de mi loçanía, me perdí; y por eso merezco perdón. Mas agora que salgo de las breñas, ¿me quieres tornar a enriscar?; aún regüeldo a la purga, ¿y offrésçesme nuevos xaropes?; he velado toda la noche, ¿y picas de nuevo al arma? Por la amistad antigua te ruego y por los dioses te coniuro que, pues está rebellado contra tu querer el tu quererme dubdoso, dexe al mi no quererte sin dubda. Mas porque tú a mis canas blancas no arguyas de ingratitud, como yo [305] tu cara arrugada de lascivia, yo quiero que entremos en cuenta de lo que hemos ganado y esperamos ganar. Dime qué se sacan de estos plazeres: el tiempo mal espendido, la fama ensuziada, el patrimonio gastado, el crédito perdido, los dioses enojados, los virtuosos escandalizados, adonde alcançamos nosotros nombres de brutos y sobrenombres de infames y vosotras de tales y quales.
Dizes en tu carta que quieres dexar a Roma y venirme a ver aquí a la guerra de Daçia. Viendo tu locura, ríome; conosçiendo tu osadía, créote. Quando llegué a este passo, torné a mirar la firma, dubdando si era tuya la carta y alteráronse los pulsos del coraçón y demudáronse los colores de la cara, imaginando o que en ti sobrava la desvergüença o en mí faltava la gravedad, porque tales liviandades no se confían sino de semejantes livianos. Ya sabes tú que el que haze mal meresçe pena y delante quien se haze infamia. Pregúntote: ¿adónde quieres ir? ¿Dexástete cortar en agraz y quiéreste agora vender por vino? ¿Veniste temprana con las cerezas y quiéreste detener como membrillo? ¿Comímoste en pámpanos y quieres paresçer razimo? Las uvas fueron dulçes, mas el rampojo está ya duro. A poder de pulgadas te maduraron siendo moça y veniste temprana como breva, ¿y piensas que estás madura? Que no estás sino podrida, y si podrida, aborresçida. No te contentas que de quarenta años que has, los veinte y çinco se te han passado en gustaduras, como vino de pregonero, como melones calados y estragados. ¿Tú no eres Bohemia, la que tienes dos dientes menos, los ojos hundidos, los cabellos blancos, la cara arrugada, una mano enclavada de gota y un lado tomado de yjada? ¿Adónde quieres ir, pues, aunque te metas en pipotes y te heches en escaveche, vernás toda molida? ¿Comimos allá el pescado fresco y quiéresme traer las espinas en adobo? ¡O, Bohemia, Bohemia!, agora conosco que en este caso ni ay que fiar de moços ni esperar de viejos, porque debaxo de fría çeniza está rescoldo muy rojo.
Quéxaste ya nada tener. Querella vieja es en las enamorads romanas que, tomando de todos, tenéis menos que ninguno, y esto se causa que lo que hos falta de crédito queréis supplir con fausto. Pues créeme, amiga, que el loco estado [306] que proçede de iniusta ganançia poca seguridad y menos fama puede dar a la persona. Yo no sé por qué estás tan gastada, que si a ti sacavas las çejas con una mano, desatavas mi bolsa con la otra; y más guerra tenías tú con mis arcas entonçes que yo agora con los enemigos. Nunca tuve joya buena que no me pidieses, ni cosa me pediste que yo te negase. ¡O, cuitado de mí, agora que despierto en la senectud, hallo el daño de mi moçedad!
De trabajos y pobreza te quexas. Yo soy el que he menester el socroçio para esa opilaçión, y las estopas para esa herida, y el agua muy fría en tan gran calentura. ¿No te acuerdas que, desterrada mi necessidad en la tierra del olvido y puesta tu voluntad por reqüesta de mi serviçio, en el invierno andava desnudo y en el verano cargado de ropa; por los lodos yva a pie, por el polvo cavalgando; quando triste me reýa, quando alegre yo llorava; del temor sacava fuerças, de las fuerças covardía; las noches en sospirar y los días en ruar passava? Pues si tú alguna cosa avías menester, a mi padre lo avía de hurtar. Dime, Bohemia, ¿con qué complías tú tus locuras públicas sino con mis malos recaudos secretos? ¿Sabes qué me paresçe de vosotras, las enamoradas romanas?: que sois en la corte polilla de viejos, passatiempo de livianos, thesoreras de neçios y sepulchros de viçiosos. Lo que a mí me paresce es que en tu moçedad todos davan a ti porque tú te dieses a todos; agora tú des a todos porque todos se den a ti.
Dízesme que tienes dos hijos y te falta remedio para ellos. Da graçias a los dioses de la piedad que usaron contigo: a quinze hijos de Fabriçio, mi vezino, no dieron más de un padre, y a solos dos tuyos dieron çinqüenta padres. Pues repártelos por sus padres, que aun no les cabrá a dedo. Luçía, hija tuya de hecho y mía por sospecha, acuérdate que yo lo hize mejor en su casamiento que tú en su nasçimiento, porque al engendrarla llamaste muchos y al casamiento dexásteme solo.
Muy poco te escrivo en respecto de lo que te quisiera escrevir. Butrio Cornelio me habló largo de tu parte. Él mesmo te hablará largo de la mía. Días ha que te conosco por mal suffrida: bien sé que no estarás sin embiarme alguna carta, y [307] aun bien maliçiosa. Ruégote, pues yo te escrivo secreto, tú no me disfames en público; y quando leyeres esta carta, acuérdate quántas occasiones me has dado para escrevírtela. Porque estemos enojados, no por eso dexaré de embiarte dineros. Aý te embío unas ropas y un libramiento para que cogas mis gajas. Los dioses sean contigo, Bohemia, y a mí saquen con paz de esta guerra. Marco, pretor en Daçia, a Bohemia, la su antigua amiga. [308]

Carta XV

De la dicha, su amiga Bohemia, en respuesta de la a ella embiada, y es letra de notar.

Bohemia, tu antigua amiga, a ti, Marco del Monte Çelio, su mortal enemigo, desea vengança de la persona y mala fortuna para toda tu vida.
Tu carta resçebí, y por ella paresçe quán dañadas están tus entrañas y quán crudas sean tus maliçias. Este privilegio tenéis los malignos como tú: que hos suffren vuestras ruindades hechas en secreto porque no lastiméis a ninguno en público. Pues no lo avrás así comigo, Marco, que, si no soy thesorera de tus thesoros, a lo menos soylo de tus maldades, y lo que no puedo con mi persona trabajaré por vengarlo con mi lengua. Y puesto que las mugeres por ser flacas somos vençidas en el cuerpo, ten çierto que ni por eso jamás somos domeñadas en el coraçón.
Dizes que, escapando de una batalla resçebiste mi carta, y muy gran espanto con ella. Cosa es muy común a los tibios hablar de amores, y a los nesçios tractar de libros, y a los covardes blasonar de armas. Dígolo porque para responder a una carta no avía neçessidad dar cuenta a una muger como yo, si fue antes o después de batalla. Yo bien sé que escapaste della, porque ni serías el primero en acometer ni el postrero en huir. Nunca quando eras moço te vi ir a la guerra que me quedase reçelo de tu vida, porque, conosçiendo tu covardía, dávame pena la absençia, que en lo demás segura estava de tu persona. Pues dime, Marco, ¿qué harás agora en la vejez? Pienso que traes la lança no para ir a la guerra, sino para arrimarte en la gota; el capaçete no pienso que le tienes para [309] esperar cuchilladas, sino para bever en las tavernas; las manoplas, yo estoy segura que no son para iustar en las plaças, sino para empeñar por golosinas. Nunca te vi herir a algún hombre con tu espada y hete visto matar a mill mugeres con tu lengua. ¡O!, maligno Marco, si fueses tan esforçado como eres maliçioso, tan temido serías en las naçiones bárbaras como eres aborreçido, y con razón, de las matronas romanas. Dime lo que quisieres, que a lo menos esto no me lo podrás negar: que has sido y eres agora amador tibio, cavallero covarde, amigo desconosçido, avariento infame, maliçioso crudo, enemigo de todos y amigo de ninguna; y sobre todo las que te conoscimos liviano moço, agora te condemnamos por viejo loco.
Dizes que, en tomando la carta en la mano, luego prendió la yerva de su maliçia en tu coraçón. Yo lo creo sin que me lo iures: que en ser cosa de maliçia luego avía de hallar posada en tu casa. En los animales podridos prende la yerva, que en los bien complexionados luego reviesan. De una cosa soy muy cierta: que nunca tú morirás con ponçoña, porque un veneno pocas vezes daña a otro veneno. ¡O!, Marco maligno, y si todas te conosçiesen en Roma como te conosçe esta triste Bohemia, verían quán differentes son las palabras que dizes a las entrañas que tienes, y que si por las escripturas que compones meresçes nombre de philósopho, por las maldades que inventas meresçes renombre de tyranno.
Dizes que nunca viste en muger conçierto en el amar ni fin en el aborresçer. Yo tengo gran gloria que en pensar que otras romanas de Roma sin mí de tus poquedades tienen notiçia. Mira, Marco, quiérote desengañar, porque tú eres tal, que ni meresçes iamás te comiençen amar ni iamás te dexen de aborresçer. ¿Quieres tú conçierto en los amores, no siendo tú fiel en los serviçios? ¿Quieres tú servir de burla y que te amen de veras? ¿Quieres tú gozar de la persona sin costa de tu hazienda? ¿Quieres tú ayan fin nuestras quexas no atajando tú tus maliçias? Mal conosçes mugeres. Hágote saber que ni somos tan locas como pensáis ni vosotros tan cuerdos como hos loáis. Hasta agora más hombres hemos visto dexarse al querer de mugeres que mugeres al querer de los hombres. [310] Mill vezes lo he visto, y aun tú y yo platicado, que un hombre no tiene coraçón para apoderarse con tres mugeres cuerdas, y una muger le tiene para acoçear a trezientos livianos.
Dizes que estás espantado de mi liviandad: verme dexar a Roma y quererme ir contigo a la guerra. Grande es el amor de la patria, pues muchos dexan muchos bienes que tenían en tierra agena y biven en estrecha pobreza en su tierra propria; pero mayor era mi amor, pues dexava a Roma con todos sus plazeres y te yva a buscar a tierras estrañas entre batallas tan crudas. ¡O!, maligno Marco, ¡o!, amigo desconosçido: si yo quería dexar a Roma, era por ir a buscar a mi coraçón, que estava allá contigo en la guerra. Y por çierto muchas vezes, pensando en tu absençia, me tomavan desmayos, y como el coraçón no estava comigo, iamás me podía aprovechar de algún remedio. No pensé yo que eran nuestros amores como el de los animales, que gozan sus plazeres sin quererse en sus voluntades. Yo te iuro por la diosa Vestal y la madre Bereçinta más me deves por el amor que en un día te tuve que por los serviçios que en veinte y dos años te hize. Mira, malvado Marco, quánto yo te quería, que en presençia siempre te mirava, en absençia siempre en ti pensava; entre sueños te soñava, tus trabajos yo los llorava y tus plazeres yo los reýa; y finalmente todos mis bienes quise para ti y todos tus males tomava para mí. Dígote una cosa: que agora no siento tanto las persecuçiones que me hazes como el desconoscimiento que me muestras. Gran dolor es del avaro ver sus bienes perdidos, pero sin comparaçión es mayor el del enamorado ver sus amores mal empleados. Lástima es que siempre lastima, pena es que siempre pena, dolor es que siempre duele y muerte es que nunca acaba. ¡O!, si conosçiésedes los hombres quán de veras aman las mugeres quando han de amar, y quán de coraçón aborresçen quando comiençan aborresçer. Yo te iuro que nunca las communicásedes con amor, o si las amásedes, nunca las dexásedes por miedo de su temor. Y como nunca aya gran aborresçimiento sino donde huvo primero mucho amor, por eso tú no serás muy aborresçido, porque iamás fuiste de veras de señoras amado. La triste Bohemia te amó [311] veinte y dos años de su vida: ella sola te aborresçerá hasta después de su muerte.
Dizes que me dexé comer en agraz y que me quiero vender agora por vino. Yo conozco que erré como moça y liviana, y quando conoscí aver errado el camino, ya mi desdicha no llevava remedio. Aquélla es grave pérdida, la qual sin otras pérdidas mayores no se puede remediar aquella pequeña. Yo erré como muger y flaca, mas tú como hombre y fuerte. Yo erré con la ignorançia simple, mas tú con malicia pensada. Yo erré no sabiendo que errava, mas tú sabías lo que hazías. Yo me fié en la fee de tus palabras como de cavallero, y tú me engañaste con mill mentiras, como mentiroso. Dime: ¿tú no buscaste occasión de entrar en casa de mi madre Getulia por sonsacar a mí, su hija Bohemia? ¿Tú no prometiste a mi padre de enseñarme a leer en un año, y tú leýasme el libro de Amores de Ovidio? ¿Tú no iuraste de ser mi marido y después alçástete a tu mano como malo y adúltero? ¿Tú no sabes que ni tú hallaste vileza en mi persona ni yo verdad en tu boca? A lo menos no podrás negar que no ayas sido a los dioses reo, a los hombres infame, a las romanas odioso, a los buenos escándalo, a los malos exemplo y finalmente a mi padre traidor y a mi madre fementido y a la triste de Bohemia enamorado desconosçido. ¡O!, Marco maligno, ¿tú no me cortaste en hoja, offresciéndote a mis padres de guardarles su viña segura? Muy mal se pueden fiar los pollos del milano, las ovejas del lobo y las colmenas del osso; pues muy peor eras tú quando criavas hijas de buenos, ¡o!, maligno Marco. Donoso viñadero avían hallado las matronas romanas para sus hijas en ti. Yo te iuro que no escapó razimo ni parra que no fuese o comida o picada. Tú me comiste en agraz, yo te iuro que te haga mala dentera.
Dízesme que me maduraron a poder de pulgadas como breva. No me pesa tanto por lo que dizes como por lo que me das occasión de dezirte. Es tu vergüença tan desvergonçada, y tu maldad tan descomedida, que no puedo responderte a tu propósito sin lastimarte en lo muy bivo. Pregúntote: quando te casaste con Faustina, ¿hallástela verde o madura? Bien sabes tú, y también lo sé yo, que otro ençentó la cuba y [312] tú beves las hezes; otro vindimió primero la viña y tú andas a la rebusca; otro la comió en agraz y a ti te hechó la dentera. ¡O!, Marco maligno, mira quántas son tus maldades, y cómo los dioses te dan iustos castigos, que ni siendo moço mereçiste ser querido de tus amigas, ni agora meresçes te guarden fidelidad tus mugeres. Para vengarme yo de tu persona no he menester yo más de verte casado con Faustina. Por la madre Bereçinta te prometo que si tu poca cordura alcançase a conosçer por entero lo que de ti y della dizen en Roma, de verdad que llorases de día y de noche la vida de Faustina, y dexases a la triste Bohemia. ¡O!, cuitado de ti, Marco, y quán desplomados están los juizios nuestros de los pensamientos tuyos, porque con tu gran doctrina tu casa de día está hecha escuela de philósophos y la lasçivia de tu Faustina la tiene hecha de noche burdel de rufianes. Iusto juizio es de los dioses que, pues basta para emponçoñar a muchas buenas tu sola maliçia, la maldad de una sola muger sea bastante a derrocar tu fama. Una differençia ay de mí a ti y a tu Faustina: que mis cosas son de sospecha, pero las vuestras de hecho; las mías son secretas, pero las vuestras públicas; yo tropeçé, pero vosotros caístes; de una cosa merezco castigo, mas vosotros por ninguna meresçéis perdón; mi deshonra murió con mi culpa y enterróse con mi emienda, mas vuestra infamia nasçió de vuestros deseos, crióse con vuestras maliçias y bive con vuestras obras; y finalmente por eso vuestra infamia nunca morirá, porque vosotros nunca biviréis. ¡O!, Marco maligno, ¿con quanto sabes no sabes que, perdiéndose la vida buena, se cobra la fama mala, y acabándose la vida mala comiença la fama buena? No cesas tú de dezir maliçias solo con sospecha que te dan tus falsos juizios ¿y quieres tú que callemos lo que vemos con nuestros ojos? De una cosa está seguro: que a ti y a tu Faustina no hos levantarán falso testimonio, porque son tantas las verdades, que no ay neçessidad de inventar mentiras.
Dizes que vieja querella es en las enamoradas romanas que, tomando de muchos, seamos más pobres que todos, porque faltándonos el crédito seamos honradas por el fausto. Cosa es çierta que de las çarças no hemos de esperar sino [313] rampojos; de las enzinas, avellotas; de las ortigas, ronchas; y de tu boca, maliçias. Curiosamente lo he mirado, que iamás te vi sino dezir mal de todos, ni jamás sentí quererte bien alguno. ¿Qué mayor castigo quiero yo de tus maldades, ni mayor vengança de mis iniurias, sino ser çierta que a todas las señoras romanas les pesa con tu vida y a todas les plaze con tu muerte? Maldito el hombre cuya vida lloran muchos y en cuya muerte se ríen y gozan todos. Propriedad es de mezquinos e ingratos como tú olvidar lo mucho que resçiben y çaherir lo poco que ellos dan. Los coraçones generosos, quanto se regalan y glorían en dar a otros, tanto se afrentan en resçebir serviçios, porque dando se hazen señores y resçibiendo se tornan esclavos. Pregúntote: ¿qué es lo que me diste, o qué es lo que tú de mí resçebiste? Yo aventuré mi fama, dite la possessión de mi persona, hízete señor de mi hazienda, desterréme de mi patria, puse en peligro mi vida, ¿y en galardón de todo esto çayéresme agora con una miseria? Nunca cosa me diste de coraçón, ni yo la resçebí de voluntad, ni iamás me hizo provecho. Y como todas las cosas cobren nombre no por la obra pública que vemos, sino por la intençión secreta con que la obramos; y tú, malvado, me querías no por gozar mi persona, sino por cohecharme mi pecunia; llamarte hemos no enamorado polido, sino ladrón cossario y mañoso.
Un anillo tenía tuyo: acordé de echarle en el río, y una vestidura que me diste luego la quemé en el fuego. Y si supiese lo que en mi cuerpo se ha augmentado quando tu pan comí, la carne cortaría estando sana y la sangre me sacaría sin calentura. ¡O!, Marco maligno, tu offuscada maliçia no te dexó entender mi clara letra, porque yo no te embiava a pedir dineros para sobrellevar mi pobreza y soledad, sino conosçimiento y agradescimiento para satisfazer a mi coraçón y voluntad. Los hombres vanos y codiçiosos como tú se contentan con dones, que los coraçones encarniçados en amores poco les satisfazen dineros, porque el amor sólo se paga con amor. El hombre que no ama como hombre de razón, sino como bruto bestial, y la muger que no ama por ser amada, sino por interesse a su persona, a los tales ni han de creer sus palabras, ni querer sus personas, porque el amor della se acaba [314] quando a él se le acaba la hazienda, y el amor dél quando a ella se le pierde la hermosura. Si el amor tuyo sólo proçedía de la hermosura de mi cara, y el mi amor sólo se movía por el dinero de tu bolsa, iusta cosa es que no nos llamen cuerdos enamorados, sino livianos alivianados. ¡O!, Marco maligno, nunca te amé por tu hazienda, aunque tú me amavas porque era hermosa; de coraçón te amé entonçes y de todo coraçón te aborresco agora.
Dizes que usaron los dioses gran piedad comigo en darme pocos hijos y a ellos muchos padres. La mayor maldad en las mugeres es ser desvergonçadas, y la mayor ruindad en los hombres es ser deslenguados. Muchas cosas se han de suffir por la flaqueza de las mugeres, las quales no se permitten en la cordura de los hombres. Esto digo porque jamás vi en ti templança para encobrir las maldades proprias, ni cordura para dissimular las flaquezas agenas. Tú dizes que mis hijos tienen muchos padres. Pues yo te iuro que los hijos de Faustina, aunque tú mueras, no queden huérfanos. Y de verdad, si los dioses dizes que fueron piadosos con mis hijos proprios, no menos lo eres tú con los hijos estraños, porque a ti Faustina no te tiene sino por escusa de sus errores y por ayo de sus hijos. ¡O!, Marco maligno, bien puedes perder tu cuidado, que tus hijos proprios no han menester casamiento. De una cosa te somos en cargo, y es el exemplo que nos das a todos de suffrimiento, que, pues tú suffres a Faustina tantas infamias públicas, no es mucho te sufframos a ti algunas secretas.
Y al presente no digo más, sino que doy fin a esta carta deseando el fin a tu persona. [315]

Carta XVI

Embiada por Marco Emperador a Macrina, donzella romana, de la qual se enamoró viéndola a una ventana.

Marco, el muy deseoso, a ti, Macrina, la muy deseada.
No sé si en dicha de mi desdicha o en desdicha de mi dicha, pocos días ha te vi a una ventana, donde tenías tus braços tan cogidos como yo mis ojos despegados. Malditos para siempre sean, porque, en mirando ellos tu rostro, luego de ti quedó mi coraçón captivo. El principio de tu conosçimiento fue fin de mi razón y sentido. De huir de un trabajo vienen a los hombres infinitos trabajos. Dígolo porque, si yo no estuviera oçioso, no saliera de casa; y no saliendo de casa, no passara por tu calle; y no passando por tu calle, no mirara a tu ventana; y no mirando tu ventana, no deseara tu persona; y no molestando tu persona, no pornía en tanto peligro tu fama, ni yo arriscara la vida, ni daríamos qué dezir a toda Roma.
Por çierto, señora Macrina, en este caso a mí condemno, pues te quise mirar, y a ti no salvo, pues quesiste ser mirada. Pues te pusiste por blanco, no es mucho assestase yo con las saetas de mis ojos a tu terrero. Alcoholar los ojos, çerçenar las pestañas, entresacar las çejas, enterneçer el rostro, encarnar los dientes, colorar los labrios, descrinar los cabellos, entornijar las manos, estirar la garganta y vestirse mill maneras de ropas, traer las bolsas llenas de olores, las muñecas y orejas llenas de bugerías; pregunto: una muger con todas estas cosas, ¿qué es su fin ponerse a las ventanas? Por agora, hasta que más piense en ello digo que, pues nos mostráis vuestros [316] cuerpos públicos en público, devéis querer conoscamos vuestros deseos secretos en secreto, y si assí es, como affirmo que assí es, parésçeme, señora Macrina, deves querer a quien te quiere, amparar a quien te busca, responder a quien te llama, y sentir a quien te siente, y entender a quien te entiende, pues me entiendes que te entiendo y te entiendo que me entiendes.
Acuérdome que, yendo a la vía Salaria ver iustiçiar unos ladrones, a unas ventanas te vieron mis ojos, de la qual quedaron ahorcados todos mis deseos. Más iustiçia heziste tú de mí que no yo hize de aquellos, porque, siendo yo iustiçia, iustiçiaste a la iustiçia sin osarte ninguno dar pena. No fue tan cruda la horca con aquellos que iamás supieron sino malhazer como tú comigo, que no pienso sino en qué te puedo servir. Ellos padesçieron una muerte y tú házesme padesçer mill. Ellos en un día y una hora acabaron su vida, y yo cada momento trago la muerte. Ellos padesçieron culpados, mas yo padezco innoçente. Ellos en público, yo en secreto. ¿Qué más quieres que te diga? Por çierto, ellos lloravan con los ojos lágrimas porque murían y yo lloro con el coraçón gotas de sangre porque bivo. Ésta era la differençia, que ellos tenían derramados los tormentos por todo el cuerpo y yo los tengo iunctos en el coraçón. ¡O!, cruel Macrina, no sé qué iustiçia es ésta, que maten a los hombres que hurtan dineros y dissimulen con las damas que roban coraçones. Pues cortan las vidas a los que cortan las bolsas, ¿por qué perdonan a las damas que desentrañan nuestras entrañas? Por tu nobleza te ruego, y por la diosa Venus te coniuro, o respondas a mi deseo o me restituyas el coraçón que me tienes robado.
Bien quisiera que quisieras, señora Macrina, conosçieras antes la fee muy limpia de mi coraçón que no la carta borrada de mis pulgares. Si mi dicha en esto fuera tan grande, y tu amor tan comedido, esperara yo con la vista ganar lo que sospecho por la carta perder. La razón de esto es porque oyrás mis malas razones leyendo la carta, y si me vieses, verías mis crudas lágrimas que te offresçe mi mala vida, ¡O!, si los rabiosos males los supiese assí pregonar la boca como lo sabe sentir el coraçón, yo te iuro, señora, que el grave dolor mío [317] despertase al mucho descuido tuyo; y como tu hermosura y mi affiçión me hizieron tuyo proprio, tu conosçimiento y mi passión te harían mía sola. Querría yo que mirases los prinçipios y por ellos guiases los fines. Por çierto, en aquel día que desde el omenaje de tus ventanas agarrochaste mis deseos, no tuve menos flaqueza para vençerme que tú fuerça para forçarme, y más fue el poder tuyo para quitarme de mí que no mi razón para quitarme de ti.
Agora, señora Macrina, no te pido mercedes, sino que nos declaremos nuestras voluntades; pero en este caso ¿qué quieres te diga que espero que me dirás, sino que tuviste tanto poder en mí y yo tan poco en mi libertad, que, no queriendo, mi coraçón no puede ser sino tuyo, y el tuyo, podiendo y queriendo, no quieres declararle por mío? Y pues ya no puede ser que no sea estar condemnada mi vida al fisco de tu serviçio, sey tan çierta de mi fee como yo soy dubdoso de tu esperança, que por mayor bien avré por ti perderme que por ninguno ganarme.
No te quiero por agora más dezir, sino que de mi perdiçión tú hagas cuenta, de mi muerte saques vida, de mis lágrimas pregones gozo, y porque yo en tu fee terné mi fee y en tu esperança nunca desesperaré, aý te embío unas diez sortijas de oro con diez piedras de Alexandría, y por los dioses immortales te coniuro que, quando las pusieres en los dedos, a mí pongas en tus entrañas. Marco, el muy amoroso, te escrive de su propria mano. [318]

Carta XVII

Embiada por Marco Emperador a la sobredicha Macrina, en la qual le manifiesta cada día por ella tener mayor pena.

Marco, vezino de Roma, a ti, Macrina, su muy dulçe enemiga. Llámote dulce porque es iusto por ti morir, y llámote enemiga porque no me acabas ya de matar. No sé en qué está esto: desde la fiesta de Iano acá te he escripto tres cartas, en respuesta de las quales quisiera ver siquiera tres letras. Si te sirvo, no te quieres servir; si te hablo, no me quieres hablar; si te miro, no me quieres mirar; si te llamo, no me quieres responder; si te visito, no me quieres ver; si te escrivo, no quieres responder; y lo peor de todo, que si otros te dizen mis ansias, échaslas todas en burlas. ¡O!, si yo tuviese tanto saber para de ti quexarme como tú poder para quexoso hazer a mí, no menos sería loada mi sabiduría entre sabios que tu hermosura entre locos.
Mucho te ruego no mires los desconçiertos de mis razones, mas mires la fee de mis lágrimas, las quales por testigos de mis males te doy. No sé qué bien de mi mal te puede venir, ni qué ganançia de mi pérdida puedes esperar, ni qué seguridad de mi peligro puedes sacar, ni sé qué plazer de mi despesar puedes tener. Diéronme por respuesta de la embaxada que sin ser leída por tus manos fue hecha pedaços mi carta. Bastar deviera pensar quán hecha quartos tienes mi persona. Mucho quisiera, señora Macrina, leyeras aquellos pocos ringlones porque por ellos vieras quán turbados están mis pensamientos. Estremadas sois las mugeres, que por una parte una sola muger se compadesce de todos los hombres en [319] general, y por otra todas iunctas sois crueles para uno en particular. En público perdonáis a todos la vida y en secreto procuráis a todos la muerte. Yo no tengo en nada lo que, señora Macrina, heziste; pero quéxome de lo que con Valerio, tu vezino, me embiaste a dezir. Una cosa querría que tuvieses en la memoria y no la pusieses en olvido, y es que, pues fue tan poca mi libertad y tan grande tu poder, para que siendo todo mío me tornase todo tuyo, pensases que quando iniurias a mí más iniurias a ti, pues ya yo en ti muero como tú en mí devrías bivir. En tan mal propósito no perseveres, porque aventuras la vida de entrambos, dañas la condiçión tuya y destruyes la salud mía, y al fin al fin has de venir a la melena.
Perdonadme, señora Macrina, porque hos quiero dezir una maliçia, y es ésta: sé yo que deseáis las mugeres una cosa y queréisnos hazer encreyente que ni hos passa por pensamiento della. Bien solías tú ser acondiçionada, y a lo menos, si no lo eras en la obra, tenías dello la fama, y fama antigua no se deve perder con ingratitud nueva. Bien sabes tú quán contrarios son el desagradesçimiento y la virtud en casa del virtuoso, y que no puedes virtuosa dezirte sin agradesçida llamarte. No ay cosa en qué mas se mire la ingratitud que es en el desamor. Que te visite y no me visites no es nada; que te hable y no me hables no es nada; que te conosca y me desconoscas no es nada; que yo llore y tú te rías no es nada; que te pida y lo niegues no es nada; que me devas y no me pagues no es nada; pero que te ame y no me ames esto es mucho, lo qual ni ojos pueden dissimular, ni coraçón suffrir. Todos los viçios en los mortales es razón se perdonen porque se cometen según naturaleza, sino el desamor en las mugeres y la ingratitud en los hombres, que se cometen por maliçia. Pues muchos serviçios por mí a ti hechos y muy mayores deseos para adelante hazer, tú sola, señora Macrina, con una sola cosa me puedes pagar.
Ruégote no seas agora escasa en darme el remedio, pues yo no lo fui en offresçerme al peligro. Si dizes que Patroclo, tu esposo, de ti tiene la propriedad, a lo menos resçíbeme a prueva. Yo pretender la possessión, y de esta manera en la vanagloria de ser tuyo se embevería el daño de no ser mío. [320] Maravillado me tienes cómo para merçed tan pequeña puedes suffrir importunidad tan larga. Por çierto muchas cosas otorgamos a un importuno que no las otorgaríamos a un hombre templado. Si esperas, señora Macrina, vençerme, yo me doy por vençido; si perderme, yo me doy por perdido; si matarme, yo me doy por muerto, porque en el gasto que llevo por tu puerta y en los sospiros que doy en mi casa conosçerás cómo el mucho resistir mío y el bravo combatir tuyo son edifiçios más para aplazar la muerte que no para defender la vida. Si quieres que escape de este daño, no me niegues el remedio, porque mayor virtud te sería matarme que fealdad remediarme. Y no es iusto por tan poco preçio perder la fee de tan gran serviçio. No sé para hazer a mí deudor y a ti pagadora qué pueda dezirte. Y lo peor de todo, ni sé qué diga, ni en qué açierte, porque yo no nasçí para açertar en mi provecho, sino para ser çierto en tu serviçio. Y pues fiastes de quien sabes la embaxada secreta, del mesmo fío esta letra pública y mi respuesta secreta.
Aý te embío un joyel de perlas y un pesante de oro. A los dioses pido y a ti ruego con aquella voluntad tú lo resçibas con que yo te lo presento. Marco, el orador, a ti, Macrina, la inexorable. [321]

Carta XVIII

Embiada por Marco Emperador a Libia, hermosa dama romana, de la qual se enamoró viéndola en el templo de las vírgines vestales.

Marco, el muy cuidadoso, a ti, Libia, la muy descuidada. Si tu descuido se passase en mí y mis ansias se aposentasen en ti, allá verías quán pequeña es la querella que doy respecto del tormento que passo. Si las llamas saliesen de fuera como el fuego me arde de dentro, al çielo tiñería con humo y a la tierra haría una brasa. Si bien te acuerdas, la primera vez te vi en el templo de las vírgines vestales, en el qual estando en pie tú rogavas a la diosa por ti y yo de rodillas a ti rogava por mí. Sabes tú y sélo yo que azeite y miel offresçías a los dioses y yo a ti offresçía muchas lágrimas y sospiros. Pues iusto es que se dé más por lo que se offresçe de las entrañas que no por lo que se saca de las colmenas, acordé con acuerdo muy desacordado escrevirte esta letra por ver si eras servida las saetas de mis deseos assesten al blanco de tu serviçio.
¡O!, triste de mí, que la calma presente me amenaza con la tempestad futura. Quiero dezir que el çierto desamor tuyo haze dubdosa la esperança mía. Mira qué desdicha: yo avía perdido una carta y torné al templo en busca della; y, hallada la letra en que yva muy poco, perdíme a mí mesmo, en que yva muy mucho. Considerando mi poco meresçimiento, bien veo que mis ojos las escalas de mi fee en tan alto muro pusieron que no menos çierta está la caída que dubdosa la subida. Abaxando tú las hojas de tus altos meresçimientos y poniéndome yo de puntas con muy continuos serviçios, tomaré para mí la fructa y darás a quien mandares la hoja. Por los dioses [322] immortales te iuro que estoy de mí muy maravillado, porque pensava yo que en el templo de las vírgines vestales no venían a los hombres tentaçiones. Agora hallo por experiençia que aquella muger es más bivamente combatida la que con muchas guardas presume ser muy guardada. Todos los daños corporales primero son oýdos que conosçidos, y conosçidos que vistos, y vistos que sentidos, y sentidos que gustados, si no es el passador del amor, del qual primero se siente el golpe donde hiere que el traquido de donde suelta. No es tan repentino el rayo, que no le pregone primero el trueno; no caen tan súbito las paredes, que antes no se desmoronen algunos terrones; no viene con tan gran sobresalto el frío, que nos nos aperçiban con algún voçezo: sólo el amor no es sentido hasta que en las entrañas está apoderado.
Sepan los que no lo saben, y tú, señora Libia, si lo quieres saber, que el amor duerme quando velamos y vela quando dormimos; ríe quando lloramos y llora quando reímos; él assegura prendiendo y prende quando assegura; habla quando callamos y calla quando hablamos; y finalmente es de tal condiçión, que por darle nuestro querer nos haze en pena bivir. Yo te iuro que, quando mi voluntad se hizo tu sierva y tu hermosura te causó ser mi señora, quando yo fui al templo y a ti halle en el templo, ni tú orando te acordavas de mí, ni yo desdichado me acordava de ti. ¡O!, cuitado de ti, mi coraçón, que estando entero te partieron; estando sano, te hirieron; estando bivo, te mataron; siendo mío, te robaron; y lo peor de todo, que, no ayudándome a la vida, consientes que acometa la muerte. Muchas vezes, señora Libia, considerando que mis pensamientos son altos y mi fortuna es baxa, querríame apartar de ti; pero mirando que mis trabajos son bien empleados en tus serviçios, digo que, aunque puedo, no quiero apartarte de mí.
No quiero negar una cosa, y es que de todas las cosas el maldito amor nos quita el gusto, y de aquellas solas nos pone appetito, las quales nos hazen muy mal provecho. Ésta es la prueva del que de coraçón ama: que más quiere un disfavor de lo que ama, que todo el favor de esta vida. Pienso, señora Libia, te espantarás que, viéndome todos de fuera como philósopho, [323] tú me conozcas en secreto enamorado. Mucho te ruego no me descubras, porque si los dioses me dan larga vida, tengo voluntad de emendarme, y como agora soy moço loco, a la vejez seré viejo cuerdo. Los dioses saben lo que yo deseo, y aun la fuerça que a mis fuerças hago; pero como la carne es flaca, el coraçón tierno, las occasiones muchas, los virtuosos pocos, el mundo sotil y la gente maliçiosa, esta primavera pássomela en flores, con esperança que a la otoñada terné algunas fructas. ¿Piensas tú, señora Libia, que los philósophos muy sabios no son heridos de amores crueles, y que debaxo de sus vestiduras ásperas no están sus carnes muy blandas? Por çierto, so la çeniza fría están las ascuas muy bivas; entre el hueso muy duro se cría la cañada muy blanda; so las espinas agudas nasçe la castaña muy tierna. Quiero dezir que debaxo del vestuario áspero está el amor verdadero.
Yo no niego que nuestra flaca naturaleza no se recuta con nuestra virtud; yo no niego que los iuveniles deseos no se repriman con virtuosos propósitos; yo no niego que el brío de la moçedad no se enfrene con el freno de la razón; yo no niego que lo que la carne procura muchas vezes cordura se lo estorva; pero también confiesso que hombre que no es enamorado no puede ser sino neçio. ¿Y tú no sabes que, si somos sabios, que por eso no dexamos de ser hombres? ¿Y tú no sabes que quanto deprendemos toda nuestra vida no abasta para saber domeñar la carne por sola una hora? ¿Y tú no sabes que en los hombres sabios, en este caso han acontesçido mayores yerros? ¿Y tú no sabes que a esta carne maldita ni ay ley que la encamine, ni temor que la sojuzgue, ni pena que la lastime, ni razón que la encamine? ¿Y tú no sabes que fueron y son muchos los maestros de virtudes, y muchos más fueron y son los acoçeados de viçios? ¿Pues de qué te espantas, si te espantas de mí solo? No lo digo fingido, sino que de verdad lo confieso, que nunca tuve el iuyzio tan claro como quando me aventava con sus alas Cupido.
Iamás huvo hasta mis tiempos hombre notado por sabio que no fuese agarrochado del amor de Cupido. Thales, el philósopho greçiano, fue enamorado de Thamires; Solón Salamino, dador de leyes, fue enamorado de una greçiana; [324] Píthaco Mithelino, dexada su muger propria, se enamoró de una esclava que truxo de la guerra; Cleóbolo el Curiano, al cabo de ochenta años de su hedad y quarenta y çinco que leyó philosophía, escalando la casa de una su vezina, cayó y murió de una escalera; Periandro, prínçipe de Achaya y gran philósopho de Greçia, por ruego de sus amigas mató a su muger propria; Anacharses, philósopho scytha de padre y griego por parte de madre, tanto amor tuvo con una amiga suya thebana, que le enseñó quanto sabía y, quando él estava malo en la cama, ella leýa por él en la Academia; Epiménides cretense, el qual dormió quinze años sin despertar, aunque fue gran cultor de los dioses diez años, estuvo desterrado de Athenas por amor de mugeres; Arquita tarentino, maestro de Platón y discípulo de Pythágoras, más se occupó su juizio en inventar género de amores que no sus pulgares en doctrinas y virtudes; Gorgias Elleonteno, natural de Tinacria, más concubinas tenía en su casa que libros en la Academia. Todos estos fueron sabios y vemos que fueron al fin al fin de la carne vençidos; pues no culpes a mí solo, que, como cuento estos pocos, podría armar una flota de otros muchos.
Por çierto, muchas cosas ha de tener el que por ser curioso enamorado hemos de sentençiar: ha de tener los ojos tan despegados en pos de quien ama, tan alterado el juizio en lo que piensa, tan turbada la lengua en lo que dize, que en mirar çiegue, en pensar se desmaye y en hablando se turbe. ¡O!, señora Libia, los amores de burla, de burla se passan; mas donde de veras el coraçón está fistolado, y no de burla, el amor derrama su ponçoña, el cruel Cupido hasta las plumas frecha su frecha, allí los ojos lloran, el coraçón sospira, las carnes tiemblan, los nervios se descoyuntan, los poros se abren, el juizio se embota, la razón se desploma y todo por tierra se allana; finalmente el triste, morando en sí, no tiene nada de sí.
Todo esto digo porque, si no me falta saber para saber enseñar al enamorado, sey çierta no me faltarán obras para obrarlas en tu serviçio. Y pues ya en la desdicha de verte fue mi dicha de conosçerte, no te pido sino que me ames de veras, [325] pues yo no te amo de burla. Y si oyeres que del coraçón estoy malo, pídote le hagas allá algún beneficio, que pues tú sola le tienes contigo, iusto es tú sola le busques remedio. Además, fui muy consolado quando Fabio Carlino me rogó de tu parte por un preso: yo hize sin embargo lo que mandaste porque tú algún día hagas libremente lo que yo te rogare. Y mira, señora Libia, que la muger que se sirve con serviçios, indiçio es que dende a poco resçebirá ruegos. Y si mis fuerças no han de desquiçiar la puerta de tu propósito, ¿por qué no quieres del dechado de mi demanda sacar tan erradas labores para tu fama?
Ruégote que no me descubras lo uno y no me trayas engañado lo otro, porque tú ya vees que el otorgar remedia, el desconfiar consuela, el prometer engaña, la dilaçión peligra y el entretener enlaza. Bien veo que entre discretos el presuroso pedir meresçe espaçiosa respuesta; pero yo no quiero que quieras, sino que como te quiero me quieras. Torno de nuevo a pedir: de mí que soy todo tuyo, y de mí que soy nada mío, de mí para ti en todo y por todo te quieras servir de mí. Y mira, señora Libia, que es tan honesto para ti como provechoso para mí que buelvas al revés tus deseos y desordenes el orden de tus propósitos, porque ya tú vees que es mejor temprano guaresçer que tarde con muerte salir. Todas las mugeres tenéis un daño, y es éste: que jamás resçibís consejo aunque hos le den en algún gran caso. Y si assí es, parésçeme que, pues te preçias de hermosa, te preçies de aconsejada; y de esta manera, caso que mi daño sea mucho y tu suffrimiento sea poco, a mí llamarán sabio en darte el consejo y a ti agradesçida en ponerle por obra. Una cosa te digo, y perdóname porque te la quiero dezir: que estáis tan infamadas las mugeres en no querer tomar consejo, que las que le tomáis asseguráis tanto vuestra fama en errar por el paresçer ageno, quanto la aventuráis en açertar por el vuestro proprio. Parésçeme, si a ti te paresciese, y querríalo, si tú lo quisieses, que una por una hizieses lo que yo te consejo, y si mal te hallases, alçáseste a tu mano.
No quiero más dezirte, señora Libia, sino que te presento mis ansias como desdichado, mis sospiros de desperado, mis [326] serviçios como de siervo tuyo, mis dolores de atribulado, mis palabras de philósopho y mis lágrimas de enamorado. Aý te embío una çinta de oro; con tal condición te la doy, que en ella pongas los ojos y en mí emplees el coraçón. Ruego a los dioses que a ti den a mí y a mí den a ti. Marco, el que es philósopho público, te escrive está en mucho secreto. [327]

Carta XIX

Embiada por Marco Emperador a Pyramón, su pariente y amigo muy antiguo suyo, en la qual le consuela en un gran desconsuelo que tenía.

Marco, orador romano, oriundo del monte Çelio, a ti, Piramón de Lugduno, mi espeçial amigo, desea salud a la persona y esfuerço contra la siniestra fortuna.
En las tres calendas de Iano resçebí una letra tuya, y por ella paresçe tú aver resçebido otra letra mía. No hago cuenta de tus palabras, pero tengo en mucho lo que quieres dezir por ellas. Pues sin declararte te declaro, y sólo por señas te entiendo, razón sería que por lo mucho que te he escripto ya me huvieses entendido; pero eres tan torpe, que ni llamándote oyes, ni hiriéndote sientes. Viniendo, pues, al caso, ya sabes tú, Piramón, quán propinquos somos en el parentesco, quán antiguos en la amistad, quán firmes en el amor, quán tiernos en los coraçones, y quán probados en todo lo que se pruevan los verdaderos amigos. Bien te acordarás quándo, quánto y cómo estuvimos en Rhodas, donde en una casa moramos, en una mesa comimos; lo que tú pensavas yo lo ponía por obra, lo que yo quería tú no lo contradezías. Por çierto, tú en mi coraçón y yo en tus entrañas; tú siendo yo y yo siendo tú; siendo dos al paresçer, no teníamos más de un querer.
¿Qué es esto, mi Piramón? ¿Escrives que estás triste y no escrives por qué estás triste? ¿Quéxaste que estás a la muerte y no dizes quién te quita la vida? Si no me quieres dar parte de tus hados malos por ser mi amigo, hágote saber te lo pediré por derecho. Si no lo sabes, sábelo, que los dioses piadosos han determinado que todos los plazeres y provechos se [328] aparten de mi casa y todos los daños y tristezas se registren en mi persona. Pues soy el prínçipe de todo hombre atribulado, aunque quieres, no puedes escapar de mi señorío, porque si tú te quexas ser desdichado en dichas, yo me preçio ser dichoso en desdichas. Pregúntote una cosa: ¿quándo me viste harto, estando tú hambriento? ¿Quándo yo dormía, estando tú velando? ¿Quándo tú trabajavas, estando yo holgando? Por çierto, aunque las personas y haziendas eran proprias, los trabajos y desdichas siempre fueron communes. Una cosa has de hazer, si en mi amistad has de perseverar: que mis bienes sean tuyos y tus males sean míos, pues tú nasçiste para regalo y yo bivo para trabajo; y esto no lo digo fingido, pues tú lo has en mí experimentado, que quando murió Ianuaria, tu hermana, la qual era no menos virtuosa que hermosa, bien viste quando la enterravan muerta a mí sepultavan bivo, y que al son de mis lágrimas dançavan tus ojos.
Pues tienes tanta seguridad de mi persona, seguramente me puedes descobrir tu pena. Todas las vezes que te lo he preguntado, jamás razones fingidas te han fallesçido. Mucho te ruego y te torno a rogar, y por los dioses te ruego, y por esos mesmos te coniuro, la buxeta de tus angustias deposites en mis entrañas. Por el camino que fueres no saldré ni un passo solo: si caminares, caminaré; si parares, pararé; si trabajares, trabajaré; si descansares, descansaré; y si tú quieres la muerte, bien te es a ti conosçido que no querré yo la vida. Escoge lo que quisieres, mi Piramón, y reparte como mandares, porque tus males y los míos sólo un coraçón atormentan. Pues si quisieres pesar, ageno será de mí todo plazer; si quisieres llorar, dende aquí iuro jamás reír; si quisieres descargar de tu pena, dende aquí la tomo toda por mía; si quisieres andar sólo, yo maldigo la compañía; si quisieres compañía, luego desecho la soledad. ¿Pues qué quieres que yo quiera, que todo lo que quisieres querré? ¿Quéxaste que entre tantos trabajos ni hallas pariente que te remedie ni amigo que te consuele? A ley de bueno te iuro, mi Piramón, que de estas dos cosas ay tanta pobreza en mi casa como tristeza en la tuya. Bien sabes tú que el remedio ha de venir de los ricos y la consolaçión de los sabios, y como por mis tristes hados pereza [329] me quitó el saber y fortuna no me permitte alguna cosa tener, sey çierto que estoy llorando la mucha miseria tuya y el poco remedio mío.
Dizes por tu carta tus vezinos y amigos al prometer te prometieron muchas cosas y al dar no te dan ninguna. De esto yo no me maravillo, porque la mano cuerda no está obligada a hazer todo lo que parla la lengua loca. Por çierto, si nuestros pies dançasen y nuestras manos obrasen al son de la lengua, en pocos días se acabaría la vida y en muchos menos la fama. Officio es ya muy antiguo, y entre los hijos de vanidad muy usado, la lengua parlar apriessa y las manos obrar de espaçio. Hablando, pues, más en particular, no te deves congoxar porque halles tú en pocos lo que hallaron muchos en ti solo. Costumbre es resçebir presto y alegres y dar tarde y muy tristes, en lo uno presurosos y en lo otro perezosos.
Los griegos dizen que es buen amigo el que promete, aunque cumpla tarde. Los romanos dezimos que es mejor el que luego niega y al que pide desengaña. En este caso yo digo que el que pudiendo dar y no da es claro enemigo, y el que promete luego y cumple tarde es sospechoso amigo. ¿Qué menester son con nuestros amigos palabras, pues los podemos socorrer con las obras? No es iusto que a quien nos da el coraçón, que lo mejor de sus entrañas demos la lengua, que es lo peor de nuestras vidas. Por çierto, ni lo quieren los dioses, ni se suffre en ley de amistades, que quando yo pido a mi amigo un remedio de súbito, él se assiente de espaçio a darme un consejo muy largo.
Dezía en sus Leyes el divino Platón: «Mandamos que en nuestra poliçía a los prósperos porque no cayan den consejo y a los tristes porque no desesperen den remedio.» Por çierto, debaxo de estas palabras están muchas y muy graves sentençias. Ya sabes tú, mi Piramón, que al coraçón tribulado poco consuela la palabra dulçe y senzilla si no va embuelta en alguna buena obra. No quiero negar que a los que dimos nuestras voluntades en el tiempo nuestro próspero no estén obligados a darnos sus haziendas y favores en el adverso; pero pregunto una cosa: ¿por qué tienes tú presumptuosa liçençia en el pedir y reprehendes en otros la libertad en el negar? Por çierto, assí como el vergonçoso en pedir pone [330] obligación a ninguna cosa le negar, por semejante el descomedido e importuno de toda merçed es indigno. Sabe, si no lo sabes, mi Piramón, que alcançar todo lo que se pide es sólo de los dioses, dar todo lo que se pide es señal de siervos, negar algo de lo que se pide es de libres, llorar por lo que se niega es de tirannos, desagradesçer lo que se da es de bárbaros, tener ánimo por lo que se niega es de romanos.
Una de las cosas en que Cayo César mostró ser de muy alto coraçón fue que entonçes tenía mas alegría quando en el Senado alguna cosa le era negada. Muchas vezes dezía él: «No ay cosa en que Roma me dé mayor gloria y a mi persona fama, que quando yo me mostrare más presuroso en el pedir, ellos se oppongan más rezios en el negar, porque después conozcan quánta fue mi potençia en alcançarlo y quán poca su fuerça para resistirlo.» Parésçeme, si te paresçiese, sería mejor sobrar a los dioses dioses con virtudes que indignarlos más con querellas. Para dar contentamiento a tu reposada voluntad, quando te vieres atribulado, y de lo que pides a los dioses y a los hombres despedido, deves medir con derecha vara y pesar con iusta balança lo mucho que te han dado y lo poco que no te han conçedido. ¡O!, quán ingratos somos a los dioses y desconoscidos a los hombres, que el reçibo desminuimos con olvido y lo que se niega engrandesçemos con quexas.
Si no me engaño, mi Piramón, tú has çinqüenta años, en los quales nunca has hecho sino resçebir dones, y por todos no te he visto hazer un día de serviçios. No cabe, por çierto, en razón te quexes tú de ocho días malos de fortuna siendo tú çinqüenta años ingrato a ella.
Dízesme por tu carta tienes mucha pena porque conosçes en tus vezinos tenerte todos embidia. Por çierto de tu pena tengo yo mucha pena y de tu maravillarte estoy maravillado, mas porque toda admiraçión no proçede sino de sobrar la ignorançia o faltar la experiençia. Está ya tan bivo el juizio de los hombres, y es tan regalada la vida de los mortales, que no sueña venir el trabajo, quando tienen a mano luego el remedio. Si han hambre, comen; si frío, escaliéntanse; si sueño, duermen; si cansançio, assiéntanse; si enferman, cúranse; si están tristes, regálanse; de manera que toda la triste vida se [331] nos passa a unos en hazer garrochas y a otros armar talanqueras; a éstos inventar ingenios y aquéllos reparar baluartes. Quiero dezir que el mundo y la carne no se occupan sino en combatir, y nosotros todo el tiempo avemos menester para dellos nos defender.
Todos estos remedios se entienden contra los trabajos de la carne, pero ¿qué haremos, que aquí no se entiende entre éstos la maldita de la embidia? ¡O, malaventurada hazienda, de la qual todos tienen embidia! Por çierto, contra la embidia ninguno tiene fortaleza donde se defienda, cueva donde se asconda, cumbre donde se encumbre, montaña donde se acoga, boscaje donde se embosque, navío con que se escape, cavallo con que se acoga, dinero que le rescate. La embidia es una serpiente tan enconada, que jamás huvo ni avrá mortal entre los mortales que de sus dientes no fuese mordido, de sus uñas arañado, de sus pies acoçeado y de su ponçoña entoxicado. Yo te iuro, mi Piramón, por los dioses immortales, que aquellos que la fortuna sublimó con mayores riquezas, como cruel les dio ella mayores dentelladas. Tórnote a iurar otra vez, y no te descuides, que la malvada embidia para los que están reposando en muchos regalos tiene ella guardados unos secretos colmillos. Tórnote y tórnote avisar otra vez que es la embidia tan embidiosa, que a los que della están más descuidados, a ésos da ella más crudas coçes. Yo he leído muchos libros hebreos, griegos, latinos y caldeos, y aun he hablado con hombres muy sabios por ver si hallara algún remedio contra el hombre embidioso. Confiéssote una verdad: que todo leído lo que se avía de leer, y mirando lo que se avía de mirar, y preguntando lo que se avía de preguntar, no hallo otra cura para el mal de la embidia sino despedirnos de la próspera y assentarnos con la adversa fortuna.
¡O, malaventurados los prósperos, y tristes los de altos estados, que no pueden huir de Scylla sin caer en Caribdim, no pueden escapar el peligro sin que hechen en la mar su thesoro! Quiero dezir que la enfermedad de embidia no les escapará de la muerte, y la mediçina que le applicamos no le assegurará la vida. No sabría determinarme quál es mejor o, por mejor dezir, es menos peor: estremada miseria sin [332] baibenes de fortuna o mediana prosperidad que amenaza siempre caída. En este caso por ser tan estremado por agora no me determino, pues en lo uno peligra la vida y en lo otro no está segura la fama. Diréte, mi Piramón, lo que dezía el muy sabio Çiçerón quando veýa que de muchos era perseguido en Roma. Dezía, pues, él: «Mirad, romanos, no hos tengo a vosotros por tan buenos, ni a mí por tan malo, que en todo digáis verdad, y yo en todo tracte mentira. Yo soy çierto que no tenéis embidia porque yo no soy vosotros; sino porque vosotros no podéis ser yo. Y en tal caso más quiero que mis enemigos me tengan embidia que no mis amigos manzilla.»
Por çierto este orador habló al appetito de los prósperos, dexando de dar remedio a los tristes. Pues yo te iuro, mi Piramón, que después que vio Çiçerón los campos de Pharsalia, él tomara qualquier consejo y remedio en Roma, porque si César le otorgó la hazienda y la vida, no le tornó su crédito y fama. No sé, por çierto, mi Piramón, qué remedio te dé contra la embidia, pues vees que está todo el mundo lleno de embidia. Veo que somos hijos de embidia, nasçemos con embidia, bivimos con embidia y morimos con embidia, y quien dexa mayor hazienda dexa mayor embidia. Los antiguos sabios consejavan a los ricos que no tuviesen cabe sí pobres, y amonestavan a los pobres que no morasen iuncto a los ricos; y por çierto tenían razón, porque en la riqueza del rico haze su sementera la embidia del pobre, y de lo que falta al pobre y de lo que sobra al rico se cría el escándalo en el pueblo. Por los dioses immortales, mi Piramón, te iuro (aunque los malos querrían iurase falso) que quantos ricos y regalados crían la cobdiçia tantos embidiosos y verdugos della ha de criar la embidia.
Conséjote una cosa, y es que no es buen consejo para huir la embidia te apartes de la verdad, que es contraria a ella. Dize Homero que en su tiempo fueron dos griegos en todo estremo estremados: el uno muy estremado en hazañas, pero muy perseguido de embidia, y fue Achilles; el otro notado en maldades, y jamás hombre le tuvo embidia, y fue Thesites. Por çierto, yo más querría ser Achilles con embidia que no Thesites sin ella. Bien sabes tú, Piramón, que los romanos no buscamos sino descanso para la vida y honra para después de [333] la muerte. Y pues que assí es, no es possible sino que hombre de quien todos tienen embidia deve tener encumbrada su fama, y en reposo su vida; y si estas dos cosas vemos en ti tus amigos, poco se nos da murmuren de ti tus enemigos.
Escrívesme que allá en Lugduno todos estavan buenos y alegres, sino tú, que estás malo y triste. Pues ellos no me muestran plazer de tu pesar, no me muestres tú pesar de su plazer, porque podrá ser que algún día ellos estén tristes como tú estás agora alegre, y así ternéis igual la sangre. En un malo no puede aver mayor maldad, y en bueno mayor falta, que es pesarle del bien estraño y plazerle del mal ageno. Y caso que todos nos hagan daño con la embidia, pero mucho más el amigo que no el enemigo; porque del enemigo guárdome y con el temor apártase, mas el amigo con el amistad engáñame y yo por la fidelidad descuídome. Entre todos los mortales enemigos no ay peor enemigo que es el amigo que de mi feliçidad es embidioso. Concluyo, mi Piramón, que si te velas de los enemigos estraños te desveles entre los tuyos domésticos.
No sé qué más te escriva, sino que de todo coraçón de tu mal me pesa. Ya sabrás cómo tu sobrina Brixa la mató su marido de una puñalada: yo tengo compassión a la vida que perdió y a la fama que dexó. A Flavio Prisco, tu tío, le han criado agora çensor de nuevo. El pleyto de tu hermano Fornión con Butrio ya se determinó por el Senado. Plázeme que son amigos, y cada uno dellos me dixo que yva contento. El libro intitulado Consolaçión de tristes ya le tengo acabado y en el Capitolio puesto. Escrevíle en griego; por eso no te le embío. Una espada muy rica y una çinta muy hermosa te embío. Mi Faustina te saluda, y aý te embía para tu muger dos esclavas. Los dioses sean en mi guarda, y a ti consuelen en la presente angustia. Marco, el no bien fortunado, a ti, Piramón, el muy desconsolado.

Aquí acaba el segundo libro llamado Áureo, el qual es epistolario de Marco Aurelio, XVII Emperador de Roma. Fue traduzido por el Reverendo Padre fray Antonio de Guevara, Predicador en la Capilla de la Sacra, Cessárea, Cathólica Magestad.


BIBLIOGRAFIE:


Sursa: http://www.filosofia.org/cla/gue/guema.htm